The Astyanax: “Ator, el Poderoso” meets “Alien”

Nombre(s): The Astyanax, The Lord of King
Compañía: Jaleco
En: Arcade (1989) y NES (1990)

Mi historia con este juego comienza hace unos 20 años. Desconozco la ingente cantidad de ahorros que pudimos llegar a gastarnos mi primo y yo en la recreativa, que estaba en este bar leonés que aun pervive.

Nunca logramos pasarnos al segundo “monstruo” y es que el juego era difícil con ganas. Al tiempo cambiaron la máquina y como era de esperar, me olvidé de él. El caso es que no hace mucho volvió a mi cabeza pero, incapaz de recordar el nombre, tuve que hacer uso del gurú de los videojuegos viejunos que tenemos en el programa. Raudo y veloz pregunté al Señor Dani por “un juego en el que llevabas una espada que si la barra subía echaba fuego y en la primera pantalla aparecian unas ma…”, no me dejó seguir: Astyanax fué su respuesta, y aquí, mi análisis de este juegazo de scroll lateral.


Astyanax (Astianacte), que en griego quiere decir “El que gobierna la ciudad”, era el nieto de Príamo, el Rey de Troya. Como hay diferentes versiones sobre su vida, pasaré directamente a hablar del juego, el cual NO tiene que ver con ninguna de las mencionadas versiones xD Éste arranca con un tal Roche (aunque perfectamente podría llamarse “Ator”) el cual consigue arrancar un hacha dorada de una piedra, lo cual le convierte en un poderoso guerrero, capaz de recorrer el peligroso camino que le separa del Castillo Algerine y de derrotar al malvado mago “Algos” (no os riais todavía del argumento, que queda lo mejor…).

Dejo un momento de lado el argumento (al final del artículo volveremos con él) para contaros un poco de la factura técnica del juego. Visualmente es impresionante, unos sprites bien definidos, animados y sobre todo, grandes. Por si fuera poco podremos encontrarnos con muchos de ellos a la vez en pantalla sin problemas de parpadeos o ralentizaciones. Mención especial para los enemigos finales, los cuales son gigantescos y en más de un caso ocupan fácilmente dos tercios de la pantalla.

Los escenarios están plagados de todo tipo de detalles y son muy coloridos. Pelearemos en un bosque, el interior de una cueva, un castillo… todo ello adornado con un genial “scroll parallax” e imágenes a toda pantalla al final de cada nivel, representando la muerte de cada uno de los jefes de dichos niveles.

El control es bastante sencillo, adelante-atrás, salto, golpe, magia, y una particularidad. En la parte inferior de la pantalla (izquierda o derecha, según seas el jugador 1 o el 2) tienes un marcador de vida, el icono de la magia en curso y un marcador en barra ascendente. Esta barra marca la fuerza con la que Roche golpeará su enemigo y, si llega a su parte más alta, la forma de su arma cambiará golpeando más fuerte si cabe. De modo que de poco vale aporrear el botón de golpe ya que cada golpe hace que la barra baje al mínimo, dejándo al pobre Roche con la fuerza de un golpe de nenaza. Por lo tanto hay que tener un poco de cuidado e ir dejando que la barra coja algo de “altura” para aprovechar más la pegada.

Las “magias” se obtienen rompiendo una especie de totems que aparecen del suelo aleatoriamente. Son estilo “Golden Axe”, es decir, que cuantas más recojas, más fuerte pegan.

La música también raya a un alto nivel, y tanto ésta como los efectos de sonido están acordes con la calidad general del título.

Jugable es, y mucho. Lástima de su exagerada dificultad (nada que temer si jugamos desde el MAME). La exagerada dificultad viene por la enorme cantidad de enemigos que pueden llegar a salir en pantalla, y por los jefes finales, algunos de los cuales carentes de rutina alguna que nos permitan defendernos de ellos; es decir, simplemente se dedican a atacarnos sin que tengamos lugar alguno para defendernos.

Ahora la parte que, al rejugarlo, me dejó como se suele decir “con el culo torcío”. Aviso que es SPOILER… si pretendes jugarlo quizás quieras saltar al siguiente párrafo. Tras vencer al mago Algos, supuesto malo malísimo… eres transportado a una especie de nave alienigena, la cual de primeras nos resulta tremendamente familiar… ¡sí!, es una copia perfecta de la nave de Alien! De hecho, los monstruos que nos atacan son genuinos “facehuggers” (hiper hormonados, eso sí) y el enemigo final del juego es, ni más ni menos, que… ¡la reina Alien!

En definitiva, un juegazo como la copa de un pino con el que merece la pena perder más de un rato… y si es “a dobles”, mejor que mejor 🙂

Share
Esta entrada fue publicada en Arcade, Artículos, Opinión y análisis. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a The Astyanax: “Ator, el Poderoso” meets “Alien”

  1. Y de aqui surgió el nunca progranado: “Ator The Mighty meets Golden Axe”, en el cual Ator se llevaba al catre a Tyris, claro está. Y mientras, Ax y Gilius golpeaban la puerta diciendo “por vuestra madre, que death Adder esta atacando el pueblo, dejad de procrear y aydadnos, cabrones!”

  2. Que grande la coña con el Ator y este juego. Eso sí, yo tuve el de NES y puedo asegurar que poco tiene que ver con este arcade. Habrá que recurrir al MAME para ver que tal.

  3. Buen repaso, un jueguecito que hay que beneficiarse.

    La segunda parte de Ator será la primera película de Cine de Wario en la segunda temporada, por petición popular.

  4. Se agradece 😀 y la siguiente los Tomates Asesinos, ¿no?

  5. Deka Black dijo:
    Se agradece 😀 y la siguiente los Tomates Asesinos, ¿no?

    Hombre, bastante nos cuesta planificar uno… Me temo que no llegamos para planificar dos xD

    Así que se siguen admitiendo todo tipo de sugerencias amigos.

  6. Yo probé este juego hace poco gracias al artículo de Javi en la antigua página, lo jugué de cani pero no recordaba el nombre. Me sonaba algo de Asterix xD gracias de nuevo Javi.

  7. Que manera de jugar con nuestros sentimientos utilizando la figura de Ator… Muy bueno Javi yo ya lo he probado.

  8. ES JUEGO LO TERMINABA CON UN CREDITO Y SOLO ME MATABAN COMO 4 VIDAS DE LAS COMO 9 QUE PUEDES TENER EN EL JUEGO SIN TRUCOS EMPIESAS CON 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *