Benditas modificaciones (I): Sega Mega Drive

El tiempo pasa sin perdonar a nada ni a nadie, y las videoconsolas no iban a dejar de ser menos. La lógica evolución que en este mundo sufren cada cierto tiempo las consolas  hace que los sistemas antiguos se vayan quedando obsoletos para una gran mayoría de jugadores. Hay quien prefiere hacer uso de esos avances, ya sea mediante recopilatorios con unos bonitos “filtros” que nos presentan el mismo juego que nos hizo vibrar años antes y poco más o recurriendo al uso de la emulación que aplica también una serie de mejoras con respecto al original para seguir disfrutando de títulos de culto que a día de hoy siguen manteniendo intacto su encanto.

¿Pero qué queda del sistema original? ¿Por qué renunciar a la experiencia que supone jugar con el hardware auténtico? Todas estas preguntas que supongo que más de un jugador al igual que yo se habrá hecho tantísimas veces, tienen una clara respuesta: NO hay nada mejor que disfrutar de los videojuegos tal cual aparecieron en el mercado. Y no me estoy refiriendo a las desastrosas conversiones PAL de las que “disfrutamos” años atrás, y las franjas en ambos extremos superior e inferior de la pantalla. Me estoy refiriendo a disfrutar del hardware original (60 Hz por ejemplo) y potenciar mediante sencillas modificaciones las posibilidades del mismo. El cambio que sufre por poner un ejemplo una Mega Drive al jugarla a 60 Hz y con un cable RGB es algo increíble y os aseguro que la experiencia de jugar a Sonic a 60 Hz no tiene precio.

Vamos a dedicar una serie de artículos para que conozcáis algunas de las modificaciones posibles que con un poco de paciencia y pericia cualquiera puede realizar en sus antiguas consolas, para hacerles una puesta a punto y ponerlas al día. Con algunas de ellas los resultados son realmente impresionantes: posibilidad de seleccionar entre 50-60 Hz, selección de lenguaje o región del hardware y añadir nuevas salidas de audio-video para acabar con la desfasada conexión a través del cable RF.

Decir que estas modificaciones las he hecho yo a mis propias consolas, por lo que en la red os podéis encontrar virguerías que no están al alcance de mi pericia. Pero aún así, las consolas que mostraremos son totalmente funcionales.

Vamos a comenzar esta serie de artículos con la 16 bits de Sega, en este caso con la revisión del primer modelo, la Mega Drive II.

 

Ahí la tenemos, la versión recortada de la 16 bits de Sega, sin salida de auriculares y peor chip de sonido. Por el contrario el conector de audio y video si permite la salida de sonido estéreo. Lo que a primera vista parece una consola original sin ningún tipo de modificación, posee los suficientes cambios como para hacerla el sistema definitivo para disfrutar de la que es a mi juicio la consola con el catálogo más impresionante que Sega pudo crear.

El primer cambio importante afecta a la ranura de inserción de cartuchos. Si no recuerdo mal hasta la salida al mercado del genial Thunder Force IV, todos los cartuchos de Mega Drive no tenían ningún tipo de protección regional, lo que permitía que cualquier cartucho de otra zona pudiera ser cargado en una consola PAL, el problema radicaba en que los cartuchos japoneses tenían un tamaño ligeramente superior a los cartuchos PAL, ya que en los lados tenían una especie de saliente que impedía que fueran insertados en otro sistema que no fuera el japonés, pues bien, mediante unos pequeños cortes y tras limar bien la entrada de los cartuchos, podemos insertar el formato japonés sin ningún tipo de problema. Es el complemento ideal para otras modificaciones de las que hablaremos más adelante y sobre todo una modificación imprescindible para poder disfrutar de cualquier juego aparecido en la consola y en la que su versión japonesa sea mejor que la europea o americana, ¿alguien dijo Bare Knuckle III?

Aquí tenemos a la versión de Virtua Racing entrando perfectamente en una consola PAL

Otra modificación y que solamente afecta al aspecto estético de la consola, es un pequeño cambio en el led de encendido de la misma. Algo totalmente personal y que le da un toque distinto a la consola. Yo usé uno de color azul que queda genial.

…aunque creo que queda mucho mejor con la luz apagada y se aprecia mucho mejor.

Y aquí es donde encontramos los principales cambios. Salida de vídeo compuesto, estéreo y dos switchs para seleccionar cambio de Hz y de idioma o región en la consola. Lo que más me gustó fue hacer una etiqueta adhesiva con el estilo de fuente de Sega para los Hzs y las letras “ENG” y “JPN”.

Y alguien dirá, ¡vale! ¿Y qué gano con esto respecto a la consola original que se vendió aquí en España? Pues las diferencias son importantísimas, poder jugar a los juegos a 60 Hz, sin franjas (aunque hay que decir que muchos juegos de la ultima hornada contaban con protección regional y el cambio de Hzs hay que hacerlo con el juego ya cargado). El tema de lo idiomas nos va a servir para poder cargar por ejemplo juegos japoneses que sí lleven protección regional, además de curiosidades como las que comentaré más adelante. El añadir nuevas conexiones de vídeo y audio nos permitirá conectar la consola en cualquier televisor, olvidándonos de la pésima calidad de señal RF.

Para empezar os dejo una muestra de cómo varía un juego de 50 a 60 Hz:

Las diferencias son palpables a primera vista. Fuera franjas superior e inferior y el incremento en la velocidad de los juegos (tal cual fueron programados)

Y aquí teneis una comparación en video de las diferencias entre jugar a 50 y 60 Hz:

Y ahora con una curiosidad que conseguimos con el switch de idioma. Para los seguidores del programa Fase Bonus y en concreto para los que hayan escuchado el especial de Streets of Rage, comenté al acabar la sección del juego que en una Mega Drive PAL si cambiamos el switch y lo pasamos a la región japonesa, el mismo cartucho PAL pasa a mostrarnos el logo de Bare Knuckle (nombre con el que se conoce a esta saga en Japón) y no sólo eso, si no que la intro aparece en un más que perfecto japonés.

Juegos con los que he conseguido un efecto similiar han sido: Mercs y Quackshot, aunque seguro que hay muchísimos casos más.

Y para ir acabando vamos a comentar un elemento imprescindible para cualquier usuario de Mega Drive. El cable RGB. La consola de Sega posee salida nativa de RGB y por lo tanto, ¿por qué ibamos a desaprovecharlo? Cabe destacar que este cable es imprescindible para jugar a color con los 60 Hz ya que la salida PAL60 por RF o video compuesto nos muestra la imagen en blanco y negro, aunque el televisor soporte nativamente los 60 Hz.

Las difrencias entre RF<AV<RGB son impresionantes. Siendo este último la opción más recomendable para conseguir el mejor rendimiento en pantalla de la consola. Os aseguro que ver los juegos de Mega Drive con este cable os hará cuestionaros más de una vez, si el colorido que se muestra en pantalla es propio de vuestra consola. Simplemente impresionante.

Aquí teneis una muestra de la considerable mejora de la imagen. Aunque no se aprecie con mucha claridad os aseguro que el cambio es increíble.

Poco más que añadir, ya sabéis que aquí en Fase Bonus nuestro amor por lo retro queda día a día más patente. Yo personalmente hace mucho tiempo que dejé de usar emuladores y aunque he de reconocer que son una estupenda opción para probar títulos a los que nunca pudimos jugar y a pesar de criticar los sumamente repetitivos recopilatorios que cada X tiempo las compañías lanzan (y los cuales al final acabo adquiriendo) tengo que admitir que a la hora de jugar a algún juego de la infancia, tiene que ser con el sistema original y con el cartucho, tarjeta o disco en cuestión. Se me hace raro el no jugar con el control original, porque eso no tiene precio.

Los coleccionistas dirán, “¿Cómo modificas una consola?” “¡Eso es una aberración!” Tranquilos señores, las consolas modificadas siempre han sido consolas que poseo más de una unidad y por lo tanto conservo la consola original intacta y para jugar utilizo mis “máquinas de guerra” como yo las llamo.

Así que esto es todo por hoy. Espero que hayáis disfrutado tanto como yo con este artículo y con los que vendrán. No son nada más que un intento por parte de un jugón de los de antaño de promover que se sigan utilizando los sistemas originales. Creo que la experiencia nunca podrá ser superada.

Vista general del combo que me dio y sigue dando incontables horas de diversión.

Share

Acerca de David Murcia

https://soundcloud.com/david-alt-sanchez
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Benditas modificaciones (I): Sega Mega Drive

  1. Estupendo artículo David de lo mejor que he podido ver en Fasebonus. Ahora sí que puedo decir que las comparaciones son odiosas.

  2. Muy bueno David. Para mi es una modificación necesaria, da gusto ver a sonic en 60Hz,y en general, cualquier juego a esta velocidad.

  3. Er,, este artículo ya estaba en la web vieja, ¿no? Buena idea el recuperarlo. MUY buena. Y por cierto, a mi me gusta más “Bare Knuckle” como título que “Streets of Rage”. El primero es más .. fuerte, más intenso.

  4. @Deka Black: Sí, se están reciclando algunos artículos de la antigua, se irán poniendo junto con algunos nuevos.

  5. muy bueno David las diferencias son sorprendentes

  6. Estupendo artículo David. Las diferencias son increíbles. Como ya te comenté, me dan ganas de coleccionar únicamente material japonés por este tema.

    ¡Hemos vivido en la puta ignorancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *