Los 100 mejores juegos según “GamesTM” (1 de 5)

Recientemente la revista GamesTM ha publicado una de esas listas de los mejores juegos de la historia que tanto éxito tienen entre los aficionados. Como toda lista, es discutible, pero cuando los profesionales del sector se pronuncian al respecto siempre es bueno (y divertido) contrastar si realmente es una relación de juegos representativa o no.

GamesTM es una revista británica de los mismo editores que Retro Gamer, y se nota. Comparten diseño y calidad de contenidos, y van enfocadas al aficionado maduro, en la línea de Edge aunque (es mi opinión) sin la profundidad de ésta. En imitación de lo que hizo Edge con su número 200, GamesTM ha celebrado su número 100 no sólo publicando la lista sino editando 100 ejemplares con 100 portadas distintas dedicadas a cada uno de los juegos. Es de suponer que alguien ha querido coleccionarlas todas, pero para nosotros es más entretenido pasar a comentar cada uno de los juegos elegidos, en un artículo desarrollado en cinco partes que espero que os guste.

La lista no proporciona (a diferencia de la de Edge) una preferencia, sino que los numera más o menos por orden cronológico. Los comentarios serán relativamente breves y sin extenderse en explicar el juego: daremos por supuesto que algo conocéis de los mismos. Empecemos por el principio, y nunca mejor dicho.

1. SPACE INVADERS

La importancia de esta recreativa es innegable:  diseñada por Toshihiro Nishikado en 1978 para Taito, fue el primer arcade del género “matamarcianos” y con una estructura que ha pasado a la historia. Las oleadas de invasores, la mecánica… es el padre sin duda de todos los juegos de este estilo que disfrutamos hoy día. Otras recreativas que copiaron su estilo como Galaxian pudieron ser superiores en jugabilidad o técnica, pero la importancia de este arcade hace que tenga merecido su espacio en este top 100. La iconografía de los enemigos y su diseño ha sido usado hasta la saciedad dando origen a todo un merchandising que incluso hoy día es habitual. Cualquiera sabe reconocer una de esas naves pixeladas que han dado origen a iniciativas tan estupendas como  http://www.space-invaders.com/attackdw.html

 

2. PACMAN

Toru Iwatani se sacó de la manga en 1980 el icono más famoso del mundo del videojuego, hasta el punto de que dudo que haya alguien que no sepa reconocerlo aunque jamás haya tocado un videojuego. El “Comecocos” desbancó precisamente a Space Invaders del trono y se convirtió en el arcade más exitoso de todos los tiempos. Uno de los aspectos más afortunados es el toque “naif” y humorístico de su diseño, con los fantasmas perseguidores caracterizados con su color e incluso con su personalidad propia. Existe un algoritmo que rige el comportamiento de los fantasmas  y aunque se sabe bastante bien cómo funciona (el rojo siempre persigue al protagonista mientras que el resto tienen un comportamiento más errático destinado a adelantarse a tus movimientos o a provocar emboscadas, todo ello con retiradas ocasionales), aún no ha sido descrito con el 100 % de precisión. Por otro lado existe cierta controversia acerca del máximo número de puntos que se puede conseguir ya que a partir de la pantalla 256, la imagen se “parte” haciendo imposible progresar más.  Pac Man es el paradigma del videojuego y el exponente más claro de toda una generación de máquinas recreativas.

 

3. DONKEY KONG

Sigheru Miyamoto dio a luz a sus franquicias estrella de un plumazo con esta recreativa. Un planteamiento totalmente lógico: un mono gigante se sube a una obra para arrojar barriles a un … fontanero (no le gustaban los autónomos) que tiene que rescatar a una ¿princesa? que  digo yo que será la promotora de la obra. Mecánica muy adictiva, y primera aparición de Mario y de Donkey Kong en un videojuego. La imagen del mono lanzabarriles es otro icono de la modernidad aunque no tanto como lo ha sido la evolución de la imagen de Mario, sin duda el personaje más famoso del mundillo. De su primera imagen, un amasijo de pixels saltarines, hasta las imágenes renderizadas de Mario en el Galaxy de Wii, han tenido que transcurrir 25 años.  Que sean otros 25 más.

 

4. ROBOTRON 2084

Eugene Jarvis, autor entre otros de Defender o de Smash TV, logró uno de sus mejores juegos con este Robotron, cuya mayor aportación fue el novedoso sistema de control con dos joystick (¿os suena de verlo en las consolas actuales?) Con uno manejamos al belicoso robot protagonista y con el otro disparamos en cualquier dirección. Cada fase se convierte en una locura de disparos y explosiones con enemigos que se abalanzan sobre nosotros en una única pantalla mientras nos defendemos frenéticamente. Puedes jugarlo en emulador, pero en este caso no es lo mismo a la experiencia del arcade original, algo similar a lo que ocurre con Battlezone. Diversión al límite, aunque personalmente me hubiera decantado para esta lista por algún otro arcade clásico como el Asteroids (Atari merece tener aquí su espacio) o el Frogger (no olvidemos a Sega).

 

5. ANT ATTACK!

El primer juego isométrico vio la luz en el ZX Spectrum, en una ciudad abandonada en el que debemos rescatar a nuestra pareja evitando las peligrosas (y gigantes) hormigas asesinas. Un juego extremadamente querido en UK y muy apreciado por los redactores de Retro Gamer, que sin duda está en el Olimpo de los juegos de ZX Spectrum pero que dudo que deba estar en esta lista concreta. Sigue siendo un primer acercamiento (exitoso, desde luego) a las 3D pero con ciertos defectos como su scroll o su control. Personalmente es uno de mis juegos favoritos de 8 bits, pero procuro que mis gustos no me cieguen… Dadle una oportunidad y probad alguno de sus excelentes remakes.

 

6. MANIC MINER

La redefinición de los plataformas por obra y gracia de Matthew Smith, toda una extravagante leyenda viva. El minero Willy debe atravesar 20 cuevas plagadas de peligros, con la música de Grieg de fondo y con una precisión que nos exigirá controlar cada pixel. Para salir de cada cueva debemos recoger todos los objetos de turno: especial mención para el diseño espectacular de cada fase, no sólo a nivel jugable sino también a nivel gráfico, rozando la psicodelia con sus cuevas temáticas. Salto, salto, plataforma, hop, hop. Pena que Mario y Willy no llegaran a coincidir.

 

7. ELITE

La “space opera” de los 8 bits aunque llegara a multitud de plataformas y tuviera secuelas en PC. David Braben nos ofreció en el BBC a principios de los 80 manejar una nave poligonal atravesando galaxias enteras y visitando cientos de planetas. Además nos propone formar parte del primer sandbox estelar de la historia, eligiendo nuestro papel en el juego. ¿Forajido, Comerciante, Piloto de Guerra? Eso era cosa tuya, como bien mostraba la campaña de publicidad del juego con imágenes del niño, la abuela, etc… joystick en mano y pensándose qué querrían ser si tuvieran una nave en sus manos. Elite contaba con un completo sistema de navegación, saltos al hiperespacio, complicados aterrizajes en estaciones espaciales y combates muy complejos contra decenas de tipos de nave, identificables con un poster adjunto al juego. El comercio espacial era la vía para conseguir beneficios y mejorar nuestra nave o comprar nuevas y potentes armas. Y para rematar la faena, el sistema Lenslock, un delirante método anticopia sólo por el cual ya merece estar en el top 100.

 

8. PAPERBOY

Gran recreativa que gozó de múltiples ports y que consistía en manejar a un repartidor de periódicos en bicicleta. El método de reparto era agresivo: arrojar el diario como si fuese un misil y acertar en la puerta de las casas. Por el camino, aceras plagadas de perros, coches, monopatines,… Adicción sencilla y directa, gráficos pseudotridimensionales y un control fiable. De esta época concreta podríamos elegir decenas de recreativas, pero ¿dónde está Sir Arthur y el Ghost´n Goblins? Olvido imperdonable, señores, una lista sin representación del éxito de Capcom no merece llamarse lista ni nada.

 

9. SABRE WULF

Rare fue la gran compañía de los 80 bajo el sello Ultimate Play The Game, revolucionando el mundillo con Jet Pac o con su obra maestra Knight Lore. Como más adelante nos encontraremos a Head Over Heels, el culmen de la técnica Filmation, los redactores han preferido incluir en esta relación al Sabre Wulf, que lo mires por donde lo mires es una maravilla. Sabreman debuta con esta aventura selvática, y armado con su sable deberá encontrar las cuatro partes de un amuleto. Los enemigos son toda una fauna de criaturas con una animación genial, y el escenario rebosa colorido a través de sus bloques gráficos. Sabreman se mueve con una suavidad que demuestra el dominio técnico del que hacían gala los hermanos Stamper.  Ya en 1984 fueron capaces de vender casi medio millón de unidades, en cifras que no tenían precedentes. Luego ya sabéis, Donkey Kong Country, Goldeneye y toda una leyenda de obras maestras.

 

10. GAUNTLET

Recreativa mítica de Atari, ya alejándose de su época de la 2600 y reponiéndose del crash de los 80. Desde una vista cenital, iremos superando diferentes mazmorras plagadas de decenas de enemigos manejando un guerrero, una valkyria, un elfo o un mago, cada uno con sus habilidades. Según el que escojamos tendremos habilidades repartidas entre poder con las armas o con el uso de magias. La novedad para 1985 consistía en la posibilidad de jugar hasta 4 personas y colaborar a la vez para superar de manera más efectiva cada nivel. Todo un espectáculo de acción, ataque en masa de enemigos, voces digitalizadas y montones indecentes de monedas gastadas. Las imágenes más características que se le vienen al jugador de Gauntlet a la cabeza es esa puerta cerrada y al otro lado cientos de fantasmas esperando a que la abras para abalanzarse sobre ti. Un clásico que a punto estuvo de tener una versión multijugador para Nintendo DS si no fuera porque Eidos canceló el lanzamiento.

 

11. SKOOL DAZE

El SKOOL DAZE no solo es un juego que por su diseño y carisma podría ser perfectamente el programa favorito de cualquiera de nosotros, sino que además despierta una simpatía especial, única. Fue editado en 1985 por Microsphere, el sello del programador David Reidy y su esposa Helen, que era profesora y le dio ideas a David de cómo desarrollar el juego, sobre todo en lo relativo a tipos de clases, actividades especiales, etc…
La acción se desarrolla en un colegio, que podría ser el de cualquiera de nosotros (y ahí radica su encanto) con profesores estereotipados que reflejan perfectamente la realidad (el severo director, el profesor del mostacho, el geniecillo científico, el carcamal…) y compañeros que responden también a los típicos que todos conocemos (el empollón, el matón, el capullo adicto al tirachinas, además de una legión de compañeros más carentes de protagonismo). Nuestro objetivo es golpear con el tirachinas todos los escudos del escenario, conseguir una clave y abrir la caja fuerte del director para recuperar nuestras nefastas notas. Existen infinidad de detalles como el uso de bocadillos para hablar, clases en las que los profesores preguntan y los alumnos responden (bueno, sólo el empollón, y será clave atender a ciertas fechas de batallas), o los famosos castigos. Podremos incluso escribir en las pizarras. Un juego irrepetible que nos trasladará de un plumazo a aquellos inolvidables años.

12. BUBBLE BOBBLE

Esta recreativa de Taito de 1.986 es la combinación cuasiperfecta entre la adicción de los arcades clásicos y la mecánica de plataformas. Es, por decirlo así, un Donkey Kong de subida y bajada, con el aliciente del exterminio total del enemigo por medio de las famosas burbujas. Los dos simpáticos dinosaurios tendrán que colaborar entre sí para que la labor de pasar niveles sea más efectiva. Fue uno de los primeros arcades en elevar a la enésima potencia la aparición de ítems de todas las formas, colores y sabores con efectos variopintos, siendo los más buscados las puertas que premian la no pérdida de vidas. Estas puertas acortarán nuestro viaje hasta el deseado nivel 100. El Bubble Bobble ha sido olvidado a partir de las plataformas de 16 bits porque su concepto es cerrado en sí mismo y poco “remakeable” a algo que no sea lo que es: así de perfecto lo podemos considerar. Sin embargo sus adaptaciones han llegado hasta Wiiware, y durante el reinado de los 8 bits fue de los juegos más versionados, desde el ZX Spectrum hasta la Gameboy. Larga vida a los dinosaurios, aunque por cierto: hubiera preferido en esta lista su segunda parte, “Rainbow Island”.

 

13. HEAD OVER HEELS

El HoH es simple y llanamente el juego isométrico más impresionante visto en un ordenador de 8 bits, lo cual en sí mismo ya le cualifica para esta lista. El argumento es el siguiente: Headus Mouthion (Head) y Footus Underium (Heels) son dos espías del Planeta Libertad (Planet Freedom), enviados a Blacktooth para liberar los planetas esclavizados de Penitentiary, Safari, Book World y Egyptus, y derrotar al Emperador. Capturados y separados, los espías son trasladados a la prisión del cuartel general del Castillo de Blacktooth. Este argumento tan rocambolesco se lo inventó Jon Ritman en unos minutos con el juego ya terminado en un intento de dar coherencia a un desarrollo tan imaginativo que difícilmente puede justificarse con un hilo argumental.

El concepto de juego es muy original: en un entorno isométrico podremos alternan el control de los dos personajes, cada uno de los cuales tiene unas cualidades distintas. Head da grandes saltos en altura y además puede planear, mientras Heels puede beneficiarse de una gran velocidad, puede coger objetos (y apilarlos) y cuenta en determinadas pantallas con la ayuda de unas curiosas criaturas perrunas. Lo interesante es que nuestros personajes coincidirán en determinadas pantallas, y podrán unirse en una sola criatura con las habilidades combinadas de ambos. En otras zonas veremos que no les quedará más remedio que separarse.
Lo sorprendente del juego son los puzzles, la amplitud de los mundos (¡más de 300 pantallas, y cada una con un diseño totalmente estudiado!), su increíble calidad gráfica en 3D y que todo cabe en … 48 K de memoria. Imprescindible.

 

14. R-TYPE

Es posible que R-Type no sea el mejor Shoot´em up de la historia, pero se ha ganado su puesto en la lista por ser capaz de hacernos llegar su franquicia hasta hoy día no decayendo en el intento. Desde 1987, con sus dos primeras partes impresionando en los salones recreativos, Irem nos ha ofrecido lo mismo: gran cantidad de enemigos en pantalla sin ralentización alguna, acción constante y una dificultad desesperante que nos obliga a dominar de memoria cada segundo del nivel que estemos jugando.

Dos factores jugables lo hacen distinto a la competencia: la posibilidad de recargar el laser presionando el botón de disparo, y el módulo “Force”, indestructible y que podemos “anexar” a nuestra nave para usarla como escudo delantero o trasero y disparar hacia delante o hacia detrás. Además podemos usarla estratégicamente separándola de nuestra nave y lanzándola hacia el enemigo, o bloqueando ciertos puntos que nos interese.
Realmente, no nos preocuparemos de dominar la “Force” hasta que no sepamos al menos sobrevivir medianamente bien, porque R-Type es ese tipo de juego que no descansa hasta averiguar nuestro límite de resistencia. Ha tenido versiones con el apoyo de los 3D para Playstation 1 y 2, incluso XBOX 360, y adaptaciones para 8 bits como la de ZX Spectrum tan cuidada que es considerado uno de los mejores juegos de la plataforma.

 

15. WIZBALL

Otro juego de Jon Hare, fundador de Sensible Software y muy amigo de Imagine Publishing, que ha conseguido “colar” tres juegos en esta lista: Wizball, Sensible Soccer (muy justamente) y ¿Cannon Fodder?. Desde luego, un premio muy generoso…

Wizball es un juego muy exitoso en UK sobre todo en su versión de C64 (la primera y mejor), que aquí pasó más desapercibido pero que sin duda tiene cualidades bastante sobresalientes. Su desarrollo es muy original: manejamos un mago “esférico” que debe recolectar gotas de pintura para colorear los distintos niveles, que comienzan con un aburrido tono monócromo. Podemos ejecutar acciones como mejorar nuestras capacidades de ataque o invocar un “anexo” recolector de pintura que recuerda al R-Type, por cierto. Se me ocurren varios juegos de Commodore 64 que merecerían estar en esta lista antes que Wizball como Uridium, The Last Ninja, Parallax, IK+, Paradroid o alguno de sus adaptaciones de recreativa, casi idénticos al original, como Rainbow Islands o Terra Cresta.

 

16. TETRIS

Qué decir del juego de Alexey Pajitnov, aparte de que no se hizo rico con él (cosas de vivir en Rusia). Recuerdo perfectamente cuando me llegó, allá por 1.985, la versión de IBM (la original) en un disco de 5 ¼. Era un juego deslucido, simplón gráficamente, casi un esquema mental… pero de un hipnotismo irresistible. Porque eso es Tetris, un concepto, un trozo brillante de cerebro hecho juego. Por encima de adaptaciones, embellecimientos, fondos, distracciones, siempre queda lo básico, las eternas formas del Tetris: cualquier cosa que queramos añadir, sobra. Toma un juego de piezas, con colores, bolas, encajes, y quedará ensombrecido por el hecho de que siempre se basan en el Tetris pero sin acercarse nunca a su genialidad.  Su sola presencia sirvió para vender millones de Gameboys y para acercar al videojuego a cientos de miles de profanos que probablemente jamás probaron otro juego que éste.

Ni siquiera estoy seguro de que sea un videojuego, siempre me aborda la sensación de que es algo más. ¿Serán nuestras neuronas parecidas a las piezas de Tetris?

 

17. F-ZERO

Otro juego de la factoría cerebral de Miyamoto, en esta ocasión con el Capitán Falcon de protagonista. SNES vio alumbrar esta franquicia que proponía carreras futuristas sin tregua a unas velocidades en Modo-7 de vértigo. Digamos que es un Mario Kart del futuro pero sin ninguna concesión: sin ítems, sin humor, sin nada más que velocidad, velocidad y más velocidad. La réplica de Sony con Wipeout aderezó la fórmula con aquello de lo que conscientemente F-Zero quiso evitar: quitemos todo lo que nos aleje del objetivo, que es sumergir al corredor en una espiral vertiginosa. Sólo vale conocerse el circuito de memoria, conocer cada curva y cada resquicio. Acelerador y botones L-R para giros rápidos: un despiste es el adiós a la carrera. Las secuelas añadieron más velocidad si cabe y más exigencia. Esto no es un juego para nenazas, es el juego favorito de los puristas de la velocidad. Punto.

 

18. ANOTHER WORLD

Eric Chahi creó en 1991 su obra maestra, una aventura que utilizaba la novedosa técnica de vectores para lograr un movimiento con una fluidez nunca vista en plataformas de 16 bits (y perfeccionada en Flashback, de Dephine). Lester es trasladado por un accidente a un planeta extraño y tiranizado, y con ayuda de un rebelde alienígena debe escapar de sus perseguidores. De una manera casi “mímica” y concisa se nos mete en situación desde la primera mítica escena en la que en un lapso de segundos somos perseguidos por sanguijuelas, leones extraterrestres y encerrados en una jaula con el que será nuestro amigo forzoso.

Los puzles no serán muy complejos, y cada escena será una labor de exploración, pero lo verdaderamente llamativo será esa sensación de protagonizar una verdadera película que profundiza en la relación de amistad con el alienígena culminando en una intenso y dramático momento final. Un juego muy versionado y ampliado en diferentes plataformas (hasta esa edición 15 aniversario) que se ha convertido en un clásico. Memorable carátula, no la olvidemos.

 

19. LEMMINGS

Otros iconos del videojuego, los pequeños y descerebrados Lemmings harán lo que les pidamos con tal de superar alguno de sus diabólicos niveles. Como si de una empresa moderna se tratara, podremos mandarlos a la muerte más cruel, hacerlos explotar, excavar o trepar. Mezcla de plataformas, pionero en estrategia en tiempo real, es de esos clásicos tan bien planteados que su jugabilidad nos llega intacta y capaz de engancharnos sin reparar en que sus bases datan de hace 20 años. Sus tentativas en 3D, infructuosas, han hecho valorar aún más el Lemmings clásico, y sin duda tiene que ver en la gestación de otras obras maestras como Pikmin. Otra joya más que nació en el Amiga.

 

20. MONKEY ISLAND 2

Existió una vez, hace veinte años, una época dorada donde las aventuras Scumm de Lucasarts eran las joyas de la corona. Un despliegue de humor, imaginación y diseño, con genios involucrados como Tim Schafer o Ron Gilbert. De todas ellas, Monkey Island 2  destacaba como la mejor, junto con (en mi opinión) el delirante Día del Tentáculo. En esta ocasión el gran logro de Monkey 2 es profundizar sobre unos personajes conocidos y que además adoramos. Guypruf Thipsgood (¿hay algún personaje de Monkey Island que lo pronuncie bien aparte de su protagonista?)… Guy-brush Threep-wood es un pirata de pacotilla que se enfrenta al fantasma de Le Chuck por el amor de Elain, la gobernadora de Melée Island™. Y el desarrollo de esta segunda parte potencia los elementos de humor de la primera hasta hacerla casi casi una sitcom interactiva ambientada en los “Piratas del Caribe” de Disney. ¿O es al revés? El malo de Piratas del Caribe 2 es casi un plagio de la portada inolvidable de Steve Purcell (esa barba tenticular…), y podríamos enumerar multitud de coincidencias (el voodoo, Barbosa-Le Chuck): es obvio que la trilogía cinematográfica se basa en los juegos, a la vez que Ron Gilbert se basó en la atracción de Disney y en el libro “En costas extrañas” de Tim Powers, fuente también para la propia Disney. ¿Una labor de conveniencia mutua? El irónico y mítico final del juego, inédito y casi perturbador hasta el punto que se obvió en las continuaciones, parece volver al comienzo… todo empezó en un parque de atracciones.

Continuará en el artículo “del 20 al 40”.

FacebookTwitterGoogle+MeneameDeliciousCompartir
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Los 100 mejores juegos según “GamesTM” (1 de 5)

  1. Enhorabuena!!.
    Muy interesante, y con un par de juegos de Ultimate ahi arriba. No estoy muy de acuerdo con el orden, pero si con los nombrados. A ver que nos depara el 20-40.

  2. Muy buen repaso. Todos grandes títulos, eso sí, como dice Altamair, el orden sería discutible. A ver qué tal la siguiente lista.

  3. Buena excusa para repasar estos juegazos :-) yo tambien tengo ganas de leer la continuación.

  4. SKOOL DAZE !!!!!
    Pero que enorme!!!!Tendria que estar el primero.
    Recomendado 100% por FASEBONUS.

    Un saludo chumachos !!!!!

  5. Totalmente de acuerdo con los comentarios, los juegos imprescindibles pero el orden ya depende de cada uno. Con ganas de leer la otra parte.

  6. Magnifico artículo.

    Gracias y enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>