Sonic R (Saturn)

Corría el año 1997. Los usuarios de Sega Saturn, que habíamos disfrutado de la grandiosa trilogía del erizo azul en los 16 bits, ansiábamos la llegada del juego que continuase las aventuras de Sonic en esta nueva generación.  Por suerte o por desgracia, aquel famoso proyecto llamado Sonic Xtreme, nunca llegó a ver la luz. Al menos el estudio británico Traveler’s Tales (Sonic 3D, Rascal, Crash Twinsanity, Lego Star Wars…), en colaboración con Sega, lanzó en verano de dicho año Sonic R, un juego que mezcla carreras con plataformas a partes iguales.

Centrémonos primero en la historia, Sonic y compañía, están disfrutando de unas merecidas y tranquilas vacaciones, hasta que Tails ve un cartel en el que pone que se necesitan participantes para el Grand Prix mundial, donde se darán cita los mejores corredores del mundo. Como no podría ser de otro modo,  el archienemigo del erizo, el Doctor Robotnik, y su nuevo plan para conseguir las Esmeraldas del Caos, se encuentran detrás de todo esto.

Nos encontramos pues ante un juego de carreras, en el que, a diferencia de sus antecesores (los Sonic Drift de Game Gear), competiremos corriendo a pie y no con coches (eso si, a excepción de Amy Rose y Robotnik), un cambio bastante acertado bajo mi punto de vista, sobre todo teniendo en cuenta la naturaleza de nuestros protagonistas. Esto, también permite otorgarle al juego, de un desarrollo plataformero y de exploración, diferenciándolo así, de otros juegos de carreras.

El apartado jugable, es sin duda, el apartado menos pulido del juego. Manejar a los personajes con ciertas garantías, es algo complicado, y requerirá de bastante tiempo para llegar a dominarlo, aunque si bien es cierto que una vez lo consigamos, el juego se vuelve realmente divertido.

Contamos con un plantel inicial de cuatro personajes (Sonic, Tails, Knuckles y Amy Rose), y cinco mas que iremos desbloqueando (Robotnik, Metal Sonic, Tails Doll, Metal Knuckles y Eggrobo), ademas, podremos jugar como Súper Sonic, una vez consigamos todas las preciadas esmeraldas.

El objetivo principal del juego, como no podía ser de otro modo, será el de llegar el primero a la meta. A lo largo de sus cinco enrevesados circuitos, llenos de atajos, zonas ocultas, y de los típicos muelles o aceleradores. Contaremos también con la ayuda de numerosos ítems, estos van desde los famosos anillos, necesarios en este caso para acceder a nuevas zonas, pasando por las típicas esferas, las amarillas con las que atraeremos anillos, y las azules para correr en el agua.

Para conseguir los anteriormente mencionados personajes ocultos, tendremos que encontrar, esparcidas por el escenario, cinco monedas con la cara de Sonic (Tokens), algo realmente complicado, ya que, además de estar bastante bien escondidas, tendremos que clasificarnos en primera posición. Esto nos obligará a aprendernos los mapeados al dedillo, y a utilizar sabiamente las diferentes rutas y atajos. Por si fuera poco, después de tal hazaña, deberemos enfrentarnos en una carrera uno contra uno, contra el personaje a desbloquear. De manera similar, deberemos encontrar las Esmeraldas, y salir victoriosos de la carrera, ya que al conseguirlas todas, podremos seleccionar a Super Sonic, y terminar así el juego al 100%.

El juego cuenta con una gran variedad de modos de juego.

El modo Grand Prix, es donde podremos desbloquear todos los extras, y que viene a ser básicamente el modo historia.

Dentro del modo entrenamiento o time attack, nos encontramos con cuatro submodos, el modo “normal”, en el que podremos recorrer los circuitos e intentar hacer el mejor tiempo, el modo “reverse”, igual que el anterior, con la diferencia de que recorreremos los circuitos al revés, el modo “Get 5 Ballons”, en el que el objetivo será encontrar cinco globos, y por ultimo el más original de todos, el modo “Tag 4 Characters”, en el que después de dar unos segundos de ventaja al resto de corredores, tendremos que perseguirlos y “pillarlos” a todos.

Y por ultimo, no podía faltar el modo para dos jugadores a pantalla partida, un imprescindible en este tipo de juegos.

El apartado gráfico, es sin ninguna duda, digno de ovación, todavía hoy en día me sorprendo al jugar a este juego, y ver el como la Saturn consigue mover sin problemas, el sólido motor grafico. Más teniendo en cuenta, lo criticada que a sido la 32 bits de Sega por sus capacidades tridimensionales, sobre todo comparada con su competidora de Sony, la PlayStation.

Nos encontramos entonces ante unos escenarios con unas texturas súper suaves, de gran colorido, y un modelado excelente. Además, aunque la distancia de dibujado es bastante cercana, el escenario se genera de manera “gradual”, y se funde con el fondo del escenario, de esta manera el molesto “poping”, típico de esta generación de consolas, parece casi desaparecer. Si a todo esto le añadimos, unos personajes más que correctos, y unos magistrales efectos gráficos (como por ejemplo, el reflejo del fondo del escenario en el agua), tenemos el que es sin duda, uno de los mejores entornos gráficos, que se puede ver no solo en Saturn, sino en cualquier consola de 32 bits.

El afamado compositor Richard Jacques (Daytona CCE, Sega Touring Car,  Jet Set Radio, o incluso el más reciente Mass Effect) se encargó del apartado sonoro del juego. Las melodías, de estilo dance comercial, cantado por voces femeninas, cuentan con una calidad fuera de toda duda. En lo personal, tengo que decir, que habría preferido unos temas de corte más techno industrial, en la línea de las que pudimos disfrutar en la versión  Japonesa y Europea de Sonic CD, aunque tengo que reconocer que el estilo elegido quizás pega más con el género de carreras, quería destacar la canción “Super Sonic Racing”, tema que suena en el ultimo circuito, siempre y cuando, manejemos a Súper Sonic.

Por último mencionar que el juego ofrece la posibilidad de disfrutar de la banda sonora sin las voces, en versión instrumental, y que las letras de las canciones, aparecen de forma detallada, en las últimas páginas del libreto de instrucciones.

El juego, apareció También para PC en 1999, con ligeras mejoras a nivel gráfico. También está disponible para GameCube y PlayStation 2, dentro del recopilatorio “Sonic Gems Collection” lanzado en el 2005 y acompañado de otros títulos como Sonic CD, el arcade Sonic the Fighters, entre otros juegos de Game Gear y Mega Drive.

Comentar a modo de curiosidad, la supuesta maldición que recae sobre el personaje oculto Tails Doll (una especie de muñeco de trapo de Tails). Según la noticia, un niño fue encontrado muerto (con evidentes síntomas de haber sufrido un ataque epiléptico…), justo después de desbloquear a dicho personaje. Evidentemente esta maldición es totalmente falsa, ya que de ser cierta, un servidor no estaría en este momento escribiendo estas líneas.

En definitiva, Sonic R es un spin-off de carreras,  que aunque cuenta con ciertas deficiencias, como el escaso número de circuitos, o una jugabilidad muy poco accesible, es a buen seguro recordado con cariño por los usuarios de la ya mítica consola Sega Saturn.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Opinión y análisis. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sonic R (Saturn)

  1. Sonic contra Flash. ¿quien es más rápido?

  2. Muy rico Disorder! Este juego lo tengo para Saturn y la verdad es que hay que decir que graficamente está muy bien para la máquina que es. Eso sí el control es lo menos preciso que te puedes echar a la cara. Y como no, un 10 para la banda sonora, es deliciosa.
    Un abrazo.

  3. realmente bueno, me refiero al comentario… comparto tus emotivas sensaciones mas yo nunca llegue a manejarme con ninguno de nuestros queridos personajes, pero tuve la suerte de que mi mejor amigo me lo mostro enterito… me refiero al juego claro claro esta. un abrazo enorme sonic… me refiero a ti tronco.

  4. En su momento no le hice tanto caso como merecía. Supongo que al ser puramente de carreras perdió cierto encanto para mí.

    Pero hay que reconocer que es un juego más que interesante, que tenía su mérito, que ha envejecido bien y, como dice David, que tiene una música de puta madre. De un estilo diferente, pero de puta madre.

    Ah, y correr con Super Sonic era una gozada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *