Planescape: Torment

A pesar de que Baldur’s Gate es uno de los mayores exponentes del genero del rol para PC (y no digamos ya para los juegos de Dungeons & Dragons) personalmente he de confesar que no es exactamente mi juego favorito de Dungeons & Dragons. Hay otro juego, que no es especialmente conocido, que se ganó ese puesto en mi corazoncito de rolero por un montón de motivos. Ese juego era el Planescape: Torment.

 

 

Planescape: Torment fue uno de los proyectos de Interplay más rompedores (con perdón de Fallout, que fue un proyecto paralelo). En origen se iba a llamar “Last Rites” e intentaba ser un juego apartado de la fantasía tradicional, lejos de dragones, goblins y elfos. Además, se intentaba apartar de los topicazos de los juegos de rol occidentales, donde siempre hay una moral correcta que el jugador ha de seguir para continuar con la historia. En este juego se intentaba que la resolución de conflictos tuviese una moral más ambigua y compleja.

Y vaya si lo consiguieron, es el mejor juego que un servidor ha jugado. Una vuelta de tuerca en un género que a veces suena demasiado a refrito, con una estética, una historia y unos personajes rompedores.

 

El Multiverso de Planescape

Este juego coge una de las ambientaciones más extrañas de Dungeons & Dragons (con perdón de Spelljammer), Planescape: Tormen fue un intento de TSR por hacer una versión de su cosmología (que ya había sido creada en los años 70 por el creador de los juegos de rol, Gary Gygax) y convertirlo en algo jugable para todo tipo de personajes. Tanto para personajes de niveles altos como bajos y para ser jugado por todo tipo de estilos de juego.

Para resumir la compleja cosmología de Planescape todo lo que sea posible, digamos que los mundos de juego de D&D (Dragonlance, Greyhawk, Forgotten Realms…) discurren en un plano o dimensión llamada el Plano Material Primario que es el plano de la gente normal y corriente.  Este plano normalmente tiene dos “capas” superpuestas que son.

El Plano Etéreo: Una especie de Bruma donde suelen estar las criaturas inmateriales como los fantasmas y donde por ejemplo los magos y otras criaturas poderosas pueden crear pequeñas dimensiones de bolsillo o “Semiplanos”  (Como Ravenloft). Además sirve de dimensión de transito para llegar a los planos interiores o “Elementales”.

Los Planos Interiores: donde se encuentran los reinos de los 4 elementos (Fuego, Aire, Agua y Tierra) y los dos planos de Energía (Positiva y Negativa) que son la base de toda la creación. Estos planos están habitados por elementales y genios de sus respectivos elementos. Excepto el plano de la energía negativa que es hogar de muertos vivientes y cosas aun peores.

El Plano Astral: Es una extensión vacía, en la cual flotan algunas estructuras y ciudades de los pocos habitantes de ese lugar (como los Gythzerai, humanoides malvados dados al esclavismo), algunos depredadores y cadáveres de dioses olvidados y muertos. Es el plano de transición a los planos exteriores.

Los Planos Exteriores: La explicación rápida de lo que son los planos exteriores es que son planos de las ideas o mejor dicho, de las filosofías de cómo debería ser el multiverso. Hay tanto infiernos plagados de demonios como el Abismo, como paraísos llenos de belleza, lugar de orden inflexible y de caos informe, es el lugar donde moran los dioses y donde las almas de los mortales esperan a su destino final.

El Entorno de Planescape, a pesar de que comprende todo el multiverso se centra principalmente en Sigil, la Ciudad de las Puertas. Un lugar de encuentro entre las criaturas del multiverso, tanto ángeles, como mortales, demonios y criaturas extrañísimas. Su naturaleza es tal que los dioses no pueden afectarla de ninguna manera (excepto indirectamente a través de agentes), y contiene infinidad de puertas y portales a prácticamente todos los mundos y planos del multiverso.

 

 

Esta ciudad está habitada por una multitud de mortales, enviados y criaturas extraplanares, asociadas en toda una serie de facciones, cada una con una filosofía de lo que es la vida, la muerte, el multiverso y los dioses. Desde ateos (Athar) pasando por veneradores de la muerte (Los Hombres de Ceniza), individualistas (Los Destinados), Hedonistas (Sociedad de las Sensaciones) y así hasta cubrir la mayor parte de las filosofías de los planos. Sin embargo no son la mayor autoridad de la ciudad, ese privilegio recae en la misteriosa figura conocida como La Dama del Dolor. Una criatura que semeja una figura alta, con una máscara rodeada por espadas afiladas y que flota a veces enigmáticamente en el contaminado aire de Sigil. De esa figura no se conoce ni su especie, ni su género (se le llama Dama, pero es solo una suposición), ni sus motivaciones salvo aparentemente proteger Sigil. Impone su autoridad a través de unas criaturas llamadas Dabus que hablan con jeroglíficos e imágenes y castigando a aquellos que la ofenden encerrándolos en unos semiplanos conocidos como los Laberintos donde la gente desaparece para siempre.

En este complejo tapiz, un cadáver de la morgue de Sigil se levanta. Y empieza nuestra historia.

El juego

En Torment controlamos a un personaje que simplemente es el “Sin Nombre”. Despertamos en una morque sin memoria ni identidad, rodeado de zombies sirvientes y de cicatrices horribles. Mientras nos orientamos, un cráneo flotante se nos acerca y sin dejarnos mucho tiempo a sorprendernos, nos cuenta que tenemos un tatuaje enorme en la espalda con un texto que parece un mensaje que nos hemos escrito a nosotros mismos antes de acabar en tan siniestro lugar. Ese mensaje nos llevará a salir a la ciudad de Sigil, hacer amigos nuevos y antiguos, enemigos sorprendentes y descender hasta los mismísimos infiernos para conseguir una respuesta al misterio de nuestra identidad, el cual es el auténtico argumento del juego, no salvar al mundo.

 

 

El juego usa el Infinity Engine, que es el motor gráfico del Baldur’s Gate. Pero ligeramente modificado, los sprites son más grandes y los menús son distintos, desplegándose en una especie de rueda de comandos que nos permite acceder a las distintas habilidades. No solo eso sino que además casi todo el sistema de subida de nivel y de conjuros se ha modificado para ser bastante más vistoso que en el Baldur’s Gate. Por ejemplo los conjuros de nivel más alto activaban cinemáticas, como si de una invocación de Final Fantasy se tratara. Además la mayor parte de los objetos mágicos de D&D se veían sustituidos aquí por cataplasmas, vendas, y objetos de lo más variopinto. Y, cosa que no pasaba en ningún otro juego de ese engine, podíamos poner a los personajes a correr (aunque eso permitía trampear algunas partes del juego, como Baator donde podíamos librarnos de un montón de encuentros simplemente corriendo para esquivarlos).

Incluso el personaje principal, era bastante mutable. A medida que progresábamos nos dejaban subir las características que deseábamos llegando hacia el final del juego a niveles casi semidivinos. No es precisamente lo más fiel con las reglas de D&D, pero estaba acorde con el espíritu del juego y del personaje.

La historia y los personajes

Torment cuenta con una de las mejores historias de los juegos de rol occidentales. Sin ánimo de chafarle el argumento en exceso a los que no lo hayan jugado, el juego trata de investigar quien eres y “cuál es la medida de un hombre”, descubriendo por el camino que quizás no eras una persona tan encantadora como te hubiera gustado ser. Además durante tus recorridos por el multiverso, el cual redescubres, se te unen otras extrañas criaturas que serían casi imposibles en cualquier juego de rol de fantasía.

– “Morte“: Técnicamente es una calavera flotante, que quizás es demasiado locuaz para su propio bien. Es el primer personaje que te encuentras y el que te pone en situación, parece de fiar, pero quien sabe.

Dak’kon: Un Guerrero/Mago Ghitzerai, una raza que vive en el caos informe del Limbo y que ha aprendido a vivir allí usando sus pensamientos para estabilizar su entorno. Es controlado y porta una espada hecha de la materia del caos, que muta con su estado de ánimo. Te acompaña para cumplir una promesa, o eso dice.

Annah: Annah es una Tiefling, la descendiente de una unión de mortal y criatura de los planos inferiores (los más demoníacos), criada por Pharod, un señor del crimen. Es una ladrona bastante dura.

Ignus: Ignus fue en otros tiempos un mago que intentó quemar un barrio de Sigil, fue detenido por una alianza entre muchos magos locales. Los cuales furiosos, le convirtieron en un conducto viviente del plano elemental del fuego. Lo cual hubiese incinerado automáticamente a cualquier otro mortal, sin embargo a Ignus le confirió grandes poderes, aunque a cambio de un dolor increíble.

Nordom: Este Modron (un Modron es una criatura de un plano de ley pura, Mechanus, contructos que siguen una estricta jerarquía piramidal, y suelen semejar a formas geométricas) parecido a un cubo con patas. Nodrom es único en el aspecto en que se vio expuesto al caos puro del Limbo y tiene manías únicas como reemplazar su par de alas original por dos brazos extra con el que usar ballestas.

Caída de la Gracia: Caída de la Gracia es una criatura de grandes contradicciones. Es un súcubo, una criatura del mal y el caos que fue vendida al nacer a un Diablo, sus enemigos mortales. Al cabo de muchos años fue capaz de escapar de su amo y se la puede encontrar en el Burdel de la Satisfacción de la Lujuria Intelectual. Es Legal Neutral (con tendencias buenas), y una clériga que no sigue a ningún dios. A pesar de que es un demonio de la lujuria, es casta (y tiene un cinturón de castidad en todo momento). Y es el único seguidor con poderes de sanación, (¡y es bastante buena en ello!).

Vhailor: Es el “fantasma” de un Asesino de la Piedad. Una facción de Sigil que aboga por la justicia definitiva, sin apelaciones ni atenuantes. Es una armadura animada que no piensa demasiado en su situación ya que el multiverso es un lugar con infinidad de criminales que necesitan el castigo de su arma, un hacha llamada “Juicio Final”.

Esta panda de inadaptados se irá incorporando a nuestro grupo de personajes y en muchos casos tendremos la oportunidad de descubrir que su presencia, lejos de ser casual. Esconde secretos de nuestro pasado, amores, y traiciones tanto pasadas como futuras. En ese aspecto es mucho mejor que los juegos de la sacrosanta Bioware.

La guinda del pastel la da el propio desarrollo del final de la historia, que sin ánimo spoileador puedo decir que es de los pocos juegos donde el final “bueno” puede lograrse sin un megacombate infernal. Sin embargo no es tan simple como tener las habilidades adecuadas, sino que debemos haber hecho desde el principio las cosas bien.

En conclusión

Planescape: Torment es, sin lugar a dudas sino el mejor (para mí lo es) uno de los cinco mejores juegos de rol de toda la historia para cualquiera que flipe con la inmersión del Dragon Age o con el desarrollo de personajes de los juegos de Bioware de hoy día. La mayor parte de la inmersión la consigue a través del uso inteligente de diálogos y de una trama que va ganando enteros a cada hora que pasa, bastante alejada del consabido “eres el último jedi/caballero/monje/héroe de la orden que ha de salvar el mundo” que de sobreutilizado acaba siendo cansino.

Sin embargo fue un juego que no triunfó. Probablemente por la estética y ambientación que, reconozcámoslo, es una pared de ladrillos y no lo primero que uno espera cuando quiere jugar fantasía. Y que llevar una especie de cadáver semidesnudo podía chocar bastante, por no hablar de la poco atractiva carátula. Además de que hasta el propio Chris Avellone, el desarrollador en jefe reconoce que hay demasiado texto en el juego. De hecho te puedes pasar más tiempo leyendo en este juego que jugando, ya que incorpora tantos diálogos y tantas opciones que es como leer una novela ¡de las largas!

Este video contiene spoilers (de los gordos) pero da una idea aproximada de lo que se llega a leer en este juego

El juego actualmente se puede encontrar bastante barato en tiendas de importación o en páginas como gog.com . Nunca apareció en castellano oficialmente, pero hoy día gracias al Clan DLan disponemos de una traducción bastante buena que os permitirá disfrutar de este no lo suficientemente reconocido clásico.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis, Ordenadores. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Planescape: Torment

  1. Esta claro que es un juegazo,ademas a nivel unanime,todo el mundo lo dice y creo que no estan equivocados.
    Recordaros lo que dice Roman,que en Clan DLAN teneis una enorme traduccion al castellano,por si soys tan malisimos como yo con el ingles.

    Genial articulo de un juego que se tiene que dar mas a conocer…

    Un saludo chumachos !!

  2. Muy buen artículo Román, como todos los de rol que haces. Lamentablemente, aunque el juego tiene una pinta cojonudisima, dudo mucho que lo pruebe: no soy mucho de rol y si hay tanto texto ya me echa un poco para atrás.
    Tengo desde tiempos inmemoriables el Veil of Darkness y el Icewind Dale pendientes, y nunca encuentro el momento de ponerme con ellos.

    A ver si algún día haces un pequeño articulillo con juegos para iniciarse el rol, que no sean muy largos ni muy difíciles.

    UN SALUDO

  3. @altamair,ya sabes que Veil Of Darkness esta en mi top 10,es un juego enorme,pero de rol tiene poquito la verdad.Eso si te lo recomiendo 100% y el juego original tiene una caja de carton chulisima con un manual precioso con la historia del juego.

    Un saludo chumachos.

  4. Pues yo si que me voy a animar a probarlo a ver, me ha picado la curiosidad y para el portátil viejuno que tengo me vendrá bien.

  5. el_vampiro_bronceado

    Llevo mucho tiempo queriendo jugarlo, y hacerlo acaba de convertirse en uno de mis propósitos para este año. Lo que no sabía era que Planescape era una ambientación de D&D, pensaba que era un juego aparte. Más atractivo aún.

    Esto, una cosilla pejiguera… el título del post dice “Planetascape”…

    @Gatts: Veil of Darkness era un señor juegazo, y no me avergüenza reconocer que la intro con Kairn alzándose a la espalda del protagonista me ponía la carne de gallina.

  6. A mí también me has convencido para jugarlo Román. No me importa que un juego sea espeso si me atrapa.

    Estoy viendo que está a 9,99 dólares en GOG.com, preparado para XP, Vista o 7 de 32 o 64 bits…

  7. Por cierto, lo del título ha sido un patinazo mío (y del iPad). Disculpas xD

  8. Me ha encantado recordar este TREMENDO JUEGAZO. De hecho me han dado ganas de jugarlo y si decís que funciona con Vista… Voy a buscar el CD y algún parche!

  9. Altamair, el texto nodeberia de darte miedo. Merece la pena 😉

  10. Si no es solo por el texto, es por la extensión, y no creo que sea la mejor opcion para iniciarse, prefeririía empezar por algo más sencillo.
    Aun así tiene una pinta cojonuda, con ese principio de la morgue, y el hecho de que los npc’s vayan recordando tu histora.

  11. o sea, que lo que quieres e siniciarte… El Eye of the beholder.pero insisto: No hay que tenerle miedo . y menos por extension.

  12. Gran juego, aunque solo llegué a probarlo un rato. Recuerdo que saió en la época del Baldur´s Gate, como una opción para aquellos que ya se lo habían acabado y les gustara ese modo de juego. Aun tengo por ahí la guía de micromanía, cuando lo analizaron.

  13. si estuviese un poco mas barato si que me animaria a probarlo pero casi 10 euros con tantos años me parece abuso

  14. Hombre, si es por iniciarse en los juegos de rol. Quizas os sorprendereis pero fue el primer juego de rol con el Infinity Engine que me pase.

    Quizas si es cierto que por texto te puede hechar un poco para atras (Y el hecho de que tienes que ir con mucho tiento con quien te fias). Pero realmente los juegos de Bioware son recomendables todos.

    Si quieres alguno Altamair (que no es demasiado dificil y que es una introducción magnifica aunque se aleja de la fantasia) Te recomiendo el Caballeros de la Antigua Republica, por que todo el mundo se conoce las bases de Star Wars y te engancha con una rapidez alucinante.

    El Jade Empire, tambien de Bioware (Y un juego injustamente ignorado también, quizas por que es rol de artes marciales) es otro a recomendar, es relativamente corto (Yo me lo pasé en 3 dias, por lo que me enganchó). Si le he de achacar algún problema es su control, que se parece mucho a un arcade (De hecho hasta tiene una fase de “space Shooter”) y prácticamente hay que jugarlo con un pad. Jugué a la versión del Xbox Live y una vez que te acostumbras tienes algun que otro combate epico.

    Y, francamente con respecto al precio del Torment,10 euros sigue siendo un regalazo y vale hasta el ultimo céntimo, y mas traducido. Si el infinity Engine tiene algo sobre las 3d es que no desluce tanto después de tantos años.

  15. Precisamente tengo el Jade Empire por ahí, en mi montón de juegos de Xbox 1. Está intacto y me está empezando a picar el gusanillo.

    Respecto a lo de la cantidad de texto, curiosamente el chorreo que aparece en el vídeo que ha puesto Román es precisamente lo que más interés me ha despertado.

  16. Exacto Sparky, es lo que queria demostrar. Es una historia y una historia BUENA, los personajes realmente te acaban importando, como en los buenos juegos de rol.

    Pero no es una novela interactiva, en la cual todo es lineal, sino que el final es superabierto y es bastante probable que lo rejueges por no haberle sacado todas las posibilidades. Yo hubo un par de cosas que no hice en su dia, por ejemplo, no tuve a Nodrom y no desarrolle una trama romantica que habia dentro del juego.

  17. Sólo quería deciros que leí éste artículo cuando se publicó y empecé a jugarlo en ése mismo día. Lo terminé hace un par de semanas, pero no ha sido hasta hoy que he visto todo lo visible en el juego. Planescape:Torment es lo mejor que ha pasado por mi PC, y a mí no me gusta el rol occidental.

    Muchas gracias por descubrirme éste clasicazo, siento mucho que el comentario venga con un año de retraso. Pero es un gran artículo que me convenció al momento de que debía jugarlo, pese a que no me gustaba el género 🙂 y más vale tarde que nunca.

    Un gran saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *