Altered Beast

“Te ordeno que te levantes de la tumba y rescates a mi hija”

Con estas palabras comienza Altered Beast, la recreativa que SEGA lanzó en 1988 bajo la batuta de Makoto Uchida (quién más tarde se encargaría del Golden Axe). En este Altered Beast encarnaremos a un guerrero fallecido que es resucitado por el mismísimo Zeus, y deberá derrotar a un malvado hechicero que ha secuestrado a la joven Atenea, afortunadamente contaremos con un poco de ayuda en nuestra misión. Más que por la recreativa, muchos lo recordaremos por la versión de MegaDrive, que fue el caballo de batalla de la negra de SEGA.

Para muchos, con el paso del tiempo se ha convertido en todo un clásico de SEGA, para otros, en un arcade sobrevalorado, en cualquier caso vamos a aprovechar para recordarlo un poco.

Lo primero que me viene a la memoria al recordar este juego es la primera fase, la que transcurría en un cementerio, y la música que nos acompañaba mientras íbamos destrozando (literalmente) a los enemigos. Pese a ser la clásica historia de rescatar a una damisela, no era tan típico el héroe que manejábamos, un cadáver resucitado y que además podría tomar la forma de diferentes animales.

El estilo de juego es bastante simple, avanzar hacia la izquierda eliminando enemigos a puñetazos o a patadas, y ocasionalmente dar un salto para evitar una caída. Los enemigos no son muy variados, pero cuentan con un magnífico diseño e incluye zombies de varios tipos, hormigas, pequeños demonios voladores, babosas, serpientes… aunque el punto fuerte son los jefes finales de fase, destacando el primero, cuya forma de atacarnos es arrancarse cabezas que nos lanza sin cesar. Para enfrentarnos con éxito a estas hordas deberemos golpear a unos lobos blancos de 2 cabezas que pasan por la pantalla dando saltos, para que liberen unas esferas de energía que nos harán más musculosos y poderosos, al coger 3 de esas esferas nos convertiremos en un ser mitad-bestia y mitad-humano con una fuerza descomunal con la que será pan comido acabar con los enemigos, por lo que estaremos preparados para enfrentarnos al jefe final, que es el malvado hechicero quién, al grito de Welcome to your doom! se transformará en una grotesca criatura. Los sprites son enormes y se mueven con mucha soltura, y lo más destacable es el diseño artístico de todo el juego en general. Recorreremos 5 escenarios: el cementerio, un pantano, unas cuevas (donde habrá cierto componente plataformero), un palacio y por último el infierno, donde libraremos la batalla final. En cada fase la bestia en la que nos convertimos y sus habilidades son distintas lo que aporta un toque de diversidad a la jugabilidad, así nos convertiremos en lobo, dragón, oso, tigre, y por último, en el poderoso lobo de oro.

La dificultad del juego es bastante alta, especialmente hasta que aprendemos cómo derrotar a los jefes finales, y además solo dispondremos de 3 vidas, cada una de ellas representada con varios rectángulos azules, como en el Golden Axe (no es la única referencia, ya que una de las monturas del juego de Ax Battle será aquí un enemigo). La música, a pesar de ser bastante monótona, es distinta para cada nivel y acompaña bien a la acción, destacan los efectos de sonido con alguna voz digitalizada, los golpes que asestamos y los rugidos de las bestias.

Para ir terminando recordaré algunos detalles que para mí hacen de este un juego aunque ni mucho menos sobresaliente, si especial. En primer lugar la ambientación griega que acompañaba en los compases iniciales del juego, incluido el mural de la pantalla de inicio y el hecho de que manejásemos a un cadáver resucitado, le conferían un aspecto “distinto” y más “adulto” a lo visto hasta el momento. También la forma en la que los enemigos se hacían pedazos al ser golpeados contribuía a ello. Cuando de pequeños detalles hablamos, y nos referimos a esas pantallas que te quedan grabadas en la retina (como pasaba con la pantalla de selección de personajes del Golden Axe) no podemos olvidarnos del momento en el que nos transformábamos y veíamos un primer plano de la cara del protagonista rodeada de fuego mientras rugía y se convertía en la bestia correspondiente. También esa voz inicial de “Rise from your grave” que incluso llegó a ser usada de sample en una canción.

El juego fue convertido a numerosos formatos, que pasamos a comentar por encima: MegaDrive (para mí la mejor versión), Master System (era mucho más brusco en los movimientos y se sacrificó el nivel de las cuevas, además de la opción de jugar a dobles), NES (que incluía entre las bestias un león), ZX Spectrum, Amstrad CPC, Commodore 64, MSX, PC MS-DOS, Amiga, Atari ST, y Turbografx. Actualmente hay versiones para Wii, PC (Steam), y una en HD para Xbox 360. Hubo una “continuación” de la historia para Game Boy Advance llamada Altered Beast: Guardian of the Realms (2002), y una versión para PS2 en 3D (del año 2005) pero que no tenía nada que ver con el original aunque en Europa se llamó Altered Beast.

Share
Esta entrada fue publicada en Arcade, Artículos, Consolas, Opinión y análisis y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Altered Beast

  1. Que rico Altamair!!!
    Gran juego,si señor.
    Anda que no le meti caña en la version de Amstrad!!!
    Tanto el Altered Beast de GBA como el de PS2 no me gustaron mucho,la verdad.

    Un saludo chumachos!!

  2. Del de Master System guardo muy buenos recuerdos. uno d emis juegos favoritos de la 8 bits de Sega. Y el bicho que dices era el conocido como “pollo”

  3. Gran artículo Javi

    De este juego puedo decir que me gustó la versión Spectrum. Si, el scroll no era suave pero los gráficos no estaban mal y la música 128k era fantástica (version de la original)… y la presentación ¡que buena era! 😮 (tengo aqui la cinta original) ;-)Hice años hace una reseña http://www.bytemaniacos.com/spectrumero/semana/semana2/altered.htm

    El de GBA bueno, se dejaba jugar pero el carisma del primero es lo que es, intocable. Un gran juego , el orginal, en definitiva.

  4. Coincido con el amigo @tbrazil, la versión Spectrum es cojonuda, teniendo en cuenta la máquina que es. ¿La música, al menos en su versión MSX, no era obra de Alberto? (McAlby, New Frontier)? 😕

  5. Juegazo. No fue poco el dinero que me dejé en un bar de mi pueblo en su versión de recreativas. Y que difícil era el jodío

  6. Yo lo que más recordaba era la versión de Master System (especialmente el sonido que hacía el rinoceronte, el jefe final, al deslizarse).
    Me alegro que os haya traido buenos recuerdos.

  7. NekOkapi@gmail.com

    No me lo pasé yo bien ni nada arreando puñetazos a los malosos.
    Lo que mas dolía era cuando se quedaban solo las piernas del zombie y encima te arreaba…

  8. Hace poco me terminé, no sin sudar la gota gorda, este Altered Beast en su versión de mega drive y luego la original de recreativa ambas contenidas en el recopilatorio de PS3 Sega Mega Drive Ultimate Collection. He de decir que el juego me ha parecido exajeradamente corto 5 o 6 niveles que se hacen en 10 minutos cada uno si los haces bien, coa complicada. Un scroll que te va comiendo pantalla y complica los saltos de forma indecible, sobretodo en las cuevas. Además la dificultad merma de forma exponencial cuando logramos la transformación de cada fase, algo que me parece un error de de planificación )lo que más cuesta es acertar a los lobos blancos/azules en mega drive). En lo positivo diré que el diseño de personajes y escenarios es exquisito y la música y efectos de sonido digitales son muy chulos.

  9. Un dato importatnte que no se ha mencionado es que gráfica y sonoramente la versión de megadrive es muy triste si la comparamos con la recreativa: se pierden tranparencias, colores, personajes más grandes, los zooms de los desmenbramientos hacia la pantalla que le daba un toque 3d al juegos, etc y el sonido digital suena enlatadísimo. En resumidas cuentas, un juego que hoy día ha envejecido un poco mal; aunque la versón de RECREATIVA sale un poco más airosa y es la que recomiendo jugar porque técnicamente era de lo mejor de la época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *