After Burner (32X)

Muchos de los lectores habituales a esta página probablemente recordarán el primer juego de Afterburner, un arcade que revolucionó la industria del ocio electrónico en el año 1.987, que en su versión más completa vino acompañado de una coin-op cuya carcasa respondía a los movimientos que ejecutaba el usuario.

De este modo el único cometido del jugador pasaba por superar distintos niveles al tiempo que derribaba incontables aviones enemigos pilotando un F-14 Tomcat, cuyo control no planteaba mayores dificultades, distanciando así al programa de los simuladores más exigentes.

Las claves de su éxito había que buscarlas en una perspectiva ciertamente original para el año que nos ocupa, las posibilidades de situarse a los mandos de una nave real, y un desarrollo que requería de grandes dosis de reflejos y puntería.

Fue tal el éxito cosechado que las conversiones para los sistemas domésticos de SEGA no se hicieron esperar.

Y así el título visitó los circuitos de Mega Drive, aunque en su transición vio mermado gran parte del carisma que caracterizaba al original, que pese a mantener los mismos aviones y situaciones había perdido en el doloroso proceso de la conversión la velocidad y el ritmo frenético del arcade, además de cierta espectacularidad.

Era evidente que para conseguir trasladar la magia de la coin-op resultaba imprescindible una máquina de mayor potencia, y la solución vino de la mano del por aquel entonces prometedor 32X.

En esta ocasión el título nada tenía que envidiar a la versión de recreativa y conseguía mantener intactas sus mayores virtudes, que eran un desarrollo apasionante y una emoción constante.

Desafortunadamente la técnica empleada ya no sorprendía cuando este cartucho fue comercializado, pues el paso de los años se hizo notar en el apartado gráfico, aunque por contra era tanto o más rápido que la coin-op.
Y es que después de todo ese tiempo transcurrido, la grandeza que destila el título sigue estando presente en el ritmo que le imprime siempre al desarrollo, tan simple como efectivo.

Por lo que vuestra mayor preocupación será disparar al resto de aviones contrarios, realizar diversas piruetas tratando de evitar interminables ráfagas de disparos y sortear los misiles enemigos en la medida de lo posible.

Como en todo buen arcade que se precie la acción es frenética, tanto es así que incluso el cambio de niveles se efectúa sobre la marcha sin recrearse en ningún elemento o detalle que no sea absolutamente imprescindible.

De esta forma se acentúa el ritmo endiablado del que hace gala el juego al tiempo que se dota de mayor dinamismo al progreso.

El control por su parte no podía resultar más sencillo, pues se limita al uso de un reducido número de botones para utilizar las dos armas disponibles, el cañón y los misiles, y para controlar la velocidad del avión mediante la aceleración o el freno.

Poco más se necesita para dar forma a uno de los programas más completos y emblemáticos de la historia de los arcades.

Asimismo, el sonido cobra aquí un especial protagonismo y servirá para indicaros cuando será necesario frenar porque un avión enemigo os sigue de cerca, o bien el momento oportuno de efectuar un disparo.

Una mecánica, en definitiva, tan simple como disparar a todo lo que se mueve, pero tan compleja a su vez como evitar un número enfermizo de misiles de forma simultánea, sin poder disponer además de descanso alguno.

Resumiendo:

Gráficamente el juego es idéntico a la recreativa. No esperéis por tanto una excesiva variedad en los escenarios, aunque cuentan con los suficientes elementos como para resultar de sobra atractivos. Tristemente muchos de los detalles visibles se pixelan en exceso.

El apartado sonoro por su parte cumple con su cometido con creces. Melodías marchosas que acompañan de forma majestuosa a la acción y estarán presentes en todo momento, aunque quedarán eclipsadas en mayor medida por las voces, disparos y explosiones que son una constante desde el principio hasta el fin de la partida.

Por fortuna donde destaca con holgura el programa es en su jugabilidad, tan brillante hoy en día como lo era en el año de su estreno, pues es vertiginoso, trepidante, sencillo en su manejo y la acción no decae en momento alguno. Consigue divertir sin mayores adornos ni distracciones. La parte negativa, como suele ocurrir con la mayoría de arcades, es que adolece de una corta duración que ni siquiera los distintos niveles de dificultad han conseguido disimular.

Podéis esperar por tanto un título exactamente tan divertido y dinámico como lo fue el original, que ha plasmado su espíritu con maestría, aunque ha mantenido también su mismo nivel técnico, lo que encandilará a algunos que pretendan nutrirse de la nostalgia -la piedra angular sobre la que se fomentan muchos de estos programas dicho sea de paso- y decepcionará a otros tantos que busquen un mayor espectáculo visual. Lo peor del conjunto con seguridad es que los gráficos se pixelan en demasía. Por todo lo demás es un cartucho altamente recomendable.

En síntesis, un juego que para bien o para mal es un calco de la recreativa, con los mismos decorados, enemigos y nivel técnico, pero también igual de divertido y emocionante que aquel.

Si bien es cierto que en el año 1.987 cuando la coin-op estuvo disponible maravillaba a propios y a extraños por sus bellos y elaborados gráficos, así mismo por su irresistible desarrollo.

Pero parte de esa frescura se perdió con su adaptación a 32X, que sin ser ni mucho menos un mal juego, no conseguía aportar lo suficiente.

Esto quiere decir que el título apasionará a todos aquellos que gusten de la versión original, pues verán aquí representadas sus mismas virtudes; en especial si nos referimos a su portentosa velocidad, aunque no consiguió explotar ni mucho menos las capacidades de la máquina sobre la que fue concebido, el recordado 32X, que llegó a disponer en su reducido catálogo de algunos títulos realmente meritorios, poniendo de manifiesto la potencia intrínseca de los 32 bits.

Y este no fue el caso de Super After Burner.

Share
Esta entrada fue publicada en Consolas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a After Burner (32X)

  1. Precisamente estos días le he estado dando un repaso a la versión arcade disponible para PS3, y la verdad es que me ha gustado bastante 😀

  2. Un placer tenerte de nuevo por aquí José Andrés.

    La verdad es que aunque salió muy tarde, el After Burner de 32X es uno de los pocos juegos imprescindibles de esta plataforma.

  3. Ya me gustaria a mí tener una de esas maquinas arcade en casa, cuanto podria costar? Aunque no me cabría ni quitando muebles je

  4. Recuerdo que la primera vez que la vi la tenían en el parque de atracciones de Madrid… ahi sí que me quedé con el culo torcido xD

  5. Yo tambien recuerdo aquella impresionante recreativa. Solo la probé una vez porque era carísima.. en que año salio el juego de 32x?

  6. Recuerdo que estas maquinas incluso las llevaban a algunas ferias. Lo que pasa es que costaban las partidas bastante más caras de lo habitual.

  7. Yo es que.. er… nunca pude jugarlo, me temo 🙁 Soy más d eplataformeo

  8. A mi me gustaba más el Thunder Blade, que era básicametne lo mismo pero con helicopteros.

  9. ¡Hombre! El amigo José Andrés de nuevo por aqui! Buen artículo. Espero que nos veamos más a menudo por aqui.

  10. Un articulo cojonudo.
    Teneis redactores increibles en fasebonus!
    buen post!

  11. Buen artículo para un gran juego de aviones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *