La denostada PSP

La PlayStation Portable, el sueño de todo aficionado a Sony que se hizo realidad a finales del 2004, ha tenido un problema fundamental en su concepción y en su diseño: se llama “Nintendo”.

Efectivamente, digo denostada con una mezcla de ironía y realidad porque la PSP ha vendido en el mundo más de 50 millones de unidades durante estos últimos 7 años, y es difícil asegurar que la consola no ha triunfado como parece que piensa el sector. Creo que es al contrario, sólo que su éxito queda empañado por el abrumador triunfo conseguido por Nintendo con la Gameboy Advance y la Nintendo DS. PSP ha vendido más que muchas consolas exitosas de sobremesa, y para tener una idea de su alcance sólo basta decir que SNES alcanzó las mismas cifras de ventas. Sin duda, sorprendente.

 

 

Así que ¿por qué sigue teniendo la PSP ese estigma maldito? Sin pretender entrar en tecnicismos, analizaremos qué nos ha ofrecido la consola y qué le queda por ofrecer.

En primer lugar hay que detenerse en el concepto de la consola, qué ha querido ofrecernos. Parece claro que la GBA quiso llevar a nuestras manos el sabor de las 16 bits de Nintendo pero con un grado de evolución, y mucha portabilidad. La Nintendo DS ha querido explorar nuevas formas de jugar, con cierta evolución tecnológica pero sin que ello fuera prioritario. La PSP quiso en el 2004 ofrecer una bestia parda tecnológica: que tuviéramos en la práctica toda una PS2 para llevarla a cualquier parte. Una pantalla espectacular, un formato propio de discos, posibilidades multimedia que lo convirtieran en un nuevo “walkman” y un catálogo potente de títulos. La portabilidad quedó un tanto sacrificada sobre todo con el primer modelo, PSP1000, pero ha ido mejorando con el paso del tiempo, sin duda.

 

 

En este sentido, se puede acusar a Sony de no haber propuesto nada conceptualmente novedoso, pero creo que el espíritu está claro y eso es algo fundamental. Muchos argumentaron en su contra la falta de sentido de tener juegos que más bien parecían disfrutables en una buena pantalla del salón que para llevarlos de paseo al parque, y quizá por ello Nintendo se ha llevado la mayor parte del pastel. Pero eso no quiere decir que el concepto de PSP no sea válido: es lo que es, y en este sentido no engaña a nadie.

 

 

Su tecnología es tan avanzada que realmente, para su propósito, sigue siendo una consola plenamente actual. Parece que Nintendo quiere dar un impulso notable en este sentido con la 3DS y dejar muy atrás a la consola de Sony, pero es lógico y factible siete años después. Sin embargo, para lo que supone una consola portátil con una pantalla de 4,2”, el apartado técnico de PSP era tan adecuado y sobrado que sería posible en el futuro seguir produciendo títulos para la máquina de Sony sin que diera sensación de estancamiento. De hecho, y a pesar de la lacra de la piratería, estamos viendo una sucesión regular de nuevos títulos que mantienen el listón muy alto y alcanzan a veces cotas de calidad nunca vistas en el sector (y al Metal Gear me remito, o al God of War del 2010, un nuevo techo gráfico que no será probablemente superado).

No hay que negar que uno de los puntos “fuertes” y a la vez trágicos de la consola ha sido su capacidad de ser pirateada hasta la llegada de la infranqueable PSP3000. Esto ha afectado a las ventas de juegos, sin duda, pero sin embargo ha llegado hasta nuestros días con los índices de ventas conocidos y con su indudable categoría de producto de éxito. El pirateo de PSP no sólo permitía ejecutar juegos comerciales sino también el llamado “homebrew”, con una amplia gama de emuladores que cubrían incluso (de manera precaria) la Nintendo 64. Es una consola excelente si el uso que le queréis dar es la emulación, pero particularmente me parece penoso el amplísimo campo que la piratería ha encontrado en su desprotección, muy dañina para el mundo del videojuego (y lo mismo digo, multiplicado por varias veces, sobre la Nintendo DS).

 

La PSP ha dado obras maestras y propias, ha contribuido al concepto de “consola exclusiva” con juegos intransferibles que en muy contadas ocasiones han dado el salto a la mismísima PS2. Es obvio, se ha nutrido de franquicias “Sony”, pero al menos se ha traducido en títulos exclusivos y no en “ports” (más bien ha pasado al contrario, que juegos de PSP se han porteado después a su hermana mayor la PS2).

No soy especial fan de la saga GTA, pero es sorprendente poder haber disfrutado de dos auténticos GTA en 3D y además de calidad muy alta (en especial el “Vice City Stories”, con su fantástica banda sonora). Wipe Out se ha lucido con “Pure” y con el vértigo de “Pulse”, concebido para lograr una sensación de velocidad perfecta sin ralentizaciones. La saga “Patapón” ha aportado frescura y diseño a pesar de resultar con el tiempo un tanto aburrida. “Lumines” ha dado una acertada vuelta de tuerca al concepto Tetris uniendo aspecto gráfico y sonoro.

 

 

“God of War” y “Dante´s Inferno” (injustamente infravalorado) nos han puesto una mueca de sorpresa ante el espectáculo audiovisual, aunque no son títulos con una gran profundidad jugable. Dos “Tekken” propios y excelentes, títulos de RPG notabilísimos (echad un vistazo al último “Kingdom Hearts”). Un Metal Gear Solid a la altura de los mejores momentos de la saga (aunque con un control infernal), un “Silent Hill” muy digno (Origins) que toma lo más interesante de la saga y provoca inquietud enfermiza, y otro novedoso (“Shattered Memories”) que a mí me parece digno de recordarse como un clásico. Una versión “mini” de “Little Big Planet” (una gran sorpresa) muy conseguida, los exitosos “Monster Hunter” de una complejidad y extensión pasmosas. Un par de sorprendentes “Burnout”, brutales, toda la jugabilidad de los arcades más sofisticados con “Ridge Racer”, propuestas sorprendentes como “Ecochrome” o “Locoroco”, alardes como “Retribution” o Syphon Filter”.

 

 

Y por último, el interés en los clásicos, recopilaciones de “emuladores oficiales” como Atari 2600, arcades de Capcom, Namco, Konami, y revitalizaciones tan degustables como “Ultimate Ghost´n Goblins” o “Castlevania” que aúnan el sabor añejo con las tecnologías actuales en 3D.

Todo ello es una oferta que no ha decaído a lo largo del tiempo (sí, ha tenido bajones) y que curiosamente ahora muestra una inusual actividad tras siete años de vida (muchos), lo que prueba lo actual de la propuesta de PSP. La consola tiene un nutrido grupo de obras que merecen mucho la pena y un escogido grupo de obras maestras: es lo que a cualquier consola debe exigírsele y la pequeña de Sony lo ha ofrecido. Es de resaltar que la PSP sigue estando muy viva especialmente en Japón, y no es extraño encontrar sus juegos en los primeros puestos de ventas gracias a franquicias no muy populares aquí como Monster Hunter o God Eater (recientemente ha salido a la venta en España God Eater Burst, un bombazo comercial en tierras niponas y que aquí pasará sin pena ni gloria aunque será muy demandado en “la mula”).

 

 

Claro, PSP ha tenido errores: el formato UMD ha fracasado en el campo de las películas y como formato estandarizable. Y es curioso que se le haya criticado tanto y que tras el (nuevo error) de la PSPGO todo el mundo lo reivindique. La realidad es que es un formato como cualquier otro y que ha posibilitado altas capacidades de reunión de información. Más cómodo hubiera sido una cómoda tarjeta StickDuo (cosa que PSP 2 quiere arreglar sin renunciar al temido juego digital), pero en 2004 las aspiraciones eran otras y por costes de producción igual hubiera sido inviable.

 

 

Ahora, por supuesto, está a la vista la “PSP 2” (no creo que acabe llamándose de otro modo). Y sólo puedo decir que retoma la misma filosofía y sigue fiel al principio original: muchísima potencia, resolución todavía mayor, y traslado de la experiencia de sobremesa al mundo portátil. Como he dicho antes: ¿criticable? ¿no es novedoso quizá? Tal vez, pero no se engaña a nadie con promesas o expectativas no cumplidas. PSP (la 1, la 2, da igual) pretende ser lo que es, ni más ni menos: potencia en tus manos.

Otro movimiento actual de Sony es reconvertir la PSP en teléfono móvil. Los juegos de móviles, por muy sofisticados que sean, siguen a años luz de cualquiera de PSP: ¿por qué no aprovechar este mercado para llevar todo el gran catálogo de la consola a usuarios que normalmente no utilizan videojuegos comerciales? Esta idea vienen a prolongar la vida de la vetusta PSP, aunque sinceramente creo que una cosa es un móvil y otra una consola, y no estoy muy seguro de que un poseedor de móvil busque expresamente tener una PSP integrada. Si le gustan los videojuegos a priori, no sería raro que ya tuviera una.

Soy fan de Nintendo declarado y nunca he sintonizado demasiado con el concepto videojueguil de Sony. No acabo de ver la gracia a machacar botones con el God of War. Pero eso no me impide valorar las cosas en su justa medida: la PSP es una maravillosa consola que sólo alcanzará el estatus de mito cuando desaparezca, cuando llegue una nueva bestia de Sony que traslade la profunda mediocridad actual a sus pantallas y nos haga añorar aquella consola que llevó la magia de la sobremesa al autobús por vez primera.

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a La denostada PSP

  1. Gran artículo… pero lo de que la piratería es dañina para el mundo del videojuego no lo tengo muy claro. A ver si no, como logró la PSX colarse en todos los hogares de España por encima de Saturn y N64… pues sí, gracias a que todo hijo de vecino sabía que podía “grabarle” los juegos a sus niños, o cualquier chaval no veía comprometida su economía por comprarse un juego.

    Al fin y al cabo, recordemos que si una consola logra ser la más vendida, ya puede haber mucho pirateo a nivel usuario, que, a la hora de promociones, concursos, adquisición por parte de videoclubs de alquiler, etapas fuertes en Navidad y demás fechas de postín, por no hablar de la ingente venta de joysticks, mandos y demás periféricos, compensa, de lejos, el daño que pueda hacer la piratería.

    Desde luego, es algo que se daría a un largo debate.

  2. Es una portátil muy grande y con una duración de batería ridícula. Como consola es muy buena, pero como “consola portatil” es un fracaso. No te aguanta un viaje.
    Y a eso le sumamos que los juegos en occidente nos llegan con cuentagotas. Si la PSP-Go tuviera una mejor batería ya me la abría comprado. Juegos en la PSN que quiera jugar tengo de sobra, pero no conectado a un enchufe.

    Vamos, que tiene como bien dices, todas las papeletas de convertirse en un mito tras su muerte.

  3. La PSP tiene una batería que no puede competir con la de NDS. Encima tuvieron oportunidad de solucionar algunas de sus lacras con la PSP Go y todavía lo empeoraron. Tiene grandes juegos, pero la NDS que está igual de pirateada ha calado más.

  4. Yo diré que me decidi por la DS por una simple cuestion de catálogo. Me encantan los juegos d ela saga Advance Wars, y Dual Strike fue uno d elos títulos d elanzamiento, si mal no recuerdo. Y todo hay que decirlo: Esperaba unas cuentas aventuras gráficas. y no me decepcionaron 😉

  5. Me gustaría añadir algo más de PSP, y es que muchas veces el diseño y disposición de bonotes me han estropeado la experiencia de juego en mas de una ocasión, como el infame joystick, y la falta de un segundo.

  6. La PSP es una buena maquina. Totalmente de acuerdo en que el principal problema que ha tenido ha sido DS.
    Brutal el catalogo de PSP y menciono un recopilatorio que a mi me ha flipado: Parodius Collection!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Aghhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Flipante.

  7. Por cierto, la cruceta era malísima.

  8. El principal problema de la PSP es tener un solo stick analógico con el que jugar a juegos concebidos para dos analógicos. De ésta manera se hace muy cuesta arriba jugar a los juegos “triple A”.

  9. Ya hablamos de la PSP como si estuviese totalmente muerta, en pasado.

    La verdad es que la consola, incluso a día de hoy, me parece una verdadera bestia de portátil. Naturalmente en parte eso también le ha pasado factura, como comenta Jesús en el artículo.

    Nintendo, al menos hasta ahora, siempre ha apostado por reducir prestaciones y potencia en sus portátiles con tal de ganar autonomía, y no le ha ido mal.

    En cualquier caso he tenido grandísimos momentos con la PSP, como por ejemplo con el Crisis Core o rejugando a clásicos de la primera PlayStation. No creo que haya sido un fracaso de consola, aunque la DS la haya superado comercialmente.

  10. Yo tengo la Nintendo Ds y la PSP, y al final siempre prefiero jugar a Nds por una razón muy sencilla: Los juegos para Ds son mucho más divertidos. ¿Por qué? Por que están perfectamente adaptados a esta mini consola. La PSP me parece un quiero y no puedo, y me fastidia que las desarrolladoras de juegos se empeñen en meter juegos enormes en maquinas más limitadas. ¿Por qué se empeñan en meter con calzador los juegazos de PS2 y PS3 en la portatil de SONY? Deberían crear juegos ofranquicias exclusivas para esta consola. Mirar Nds, por ejemplo. Nintendo saca Kirbys o Marios exclusivos para su consolita: Mario Vs Donkey Kong,Kirbys Super Star Ultra, Mario & Luigis Bowser´s inside Story, advance Wars y un larguísimo ETC. Juegos exclusivos que aprovechan la limitada tecnología de esta pequeña joya.

    Los juegos de la PSP en su mayoría eran versiones capadas de sus hermanas mayores. Me recuerda lo que fue la Master System o Game Gear con respecto a la Megadrive.

  11. A mí me pasa lo contrario que a Hoz3…Tengo la DS y la PsP y me gusta mucho más la consola de Sony, principalmente por la calidad gráfica y de sonido, además de que me gustan más los materiales con la que está hecha. Echo de menos que haya un mayor (y mejor) catlálogo de películas en UMD y algunos juegos exclusivos para ella son geniales, espectaculares. Me encanta esta consola. Buen artículo, JMV

  12. Buen artículo. En mi caso me gusta la PSP pero reconozco que como comentáis está enfocada a juegos más de consolas de sobremesa pero no ofrece ni un buen control ni una duración de la batería considerable. Si tienes que hacer un viaje largo y tienes las dos portátiles al final acabas escogiendo la NDS para no quedarte a medias.

  13. Tengo tanto PSP como NDS (de hecho tengo una PSP-1000, una PSP-2000 y 2 NDS Lite, me encantan las portátiles) y puedo decir que PSP es una gran consola, pero tiene algunos errores en su concepción que han acabado lastrando su éxito.

    El error más gordo sin duda ha sido el UMD. El meterle un lector ha permitido juegos de gran tamaño, pero a qué coste: tiempos de carga mayores (a veces insufribles), reducción importante de la duración de batería, reducción de la robustez (el lector es una de las partes que ma? fácilmente se joden) e incremento del precio (al fin y al cabo el lector es una de las partes más cara de la consola). El tema de incremento del precio de hecho ha sido probablemente una de las losas más graves que ha sufrido esta consola, con un precio de salida que casi duplicaba el de la DS. Puede que ahora las cosas estén igualadas en cuanto al precio, pero ya ni sirve de nada, todos sabemos que los primeros años de las consolas son los que marcan su destino.

    Otro error: la duración de la batería. Para mí personalmente es suficiente: me da para los viajes de ida y vuelta al curro y me sobra, pero es cierto que una duración mayor no hubiera estado de más, ya que no te aguanta por ejemplo un viaje.

    La PSP-1000 tenía también otro error de diseño que por suerte corrigieron en modelos posteriores: la pésima cruceta, con la que jugar a juegos de lucha era un auténtico suplicio. Yo tuve que abrir mi consola y hacerle una modificación a la cruceta para solventar este problema. Es realmente triste que sea el usuario el que tenga que solucionar un problema tan grave como este.

    Otro problema que según a quién preguntes puede que no lo sea tanto, es la falta de originalidad de los juegos, que en su mayoría son ports más o menos acertados de PS2 que no se adaptan bien a la jugabilidad portátil.

  14. Y luego estaban algunos problemas menores, como el tema de los pixels muertos (que Sony no te la cambiaba si no eran más de 6), el tremento ghosting de la pantalla de la PSP-1000.

    Por contra NDS era mucho más barata, con duración buena de batería, la NDS tocha era como un tanque que no se jodía ni queriendo, con un catálogo original, que tocaba casi todos los palos perfectamente y divertidísimo. No cambio la diversión y originalidad del “Osu Tatakae Ouendan” por ningún juego de PSP.

    Pero no me malinterpretéis, como dije tengo 2 PSPs y también las disfruto muchísimo. Sobretodo los God of War y los juegos de lucha: los Tekken (que por cierto aunque el artículo lo afirme no son “propios”), los Guilty Gear XX, el BlazBlue, etc.

  15. Creo que la gente pasa por alto el impacto que ha tenido PSP en el mercado, que ha sido brutal. Puede que este denostada, pero su relevancia en esta generación ha sido absoluta

    Ha conseguido algo como cambiar las cosas en el mundo de las portátiles, cosa que nadie había conseguido (Game Gear, NeoGeo Pocket, Lynx, Gizmondo, Wonderswam, etc)

    No solo ha vendido más en muchos meses que NDS sino que actualmente la humilla en ventas (como de 50.000 semanales a 7.000 de DSi LL) y dos de sus franquicias (MH y PS) han plantado cara a Pokemon, algo que se antojaba completamente imposible hace años

    PSP ha abierto el mercado a NGP que si cumple lo que promete y sale a 250€ arrasará en ventas a 3DS

    Sobre el UMD la estrategia fue equivocada pero el formato en si es uno de los mejores estándares que ha creado Sony en toda su historia. El verdadero problema es que la PSP fuera el único reproductor de vídeo y que solo se pudieran ver en la propia consola, algo que en principio no estaba planeado de esa manera. La PSP final iba a tener salida de TV (de lo contrario tendría poco sentido que un UMD este en 720×480 o 720×516) pero por prisas con NDS recortaron parte de sus características

    UMD era la evolución obvia del DVD. Actualizar el estándar MPEG2 al estándar MPEG4 AVC, infinitamente más optimizado y con mayor calidad en función del bitrate, pero sin llegar a los ridículos extremos del Blueray con 40 o 50 megas de bitrate. Es decir, más calidad que un DVD en 1.6GB

    Y no funcionó tan mal, de hecho todas las existencias de DVD-VIDEO en USA se agotaron, y había mucha demanda con según que películas

  16. Estupendo articulo…
    Me gusta PSP y seguramente me guste PS Vita.
    Ahora, de momento la que ocupa mis horas de ocio es 3DS!!
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *