Animal, Vegetal, Mineral

Animal, Vegetal, Mineral (Animal Vegetable Mineral) fue, junto con el Berzerk de la Atari 2600, uno de mis primeros videojuegos.

Se trataba más bien de un programa educativo que fue desarrollado por Bourne Educational Software y publicado por Amsoft, y que vio la luz en el Amstrad CPC 464 allá por el año 1984.

 

Pero para mí, y tal vez para otras personas, este Animal, Vegetal, Mineral tenía algo que realmente lo hacía especial. No niego que probablemente esta sensación no fuese más que el fruto de mi ingenuidad, de mi inocencia o de mi falta de experiencia en cuanto a videojuegos en general, pero desde luego el programa parecía dotar al ordenador de magia a los ojos de un niño.

Una vez introducida la cinta y cargado el programa, éste nos sorprendía preguntándonos cuál era nuestro nombre. A continuación, nos pedía amablemente que pensáramos en un animal, en un vegetal o en un mineral (sí, de ahí su nombre). Y acto seguido empezaba a hacernos varias preguntas sobre lo que habíamos pensado para tratar de adivinar qué teníamos en mente exactamente.

 

 

Intentaba acercar en el mínimo de preguntas posibles, comparando nuestras respuestas con su base de datos, y en caso de fallar, podía rendirse.

Lo más interesante es que el juego ofrecía la interesante y original peculiaridad en aquellos tiempos de ser capaz de aprender junto a nosotros. De este modo, cuántas más horas se le dedicaran a una partida, más especies y variedades iba aprendiendo el condenado, pudiendo preguntarnos acerca de las mismas y tener en cuenta las pistas que le íbamos dando.

 

 

Esta característica resultaba bastante sorprendente en aquel entonces, especialmente para todos aquellos a los que el CPC 464 nos pilló de bien niños. Recuerdo que cuando venía algún amigo a casa a merendar y nos poníamos con el Amstrad, ninguno de ellos quedaba indiferente al probarlo.

Aunque, eso sí, nunca faltaba el típico vecinito tocapelotas que nos contaminaba el programa escribiéndole barbaridades, algo que rompía totalmente la magia, pero que parecía resultarle extremadamente gracioso al criminal que lo llevaba a cabo. Evidentemente si introducíamos algún dato erróneo, el programa se lo tragaba y nos jodíamos.

Si sucedía esto, podíamos utilizar la opción de borrar la memoria. Todos los progresos podían salvarse en una cinta, con lo cual si le dedicábamos su tiempo, el juego podía terminar ofreciendo una base de datos importante.

 

 

De vez en cuando, el ordenador se permitía frases como “¡Las arañas tienen 8 patas! ¡Lo aprendí de Juanito!” o similares.

En definitiva, un título que se convirtió en todo un clásico, que si no recuerdo mal (cosa bastante probable), se obsequiaba con algún pack para el Amstrad. Su propuesta dio lugar a otros programas bastante similares como consecuencia de su éxito.

Tal vez este Animal, Vegetal, Mineral fuese lo más parecido al Brain Training en aquellos lejanos años, y será recordado con cariño por mucho tiempo.

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Animal, Vegetal, Mineral

  1. A mí este me vino en un pack junto con mi CPC6128. Era curioso, pero nunca lo jugué mucho. ¡De hecho ni siquiera sabía que podía aprender!

    Decir que también me vino el ordenador con el pack de Dinamic de Camelot Warriors, Nonamed, Phantomas II, Game Over, etc… por lo que se entiende que a este animal, vegetal, mineral no le hiciese mucho caso 😀

  2. ¿Qué tal va de logros?

  3. Creo que en el pack que comentas venía el tabién mítico Oh mummy!. Nunca lo probé por no tener el Amstrad pero para mucha gente fue un título mítico.

    Que gran verdad acerca de como la inocencia hacia que te sorprendieran cse tipo de cosas.

  4. Que grandes recuerdos ! En cuanto he visto la portada del juego no he podido evitar leer el artículo inmediatamente 8)

    Yo aún conservo la cinta original, y también lo tenía en disco de 3″, junto a más programas del estilo. Había uno en que el Amstrad hablaba contigo en una conversación un tanto “robótica”, y podía aprender las más inverosímiles palabras si tu se las enseñabas y guardárselas en una base de datos.

  5. Entre este, el oh mummy, el graf spi, laberinto del sultan… menudo vicios me di yo!

  6. Buff, prefiero no recordar ni esté ni el del Laberinto, que no recuerdo el nombre, madre mia!!!, que malos eran, aunque hoy en día seguramente disfrutaría y me gustaría tenerlos originales.

  7. jajajaja menudo coñazo de juego. Tenías que estar unas cuantas horas para que la IA funcionase decentemente. Hace poco entraron en nuestra colección un par de copias de este título 😀

  8. jajaja es un juego curioso con el que te podías echar unas risas de niño… porque como dice Hellboy, lo estuvimos probando la semana pasada y es un tostón de los buenos… aunque de Amsoft los hay peores, como el Fruit Machine por ejemplo 😆

    Aun así, buen artículo Piña!!

    PD: Edito, porque me acabo de dar cuenta que has combinado imágenes de la versión española y la inglesa. Por aquí andan las 2 jeje…

  9. La ternera vegetal del sitio al que nos llevó Albert en que categoría entraría?

  10. @Altamair

    seguramente mineral

  11. El Animal,Vegetal,Mineral era para mi uno de los intocables del pack ( en sentido literal 😀 ) Recuerdo más mis vicios al Oh Mummy (grande) y al Plaga Galáctica.

    Si mal no recuerdo, el pack de Amsoft que se vendian con los 464 estaba compuesto por:

    Oh Mummy
    Plaga Galactica
    Fruit Machine
    Animal, Vegetal, Mineral
    Almirante Graf Spee
    El laberinto del Sultan
    Amsdraw
    …y un procesador de textos que no reuerdo el nombre 😛

  12. Cuanto menos curioso, para la época debió ser impresionante al menos en las primeras partidas 🙂

  13. A mi me introdujo en el concepto de IA, aunque fuera muy basico. Pero lo encontre genial en su epoca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *