WWF Superstars (Game Boy)

Tengo que decir que desde bien chiquito me ha gustado la lucha libre, o como dice el mismo programa de televisión, el Pressing Catch. La culpa la tuvo una cadena que comenzaba su andadura por aquellos locos ’90 y que en su programación matutina de los fines de semana emitía este deporte tan desconocido para el público español, pero que bien calado entre el americano.

En estos programas conocimos a Hulk Hogan y al Último Guerrero, o al mítico HBK de The Rockers, que ha luchado como si el paso del tiempo no existiera hasta este mismo año.

Tratándose de un deporte con una expansión tan rápida, era inevitable que llegara a nuestras manos el título del que voy a hablar, y que tuve el placer de poder jugar de pequeño, en aquellos tiempos en los que nuestra Game Boy era una máquina sin sombra en ningún punto del mapa.

Ladies and gentlemen let’s get ready to suck it!

 

Lo primero a destacar son las compañías que aparecen en los títulos de crédito del cartucho, el cual ocupa tan sólo 128 Kb. Como podéis ver en la imagen, aparecen tres.

La primera LJN, compañía que nos tenía acostumbrados a juegos mediocres tanto en N.E.S. como en Game Boy.  La segunda Marvel Comics, que tenía los derechos de imagen sobre estos personajes. Y la tercera, la todopoderosa RARE, que en 1991 participaba en este cartucho, alejándose así de su obra más conocida en esta consola, Monster Max de 1994 que con la ayuda de Jon Ritman se convirtió en una auténtica obra maestra de la pequeña de NIntendo.

Acto seguido, aparece en la pantalla el parco número de luchadores seleccionables. Únicamente compuesto por 5, una cifra bastante escasa.

Podremos elegir entre los siguientes luchadores: Mister Perfect, Mancho Man Randy Savage, Ted Dibiase (El hombre del millón de dólares), Ultimate Warrior/Último Guerrero (como se llamó aquí) y el carismático Hulk Hogan.

Después de nuestra elección tendremos que escoger el número de veces que deberemos ganar un combate para pasar así al siguiente, pudiendo seleccionar entre 1 y 3. Este es el único elemento que puede alargar la vida del cartucho, pues no hay posibilidad de variar la dificultad del juego.

Otra opción que tendremos que escoger será la duración del combate, pudiendo seleccionar entre 5 minutos, 10 minutos o infinito.

Empezamos a meternos en harina cuando nuestro luchador empieza a increpar mediante textos y cara de mala leche a su rival. Aunque todo esto no tenga ningún tipo de repercusión en el combate, resulta bastante fiel al universo del Wrestling.

 

¡Y por fin comienza el juego!

Lo primero que nos llamará la atención es el tamaño de los luchadores, bastante grandes y bien difinidos para tratarse de un juego de la primera Game Boy. Cada uno de los cinco mastodontes que irán pululando por nuestra pantalla harán uso del mismo sprite para el cuerpo, si bien tienen bastantes detalles diferentes para poder identificarlos. El sprite de la cabeza es lo que termina de distinguirlos y asemejarlos a sus homólogos de carne, músculo y hueso.

En los luchadores podremos ver detalles como las mallas que lucía Macho Man, el pañuelo que escondía la calvicie de Hulk Hogan o los colores de guerra de Ultimate Warrior. Como digo, aunque la variedad de sprites es pequeña, tienen los suficientes detalles como para poder reconocer al luchador que representan.

En cuanto al escenario, este se reducirá a un ring de un tamaño considerable, con un fondo negro que se ilumina cuando los fans hagan uso de los flash de sus cámaras fotográficas. La vista también cambiará cuando arrojemos al rival o bien éste nos lance a nosotros fuera del ring, mostrándonos sólo un lateral de éste. Pero será el único escenario del que dispondremos durante todo el juego, adornado, eso sí, con las caras de los luchadores que están en el ring en cada momento y los típicos marcadores de energía y tiempo.

En cuanto al apartado sonoro, tendremos las sintonías originales de cada luchador en la pantalla de selección, y luego únicamente una sintonía que se repetirá y repetirá durante todo el combate. Aunque la composición es agradable, como podréis imaginar se acaba haciendo pesada a los pocos minutos.

Esta sintonía se verá acompañada por los correspondientes efectos de puñetazos y caídas al ring, que en ningún momento llegan a destacar.

En faena, el juego consiste en mermar la energía de nuestro contrincante para poder hacerle una cuenta de tres con su espalda pegada a la lona. Si intentamos hacer esta cuenta y no hemos castigado suficiente a nuestro rival, éste se levantará y podrá propinarnos algún golpe para intentar hacer lo propio con nosotros.

El plantel del movimiento cumple con su función. Podremos movernos libremente por el ring, subir a la esquina y arrojarnos sobre nuestro rival. Correr, ejecutar alguna que otra llave y fastidiar a nuestro contrincante en el suelo.

Además, también podremos arrojar a nuestro oponente fuera del ring y eliminarlo del combate si permanece fuera del cuadrilátero durante 10 segundos. Naturalmente esto también se aplica a nuestro personaje.

Tan sólo cuatro combates nos separan del final del juego. Y aquí está su mayor problema. El número de luchadores es tan reducido que en apenas cinco minutos podremos acabarnos el juego si tenemos un poco de práctica. Además, sólo lucharemos contra los personajes que no controlemos, pues no pelearemos con la típica “sombra” que posteriormente se convertiría casi en un estándar de los juegos de lucha.

A pesar de tener bastantes defectos, éstos se cubren por lo entretenido y lo sencillo que puede resultar, pues aunque otros juegos lo superaron con creces en el futuro, llegando a su máximo esplendor aquel Wrestlefest para recreativas, en el momento que fue editado podría tratarse de uno de los mejores títulos de este género para formato doméstico.

Hulkamania running wild!

Share

Acerca de gatts

Presentador y co-creador de Fasebonus.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a WWF Superstars (Game Boy)

  1. Aún conservo el cartucho de este juego de mi hermano. 🙂

  2. yo tenia este juego en uno de esos cartuchos copia chinos con varios juegos en uno y es de los que mas me viciaba

  3. yo disfrute del wf wrestlemania y el wrestlemania stell cage challenge en nes, del primero, aunque era muy sencillo, guardo mejor recuerdo, con luchadores como hogan, savage, dibiase, o los ya fallecidos bam bam bigelow o andre, el segundo tenia peleas por equipos y en jaula, pero era bastante malete, todos los luchadores eran iguales solo cambiaba el color…pero bueno era lo que habia entonces…

  4. Este cartucho anda que no lo gasté ni nada… Hulk Hogan mi favorito, sin duda alguna.

  5. Yo no era mucho de la WWF, pero con el cartucho se lo curraron. Gráficos tochos, más o menos definidos y bien animados.

  6. Menudos vicios que me pegue a este título en mi juventud.
    Me pasé no pocas clases con la Game Boy escondida debajo de la mesa emulando las proezas de Hulk Hogan y el Último Guerrero.
    Muy divertido!
    Aunque supongo que el factor nostalgia juega aquí un papel clave, y si lo viera con los ojos de ahora encontraría defectos que antes me pasaban desapercibidos.
    Con todo, sigue siendo un digno representante del género; de eso no me cabe duda alguna 🙂

  7. ¿Cómo se pone al contrincante de espaldas planas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *