Tarzán contra Depredador, en el Centro de la Tierra

El Expocómic nos dejó muchos recuerdos, entre otros un crossover bastante curioso: “Tarzán contra Depredador, en el Centro de la Tierra” (gracias Albert, me encantó xD). Si las películas basadas en cómics o en videojuegos son carne de cañón para “Cine de Wario” por su dudosa calidad, a los crossovers en el mundo del cómic les pasa algo parecido. Muchas veces las editoriales buscan únicamente el reclamo fácil para poder vender su producto de forma rápida. Así, nos encontramos con parejas curiosas como “Superman & Bugs Bunny”, “Alien vs Predator”, “Robocop vs Terminator”, “Batman y Hulk”, o este “Tarzán contra Depredador”.

Sinceramente, algunas de las escenas me recordaron a “Ator el Poderoso”, ya que llevan el sinsentido del guión a un nuevo nivel.

Primero decir que me declaro fan de los crossovers. Muchas veces sirven para darle un nuevo punto de vista a los personajes, y consiguen cumplir algunos de los sueños de los fans, uniendo a los héroes/villanos favoritos en un cómic. Si la pareja se elige bien se puede tener una historia épica, si se elige mal, al menos se tiene una anécdota graciosa.

Empezamos poniendo este cómic en contexto. Originalmente se publicó por la editorial Dark Horse, que se podría considerar la tercera mayor editorial de Estados Unidos, junto con Marvel y DC. Esta editorial es famosa por contar con licencias de muchas de las películas de acción de los años ochenta y noventa, como podrían ser Robocop, Terminator, Alien, Predators, La Máscara… Se encargaron de publicar los cómics basados en esos personajes, y de vez en cuando decidían hacer algún crossover entre ellos, como “Robocop vs Terminator” o “Alien vs Predator”, que a su vez generarían otros videojuegos y sagas basados en los mismos.

Para Tarzán contra depredador, contaron con Walt Simonson como guionista y con Lee Weeks como dibujante. Walt cuenta en su guión con haber trabajado en DC con cómics como Batman, Superman y en Marvel con Los Vengadores o el cómic de Battlestar Galactica. Por parte de Lee Weeks, también tenía en su haber un currículum extenso en Marvel como dibujante de Daredevil o la serie de cómics de Gámbito. Así que de momento vemos que el proyecto estuvo a cargo de personas más o menos expertas en el mundo del cómic, pasamos a ver el resultado.

Muchas veces juntar ideas buenas no siempre da buen resultado. En palabras del compañero Javi, “Tarzán mola, Depredador mola, y el Centro de la Tierra tambie? mola”, pero no quiere decir que todo junto de un buen resultado. Es como mezclar chocolate con gambas. Por separado no está mal, pero no cuadran al juntarlo.

El dibujo del cómic está bastante bien. Contamos con 90 páginas a color repartidas en cuatro números en la versión original. Lee Weeks hizo un gran trabajo, como se puede ver en algunas escenas. Seguía el estilo clásico de los cómics americanos, y se puede decir que cumplió bastante bien. Pero me gustaría saber qué se fumó el amigo Walt para algunas de las escenas, ya que los recursos que utilizó dejaban bastante que desear. En el resto del artículo comentaré varias escenas, así que leed solo si no os importa que destripe el final (no es que sea la leche, pero aviso por si acaso).

La historia comienza así:

– En un lugar cercano al Polo Norte, un barco avista lo que parece ser un meteorito estrellándose. Sin embargo, desaparece misteriosamente en la oscuridad. En la otra punta del mundo, en África, Tarzán recibe un extraño mensaje de unos antiguos amigos que sufren un ataque. Éstos se encuentran en el Centro de la Tierra, un lugar ya visitado por Tarzán en otras aventuras, y que resulta ser una zona hueca del interior del planeta donde hay una gran jungla poblada por dinosaurios y seres prediluvianos.

Acto seguido, recibe una visita de un enviado de los Estados Unidos, que le invita a unirse a una expedición al Polo Norte para investigar el extraño meteorito. Parece que Tarzán sabe de la existencia de una entrada al reino del Centro de la Tierra por el Polo, así que decide ir a la expedición, confiando en que llegará hasta los amigos que llamaron pidiendo socorro. Y no se equivoca, cogen unos aviones, cargados de militares americanos, un grupo de guerreros de la tribu de Tarzán, y Jane (la chica no podía faltar a la cita, ya será secuestrada como marcan los cánones). Nada más llegar al Polo Norte se ven absorbidos al centro de la Tierra. Aunque a mi, por lo menos, después de ver la escena, me asalta una duda. ¿Atravesaron una puerta interdimensional? Por que juraría que un avión volando a unos cientos de metros del suelo no es el método más óptimo para llegar al centro de la tierra. Yo habría elegido un submarino, un taladro gigante, un gusano de tierra, o alguna línea de metro. Pero bueno, es una excusa como otra cualquiera para llegar a su destino.

Nada más llegar, montan el campamento. Momento que Tarzán aprovecha para ponerse su taparrabos (eso si que es un traje de superhéroe currado), y sale en expedición junto a los guerreros de su tribu. Lo que encuentra es una serie de cadáveres y un olor que califica de “muerte de otro mundo”, y que más o menos debe de ser el olor a Depredador que les ha estado rondando desde que llegaron. A la vuelta al campamento se encuentran con que sus amigos han sido secuestrados, y solo quedan restos descabezados de los soldados. Jane, como no podía ser de otra forma, ha sido secuestrada, lo que le sienta bastante mal al amigo Tarzán y jura rescatarla.

Mientras siguen por la selva, son capturados por un grupo de seres primitivos que habitan la ciudad desde donde se emitió el mensaje de socorro que recibió Tarzán. Al llegar, se encuentran con que su amigo y antiguo gobernador ha desaparecido, y que el nuevo es también un conocido, aunque actúa de una forma extraña. Al intentar escapar de sus captores, se desvela que de alguna forma están compinchados con los Depredadores que han invadido la selva. Por fin, Tarzán es separado del grupo y llevado como presa por los Depredadores, que ahora intentarán darle caza.

Si recordamos de las películas, un grupo de soldados armados hasta las cejas lo pasaron bastante mal y fueron diezmados bastante rápido por UN solo Depredador. El bueno de Schwartzenegger fue el único superviviente del ataque a su cuadrilla, y las pasó canutas hasta que consiguió acabar con él. Ahora Tarzán se enfrenta a una legión de ellos, armado únicamente con un cuchillo. Además, los depredadores cuentan con sus características armas de hombro, camuflaje, bombas, garras de cuchillos… vamos que no es precisamente una lucha de igual a igual. Sin embargo, van cayendo poco a poco a los ataques de Tarzán:

Al primero le raja el cuello (no preguntéis como se ha podido acercar tanto y detectarle con el camuflaje, simplemente “huelen a muerto”)

Como se puede ver en la imagen las granadas de los Depredadores son muy fáciles de programar. Son “made in Taiwán” y cualquier niño de 6 años sabe que dos beeps y un boop harán que la granada explote sin más. Así que aprovecha para bombardearles. Aunque como no tenía demasiadas granadas….

Al final un buen trozo de granito funciona de la misma manera. Aprovechó un momento que el Depredador se ataba los zapatos para dejárselo caer. Pero cuando de verdad se cabrea Tarzán es cuando descubre que Jane no estaba en el campamento de los Depredadores. Medio cómic dando vueltas para encontrarla, y al final lo único que le esperaba era un Depredador más. Bueno, “Tarzán ser fuerte, y hacer agujero nuevo”…

Con este, se quedó agustito de verdad.

Y la gran pregunta, ¿Dónde andan Jane y el resto de la cuadrilla de Tarzán? Pues en la ciudad perdida del principio. Allí resulta que la ciudad ha caído en manos de unos dinosaurios muy evolucionados, que también están compinchados con los depredadores. En este caso es un dinosaurio parecido a los Pterodactilos, que tienen la capacidad de hipnotizar a las personas:

Sí bueno, “hipnotizar”, ya sabéis. Se los lleva al “lado oscuro” para mostrarle “sus maravillas”… No es listo ni nada el bicho. Por fin, Tarzán encuentra las suficientes pistas como para llegar a la ciudad. Por cierto, por el camino se encontró con el amigo que llamó pidiendo ayuda, que era además el rey de la ciudad, que fue destronado por los dinosaurios hipnotizantes, que a su vez usaron al que es actual gobernador para actuar de reyes en las sombras. Ahí es nada.

Bueno, al final llegan, liberan al grupo de guerreros de la tribu de Tarzán y deciden atacar el nido de los dinosaurios. Para eso encuentran un pasadizo subterráneo que les lleva justo al centro del nido de los dinosaurios.

“Están distraídos comiendo”. Esta frase me mató, y le di bastantes vueltas a la hoja. Vamos a ver. Han salido de la fuente, justo en medio de todo el fregado, el dinosaurio jefe les está mirando directamente, hay peña por todos lados….. Venga coño, que es eso de que “están distraídos y no los han visto”.

La siguiente parte es un poco larga de explicar, y la verdad es que parece solo relleno, así que la resumiré. Matan a casi todos los dinosaurios. El último de los dinosaurios hipnotiza a Tarzán, le hace rey junto a Jane, no hipnotiza a los amigos de Tarzán y éstos por fin matan al dinosaurio. Un despliegue de imaginación brutal… ¿por qué el dinosaurio no hipnotiza a todos y acaba de una vez? Tendría mejores cosas que hacer, o ya estaría cansado.

Por fin llegamos al final del cómic. Aquí hay que decir que aun queda un batallón de depredadores en la zona. Éstos cuentan con varias naves pequeñas, y una nave espacial gigante, por no hablar de las armas, bombas, etc… ¿Qué pueden hacer un grupo de guerreros de la selva para acabar con ellos? Pues atacarles con lo que tenían a mano, un ejército de dinosaurios.

Claro, si el señor de las bestias sabe hablar con ellas, y se conducen igual que un elefante. Pero lo mejor de todo viene ahora, ya que para una puñetera vez que los depredadores le tienen a tiro de escupitajo:

¿Klik? Habrán disparado como mucho dos veces en todo el cómic, y para una vez que de verdad le tienen a tiro, ¿lo único que hace es “klik”? Qué le hizo, ¿sacarle una foto de recuerdo? En fin, los dinosaurios arrasan la zona, tiran la nave por un acantilado y matan al resto de depredadores que quedaban.

Y más o menos esto es todo el cómic. Aunque le haya dado algunas puyas al hablar de él, lo cierto es que tampoco me ha parecido tan malo. El guión es un despropósito, pero es algo normal en los comics. Si somos capaces de aceptar que nadie se de cuenta de que Clark Kent es Superman, que la radiación te de poderes, o que ciertos personajes vuelvan de entre los muertos según le convengan a las editoriales, lo que había aquí no es nada del otro mundo.

Éste cómic no estaba tan mal planteado, Tarzán es el rey de la selva, el centro de la tierra es un mundo selvático con dinosaurios, y los depredadores se supone que son unos expertos cazadores. Pero si hay algo que de verdad me reventó, fue ver lo mal que tratan a los depredadores. Se supone que uno solo de ellos es más fuerte que un grupo formado por los mejores soldados, y aquí se ve cómo Tarzán y un grupo de guerreros africanos armados con lanzas se los cargan uno a uno. Aunque eso sí, los militares estadounidenses no duraron ni cinco viñetas.

Y aun me queda una duda. Si todos los pilotos han muerto y solo se salvan Tarzan y sus amigos africanos (que me da que lo de pilotar aviones lo llevan mal) ¿quién maneja el avión de vuelta a casa?

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Tarzán contra Depredador, en el Centro de la Tierra

  1. No se merecen las gracias, eres un buen amigo y te lo curraste con las entrevistas a las muchachas Marcos.

    Este cómic para mí de lo mejor de la feria, menudo descubrimiento. Cuando lo vi ahí en la estantería flipé. Aquel de Alien vs Predator vs Terminator quedó en la mierda.

    Igual la idea de mezclarles y que se mataran por la jungla no era tan mala xD

    Sobre lo de bajar al Centro de la Tierra con un avión por el Polo Norte, hay un montón de teorías, a cada cuál más increíble, que hablan de viajes accidentales a “la Tierra Hueca” en avión, a través de un agujero en el Plo Norte, censurado en Google Earth.

    Muy buen repaso al cómic amigo.

  2. Es Tarzan. Nadie le tose a Tarzan. Ug. nah, parece divertido, y eso es bueno. eso si, a mi nunca me ha gustado decir que tal o cual historia es un despropósito. Juzgo mejor decir que es “incoherente”. con el universo creado, los personajes, lo que sea.

  3. WTF!!!?? Esto existe de verdad??????

  4. Alucinando con con este cómic. Mira que me gustan y jamás había oido hablar de él.

  5. parece bastante demencial pero me dan ganas de leerlo

  6. Joder,Aliens Vs. Superman es una mierda chunga,pero esto????
    Madre mia,que mierda tan rica!
    Comic de Wario????
    Un saludo chumachos!

  7. Yo quiero película de esto y la quiero ya.

  8. @Men_drugo
    Gracias tio. Lo de los viajes al centro de la tierra por el Polo leí algo también hace tiempo. Pero creo recordar que o eran cavernas o eran agujeros en el suelo, no zonas de espacio interdimensional. Vamos que de la forma que lo ponían en el comic si coges un cohete apuntando a la luna también llegas al centro de la tierra.

    @Deka Black
    Lo que es el cómic no está mal, sirve para pasar el rato. Quizás me haya pasado con lo de despropósito, pero es que si su propósito era hacer una lucha épica entre dos bestias pardas como tarzán y depredador, pues como que se les ha ido de las manos. Que está bien ver al depredador morir de varias formas, pero si tienen mogollón de armas y naves que no usan, pues apaga y vamonos.

    @Sparky
    Le podríamos mandar el cómic a Uwe Boll, seguro que no tiene reparos en hacerla en una tarde tonta XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *