REZ

REZ fue uno de los grandes juegos de SEGA, que no hace mucho ha vuelto al candelero a través de su versión HD en XBOX 360. El juego vio la luz en 2.001 y aunque se podría decir que es relativamente reciente, es sin duda por méritos propios uno de los juegos clásicos de todos los tiempos. Salió para Dreamcast y PS2 junto con un curioso artilugio llamado TRANCE VIBRATOR del que luego hablaremos…

 

 

El juego de la foto es mi original de REZ en PS2, actualmente muy complicado de encontrar en versión PAL. Es la versión de su homónimo en Dreamcast, que tenía alguna tendencia a ralentizaciones. El juego de PS2 muestra una intergración total con el vibrador del mando de la consola y merece la pena experimentarlo. El REZ es de esos raros casos de juego que todo aficionado a este mundillo debe probar alguna vez en la vida.

REZ tiene una impronta muy potente de su creador, Tetsuya Mizuguchi. Es el responsable de juegos en los que el apartado sonoro tiene muchísima importancia, como Space Channel 5 o el impresionante Lumines, toda una experiencia músico-tetris. REZ es una obra artística, un ejemplo que dignifica a los videojuegos como acto creativo. El autor de REZ lo relaciona con la Sinestesia, que es una teoría de la percepción que asigna un valor fundamental a la experiencia sensorial, al color y el sonido. Es una forma de aprendizaje, una manera de percibir las cosas con gran intensidad y con resultados de alto impacto en el cerebro del que experimenta. Así, pintores como Kandinsky han basado su obra en esta corriente. Y no negaremos que REZ es todo un despliegue pleno de sonidos y colores.

 

Desde el punto de vista jugable, REZ es un “shooter sobre raíles” en un entorno que recuerda fuertemente a películas como TRON, a la estética de los primeros años de los ordenadores. Lo mejor que se me ocurre es deciros que es como jugar dentro de un video musical de Kraftwerk a la vez que disfrutas de una de sus canciones (ej. We-are-the-rooobooots, los nostálgicos y amantes de esta música los conocerán y adorarán). En esta ocasión jugar equivale a crear tú mismo la música y el ritmo seleccionando blancos, disparando, creando combos frenéticos… Es una experiencia notable, única, y para ello debes dejarte seducir.

El argumento tiene muchísimo de actual y entronca con obras como Matrix o Neuromante 8en literatura), inventando una red de información llamada “K-proyect”, que es controlada por una Inteligencia Artificial denominada “Eden”, que por cierto entronca con uno de los juegos en los que intervino el autor, “Project Eden”. Esta AI, saturada de información, decide iniciar su propia autodestrucción con consecuencias impredecibles para el mundo mundial.

 

 

El usuario es en este caso un hacker que debe piratear la red, mientras somos asaltados por todo tipo de parafernalia informática: virus, protecciones, firewalls, todo ello formalizado mediante misiles, engendros vectoriales y extrañas criaturas. Sólo en la última fase nos veremos inmersos en un entorno más orgánico, todo ello con el preciosismo del que hace gala esta maravilla del señor Tetsuya. La fusión con la música se produce en el sistema de disparo con múltiples objetivos: cada vez que disparemos el juego producirá un sonido, acorde o ritmo que se integra en la música principal, la cual irá progresivamente aumentando su ritmo y riqueza según avancemos en la fase en cuestión. Serán esos momentos inconscientes en los cuales estemos destruyendo de una manera rítmica cuando el juego estará consiguiendo plenamente su objetivo al introducirnos en la dinámica musical interactiva, sin dejar por ello de ser un arcade clásico.

Existen elementos en el juego a modo de “actualizaciones” que nos permitirán evolucionar hacia formas más avanzadas (desde una bola vectorial hasta un humanoide metálico o una figura en posición de meditación) así como items que nos permite destruir automáticamente multitud de objetivos, muy valiosos contra los enemigos finales. Determinados objetos que necesitan de impactos múltiples (hasta 8) son los que permiten, dentro de cada fase, acceder a nuevos niveles en los que la temática y música van adquiriendo cada vez más frenetismo.

 

 

Y aquí es donde entra el periférico “TRANCE VIBRATOR”, que acompaña con sus vibraciones y ritmos los ofrecidos por el propio mando de la PS2. Se distribuyó sin desmentir del todo sus connotaciones indudablemente sexuales, algo que de paso es coherente con la propia experiencia sensorial que el juego nos brindaba. Por supuesto, la foto corresponde a una jugona que se le ocurrió contarnos cómo juega ella a REZ.

 

 

Podéis ampliar su experiencia (en inglés, eso sí) en http://www.gamegirladvance.com/archives/2002/10/26/sex_in_games_rezvibrator.html

Sólo tiene la pega de que jugar, coger el mando, con la otra mano el Trance Vibrator, … no sé, se me ocurren mecanismos más sencillos.

Quiero ahora hablaros del REZ de Dreamcast y de su emulación en PC, que me ha permitido disfrutar del juego a nuevos niveles que no conocía. El caso es que, no pudiendo acceder a la por lo visto genial adaptación a DH de la XBOX 360, se me ocurrió (como aficionado a los emuladores que soy) probar primero el Chankast y después el mucho mejor NullDC. El resultado con el REZ es tan espectacular que aún estoy dando gracias por haber hecho semejante descubrimiento. Lo mismo es aplicable al Ikaruga, del cual sólo tengo la versión PAL de la NGC (aún más complicada de encontrar).

 

 

Para los que quieran probarlo, necesitaréis lo primero tener una copia original del REZ, para que nadie diga que sois vulgares piratas. Luego, una vez resuelto este detalle nimio, podéis haceros con una imagen .iso de las llamadas “selfbootable” o “Auto-boot”. Tras la instalación del emulador, deberíais haceros con un programa tipo “Joytokey” para poder configurar un pad. Y a partir de ahí, es muy sencillo ejecutar la imagen como si fuera una ROM

El REZ no tiene ningún defecto aparente y de hecho destaca la calidad de efectos, el uso de alta resolución, la ausencia total de ralentizaciones con un equipo de gama media, y sobre todo la perfección del sonido, vital para disfrutar del juego en condiciones adecuadas.

 

 

La emulación de sistemas posteriores al año 2.000 es ya muy aceptable: en PS2 se han conseguido grandes progresos, y el caso de la Dreamcast es realmente notable (en realidad es un sistema de 1.999) y de gran perfección. Los que hemos visto evolucionar este mundillo todavía recordamos cómo se consiguió emular perfectamente (y cuando digo perfectamente, es de verdad) la N64 cuando estaba justo en pleno apogeo, algo así como si ahora pudiéramos, mediante un programa, reconvertir nuestro PC en una XBOX 360. Esto no está muy alejado de la realidad, en la medida en que ahora se adaptan juegos de consola a PC con escasos cambios, e incluso permaneciendo referencias a los mandos de XBOX. En la actualidad tiene menos sentido emular actuales consolas en PC dado que la oferta entre sistemas es muy pareja (salvo las exclusividades de siempre) y sin pensar en Nintendo, que es un mundo aparte. Pero las iniciativas destinadas a emular sistemas incluso relativamente actuales como DC o PS2 tienen todo mi aplauso ya que recuperan para el jugador todo un catálogo de juegos accesibles desde el mercado de segunda mano sin necesidad de depender de consolas antiguas que en ocasiones pueden deteriorarse rápidamente. Las consolas de cartucho aguantan lo que se les eche, pero los lectores ópticos actuales tienen una vida determinada: por eso creo que los soportes de juegos en memorias flash o tarjetas y similares son un avance que permitirán alargar la vida del hardware de cara a los futuros coleccionistas, aunque más caros de producir que un BlueRay o un DVD. Es posible que la PSP2 se decante por un sistema de almacenamiento en sus juegos originales similar al que ya tiene la NDS.

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a REZ

  1. Tengo el Rez original (para PS2) y sigo jugando a este maravilloso juego. Eso sí, no tengo el TRANCE VIBRATOR

  2. Buena rticulo,peor un video ilustrativo no hubiera estado mal, la verdad sea dicha. En su dia me parecio una ida de ollaconsiderable, la verdad. y hasta medio algode repelus.

    Ahora… me gustaria probarlo.

  3. Yo anda que no le di en Dreamcast a este shooter. Una experiencia increíble, aunque por desgracia demasiado corta. El juego no era muy difícil y se acababa en un suspiro.

    Creo recordar que si acababas “bien” el juego (salvando a la “chica”) había un modo de juego adicional con desafíos y alguna cosa rara, ¿no? Habrá que desempolvar la Dreamcast y probarlo, que merece la pena.

    Este juego (al igual que muchos otros como SoulCalibur p.e.) para disfrutarlo en la máxima calidad había que hacerlo en Dreamcast (nada de PS2) y con una VGABox. La calidad de salida de video de esta consola en el modo VGA es algo que en PS2 sólo igualaba el video por componentes en consola NTSC en los juegos que lo soportaban. Y en Dreamcast la VGA la soportaban casi todos los juegos.

  4. Grandísimo juego, muy infravalorado, en mi opinión. Lo probé en casa de un amigo en Dreamcast hace un montón de años y me encantó en todos los sentidos. Ahora lo tengo en PS2 y en 360 y es uno de esos juegos a los que necesito volver de vez en cuando (me ocurre lo mismo con Castlevania SoTN o Half Life). Creo que es uno de los pocos juegos musicales que no me provoca acidez de estómago, mayormente porque no es un juego musical al uso, sino una especie de Panzer Dragoon lisérgico.

    Por cierto, a veces me da la sensación de que la gente mira un poco de soslayo al género de los shooters sobre raíles, lo cual es una pena, con la cantidad de grandes juegos que ha dado: Panzer Dragoon, Sin and Punishment, CoD Modern Warfare 2… 😛

  5. ¿Modern Warfare 2? XDDD Y no te olvides del Dead Space Extraction, que también es un Shooter on Rails fantástico.

  6. Compro Trance Vibrator [u][b]PRECINTADO[/b][/u].

  7. Otro juego digno de ser comentado por Hector en un video 😆

  8. En enlace a la review de la chica no va 😛

    El juego está muy bien, le di mucha caña en su tiempo en la DC y joe, engancha por como te deja pegado a la tele con su ritmo y sus coloritos… 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *