Dragon Ball Z: Anime Designer (Pippin)

Una de las cosas que más me gusta de escribir en Fase Bonus es poder hablar de cualquier videojuego que se me ocurra o apetezca, sin importar que se trate de algún título del año del picor, que no se comiera un colín, que esté considerado como la mierda o que le interesa a cuatro gatos.

Hoy me gustaría hablar de un juego para Pippin, la consola de videojuegos que Apple lanzó justo en su peor época (cuando Steve Jobs no estaba en la empresa, vamos…).

 

 

 

En otra ocasión hablaremos de esta más que criticada plataforma, de los detalles dónde flojeó, de sus problemas en el mercado y también de sus puntos buenos, porque digan lo que digan los tenía…

Hoy voy a hablaros del “juego” de Dragon Ball para Pippin. Probablemente uno de los títulos de Goku más desconocidos de cuantos han aparecido en el mercado: Dragon Ball Z: Anime Designer.

 

 

Y sí, efectivamente, tan sólo con su nombre ya podemos sospechar que no se trata de un videojuego normal…

 

 

 

Dragon Ball Z: Anime Designer fue lanzado al mercado en 1996, formando parte de la primera y única hornada de títulos para Pippin a su salida en Japón, y que como tantos otros, trató de aprovechar el tirón de Dragon Ball en el país del sol naciente, de dónde nunca llegó a salir.

En anuncios japoneses de la época se presentaba como un juego diferente, aunque más bien se trataba de una aplicación o herramienta al más puro estilo Mario Paint, si bien incluía bastantes más posibilidades.

Este programita nos proponía confeccionar nuestras propias ilustraciones con Goku, Gohan, Vegeta y compañía como protagonistas, incluyendo animaciones y un amplio surtido de personajes sacados directamente tanto de la serie como de los OVAs.

 

 

La aplicación en sí, porque realmente no se le puede llamar videojuego, resulta bastante básica aún para la época y flojea por los cuatro costados.

Por otro lado y en honor a la verdad, también tengo que reconocer que si hubiese tenido este Anime Designer en mi infancia, en tiempos en los que pagábamos 10 pesetas por tristes fotocopias de Son Goku y compañía, me hubiese sentido el rey del mambo y probablemente le habría dedicado sus buenas horas.

Habría sido estupendo que Dragon Ball Z: Anime Designer hubiese venido de serie con la Pippin, de manera “gratuita”, y muy probablemente habría contribuido a mejorar las críticas.

 

 

Pero pagar en el 96 por esto lo mismo que por cualquier novedad de Saturn o PlayStation, no es algo demasiado razonable.

Gracias a Dios he podido esperar sus buenos años y no tener que pagar por este disco lo que costaba en su momento de salida, ni mucho menos. También es verdad que he tenido que esperar 14 años para catarlo, pero tampoco he tenido que apurar mucho mi paciencia.

Como comentaba antes, el juego ofrece un abanico más que razonable de sprites con personajes y escenarios, y a medida que nos vayamos molestando en pillarle el puntito al menú y al trackball del control pad de la Pippin (que esa es otra, válgame Dios), podremos ir currándonos ilustraciones y animaciones bastante majas.

 

 

Con sólo dedicarle unos minutos, Anime Designer nos invitará incluso a crear nuestro propio cómic de Dragon Ball, con un repertorio de escenarios y objetos de la serie considerable, dónde no faltarán el ring del torneo de las artes marciales, el planeta Namek, el miniplaneta del Sr. Kaito… Podremos aplicar efectos y animaciones a las ondas vitales o a las auras en cuestión de minutos, que dependiendo de nuestra imaginación y de la paciencia de nuestros dedos, podrán derivar en ilustraciones bastante interesantes.

Sobre el sonido, poco hay que decir en una aplicación como esta. Simplemente comentar que a nivel personal, después de probarlo unos minutos, tuve que desactivar los efectos de sonido propios que se reproducen al hacer uso de algunas de las herramientas de dibujo, como por ejemplo al aplicar líneas para dividir las viñetas. La verdad es que dan bastante dolor de cabeza, más que otra cosa.

En resumen, un disco bastante friki. Teniendo en cuenta las virguerías que se curraban algunas personas simplemente con el Mario Paint, sus huevos y buena paciencia, la verdad es que habría que ver qué podría llegar a salir de aquí.

 

 

Si sentís curiosidad, os gusta Dragon Ball y os surge la oportunidad de haceros con el disco por un máximo de 5 euros, adelante.

Ahora que por fin disponemos de una Pippin de desarrollo bien glotona, en breve comentaremos acerca de otros títulos curiosos de esta desconocida consola, que si bien resultó ser un rotundo fracaso, la verdad es que no era tan mal invento.

De haber salido algo antes y con una mejor planificación, tal vez podría haber llegado a ser algo serio. En muchos aspectos me recuerda a lo que acabó siendo la primera Xbox…

Igual comentamos también algunas betas peculiares a medida que vayan cayendo, porque realmente hay bastante material que no llegó a ver la luz.

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Dragon Ball Z: Anime Designer (Pippin)

  1. Madre del amor hermoso… Esto es la releche

  2. Tío, esto es muy grande. La próxima vez que vaya a Barcelona (espero que sea pronto) te voy a okupar la casa para probar ese cacharro.

    Y queremos más artículos sobre Pippin. No hay muchos medios, ni siquiera dentro del mundillo retro, que le dediquen espacio a esta consola.

  3. perdon por la pregunta pero como esta el tema de meter copias de seguridad en esta maquina? porque por lo que he visto en ebay si no es casi imposible comprar juegos

  4. @Sparky mi casa es tu casa y mi Pippin es tu Pippin.

    @fiebre40 apenas hay documentación acerca de modchips o métodos de swap para la consola. Yo pillé una de desarrollo precisamente porque se traga todo y te pide más.

  5. ¿Este bicho tenía impresora? Es que si no veo el invento algo “peculiar”. Pero vamos montarte tu doujin de DB con una Pippin tiene que ser de premio.

  6. Pues si hubiese emulador y demás yo sí que me animaría a probar este tipo de rarezas.

  7. Es es un cacharro perfecto de colección, pero es completamente inútil por lo ridículo del software que se hizo para este sistema… Mira que pasaron por mis manos 8 cds y ni uno aprovechable 😥 !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *