La Historia de Amstrad (I): Los comienzos

Dado que en las últimas semanas hemos aprendido y disfrutado con los dos especiales de Spectrum y con películas-documentales como Micro Men, parece un gran momento para continuar analizando a otro de esos grandes gigantes de la microinformática de los 80 como fue Amstrad. Este pretende ser el primero de una serie de artículos donde iremos repasando las distintas fases de la compañía y de su carismático fundador. ¿Sientes curiosidad? Pues vamos allá…

 

Esta compañía situada en Brentwood, Essex (UK), fue fundada por Sir Alan Sugar en 1968. Como muchos ya sabréis, AMSTRAD debe su nombre a su fundador: Alan Michael Sugar TRADing quien en un alarde de originalidad, creó el nombre de una de las empresas que muchos de los jóvenes de la época, aun en nuestros días, recuerdan con especial cariño.

 

 

Comencemos con su fundador y presidente, Sir Alan Sugar. Este enigmático y polifacético empresario comenzó su carrera profesional en un puesto de un mercadillo de barrio vendiendo remolacha cocida. Todo aquel que no tenga un pasado de este tipo y tenga pretensiones de ser rico, que se vaya olvidando o inventando uno a la altura porque es un punto fundamental. No contento con su cuenta de resultados, nuestro joven emprendedor trabajaría como estadístico en el Ministerio de Educación (vaya ascenso) hasta que en 1968 (cuando tenía 21 años) fundara la compañía Amstrad. Amstrad tendría como objeto social el diseñar y comercializar antenas y aparatos eléctricos diversos para el mercado del automóvil. En los primeros años de vida, Amstrad dio el salto y dominó el mercado Low Cost de equipos Hi-Fi, TV y radiocasetes evolucionando también a amplificadores de audio y sintonizadores.

 

 

El asombroso éxito de AMSTRAD comienza cuando Sir Alan Sugar decide sacar su compañía a bolsa en 1980. Durante los primeros años duplica y triplica el valor de las acciones por lo que decide iniciarse en ese lucrativo mercado de los ordenadores personales que por aquel entonces dominaban empresas como Sinclair y Commodore.

 

 

En 1984, AMSTRAD por fin lanza su modelo CPC 464 que está basado en un Zilog Z80 de 8 bits a 3,7 MHz y con 64 Kbytes de memoria RAM. Este modelo incluía además la unidad de cinta incorporada y un monitor (de fósforo verde o color) con la fuente de alimentación integrada de 5V. Llevaba una ROM diseñada por la empresa Locomotive Software quien equipaba una versión muy rápida y funcional de BASIC llamada Locomotive BASIC. La gama CPC se lanzó en Reino Unido, Francia, Australia, Alemania, Nueva Zelanda, Italia y España, donde fue un éxito de ventas. Con este primer microordenador, no solo se hace un hueco en el mercado, sino que consigue ponerse a la altura de sus, por aquel entonces, grandes competidores.

 

 

Al CPC 464, le siguieron los modelos CPC 664 (1985), técnicamente igual al 464 pero con unidad de disco de 3″ y que solo duró tres meses en el mercado, y el CPC 6128 (1985) que contaba con 128 Kbytes de RAM y un teclado más discreto y pretendidamente profesional, pero de idéntica fabricación al de los otros modelos. En este punto, tenemos otra de esas anécdotas misteriosas que fue el lanzamiento de un modelo llamado CPC 472. Se trata de una modificación del modelo CPC 464 con teclado inglés (sin tecla Ñ) que en aquellos momentos se comercializaba en España. Su aspecto externo es idéntico al de este último, salvo por la sustitución de la leyenda “CPC464” por la de “CPC472” en la carcasa.

 

 

Internamente usa la misma placa que el CPC 464, pero el chip de ROM que el CPC 464 lleva soldado directamente a dicha placa, con la versión 1.0 del BASIC, es sustituido en el CPC472 por un pequeño circuito impreso auxiliar en el que va montada una ROM versión 1.1 (la misma que incluía el modelo CPC 664 y posteriormente el CPC 6128), y un chip de 8KB de RAM, con lo que el nuevo modelo contaba con un total de 72KB de RAM.

En la documentación del equipo se menciona que los 8KB de RAM adicional no son utilizables directamente por el usuario, sino que fueron añadidos para uso interno de las nuevas rutinas y comandos de la versión 1.1 del BASIC. En realidad esto es totalmente falso, ya que por un lado, el chip de 8KB, aunque físicamente esté soldado a la placa auxiliar, eléctricamente no está conectado al resto del sistema por lo que no podía ser direccionado de ninguna manera, y por otro, el modelo CPC 664, de sólo 64KB, incorpora la misma versión 1.1 y no necesita de la memoria adicional para gestionar los nuevos comandos.

A todas luces, el motivo de esta curiosa modificación fue eludir una ley española de 1985 que gravaba con un arancel de 15.000 pesetas a todos aquellos microordenadores importados en España que tuviesen 64K o menos de RAM. De esta forma, al disponer teóricamente de 72KB, el CPC 472 no se veía afectado por esta ley, y Amstrad se ahorraba el pago del impuesto. Aunque podamos creer que fue una gran maniobra de Sir Alan Sugar, esto siempre se atribuyó directamente a la empresa Indescomp que era la encargada de distribuir estos microordenadores en nuestro país.

No sé si alguno de nuestros lectores fue un afortunado poseedor de un Amstrad CPC 472. Yo personalmente conocí a alguien que lo tuvo y siempre iba diciendo que esos 8KB se notaban bastante en los juegos y que su equipo se veían mucho mejor. Qué pena no tener contacto con él en la actualidad para mandarle el link a este enlace 😛

 

 

Otra de las curiosidades de AMSTRAD, es que las ROMS de los CPC permiten, configurando tres puentes en la placa base, mostrar en el inicio mensajes de Copyright de 8 compañías diferentes (Amstrad, Orion, Schneider, Awa, Solavox, Saisho, Triumph e ISP). Pero sólo se comercializaron por Awa (Australia) y Schneider (Alemania y España). La presencia de Amstrad en EEUU fue meramente testimonial.

 

 

Por ese mismo año, Amstrad sacaría el PCW cuyo nombre se debe a las siglas Personal Computer Word Processor y de cuyo diseño de su ROM se encargaría también Locomotive Software como hiciera con su gama de CPCs. Este nuevo equipo de Amstrad vendría a ocupar un nicho de mercado denominado “Procesadores de Texto” que sin rivalizar con los PCs o los primeros Commodore Amiga, pretendía sustituir a las viejas máquinas de escribir ganando en esta carrera a IBM con su modelo Selectric u Olivetti. Este sería un nuevo caso de éxito para la compañía de Essex.

 

 

En paralelo a toda esta carrera meteórica por dominar el mercado de los microordenadores, en 1984 Sir Alan Sugar funda Amsoft. Amsoft se constituye como la first-party de software de Amstrad aunque gran parte de los productos que se secaron a la venta bajo esta denominación estaban hechos bajo licencia Amsoft por terceras compañías. Sus actividades consistieron principalmente en la publicación de juegos y utilidades para Amstrad, la relación con los medios y la creación del Amstrad User Club. ¿Quién no recuerda Oh Mummy o Roland in Time?. En 1989, Amsoft se integraría dentro de Amstrad Corporation y cesaría sus actividades como tal.

 

 

No contento con el gran despegue de Amstrad, Sir Alan Sugar anuncia oficialmente el 7 de abril de 1986 la compra de la compañía de su principal competidor, Sinclair Research, que conllevaría “los derechos mundiales de venta y fabricación de todos los ordenadores de Sinclair hasta la fecha, junto con la marca registrada Sinclair y los derechos de propiedad intelectual referidos a ordenadores y accesorios…”. ¿Alguien no conoce esta empresa? Pues no os perdáis la siguiente entrega de la Historia de Amstrad…

Share

Acerca de hellboy

Informático de profesión, apasionado de los videojuegos y enfermo de Síndrome de Diógenes Digital. Eterno aprendiz en esto de los Social Media e inquieto colaborador de diversos proyectos y medios. Cree que Dios es Carl Sagan... twitter: @dvdfernandez
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a La Historia de Amstrad (I): Los comienzos

  1. Muy interesante!! Deseando ya la 2ª parte 😉

  2. Lo de la remolacha cocida no lo sabia, mira. pero ahora me exolico porque habia equipos de sonido con la marca.

  3. No olvidaros de hablar del Amstrad NC100 y del NC200, dos ordenadores no muy conocidos de 8bits de la misma empresa.

  4. Muy interesante amigo. Como ya he comentado varias veces el CPC 464 fue mi primer ordenador, así que siempre se le tiene un cariño especial. Deseando leer la segunda parte 🙂

  5. Buen reportaje, muy entretenido. Cielos, al nombrar el Oh,mummy me han venido un montón de recuerdos que estaban taponados, la de veces que jugué en casa de un amigo…El PCW siempre me encantó y creo que ahí fue donde nos dimos cuenta que las máquinas de escribir tenían los días contados…Eso sí, el gran Amstrad de mi vida fue un PC1512 que exprimí hasta la saciedad, me encantaba, hacía de todo con él, programaba, jugaba, llevaba parte del negocio familiar…Lamentablemente se quemó en un incendio en 1999, cuando aún seguía trabajando, aunque en la oficina hubiera ya además un par de pentiums. Felicidades por el artículo y espero con ganas la continuación

  6. Me alegro de que os guste!!! Aun no siendo un gran escritor, estas cosas se hacen con un cariño añadido puesto que crecí con uno de ellos… la segunda parte será aun más jugosa y la tercera será algo más de papel couché ya que Sir Alan Sugar, digamos, que es uno de esos millonarios excéntricos… 😛 (aun más que Sir Clive Sinclair jejeje)

    Por favor, se admiten críticas, contribuciones, ideas, etc… recordad que aun vamos por 1986!!!! Queda mucha historia por contar…

  7. ¿Aun mas que Sir Clive? Pues vaya…

  8. Gracias por el artículo Hellboy… esperamos impacientes la 2da parte 🙂

  9. Gran ordenador, gran epoca y excelente articulo.

    Me encanta. Fue el ordenador de mi vecino, pero al que jugue muchisimas horas. Esperando la continuación.

    Un saludo.

  10. Yo tuve un 472. Con el tiempo se lo di a mis primos y después no se que fue de él, me imagino que no superó el paso por sus manos :(. Con los años me arrepentí mucho de habérselo dado, hace poco me he hecho con un 6128 que, tras cambiarle la famosa gomita, va perfecto (monitor de fosforo verde incluido :D).
    En el árticulo parece que dais a entender que el 472 no tenía Ñ, sin embargo os puedo asegurar que, al menos el mío si que la tenía.
    Por otro lado también tuve la suerte de programar en un 464 (creo que era un 464, fué en una academia donde tenian también 472 y un 664), que creo que erá inglés (no recuerdo bien la verdad, pero juraría que ese si que no tenía Ñ), y cuyo teclado era una maravilla, no se si os suena de algo pero no tenía nada que ver con el de mi 472 ni el del 6128. Me encantaba el tacto de ese teclado.

    Saludos.

  11. neophox dijo:
    Yo tuve un 472. Con el tiempo se lo di a mis primos y después no se que fue de él, me imagino que no superó el paso por sus manos :(. Con los años me arrepentí mucho de habérselo dado, hace poco me he hecho con un 6128 que, tras cambiarle la famosa gomita, va perfecto (monitor de fosforo verde incluido :D).
    En el árticulo parece que dais a entender que el 472 no tenía Ñ, sin embargo os puedo asegurar que, al menos el mío si que la tenía.
    Por otro lado también tuve la suerte de programar en un 464 (creo que era un 464, fué en una academia donde tenian también 472 y un 664), que creo que erá inglés (no recuerdo bien la verdad, pero juraría que ese si que no tenía Ñ), y cuyo teclado era una maravilla, no se si os suena de algo pero no tenía nada que ver con el de mi 472 ni el del 6128. Me encantaba el tacto de ese teclado.

    Saludos.

    jajaja amigo, has hecho un spoiler de la segunda entrega: el CPC472 con ‘ñ’ para adaptarse a otra normativa del gobierno jejeje no pasa nada… tomemoslo como un teaser 😀

  12. ¡Genial! Un artículo interesantisimo y que deja con ganas de mas. Me esta haciendo reconciliarme con el que, durante muchos años, fue el ordenador enemigo. Yo era de Spectrum y claro, en esa guerra en el patio de mi colegio no se hacían enemigos 😉

  13. Estupendo artículo, hellboy! Esperando con impaciencia esa segunda parte 😉
    Siempre recordaré esas discusiones de patio de colegio sobre que ordenador era mejor: si el gomas o el CPC. Yo, como poseedor de un +2A por aquel entonces, pues me decantaba por el spectrum, pero con el paso del tiempo, uno va descubriendo que cualquier máquina en sí es lo suficientemente buena como para darnos horas y horas de entretenimiento y que cada sistema tiene sus “joyas” 😛
    Respecto a lo que comentas del Locomotive Basic, decirte que si que es verdad que es muy rápido y que tiene bastantes comandos (sobretodo los que se utilizan para tratar cadenas de texto) que son muy útiles, pero cualquier parecido al basic del speccy es mera coincidencia (lo digo porque estoy intentando portar mi “Aahku” a CPC y estoy sudando la gota gorda 😆 )

  14. Baron Ashler dijo:
    […]el Locomotive Basic, decirte que si que es verdad que es muy rápido y que tiene bastantes comandos (sobretodo los que se utilizan para tratar cadenas de texto) que son muy útiles, pero cualquier parecido al basic del speccy es mera coincidencia (lo digo porque estoy intentando portar mi “Aahku” a CPC y estoy sudando la gota gorda 😆 )

    Gracias amigo… por ahi siempre comentan que portar un juego de MSX a Spectrum y viceversa es relativamente sencillo pero que Amstrad es otro cantar…

  15. Aqui dejo un bonus en forma de anuncio que seguro muchos recordais de la infancia:

    http://www.youtube.com/watch?v=DE83iQlRi2o

    Por cierto, ya está entregada a la redacción la 2ª parte. Estad atentos porque el viernes verá la luz…

  16. Muy bueno Hellboy,esperando esa segunda parte.
    Lo del Amstrad con 72k esta muy explicado!!!

  17. Yo también empecé en cierta manera con el Amstrad. Ya que mi primera toma de contacto con los microordenadores fue con el CPC464 de un vecino. Me fascinaba tanto que nunca perdia ocasión para quedar y ver como se pasaba alguna pantalla y para jugar yo también, a pesar de tener que sufrir su monitor de fósforo verde.

    Que recuerdos!!

  18. tengo un amstrad sistema tower modelo ts-46. funciona pero necesita una limpieza y puesta a punto. me pueden indicar servicio tecnico en murcia capital.muchas gracias

  19. tengo una mini cadena antigua amstrad sistema tower modelo ts 46
    alguien sabe de algún servicio de electronica que le pueda dar una limpieza y ponermelo en funcionamiento otra vez.funciona pero los discos cuando llevan un rato funcionando no se oyen bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *