Los videojuegos de Dungeons & Dragons (III)

A pesar de que los finales de los años 80 y principios de los 90 fueron la época dorada de Dungeons & Dragons en el terreno del PC y los ordenadores de 8 bits, las consolas también gozaron de versiones exclusivas de consola.

Eye of the Beholder I, II y III (1990, 1991 y 1993)
Plataforma: PC, Amiga, Sega CD, SNES, Game Boy Advance
Westwood Studios, SSI.

Los juegos más populares de Dungeons and Dragons hasta la aparición de Baldur’s Gate, se caracterizaban por poder controlar un grupo de 4 aventureros y por que el control de éstos en el combate era bastante más intuitivo y visual (adaptado de clásicos como Dungeon Master o Bloodwytch). Apartado del espíritu táctico de turnos de los juegos de Caja Dorada, su relativa simplicidad hizo las delicias de muchos. Además los gráficos, bastante buenos para la época y los efectos de sonido, le daban una gran ambientación.

El argumento del primer juego estaba relacionado con la ciudad de Aguasprofundas en el mundo de los Reinos Olvidados, donde los Lores de la ciudad contrataban a un grupo aventurero para sumergirse en las profundidades de Bajomontaña. Una serie de laberintos subterráneos donde acechaba Xanathar, un contemplador (Beholder), un monstruo parecido a una bola flotante con múltiples ojos que lanzaban rayos.

En el segundo juego se añadieron áreas en exteriores (el primero eran túneles y cavernas y nada más), aunque la mayoría del juego se desarrollaba en un templo donde el Archimago de Aguasprofundas, Khelven Blackstaff nos había enviado a investigar.

A pesar de que la tercera parte (Asault on Myth Drannor) tenía algunas mejoras armas de asta o un botón para que todos los miembros del grupo atacaran al unísono. El cambio de desarrolladora de Westwood Studios a SSI conllevó un aumento desproporcionado de los laberintos y bastantes cambios a peor en la jugabilidad. Los cuales obviamente fueron mal acogidos y acabaron con la que por otra parte fue una gran saga.



Juegos de Dungeons Básico

Como por esta época se sucedieron multitud de juegos como para referenciarlos por orden cronológico, surgieron juegos ambientados en los distintos mundos de D&D. Algunos se parecían al Eye of the Beholder y otros eran radicalmente diferentes. Para simplificar voy a tratar de agruparlos por familias, ya sea por ambientación o por tipo de reglas que usen.

Los juegos de Caja y de Eye of the Beholder tenían en común que usaban las reglas Advanced Dungeons and Dragons. Un conjunto de reglas que se apartaban de las que Dungeons and Dragons tenían originalmente. Para no extenderme, el juego era esencialmente el mismo que el AD&D, salvo que contaba con algunas diferencias destacables.

– La raza y la clase eran lo mismo. No podías escoger ser por ejemplo un Enano Clérigo o un Elfo Ladrón. Un Elfo era un Elfo, y un Enano un Enano. Los humanos eran los únicos que podían escoger una profesión, y solo había 4.

– El número de conjuros disponibles para los magos y clérigos estaba limitado, al igual que el tipo de monstruos a los que se podía enfrentar un personaje.

– La ambientación no podía ser Reinos Olvidados, ni Dragonlance porque… ¡Es Dungeons and Dragons Básico!  Sin embargo tenía su propia ambientación, Mystara.

TSR a principios de los 90 intentó impulsar las ventas de una versión “más de tablero” de Dungeons and Dragons e intentó vender el Dungeons and Dragons básico en una caja que intentó recordar lo máximo posible al exitoso Heroquest. Y parte de su estrategia consistió en licenciar algunos juegos de Dungeons and Dragons Básico. La mayoría acabaron siendo juegos de Consola y Arcades.

Order of the Griffon (1992)
Plataforma: Turbografx 16

Fue un juego de Turbografx 16 (o PC Engine) que aunaba parte de la ambientación gráfica del Eye of the Beholder con el combate táctico de los juego de Caja Dorada. Este juego tenía grandes diferencias con los Eye of the Beholder. Por ejemplo, no podías diseñar tus personajes sino que te daban un grupo pregenerado. El juego dentro de lo que cabe tiene un buen sonido y gráficos, siendo comparables con la versión de PC, salvando las distancias.

Warriors of the Eternal Sun (1992)
Plataforma: Megadrive
Westwood Studios

Este juego no tenía uno ni dos, sino tres modos de juego. Exploración en exteriores (parecida a la de un JRPG de la época), en la cual se designaba un personaje de un grupo de cuatro como líder y el resto del grupo le seguía. En caso de tener un encuentro con alguna criatura, el juego pasaba a un modo de combate en exteriores que era un modo de combate por turnos. En el caso de meterse en un dungeon el juego daba un giro de 180º y pasaba a entrar en un modo a tiempo real, parecido al del Eye of the Beholder.

Fantasy Empires (1993)
Plataforma: PC
SSI

Otro juego de estrategia de la mano de SSI (que es el otro género en el cual destacaba esta casa, son los editores de la serie Panzer General, bastante popular a principios de los 90). Desgraciadamente este no es un juego que podamos poner a la altura de la serie General. En este juego además se añadían algunos elementos de rol como nuestro gobernante que conforme avanzaba la partida iba adquiriendo experiencia, habilidades y conjuros más poderosos. Además los héroes y nuestros oponentes podían progresar en la misma medida. No es mejor que otros juegos de la época, como el no lo suficientemente reivindicado Master of Magic (que quizás es el mejor juego de estrategia de fantasía jamás creado).

Tower of Doom (1993)

Plataforma: Arcade, Sega Saturn
Capcom

Este es un juego que conocerán bastantes de los fasebonuseros. Es un arcade Beat’em up, con toques de juego de rol donde los personajes podían subir de nivel. Sólo podíamos escoger entre guerrero, enano, elfo y clérigo, mientras en lugar de enfrentarnos con la típica horda de macarras y punkarras teníamos los monstruos clásicos de D&D. Es un clásicazo de los juegos arcade. E incluso si no os mola mucho el rol, podéis pegarle un tiento. Además permitía jugar a 4 jugadores simultáneamente.

Shadow over Mystara (1996)
Plataforma: Arcade, Sega Saturn
Capcom

Lo que decía del Tower of Doom se puede aplicar perfectamente a este juego que es una versión mejorada del ToD. Aquí Capcom nos añadió la posibilidad de jugar con Magos y Ladrones (así que técnicamente podías llevar casi todo lo del juego de verdad, salvo los Hobbits) y también nos dejaba llevar dos personajes del mismo tipo en la misma partida. Al contrario que ToD que solo dejaba levar uno de cada.

Ambos arcades fueron editados en un recopilatorio para Saturn que solo fue editado en Japón.

En la próxima entrega trataremos del fin de la época de SSI, y las distintas ambientaciones de los juegos de D&D (que había para todos los gustos).

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Historia. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los videojuegos de Dungeons & Dragons (III)

  1. Ah, Tower of Doom y Shadow Over Mystara. brutales de buenos. les tengo mucho cariño. Y los Eye of the beholder, snifff ¿queda alguno más de esta epoca den cartera?

  2. Algunos de los juegos que comentas Roman son grandes, muy grandes. El dineral que yo habre gastado jugando al Tower of Doom en los recreativos tiene que ser de espanto..

  3. Tengo aquí listos los dos discos del Dungeons & Dragons Collection de Saturn para darle en los próximos días con los muchachos.

    En general, muy grandes los títulos de esta franquicia.

  4. La presentacion fisica de los Eye Of The Beholder es inmejorable.La caja tenia un manual enorme,libro de pistas con mapas y un monton de historias.Juegazos todos los que comenta Roman.

    Un saludo Chumachos

  5. Ya no se hacen juegos como Eye Of The Beholder, una lastima, super adictivo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *