Sonic CD

Era evidente que toda consola o “add-on”, como en el caso que nos ocupa, necesitaba una nueva entrega del tan aclamado y querido erizo azul. Máxime cuando Mega CD requería de ese título que impulsara las ventas, pues no estaba teniendo tan buenos resultados como en un principio se esperaba.

Fue a finales de 1993 cuando apareció por primera vez Sonic en formato CD (dejando así atrás las limitaciones de almacenamiento de los cartuchos de la época). Esta vez sin Yuji Naka a la cabeza, pues se encontraba en América junto a la mayor parte del Sonic Team, preparando Sonic 2 para Mega Drive. Así pues el desarrollo de Sonic CD corrió a cargo de su creador, Naoto Ohshima, el cual se centró en un concepto de juego similar al de la primera entrega de Mega Drive, aunque con muchas novedades que seguían un camino distinto al que acabó tomando Sonic 2.

 

 

La historia de este Sonic CD sitúan a Sonic y a Amy, una joven eriza rosa, en la búsqueda del Planeta Pequeño. Un planeta realmente diminuto que orbita alrededor de Moebius y que tiene unas piedras especiales capaces de alterar el tiempo y cambiar todo a su alrededor. Un planea repleto de lugares ya olvidados por el paso del tiempo.

El último mes de cada año, el pequeño planeta aparece sobre el Lago de Jamás. Pero en esta ocasión, cuando Sonic y Amy llegaron, notaron algo extraño: el planeta estaba sujeto con una cadena gigante a una roca y cubierto por un armazón metálico. Una vez más, detrás de todo esto nos encontramos al Dr. Robotnik, el cual se propone convertir el Planeta Pequeño en su fortaleza.

Además, Robotnik acaba de terminar su última creación: Metal Sonic. Se trata de una copia robótica de Sonic, capaz de imitar sus habilidades y velocidad. Amy será raptada por Metal Sonic, y nuestro héroe no puede permitir que Robotnik se salga con la suya.

A nivel gráfico Sonic CD resulta sublime. Por primera vez y gracias a la mayor capacidad de almacenamiento, Sega nos deleita con una intro animada espectacular. Mención especial también a los vídeos de los diferentes finales, sencillamente espectaculares.

Destacar los escenarios, más extensos que en cualquier Sonic realizado y con la posibilidad de ir viajando al pasado, presente y futuro, lo cual provocaba que cada nivel cambiara y mostrara una infinidad de detalles diferentes.

También hay que destacar en el apartado gráfico todos los efectos que el juego mostraba en pantalla. Zooms, rotaciones, scrolls… Una delicia.

Uno de os estandartes de la propuesta de cualquier juego de Sonic, la velocidad, se mantenía intacta en esta entrega. Todo lucía con un acabado excelente, y es que el paso a la era del soporte digital nos brindó un Sonic sublime en materia gráfica.

Mención especial de las nuevas fases de bonus. Al más puro estilo Modo 7 de Super Nintendo, y gracias a los chips que integraba el Mega CD, los bonus de Sonic CD transcurrían como si de una carrera de Super Mario Kart se tratara. Simplemente espectacular.

Y resulta imposible hablar de Sonic CD sin hacer una mención especial a su banda sonora. Sega aprovechó acertadamente su nuevo formato de compact disc para deleitarnos con una estupenda banda sonora.
En esta ocasión, aparte de las típicas melodías alegres tan características de los juegos de Sonic (esta vez con una excelente calidad de sonido), se grabaron también un par de canciones para el juego. Canciones que ya se han convertido en clásicas, y que los que escuchábamos el programa Game 40 recordamos todavía con más cariño.

Como no podía ser de otra manera, Sega of America tenía que meter mano en el asunto. En esta ocasión se empeñó en cambiar la estupenda banda sonora que Naofumi Hataya y Masafumi Ogata habían preparado para el juego. La verdad es que aunque esta vez no hicieron ningún estropicio (más bien todo lo contrario), en Estados Unidos tuvieron que esperar a tener el juego algunos meses más de lo previsto, hasta que Spencer Nilsen tuvo lista la nueva banda sonora que acompañaría al título.

En un principio en Europa pudimos disfrutar de la banda sonora japonesa, aunque en posteriores reediciones del juego se optó por cambiarla por la americana.

También destacar que las pistas de audio contenidas en Sonic CD podían ser disfrutadas en cualquier reproductor de audio.

Una vez más el control de Sonic era de lo más sencillo. Movemos al personaje con la cruceta y con cualquier botón realizamos un salto. Al igual que ocurriera en Sonic 2 podiamos realizar la técnica llamada Spin Dash (cruceta del pad hacia abajo + salto repetidamente). Otra de las novedades era el llamado Super Peel-Out (cruceta del pad hacia arriba + salto repetidamente) que lograba un efecto similiar al Spin Dash pero obteniendo una mayor velocidad aunque esta vez si podiamos ser dañados por el enemigo.

Los típicos monitores contenedores de items seguían haciendo acto de presencia en esta entrega.

Otra de las novedades de esta entrega fue la posibilidad de viajar al pasado y futuro. Gracias a unos postes marcados tanto con las palabras “Past” o “Future”  podíamos viajar a varias épocas dentro del mismo acto y para ello debiamos pasar por esos postes y mantener una velocidad constante durante varios segundos.

La utilización de estos postes nos permitía viajar desde el Presente (época en la que se siempre se iniciaba un acto) para intentar destruir las máquinas del Dr. Robotnik.

El objetivo consistía en viajar al Pasado y destruir la máquina para así conseguir un “Futuro Bueno”. Consiguiendo los “Futuros Buenos” en los dos primeros actos de cada zona nos enfrentabamos en el tercer acto a las invenciones del Dr. Robotnik estando en un “Futuro Bueno” y consiguiendo hacer esto en todas las zonas accediamos al final bueno.

Mediante las fases de bonus tambíen podiamos conseguir el final bueno y para ello debiamos de conseguir las siete Piedras del Tiempo.

Sonic CD está divido en 7 zonas con 3 actos cada una, si a esto añadimos la posibilidad de cambiar de época obtenemos un Sonic de una buena duración y con una dificultad media-baja.

Por primera vez en Sonic CD se nos permitía grabar los avances de manera automática cada vez que acabamos una zona, lo cual, era de agradecer.

Otra de las opciones de este compacto era el “Time Attack”. Opción disponible al completar el juego y que consistía en acabar los niveles en el menor tiempo posible.

Sonic CD es una obra maestra de las plataformas 2D. Considerado por muchos como el mejor Sonic de todos los tiempos, este compacto ofrecía graficos preciosistas, una banda sonora de auténtico lujo y una jugabilidad a prueba de bombas.

Fue título estrella de un “add-on” que demostró que con un buen planteamiento y ganas podía ofrecer títulos punteros y que cumplieran con todas las expectativas.

Destacar que Sonic CD puede ser disfrutado en varias plataformas además de Mega CD como: PC, Gamecube, PlayStation 2…

Acerca de David Murcia

https://soundcloud.com/david-alt-sanchez
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Sonic CD

  1. Este juego en su momento era todo un lujo para mi (que no me podía permitir). Lo probé unas pocas veces en casa de un primo y no volví a poder jugar hasta el año pasado y la verdad es que sigue siendo un juego espectacular como el primer Sonic.

  2. Desde luego, junto al primer Sonic y el Sonic 2 de Mega Drive, lo mejor de lo mejor de nuestro erizo.

    Fases de bonus de vértigo, una banda sonora espectacular (incluso la americana, lo mejor que ha hecho Sega America) y un juego que recoge como ninguno el testigo del primer Sonic de Mega Drive.

  3. Yoer.. es que .. Solo he jugado alos de master System, me temo. no me pegueis muy fuerte, por favor.

  4. Mágnifico David, recuerdo que este fue el primer juego del que se habló en FaseBonus. Que recuerdos…

  5. Es verdad fue el primer juego de FaseBonus y la verdad es que era digno de serlo. Este juego y el Sonic 1 son mis favoritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *