Mi Virtual Boy

Cuando algún compañero se entera de que tengo una Virtual Boy, siempre me pregunta cómo es, qué juegos tiene, si es verdad de provoca mareos y náuseas… Es normal sentir curiosidad por una máquina prácticamente desconocida que nunca se llegó a comercializar en Europa.

Hoy he decidido saciar la curiosidad de muchos y mostrar cómo es mi Virtual Boy, una máquina que vio la luz mucho antes de que la Nintendo 3DS fuese concebida. Y como “orgulloso” poseedor de una, puedo mostraros detalles de su diseño, así como los puntos que me gustan y los que no.

 

 

Gunpei Yokoi fue una de las personas más importantes dentro de Nintendo. Casi tanto como Shigeru Miyamoto, pues no en vano fue el inventor de la Game Boy, probablemente el mayor éxito de la historia de Nintendo hasta la fecha. Pero no sólo diseñó esta portátil, también fue el inventor de los Game & Watch, del Zapper (la pistola de N.E.S.) y del robot R.O.B. de la misma consola. Igualmente, fue productor de títulos como Metroid, Metroid II, Super Metroid, Kid Icarus…

Pero incluso los genios pueden cometer errores, y Yokoi también fue el creador de uno de los mayores fracasos de Nintendo: la Virtual Boy.

 

 

Diseño

Cuando voy a analizar una consola, suelo tener una ligera idea de lo que me puedo encontrar. Y así me sucedió con Virtual Boy… Al ver la máquina me di cuenta de los trementos fallos de diseño que arrastraba.
Parece ser que tengamos unos visores en lugar de una consola, y es que se nota que en un principio intentaron crear una especie de gafas. Pero recordemos que es una tecnología de 1995, aparte de que dentro de cada uno de esos visores, había una consola. ¿El resultado? Las gafas más grandes y pesadas del mundo… ¿La solución ante tal inconveniente? Un trípode…

 

 

¡Genial! Hemos pasado de unas gafas de realidad virtual a unas gafas en un trípode… Bueno, técnicamente no es un trípode, pero os podéis hacer una idea. Este es uno de los peores diseños que he visto en mucho tiempo, resultando realmente incómodo jugar. Debes dejar la consola en una mesa y acercar la cabeza a los visores. Lo malo es que las patas del invento son muy pequeñas, de modo que está bien si eres un niño de 9 años, pero si eres un adulto que mide 1,87 estás jodido.

 

 

 

La verdad es que el diseño en general de la Virtual Boy resulta de lo más extraño. Para empezar, si miras la consola no vas a encontrar ningún botón de encendido ni ningún compartimiento para introducir pilas o batería alguna… ¿Dónde están entonces? En el mando.

El mando

Se podría decir que el mando de la Virtual Boy cumple una triple función. Es el que transporta las baterías (seis pilas AA o un adaptador AC), el que enciende la consola (el botón de encendido está en el centro del mando) y con el que controlamos los juego. El mando es sorprendentemente cómodo, aunque también es verdad que yo tengo las manos muy grandes. Al ser totalmente simétricos, se pueden adaptar a la perfección a los zurdos.

 

 

 

Juegos

Los juegos, como en casi todas las consolas de la época, eran cartuchos ROM. Recuerdan un poco a los de la primera Game Boy. Eso sí, la Virtual Boy no es una consola normal, por lo tanto sus juegos tampoco lo son.

Para empezar la Virtual Boy tiene una pequeña pantalla LED de tonos rojos. Sí, sólo una… Lo que ocurre es que tiene una especie de espejos que rotan a gran velocidad, dividiendo la imagen y mostrándola en los dos visores. ¿No os ha quedado claro? Tranquilos, a mí tampoco. Lo único que sé es que el efecto 3D está increíblemente conseguido, y al igual que con la 3DS, también se puede ajustar la profundidad del efecto tridimensional para adaptarlo a tus ojos. Es más efectivo si juegas con juegos que te permitan tener una vista en primera persona, como Red Alarm o Teleroboxer.

 

 

La verdad es que una vez que empecé a probar los juegos de la Virtual Boy me di cuenta de un detalle, y es que la consola en realidad no es tan mala como la pinta la gente. De hecho, incluso tiene juegos buenos. Y no me miréis así, que es verdad. Virtual Boy Wario Land es un juego realmente bueno, y el Teleroboxer es otro grandísimo título, a peser de tener una dificultad muy elevada.

Posiblemente lo peor de Virtual Boy es esa utilización de pantallas de color rojo. Vale, Game Boy tenía una pantalla verde, pero por lo menos no te irritaba los ojos. Y es que jugar con la Virtual Boy supone el riesgo de estar viendo tonos rojos durante demasiado tiempo. A decir verdad no me provoca los famosos dolores de cabeza ni los temidos mareos, ni la desorientación… Lo que sí me ha pasado alguna vez es que al dejar de jugar, comencé a verlo todo de color azulado… Alguien me dijo que era porque mis ojos se habían “adaptado” a los tonos rojizos de la pantalla, y mi cerebro había suprimido parte de la percepción de los tonos rojos. Es como cuando entras a un túnel y te adaptas a la oscuridad. Pasados 10 minutos ya estaba todo normal. De todas formas, antes de empezar una a jugar los propios juegos te dan la opción de pausar la partida automáticamente para que descanses.

 

Sonido

Otro efecto que consigue sumergirte en el juego es el sonido. Es ciertamente extraño, pues fuera de la consola no se ve ningún altavoz, pero cuando acercas la cara a los visores, te encuentras con un increíble sonido estereofónico que parece venir de todas partes. Ciertamente este es un aspecto muy conseguido. También dispone de un control del volumen y de una entrada de auriculares en la parte inferior de la consola.

 

 

 

Conclusión

Hoy no me quiero extender demasiado, así que vayamos a la conclusión. En líneas generales, Virtual Boy era una buena idea, pero se llevó a cabo de la peor manera posible. El Angry Videogame Nerd dijo una vez de forma muy acertada: “deberían llamarlo 3D Boy”, y en cierto modo es verdad. Yo lo que he visto son juegos con un efecto tridimensional, no he visto nada que se considere realidad virtual. En su momento me esperaba algo al estilo Johnny Mnemonic, o juegos con vista en primera personal al estilo Doom, o un Duke Nukem… Aún así no es tan terrible como tantos afirman. Era un proyecto original y muy arriesgado. Fue pionera en el uso del 3D estereoscópico y también fue la primera consola de 32 bits de Nintendo, así como la última consola de Gunpei Yokoi.

 

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Mi Virtual Boy

  1. Yo no se, pero la verdad, aqui Gunpei-sama metio la pata hasta el fondo. Luego, eso si, nos dio la Wonderswan.

  2. con esto entiendo un poco mejor lo que comentaba hector en el ultimo programa
    gracias hector

  3. Entre el artículo y el podcast me das ganas de probar la consola Héctor. Ánimo que ya casi tienes toda la colección de juegos.

  4. Teneis que sortear entre todos los oyentes de Fase Bonus, una visita a casa de Hector para probar la Virtual Boy !!! … :-*

  5. disorder dijo:
    Teneis que sortear entre todos los oyentes de Fase Bonus, una visita a casa de Hector para probar la Virtual Boy !!! … :-*

    Creo que saldrá mejor que os acerquéis a la Retro Encounter xD

  6. Que envidia con su maletín de transporte y todo.

  7. Bueno en la seccion clasicas os he dejado un video y fotos de mi coleccion de VB.Vereis cosas curiosas de esta interesante consola

  8. 😀
    Yo tambien tengo uno, aunque por falta de uso se esta averiando, con rayas en en lente derecho.

    Mario Clash es super divertidoy muy dificil. 😆

  9. miren lo que encontre del virtual boy ac adaptor en taringa, estaba buscando uno y asi lo pude hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *