Baldur’s Gate (PC)

Corría el año 1995 cuando los doctores (¡de medicina!) Ray Muzyka, Greg Zeschuk y Augustine Yip fundaron una empresa llamada Bioware para dedicarse al mundo del videojuego. Comenzaron su andadura con un arcade, MDK y un juego emulo de Mechwarrior (los juegos basados en el universo de Battletech).

Como eran un grupo de roleros, que jugaban normalmente en el garaje de Greg, decidieron hacer un juego de Dungeons & Dragons, ambientado en los Reinos Olvidados. Concretamente en la zona colindante con Amn, que por aquel entonces no era una zona de los reinos olvidados demasiado detallada y les permitía hacer lo que querían.

Los reinos olvidados es uno de los mundos de AD&D, donde TSR publicaba series de novelas. Una de ellas, conocida como La Trilogía de Avatar, narraba un evento cósmico conocido como la Era de los Trastornos, donde una especie de macrodios, llamado Ao, expulsó a la superficie de Faerun a los dioses hasta que le fuera restituido un artefacto robado: Las tablas del destino. Tras muchas peripecias por parte de los protagonistas de las novelas, los dioses volvieron a sus lugares de origen. Muriendo los dioses ladrones de las tablas, Bane (Dios de la tiranía), Myrkull (Dios de la muerte) y Bhaal (Dios del asesinato), cuyos poderes y responsabilidades fueron heredados por Cyric, un mortal. Asimismo, la diosa de la magia, Mystra fue reencarnada en su seguidora, la maga Medianoche. Dejando atrás a varios compañeros como Kelemvor.

Sin entrar a discutir la calidad de las novelas (malas, según mi parecer), la era de los trastornos fue una vil excusa para cambiar el sistema de juego de los Reinos olvidados de primera edición a segunda. De maneras de lo más variopinto. Por ejemplo, ¿qué se muere el dios de los asesinos? Pues todos los asesinos del juego se mueren (ojo, no los que hayan matado a alguien, sino los que tenían la clase de asesino, que eliminaron en segunda edición). La muerte de la diosa de la magia servía para explicar los cambios de los conjuros, etc.

¿Por qué explico todo esto? Porqué tiene gran importancia en la trama del juego. Y sirve para que os situéis.

Hasta la fecha de salida de Baldur’s Gate sólo teníamos o videojuegos en que controlábamos los juegos por turnos, como si se tratara de un juego de tablero (los juegos de Caja Dorada) o juegos de perspectiva en primera persona en tiempo real (como Eye of the Beholder). Baldur’s Gate introdujo algo nuevo: el Infinity Engine.

 

El engine

El Infinity Engine se caracteriza en dar una perspectiva isométrica sobre los personajes que se controlan. Eso sí, en perfecta pseudo3D, que la verdad está muy bien hecha debido al gran diseño artístico de los escenarios en los que nos movemos. Los personajes se controlan seleccionándolos o bien de forma individual o bien en grupo, pudiendo elegir distintos tipos de formación. Cuando nos encontramos con un PNJ con el cual podamos interactuar, el juego nos permite realizar algunas acciones automáticas pulsando sobre él (como hablar o atacar) o nos deja usar alguna acción especial dependiendo del personaje que tengamos seleccionado en ese momento (como robarle o lanzarle un conjuro).

El juego se controla de una manera muy parecida a un juego de estrategia en tiempo real, aunque nos permite dar órdenes a los personajes de manera individual con el juego en pausa. Lo cual parecerá una tontería, pero creedme, con lo enormemente táctico que es este juego la tecla que mas usareis es la barra espaciadora.

Baldur’s Gate, eso sí, no nos dejaba estar en pausa mientras manipulábamos el inventario (cosa que se quitó en juegos posteriores del Intinity Engine, gracias a Ao), con lo cual si no ibas preparado con la poción o pergamino que necesitabas lo podías pasar muy mal.

Reglas de juego

Baldur’s Gate pasó a la historia como la versión más fiel del Dungeons & Dragons hasta la fecha. Realmente, dejaba controlar cualquier raza y clase de los manuales básicos. Las reglas eran muy parecidas a las del juego de tablero, y allá donde mirases veías un esfuerzo legítimo por hacer las cosas como se suponía que debían ser, no sólo una adaptación con mayor o menor acierto. De hecho más de una vez te sorprendías mirando las descripciones de los conjuros y viendo que todo era consistente con el sistema de toda la vida.

El juego nos permitía jugar hasta el nivel 6 o 7 aproximadamente. Pudiendo ampliarse el límite de nivel con la expansión Tales of the Sword Coast.

La historia

Confieso que nunca he sido un fan de los Reinos Olvidados, pero si en algo son buenos la gente de Bioware, ante todo, es coger cualquier tipo de ambientación ramplona y mediante diálogos y narrativa darle vida. La historia de Baldur’s Gate nos sitúa pocos años después de la Era de los Transtornos. En el pueblo de Candelero, nuestro tutor, Gorion nos está a punto de confesar quien es nuestro padre.

Después de un viaje truncado por una emboscada, que acaba con la vida de Gorion, el juego nos suelta en mitad de la Costa de la Espada, cerca del pueblo de Nashkell, y relativamente cerca de la Ciudad de Puerta de Baldur, donde se halla el antagonista del juego y el asesino de Gorion, Sarevok.

Gran parte de la inmersión que conseguimos en Baldur’s Gate radica en lo abierto del juego. Nos desplazamos por un mapa del mundo que se va desvelando a medida que exploramos, y que constan de zonas de campo o ciudad más o menos grandes, donde encontraremos PNJ’s que a veces nos darán quest o conversaciones interesantes.

Los personajes

Además de nuestro personaje principal, que será el único que podamos crear desde 0 (excepto en el caso de una partida multijugador), teniendo una gran flexibilidad y permitiendo casi todas las opciones del manual básico de AD&D 2ed. El jugador de Baldur’s Gate va encontrando a lo largo de su periplo con toda una serie de personajes que se pueden añadir al grupo hasta llegar a seis. La composición del cual evidentemente cambiará enormemente el tipo de tácticas que tendrán que aplicar.

– Aljantis: Un paladín, justo aunque un poco inocente que nos podremos encontrar en Puerta de Baldur.

– Alora: Una Ladrona Mediana, demasiado curiosa y metomentodo para su propio bien, y para el del grupo.

– Branwen: Una Clériga de Tempus, señor de la batalla, que encontramos convertida en piedra y siendo usada como atracción en una feria. Después de liberarla de su hechizo, se ofrecerá a acompañarnos.

– Coran: Un Guerrero/Ladron elfo y conquistador de mujeres.

– Dyanehir: Una Wychclaran Rashemi (una casta gobernante de Brujas de la bárbara nación de Rashemen), va normalmente acompañada de Minsc.

– Edwin: Un Mago Rojo de Thay, que cuando lo encontramos intenta asesinar a Dyanehir. Ni que decir tiene que tendremos que elegir entre tener a uno o la otra y evidentemente a Minsc.

– Eldoth: El “amante” de Skie, en realidad es un manipulador chauvinista (además de Bardo) que lo que quiere en realidad es pedir rescate por su amante a su rico padre. Entra en conflicto con otros personajes por maltratar a Skie.

– Faldorn: Un Druida que opina que la naturaleza se debería oponer violentamente a los seres humanos. Es bastante argumentativo contra Jaheria.

– Garrick: Un bardo que había sido miembro de la troupe del Valle del Viento. Lo dejó cuando se dio cuenta que servía de mera distracción para el robo.

– Imoen: Una amiga de la infancia de nuestro personaje, una ladrona en niveles bajos. Pero con suficiente puntuación para hacerlo un personaje dual (como pasará en Baldur’s Gate 2).

– Jaheira: Druida Elfa bastante orgullosa e inteligente. Como druida se mantiene en un estado de equilibrio y exige lo mismo del grupo, es Arpista y una amiga de Gorion.

– Kagain: Un mercenario enano que se unirá a nosotros para rescatar una caravana. Pero al fracasar se unirá a nosotros para huir de la ira de sus jefes.

– Khalid: Guerrero Elfo bastante nervioso. Es el esposo de Jaheira, y miembro de la organización comprometida con el bien conocida como los Arpistas. Tanto él como Jaheira son amigos de Gorion, y aparecen muy pronto en la historia.

– Kivan: Explorador elfo, con una vendetta personal con el líder ogro que mató a su esposa.

– Minsc: Un Ranger humano que debió golpearse de muy pequeño con algo, suele llevar un ratón en su inventario llamado Bupu al que de vez en cuando le pide su opinión.

– Montaron: Un guerrero/Ladrón mediano socio de Xzar y miembro de la sociedad criminal de los Zhentarim.

– Quayle: Un Gnomo Clérigo/Ilusionista, bastante arrogante que irónicamente tiene la creencia de ser un maestro de las artes arcanas.

– Safana: Una Ladrona ex-noble calimshana que está acostumbrada a usar a los hombres con su seductora presencia.

– Shar-Teel: Amazona con un odio exacerbado contra los hombres. Tiene un especial odio por los miembros de la compañía mercenaria del Puño Llameante.

– Skie: Una noble con la cabeza llena de pájaros acerca de la vida de aventureros, irónicamente se nos embarcará como ladrona. Ni que decir que se acabará quejando bastante.

– Tiax: Clerigo/Ladron Gnomo que conspira para conquistar el mundo, como su deidad, Cyric, está bastante loco.

– Viconia DeVir: Cleriga Drow (Elfa oscura) que se vio exiliada cuando se negó a sacrificar un bebé a Lolth. Ahora adora a Shar, la diosa de la oscuridad y desprecia a los habitantes de la superficie y la debilidad.

– Xan: Mago (Encantador) elfo, miembro de los Capas Grises de Eternoska, lo encontraremos prisionero del trono de Hierro. Y es un pesimista redomado que siempre verá la derrota como inevitable.

– Yeslick: Un Clérigo enano de Moradin, que había sido anteriormente un herrero pero fue traicionado por el Trono de Hierro, una organización criminal importante a lo largo de la trama.

– Xzar: Mago bastante loco, con problemas de personalidad múltiple y que se une a nuestra causa para investigar las minas de Nashkell. Está asociado tanto con Montaron como con los Zhentarim.

¿Y pensabais que en el Dragon Age, Bioware nos invadía a personajes, eh?

La mayoría de estos personajes tienen alguna quest asociada y de vez en cuando hablan con los personajes. Nada tan elaborado como lo que luego nos daría la propia Bioware o Black Isle, pero era un gran comienzo.

 

La moral y el Sandbox

Otro punto destacable del Baldur’s Gate es que seguía bastante bien el concepto de “caja de arena” o Sandbox. En el cual al jugador lo soltaban en un entorno lleno de misiones. Podíamos ir por faena y terminar con la historia principal más o menos rápido. Pero sabíamos que en todos los mapas íbamos a encontrar alguna misión interesante o un enemigo casi imposible que nos obligase a devanarnos los sesos.

Además en muchas ocasiones no teníamos la obligación de seguir una moral definida sino que teníamos libertad para por ejemplo robar a los PNJ’s, mentir, matar a los PNJ’s indiscriminadamente y lo que se nos ocurriese (aunque si nos pillaban en un pueblo las consecuencias podían ser muy mortales). Evidentemente las recompensas no solían ser las mismas e ir de malvado por la vida a veces no compensaba, pero la elección estaba ahí.

Esto hoy en día no parece mucho, pero era un gran avance y en juegos de Bioware es algo que se ha ido cortando paulatinamente.

La música

Es simplemente espectacular, las composiciones de Michael Hoening son espectaculares y épicas. Es de auténtico 10.

Aunque esta musiquita… vamos no puede ser…

…se le veía un poco el plumero. Pero al menos puestos a copiar, mejor copiar a uno de los mejores.

En conclusión

Es el rol en esencia pura. El epítome de lo que ha de ser un juego de Dungeons & Dragons (y de rol), siempre emulado y nunca repetido.

Hasta que llegó el Baldur’s Gate 2.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis, Ordenadores. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Baldur’s Gate (PC)

  1. Buen repaso a este pedazo de juego. Lo único es que al empezar a leerte me dieron ganas de leer las novelas en cuestión, pero me las has quitado xD

  2. Pues sobre lo de las novelas, creedme. Al menpos entretienen. Y no todo es Drizzt Do’Urden, caramba.

  3. Precisamente anoche estuve hablando con una amiga de Baldur´s Gate e Icewind Dale (para mí dificilísimo, por cierto). Y no es coña !!! No sé si será cuestión de casualidades… Vaya. Me están entrando ganas de volver a tocarlo en mi viejo PC después de leer esto. Lo que ya no sé es de donde sacar el tiempo. Como siempre. Saludos, y gracias por la entrada.

  4. Hala lo de la musiquita, no sabía yo eso. En todo caso, mola un montón así que vamos a perdonarle.

  5. Leyendo sobre los personajes tambien me han entrado muchas ganas de volver a jugar a este estupendo juego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *