Análisis de Final Fantasy III (iPhone, iPod touch, iPad)

Hace mucho tiempo que Final Fantasy se convirtió en una franquicia gigantesca. En cada entrega de sus principales títulos, aquellos que llevan un número seguido del nombre, vaya, podemos apreciar cómo aumenta tanto la expectación, como la inversión. Y con ello la responsabilidad…

Pero Square-Enix ha sabido encontrar en los remakes una estupenda manera de revivir las primeras entregas de la saga, sin tener que arriesgar millones de dólares de por medio y sabiendo de antemano que, en mayo ro menor medida, el buen sabor de boca y los beneficios están prácticamente asegurados.

De este modo, en los últimos años hemos podido ver remakes de los cuatro primeros Final Fantasy para Nintendo DS, iPhone y PSP.

 

 

El caso de este remake de Final Fantasy III para iOS, es un port del juego que pudimos ver en DS. En esta ocasión con mayor resolución, algo que se aprecia más en el iPhone 4 y en la versión para iPad, que para esta tercera entrega Square-Enix ha tenido a bien preparar (los dos primeros Final Fantasy de la App Store sólo cuentan con versión para iPhone).

Al igual que sucedió en su momento cuando este título vio la luz en la portátil de Nintendo, este Final Fantasy III ha recibido críticas bastante dispares. Y es que en uno de los extremos nos encontramos con personas que lo juegan por primera vez, y no dudan en catalogarlo como un RPG interesante, aunque sencillo y muy básico para los tiempos que corren. En el otro lado tenemos a aquellos que conocieron el juego original de N.E.S., dónde a su vez podemos encontrar dos opiniones: los que le reprochan a Square-Enix haberse limitado a trasladar la misma aventura de hace 20 años a un nuevo motor gráfico, y los que sencillamente lo adoran.

Y es que no nos engañemos, adaptar todo un clásico a plataformas actuales, actualizando además los gráficos a modelos en 3D, abre todo un mundo de posibilidades y nostalgia pura y dura. Pero también puede ser un trabajo muy delicado, puesto que los fans más acérrimos, que no son pocos en este caso, podrían no llegar a ver encajar estos nuevos diseños con los que anidan en sus esquemas mentales.

No en vano, uno de los motivos por los que muchos de nosotros seguimos entusiasmándonos con los juegos retro, es porque mientras nosotros los jugábamos, ellos también jugaban a su vez con nuestra imaginación. La estimulaban hasta el punto de permitirnos transformar y dar personalidad a un puñado de píxeles.

 

 

Es por eso que este tipo de remakes corren el riesgo de ser repudiados por un segmento de los seguidores más fervientes. Un claro ejemplo lo podemos encontrar en los remakes de Telltale Games de los Monkey Island. Los diseños de los personajes son estupendos, completos, frescos y muy detallados, pero tal vez para algunas personas no se ajustan a lo que nuestras mentes veían hace tantos años, con la consiguiente decepción.

Este factor puede ser un problema bastante difícil de solventar, ya que en realidad todo dependerá más bien de cada jugador y de sus recuerdos el hecho de llegar a ver la actualización como un acierto total o como un absoluto destrozo.


Y como mencioné antes, otro problema al que deben hacer frente este tipo de remakes tan fieles, que básicamente se tratan de renovar únicamente el apartado visual, es que para quiénes lo jueguen por primera vez puede parecerles un juego excesivamente básico.

Como mencionaba, los cambios más allá del motor gráfico resultan mínimos. De este modo, para poder apreciar y valorar el juego en todo su esplendor, sería importante, por un lado haber conocido la versión original de Final Fantasy III de N.E.S., y por otro que estos  nuevos diseños nos caigan en gracia.

 

 

Si tenemos la suerte de que se den ambos casos, podremos volver a disfrutar nuevamente de esta aventura tanto o más como lo hicimos con el original, al haber ido fermentando lentamente en nuestra propia nostalgia su historia, el recuerdo de sus protagonistas o el de las propias melodías… O simplemente admirando como aquellos viejos amigos formados por unos pocos píxeles y con los que tantas tardes compartimos, parecen haber cobrado vida en la propia CGI de la intro.

Como decía al principio, estamos ante un port directo del juego que vio la luz en Nintendo DS allá por 2007, por lo que pocos detalles se pueden comentar. Las principales novedades que vamos a poder apreciar en esta versión, son una mayor resolución gráfica (algo que sin duda se agradece mucho) y un control adaptado a los dispositivos táctiles de Apple.


Debo reconocer que el tema del control me preocupaba bastante. Es cierto que por regla general, los juegos originarios de consola que terminan apareciendo en la App Store tienen el asunto del “pad virtual” bastante bien resuelto para utilizarse con la pantalla táctil de manera bastante cómoda. Pero también hay algunos casos en los que los controles no terminan de convencerme o resultarme muy jugables. Y en un port de un juego de DS, que contando con dos pantallas dependía básicamente del control tradicional, una mala implementación de los mismos provocaría que el juego resultara tedioso, y que personalmente perdiese todo interés en volver a jugarlo.

Pero nada más lejos de la realidad. La solución de Matrix Software, quiénes ya se encargaron del remake original, ha sido tan simple como efectiva. Pulsando con el dedo en cualquier punto de la pantalla, aparecerá una suerte de stick analógico que nos permitirá movernos en cualquier dirección de manera cómoda. Este control resulta agradable en un iPhone o en un iPod touch, pero dónde realmente destaca en mi opinión es en el iPad. Podemos sujetar felizmente el dispositivo con las dos manos y utilizar el dedo gordo de una mano u otra para ir desplazando a nuestro personaje por la pantalla.

 

 

Podemos navegar a través de los menús seleccionando cada palabra con el dedo o escoger a qué enemigo atacar, simplemente presionando encima suyo. Para hacer zoom, bastará con apoyar dos dedos sobre la pantalla y separarlos. En general, a el control me ha resultado muy agradable y bien resuelto.

Sin embargo, dónde sí que me he llevado una pequeña decepción (digo pequeña, porque tampoco tenía muchas esperanzas en que se incluyese) es en que no hayan hecho el juego compatible con Game Center. Una pena, hubiese estado bien poder sacar algunos logros, o compartir nuestro progreso en la aventura…

Otro punto más delicado y peliagudo que le encuentro, siendo el principal foco de la mayor parte de críticas, es su precio. Final Fantasy III tiene un coste de 12,99 euros en su versión para iPhone/iPod touch, y 13,99 euros en su versión para iPad. Un desembolso a tener en cuenta, especialmente tomando como referencia el de otros juegos para iOS.

A pesar de todo, si disfrutamos en los `90 del juego de N.E.S. y nos resultó interesante el remake para DS, el juego bien puede merecer ese precio por las horas y horas de entretenimiento que nos puede traer. Aunque en mi opinión será necesario que te atraiga bastante, que te perdieras el de DS o que te resulte especialmente cómodo llevarlo en estos dispositivos como para compensar su precio.

 

@pinyabonus

“Tener el remake del Final Fantasy III de la DS en tu teléfono, reproductor o iPad, con mayor resolución y un control adaptado, es todo un lujo. Lástima que su precio también lo sea.
Pese a todo, es uno de los mejores títulos para iOS.”

Puntuación: 7

 

 

 

@DavidBonus

“Un port muy bien resuelto y otro título de calidad disponible en la App Store. Si no lo has disfrutado en DS ahora tienes la oportunidad de hacerte con un RPG que mantiene el espíritu del original.”

Puntuación: 7,5

@iCrono

“No dejes que el precio te eche para atrás. Es cierto que está muy por encima de la media de los juegos de iOS, pero la calidad del título también lo está.
Este port, tanto en versión iPhone como iPad, merece la pena hasta el último céntimo que cuesta. Gráficos mejorados y adaptados a la Pantalla Retina (en caso del iPhone 4), excelente control táctil y todo un Final Fantasy por delante. ¡Y por casi la mitad de lo que cuesta la versión de NDS!.”

Puntuación: 8

 

Nota @fasebonus: 7,5

 



{jcomments on}

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Análisis de Final Fantasy III (iPhone, iPod touch, iPad)

  1. Si tuviera iPad lo compraria, con eso digo todo.

  2. El iPad es una gran maquina de entretenimiento, y la experiencia tactil se demuestra en cualquier juego, vieja escuela o nueva, yo tengo el ipad y cada juego se disfruta como si fuera nuevo completamente por el manejo del tactil. Gran juego Final Fantasy III y gran version para iPad. Felicidades por el analisis.

  3. me ha gustado esto de que pongais notas para tener como referencia en los juegos

  4. Me jugué entero el FFI en la versión que salió para GBA, y me lo acabé por inercia, porque es un coñazo de juego. Luego me empecé el 2 y tras unas horas de juego decidí dejarlo. Era tan coñazo como el primero, y encima el sistema de profesiones me pareció extremadamente bizarro (el personaje que más daño físico hacía de los que llevaba era mi mago, para que os hagáis una idea).

    Con estos precedentes… ¿creéis que merece la pena que me juegue la tercera entrega?

    PD: También me he jugado el IV, VI y VI de SNES, y estos ya son otra historia, por lo menos los personajes están bien diferenciados y la historia tiene peso en estas entregas de SNES.

  5. @fiebre40: ¡Las notas sólo las pondremos para los análisis amigo! Me alegra que te parezca bien.

    @doragasu: Yo me aventuraría, aún a riesgo de perder tu amistad si luego no te mola, a que lo probaras. Hay buen cambio de los dos primeros al tercero, sobre todo por el tema de los trabajos y demás. Eso sí, para mí, el primero en que que la historia empezó a pesar, fue en el IV, mi favorito.

  6. Si baja de precio seguramente lo pille para iPhone. Porque hablais del iPhone 4 pero imagino que en los otros también correrá el juego, verdad?

  7. Pues yo me pensaría el comprarlo de no ser porque ya tengo el cartucho (desgraciadamente sin caja ni instrucciones pero en fin) de NDS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *