Oh Mummy

Corrían los primeros años de la década de los ocheta, cuando los primeros Amstrad CPC te regalaban un pack de juegos de Amsoft, de entre los cuales destacaba por su diversión el juego que en este momento nos ocupa: Oh, Mummy.

La historia del videojuego no resulta demasiado original: El museo británico te manda a Egipto a para ir desenterrando los tesoros ocultos en una serie de pirámides recién descubiertas, para lo cual cuentas con cinco exploradores que irán muriendo según se vean atrapados por las momias. Vamos, lo que vienen siendo las vidas de siempre.

 

Básicamente el objetivo del juego consiste en descubrir la tumba y la llave oculta en cada sala de las pirámides para poder salir hacia la próxima. Cada una de las pirámides consta de cinco salas, y en cada una de estas salas se encuentran enterrados (aparte de los imprescindibles sarcófagos y llaves) una serie de tesoros que nos irán dando puntos, un papiro que nos servirá para poder enfrentarnos a la momia y destruirla y una trampa en forma de otra momia guardián, la cual permanece oculta hasta que desenterramos su tumba. También habrá algunas zonas vacías que no nos aportarán nada.

Explicado de esta manera tal vez no os deje muy claro cómo es el funcionamiento a nivel general del juego, pero la verdad es que resulta muy sencillo. Basta con utilizar las cuatro direcciones básicas para dirigir a nuestro explorador. Cada sala está compuesta por una especie de rejilla y precisamente los huecos que quedan entre la rejilla son las zonas a excavar. Para excavar la zona sólo tenemos que rodearla totalmente con nuestro intrépido personaje. De este modo aparecerá lo que guarda en su interior.

Pero claro, en todo juego que se precie siempre hay un enemigo a batir. Y en este caso los guardianes son las propias momias, que harán lo que sea necesario para atraparnos y hacer menguar nuestras vidas. Para morir, bastará con entrar en contacto con dicha momia. Éstas están distribuidas siempre de la siguiente manera: una que nos perseguirá desde el primer momento nada más entrar a la sala (la cual, dependiendo del nivel de dificultad, se dedicará a pasearse o bien a perseguirnos), y otra oculta, que aparecerá en el momento que destapemos su tumba. Además, las momias que al salir de una sala nos estén persiguiendo seguirán haciéndolo en la siguiente. Para evitar llegar a la quinta sala y tener diez momias persiguiéndonos, si es que nos ha podido la avaricia y hemos descubierto todos los huecos, podemos hacer uso del pergamino. Una vez descubierto éste, podremos entrar en contacto con una momia y hacer que ésta desaparezca sin perder ninguna vida. Además de esto, existe otra manera de que no nos persigan todas las momias. Si salimos de la sala cuando un guardián aún no ha terminado de ser desenterrado, éste no aparecerá en la próxima.

Lo realmente curioso del juego es que en el momento en el que nos captura una momia, no desaparecemos para iniciar el nivel, sino que la acción continúa y la momia desaparece, pudiendo usarse esta característica del juego a favor nuestro para deshacernos de unos pocos enemigos. Cada vez que terminemos las cinco salas de una pirámide, nos recompensarán con una vida y pasaremos de nivel. A medida que avancemos las momias serán más inteligentes que las de la pirámide anterior. Por desgracia y hasta dónde yo he podido comprobar, este ciclo se repite indefinidamente, con lo cual el juego no tiene un final concreto que podamos visualizar.

Técnicamente el juego no es gran cosa: los gráficos son bastante simples, aunque cumplen su función, y resultan fácilmente distinguibles tanto con el monitor en color como en el de fósforo verde. La música sin embargo es machacona hasta decir basta, y se repite cíclicamente, con lo cual es muy de agradecer que exista una opción en el juego que nos permita desactivarla.

Como curiosidad, seguro que alguno de vosotros recordáis que hace unos años, cuando se retransmitía el mundial de fútbol en Cuatro se utilizaba una canción de un grupillo que calificaré como bastante normalillo, llamado Señor Trepador. Pues bien, si ponéis el juego y a su vez la canción que usaba Cuatro para promocionar el mundial, notaréis como ambas melodías no sólo se parecen, sino que son exactamente la misma.

La inteligencia artificial de los enemigos a veces es bastante baja y necesitaremos seleccionar un nivel de dificultad medio-alto para que en pocas cantidades, las momias resulten un verdadero incordio.

El  punto fuerte del juego, sin embargo, es su alta jugabilidad. Pese a ser un título que carece de final, nos tendrá enganchados un buen rato viendo hasta dónde somos capaces de llegar.

Sin duda puede que no sea uno de los mejores juegos que pudimos ver en este ordenador, y tal vez de no haber venido incluido en el pack de regalo con los primeros Amstrad CPC (antes de ser sustituido por el pack de Dinamic), el juego hubiera pasado mucho más desapercibido, pero es precisamente esto lo que ha permitido que Oh, Mummy sea uno de esos grandes conocidos por los usuarios de este ordenador.

Estamos ante uno de esos juegos que tanto por su planteamiento como por su sencillez deberíais probar por lo menos una vez.

Además, aparte de esta versión para Amstrad existen también versiones para MSX y Spectrum que en cualquier caso guardan suficientes diferencias respecto a la versión para CPC como para que merezca la pena echarles un ojo. Por ejemplo, la versión de Spectrum tiene gráficos mucho peores, no tiene música durante el juego y puedes esconderte en las salas de los tesoros. La versión de MSX por el contrario, tiene mejores gráficos y la salida está situada en una posición distinta.

Aparte de las versiones clásicas también podéis disfrutar de un remake para PC llamado Oh, Mummy Run.

En cualquier caso, cualquiera de las versiones resulta apropiada si lo que queréis es echar una partida rápida en cualquier momento de aburrimiento.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis, Ordenadores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Oh Mummy

  1. me niego a hacer el tipico chiste facil con el título de este juego.

  2. Este juego fue muy grande en su época. Yo pude disfrutar de él en el Spectrum pero me imagino que sería un calco de la versión de Amstrad que comentas.

  3. No se si sabreis que el año pasado Lentrica sacó una adaptación para iPhone del juego. Un remake muy chulo que me costo 70 centimos!

  4. Habria que saber que version se programó primero para saber cual es el “calco” y cual no.

  5. alan dijo:
    No se si sabreis que el año pasado Lentrica sacó una adaptación para iPhone del juego. Un remake muy chulo que me costo 70 centimos!

    No sabía nada de ese remake pero por tan poco dinero dan ganas de instalarlo.

  6. Creo que la versión original fue la de Amstrad. Yo también pude disfrutarlo de niño en el CPC 464, mi primer ordenador… Muy rico, ahora me arrepiento bastante de haber vendido estos juegos ;(

  7. Por cierto, el remake para iOS que comenta alan tiene una pinta bastante apetitosa. Creo que caerá: http://itunes.apple.com/es/app/oh-mummy/id317997374?mt=8

  8. -Oh Mummy
    -Almirante Graf Speed
    -Procesador de Textos
    -Plaga Galactica
    -Amsdraw I
    -Fruity Machine
    -Animal, vegetal y mineral
    -El laberinto del sultan

    Estos son los programas en cinta q traia el pack…..
    Recuerdo aprenderme literalmente los movimientos de las naves en Plaga galactica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *