No soy retro

Hoy en día ya sabemos lo que prima en un videojuego, y lo que buscan la mayoría de los usuarios:

– Gráficos espectaculares e hiperrealistas.
– Mecánicas de juego sencillas con combos sangrientos (muchos combos aunque la mayoría los ejecutemos presionando aleatoriamente los botones) y buenas cantidades de hemoglobina. O mecánica FPS con marines espaciales calvos.
– Antialiasing, Blurry-Motion, Edge-Sharping-Mistytexturemapping, y toda la pesca tecnológica.

Cumplidos estos requisitos básicos, sólo entonces podremos empezar a discutir sobre si el juego es divertido o no, es decir, sobre si el juego merece la pena o es un pedazo de truño inmundo pese a sus millones de polígonos.

 

Y es aquí donde nace una brecha bastante insalvable con lo “antiguo”, y por “antiguo” vamos a denominar a juegos con al menos 13 años de antigüedad (¿por qué 13 años? Pues por decir algo. O porque el nacimiento de Zelda Ocarina of Time es para mí el año “0”). Se detectan los siguientes síntomas en las generaciones actuales de jóvenes jugadores:

– Ya no saben lo que es el “Pong”, y el “Comecocos” creen que es la mascota de algún Mundial de fútbol del siglo pasado.
– No conciben que antes los juegos se cargaran en un ordenador a través de un cassette de música. Creen que les tomas el pelo.
– La visión de un juego de Spectrum o de Atari 2600 es sencillamente aberrante, jamás perderían el tiempo siquiera en probar si se trata de algo jugable.

Es decir, el elemento tecnológico es el que delimita lo que puede jugarse (aunque sea malo) de lo que no (aunque sea bueno).

Perdemos mucho tiempo discutiendo si el videojuego es arte, pero no concebimos que deberíamos jugar en igualdad de condiciones con todo tipo de plataformas al igual que podemos escuchar un canto gregoriano o una sinfonía de Philip Glass, una canción de los Beatles o de Radiohead, o disfrutar de un cuadro de Turner o de Klee. Sin embargo, la brecha en los videojuegos se abre y los que lo pasamos bien con el Manic Miner pasamos a ser… “retrogamers”.

 

El amante de los videojuegos debería adquirir una educación tal que le permitiera no hacer distinciones entre las diferentes obras que nos ha dado el mundo de los videojuegos. Es cierto que no debemos caer en el error de mitificar lo antiguo: la mayoría de los juegos de ZX Spectrum han envejecido fatal y son directamente injugables o irracionalmente difíciles, pero eso no quita que no podamos reconocer un par de cientos de excelentes juegos, algunos de ellos verdaderas obras de arte. Un escritor francés asegura que sólo un 2-3 % de los profesionales que conocemos a lo largo de nuestra vida son buenos profesionales, el resto son mediocres o directamente una nulidad: algo parecido pasa con los videojuegos. Esto no es menos cierto para plataformas como SNES, con muchos cartuchos anodinos pero con un buen puñado de maravillas imperecederas. Uno, creo yo, debería poder perderse por los sonidos de REZ de igual forma que disfruta tumbando colosos con el juego de Fumito Ueda o saltando barriles con la Nes y Donkey Kong. Es obvio que la técnica evoluciona, pero no por ello catalogamos a Billy Wilder de cine pasado de moda e inservible por el hecho de ser en blanco y negro y no existir al lado de Jack Lemmon un Optimus Prime en lugar de un Tony Curtis.

Así que digamos que me encanta el término “retro” pero por otro lado me produce una sensación contradictoria por poner de relieve que al mundo del videojuego le queda todavía un mundo para cortar sus ataduras con el lastre tecnológico (indivisible por un lado pero también una trampa) y con su vocación comercial (productos de ocio de consumir y tirar, con plataformas con fecha de caducidad). ¿Dónde está la retrocompatibilidad para que tantas y tantas maravillas no queden condenadas al mercado de Ebay o al reducto del emulador? Incluso Nintendo empieza a renegar de ello, cuando no pretende directamente volver a cobrar por viejas glorias. El argumento de las compañías será siempre el mismo:

– ¿Para qué proporcionar retrocompatibilidad gratis si podemos cobrar por ello?
– El videojuego caduca: nace, se vende y muere hasta que lo volvemos a sacar en una e-shop para que el ciclo vital se reinicie.
– Si quieres jugar a juegos antiguos, cómpratelo y usa la consola original, me importa un bledo. Si no obtenemos beneficio, no me importa.

El problema, claro, es el último punto. Los formatos para disfrutar del videojuego. Con el cine es más fácil, tener un VHS o un DVD es muy sencillo. Tener una Vectrex no lo es. Menos mal que tenemos los emuladores.

Así que si sólo existe para ti la PS3, pero sin embargo has sentido un curioso cosquilleo al probar uno de esos sencillos juegos de móvil o con el Angry Birds de iPhone, quizá deberías ampliar tus miras, tal vez no esté todo perdido. Comprobarás que todo lo que creías que era una novedad ya estaba inventado hace mucho, que todo provenía de un mundo con píxeles más visibles pero no por ello menos valiosos. Quizá en el futuro, si somos muchos los que pensamos así, el (precioso) término “retro” desaparecerá… y para bien.

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a No soy retro

  1. Bravo! genial como pocos el artículo

  2. Un artículo muy valiente, JMV, si señor!!! Por cierto, cuando haces referencia a juegos “irracionalmente dificiles” no sé por qué pero se me han venido a la cabeza los de Dinamic 😀 😀
    Es muy dificil que vuelva a darse otra “gran crisis del videojuego”, ya que la industria está muy asentada (lo mismo que va a ser dificil que caiga Hollywood, por más mierda en 3D que saquen…), pero si es cierto que para que el videojuego sea tratado como arte (que lo es y con varias disciplinas asociadas, como el diseño o la música) debe superar ese concepto de “industria de entretenimiento” que hace que cada juego sea considerado como un producto de “usar y tirar”, con una fecha de caducidad determinada. El día que se superen esos conceptos, podemos sustituir la palabra “retro” (que ultimamente tiene muchas connotaciones comerciales) por la palabra “clasico” y las nuevas generaciones de creadores y usuarios tomarán como referencia esos títulos, tal como se hace en el cine o en la música…. y dicho sea de paso, también dejaran de mirarnos con caras raras cada vez que digamos eso de “yo colecciono consolas” 😉
    Saludosssss… y perdón por el “mitin” 😀 😀

  3. Enhorabuena, yo pienso igual que tu con los videojuegos, solo que como soy desarollador pienso que tambien es un negocio, entonces hay algunas cosas que pienso diferente.

    Los videojuegos de ayer y de hoy parecen muy diferentes pero al final es matar o poner algun puzle.

    Muy buen articulo.

  4. Buena reflexión aunque quizás yo no tenga una visión, digamos, tan catastrofista de la situación. La mayoría de las personas que juegan a juegos antiguos es por nostalgia. Muchos otros por darle una oportunidad a aquellos juegos de los que oyeron hablar y nunca jugaron, pero no por ello dejamos de disfrutar de nuevos títulos. El efecto que comentas de que primero sea bonito y luego empezamos a valorar si es divertido, es la evolución de “que tenga buenos gráficos o una gran presentación” de la época de los que hemos crecido con los 8bits. Tristemente, hoy RETRO es sinónimo de NEGOCIO y solo hay que darse una vuelta por tiendas de moda y demás sitios gafapasta para darse cuenta. Ahora bien, tenemos tanta variedad que podemos ir saltando de titulo en titulo y nunca dar con un juego aburrido… eso es una suerte 🙂

    Gran artículo y sobre todo, gran reflexión…

  5. jojo.. [b]”Comprobarás que todo lo que creías que era una novedad ya estaba inventado hace mucho”[/b] No has conseguido autoconvencerte …. tu subconsciente te ha traicionado, han catalogado el mercado actual de mera copia evolutiva … no puedes escapar, no rechaces el lado oscuro … eres Retro 😛

  6. ¿A alguien que le guste el cine clásico se le puede llamar retrocinéfilo? ¿Ciudadano Kane, Metrópolis o Casablanca es cine retro? Con el cine pasa algo muy diferente que con los videojuegos. El buen cinéfilo es respetado por que conoce y disfruta los clásicos del cine, y qué suerte tiene, todavía puede ir a la tienda a comprar todas las joyas del cine pasado.

    Sin embargo el jugador al que le gusta disfrutar y tener maravillas del videojuego, y que por ello colecciona consolas obsoletas y ordenadores antiguos, suele quedar en el ostracismo. ¿Cómo vas a charlar con tu vecino de que el otro día te pusiste el Uridium para Spectrum y que disfrutaste como un enano? Y como tú bien dices, encima al que le gusta esta afición lo tiene jodido. Hay que tirar de Ebay para encontrar lo que buscas, con el riesgo que esto conlleva.

    Comparto contigo el que la palabra “Retro” me encanta, pero por otro lado quiza habría que usar más bién el término clásico, a fin y al cabo, la vida de la industria del videojuego sólo lleva poco más de 30 años.

    Lo de la comercialidad del los videojuegos actuales daría un debate muy interesante. Yo no se si es que me estoy haciendo mayor, pero cada día detesto más el estado actual de la industria, y por ello cada día juego menos a lo nuevo. Siempre he siso un aficionado al rol para ordenador, y me jode que utilicen el término rol para comercializar los juegos de ahora, por que parece que está de moda. Por poner un ejemplo, Mass Effect es un gran juego, pero por dios, eso no es rol. Hoy día el 50% de los juegos dice tener elementos de rol o directamente se toman la licencia de llamarlo juego de rol para venderlo mejor.

    En fin, para qué seguir. Siempre me quedarán los clásicos (que no retro), para dusfrutar de algo realmente auténtico.

  7. Os invito a dar un paseo breve por nuestras instalaciones para que veáis lo retro que somos!!

    http://www.youtube.com/watch?v=6iD9IPiw_2Q&feature=youtube_gdata_player

    Espero que os guste

  8. Podeis llamarlo Retro o podeis llamarlo X, yo lo llamo tener cultura.
    Al que le gusta el cine de verdad no se queda anclado en los ultimos estrenos, se ocupa de investigar y revisar clasicos y luego lo que venga detras dependiendo sus gustos. Con la literatura igual. Algun indocumentado que solo haya leido Crepusculo y El Secreto en toda su vida no puede decir que le gusta leer. Tampoco es un amante de la musica el que solo oye los politonos que le pasan sus colegas al movil y el chunda-chun del bareto de copas…..
    Cada arte tiene su historia, y aquel que se interesa por los videojuegos y que le gustan de verdad nunca despreciara su historia ni sus antecedentes, ni ahora ni en el año 3300.
    Todos esos que solo valoran los juegos por sus graficos hiperrealistas y que no ven mas alla de la Play2 son pobres diablos sin cultura ninguna que a fin de cuentas tampoco tienen ni idea de a lo que estan jugando hoy.
    No quiero parecer pedante pero es mi opinion.

  9. Has dao en el clavo Jesús. Un artículo de 10. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es más, creo que en alguna ocasión he comentado en el programa que si te gustan los videojuegos como tal, da igual que sean de hace 25 años, que sean en 3D o sean una mierda pinchá en un palo. Hay que probar todo lo que se pueda y todo lo que esté a nuestro alcance para así poder tener capacidad para valorar y decidir si realmente se está jugando a algo que merezca la pena.

    Lo de que la gente que no ve más allá de una PS3 o una 360 es también de aplicación a la inversa. Hay mucho jugador que echa pestes de los sistemas que no son de 8 o 16 bits y ese personal debería saber que también se están perdiendo grandísimas joyas, solo por el hecho de que utilizan estilos gráficos y jugabilidad diferente a las que ofrecen sus máquinas más queridas. El mundo del videojuego es algo muy grande merece ser disfrutado en todas y cada una de sus etapas.

    Y sí…yo también estoy cansado un poco del término “retro” pero es algo que creo que difícilmente podremos borrar de este mundillo.

    Un saludo.

  10. Mi más enhorabuena por este artículo de opinión, con el que coincido y me siento identificado. Alguna vez ya he soltado por el foro lo inapropiado que me parece el término retro, además de la comercialidad/inflación de precios que conlleva (léase EBAY, terminos “retro”, “retro-coleccionista”, “vintage”, rare rare rare). Como bien dice Hoz, el término correcto sería CLÁSICO, pues un mecánico aficionado que se dedica a restaurar sus coches de la década de los 60′ no es un retromecánico.

    Yo a veces me he planteado porqué sólo juego a videojuegos antiguos o clásicos (por no llamarles retro.. xD), si lo hago por nostalgia o es que hay algo más. Y es que, amigos, efectivamente sí que hay algo más: lo que manda en un videojuego, es la jugabilidad y la adicción, y eso en los nuevos títulos se encuentra menos (pero no niego que se pueda encontrar, cuidado).

    Normal que los niños de ahora si ven un juego de los adictivos en Atari 2600, o incluso les pongamos un Galaga o Pac-Man en versión recreativa se nos asusten: la industria, los amigos y los tiempos que corren les han acostumbrado a juegos con bandas sonoras instrumentales ambientales y gráficos sacados de una película de cine, independientemente de si el juego final es bueno o malo.

  11. (continuación… como me extiendo perdón! :))

  12. Hay que empezar desde abajo; en los videojuegos también debería haber una especie de educación “desde abajo”, pues un niño que se críe con Pac-Man, Galaga y Manic Miner va a disfrutar el video juego de una manera MUY diferente a la que lo harán sus compañeros de clase. Y da igual que este niño que nos sirve como ejemplo juegue también a juegos nuevos en plataformas nuevas, pues habrá crecido y alojado en su cerebro lo que es realmente la jugabilidad, la adicción y buen hacer que pueden dar a día de hoy (y siempre) los clásicos de toda la vida para motivar y de alguna manera estimular los sentidos y la lógica de un niño son mucho más grandes que cualquier juego actual. Mis primeros recuerdos de los que tengo consciencia se remontan a mi familia y a videojuegos, recuerdo con detalle infinidad de cosas que me han llevado a seguir disfrutando de ellos hasta el día de hoy; Considero que he aprendido muchísimo de las grandes joyas de siempre, hemos tenido la suerte de coger una época dorada de continuo descubrimiento… y eso es lo que deberíamos enseñar a futuras generaciones 🙂 Suena extremista, pero no lo es: es algo con mucha lógica.

    Y eso no es ser RETRO señores… RETRO es el negocio que hay entorno a todo esto y que parece hasta una moda en ocasiones.

    felicidades JMV por el artículo 🙂
    Salu2

  13. Chapeau Jesús! excelente artículo.

    Esta claro que para que este medio sea una arte (de veras) se deberia empezar a ver como tal, osea respetando los clásicos (que lo merezacan claro) por lo que son y no por los medios tecnólógicos que los ejecutan. Juegos como Tetris son una leccion de lo que es un videojuego, intemporal y clásico que se sale de medios, modas, etc…

    Un Saludo
    Javi Ortiz

  14. Iba a comentar algo al respecto, pero viendo los comentarios de los compañeros poco más tengo que añadir.

    Un artículo de 10, cuánta razón tienes.

  15. Muy buen articulo JMV.

    Pues no se si soy RETRO o CLASICO, lo que si que se, es que tengo una lista con las consolas que poseo y a las que voy añadiendo los juegos que quiero disfrutar. Cuando los acabo los añado a otra lista de juegos acabados.

    No hago distincion si son nuevos o viejos, pero si quiero disfrutarlos y en ocasiones hasta me sorprenden, si tengo en cuenta el año en el fueron creados.

    Tambien es verdad lo que dice Robe_Inie, hemos tenido suerte de habernos criado con los inicios de la epoca dorada. Hemos sabido aceptar los defectos de algunos juegos que suplian con imaginacion y diversion.
    La generación actual, al menos la mayoria, se ha vuelto mas exigente a la hora de invertir su tiempo frente a la consola, sino merece la pena el juego (Graficos, efectos, etc).

    ¿Es un defecto o una virtud?.
    Si lo vemos con nuestros ojos, es posible que se esten perdiendo muchas joyas.
    Si lo vemos a los suyos: “mi tiempo es oro y solo lo empleare en algo que merezca la pena”. “Al precio que pago ya tiene que ser bueno”.

    Hace un par de dias, mi niña me pidio el Zelda de la 3DS, a lo que le enseñe el original y lo miró con cara rara por lo graficos. Tras unos minutos jugandolo en la consola original ya no lo veia de la misma forma.

    Bueno chicos buenas noches y saludos al equipo, colabores, Factory Arcade y demas que anden por ahi.

    Seguiremos disfrutando de lo que nos gusta…jejeje.

  16. Genial artículo y acertadísima reflexión.
    Ese “poquito” que falta para que desaparezca la palabra “retro” y sea para bien creo que es simplemente el paso necesario para que se consideren los videojuegos como lo que son: ARTE.
    Cuando lleguemos a ese punto todo el debate “retro” si o “retro” no habrá quedado definitivamente superado.

  17. ¡Un 10 para el artículo y otro 10 para los comentarios!

    Eso sí, no estoy de acuerdo con todo lo que se dice. Vayamos por partes…

    Primero, el tema del arte. A muchos jugones, si les preguntas si los videojuegos son arte, te dirán que no. Otros tantos te dirán que sí que lo es, y de los que te dicen que sí que lo es, la mayoría sólo aceptará como arte los juegos que tengan una carga narrativa más o menos importante (como los juegos de Fumito Ueda, el Final Fantasy VII, incluzo Zelda OoT). Pero son pocos los que son capaces de ver arte en los juegos “antiguos”. Yo soy uno de esos pocos, y de hecho siempre he dicho que a mí me parece tan arte Shadow of the Colossus como Pacman, SoulCalibur o Ikaruga. ¿Acaso no son arte las pinturas rupestres?¿Acaso no es arte la Venus de Willendorf?¿No son arte los monolitos de Stonehenge? No se puede decir que algo no es arte por el hecho de que en su creación se utilicen herramientas rudimentarias o por que no cuentes una historia. Si logras transmitir una sensación, habrás construido arte.

    Respecto al término retro, a mí personalmente no me molesta en absoluto, y es más, se podría decir que incluso me gusta. Y creo que a muchos jugadores de videojuegos clásicos también. Si no no tendríamos ferias como [b]Retro[/b]Madrid o [b]Retro[/b]Encounter, o páginas web como [b]Retro[/b]Vicio. Incluso me parece que los términos Retro y Clásico son compatibles y ambos pueden coexistir teniendo un matiz diferenciador. Por ejemplo yo considero “Uchi Mata” un juego retro, pero no un juego clásico, en el sentido de que es un juego antiguo, pero difícilmente se le podrá considerar una obra de arte que haya influido en al mundo del videojuego.

  18. En cuanto a los que lo comparáis con el cine (que aún no he acabado mi tocho), de nuevo yo personalmente no veo tanta diferencia, por ejemplo:

    Hoz3 dijo:
    El buen cinéfilo es respetado por que conoce y disfruta los clásicos del cine, y qué suerte tiene, todavía puede ir a la tienda a comprar todas las joyas del cine pasado.

    Te doy la razón en cuanto a que el jugón al que gustan los juegos clásicos no es respetado por el público general (a diferencia de quien es cinéfilo, que tiene el respeto general). Sin embargo el videojuego es aún un arte muy joven. Yo pienso que esto dentro de unos años va a cambiar, cuando se pueda hablar con propiedad de la Historia del videojuego sin reducirla a apenas 50 años. Al principio por cierto con el cine pasó lo mismo, no se le consideraba arte, el verdadero artista era al que gustaba el teatro.

    En cuanto a lo que comentas que el cinéfilo tiene suerte de poder encontrar todas las obras, yo diría que el gamer tiene tanta suerte como el cinéfilo, si no más: tienes plataformas de descarga cada vez más florecientes en las que puedes descargar videojuegos clásicos sin levantarte del sillón. Me dirás, claro, que eso no vale, porque no las puedes disfrutar en su formato original. Pues si me vas a decir eso, no hagas la comparación con el cine porque pasa exactamente lo mismo: puedes comprar las películas, pero ¿las compras en cintas de proyección original? ¿O en VHS? No, las tienes en DVD o descarga digital, igual que los videojuegos, y muchas veces incluso “remasterizadas”, como se hace con las películas.

  19. Si te vas al catálogo convencional está claro que los juegos están muy encasillados, pero si tienes unas miras más amplias está igualmente claro que esta es una generación para todos los gustos

    A las stores y juegos indie me refiero. Juegos de bajo coste de desarrollo, prácticamente nulo coste de distribución (lo que ha lastrado grandes ideas durante toda la historia del videojuego) y poco riesgo ante el fracaso de una idea innovadora. Una filosofía que comenzó la distribuidora japonesa D3 hace más de 15 años

    De todas formas quien critique el catálogo de Atari 2600 no es que no le guste el retro, es que tiene un mínimo de criterio porque decir que es un catálogo medio decente es haber jugado a un par de títulos como mucho, tiene un catálogo de mierda como poco, Intellivision tenía un catálogo notablemente mejor y no por tener mejores gráficos, simplemente por tener mejores juegos

    Como lo veo yo ahora se hacen juegos de mejor calidad de media que hace décadas, por el simple motivo que hay unos estándares de calidad más altos. Solo hay que ver la mayoría de los títulos bajo “el sello de calidad” de Nintendo, menuda trolleada

  20. Esto va para DORAGASU:

    Te tengo que dar la razón en dos cosas pero con matices.

    1/.Está claro que la palabra clásico tiene dos significados. El primero el de antiguo, o al menos que tiene ya un tiempo respetable. Y el segundo el de calidad. Está claro que no todos los juegos retro se merecen este calificativo. Pero sí que hay algunos juegos que han pasado a ser clásicos absolutos por lo malos que fueron. ¿ Alguien recuerda E.T. para Atari 2600? Clásico puede significar también que tuvo un papel importante en la historia del video juego, tanto para bien como para mal.

    2./Lo del tema de compararlo con el cine, pues bueno, he obviado el tema de las descargas digitales. Me refería a la disponibilidad física del material. Yo no sé los demás pero a mi por ejemplo cuando un juego, película, libro o Cd de música me gusta mucho, tiendo finalmente a comprarlo original. Para decidirme a comprarlo muchas veces lo he probado primero descargandolo de internet. Por ejemplo, Dragon Age, Mass Effect, Drakensang, los descargue primero, y me gustaron tanto que los terminé comprando en la tienda. Con la música tres cuartas de lo mismo. ¿ Se puede hacer lo mismo con los clásicos del videojuego ? ¿ Qué pasa si quiero una copia del clásico “Hobbit” para Spectrum? En el Media Markt no está, desde luego.

    Sobre el tema de que si los videojuegos es arte o no, no voy a entrar al trapo. Sería un debate sin fin. TODO puede ser arte o NO dependiendo de la persona que lo percibe. Es complicado. Para mi algunas cosa pueden ser una obra de arte y para otro lo mismo podría ser una soberana mierda.

    Por cierto: Encantado de hacer debate aquí. ME ENCANTAN LAS OPINIONES!!!

  21. Este artículo no deja indiferente a nadie 😛

  22. Yo también estoy encantado de que todos participemos en un debate como éste 🙂 Está claro que no hay una verdad absoluta, ni que ninguno tiene porque tener la razón verdadera, pero se sacan conclusiones muy positivas y puntos en común entre todos nosotros.

    Yo cuando hablaba de juegos clásicos me refería más bien a juegos para plataformas clásicas, que es de donde hemos bebido todos y de donde creo que deberían beber los jugones que se están formando , y si no es posible directamente de esas plataformas, pues al menos que jueguen a los juegos “creadores” de las bases actuales. Simples, efectivos y que les van a dar las nociones de jugabilidad y adicción, los dos patrones clave de un juego.

    Lo de los estándares de calidad más altos que comentaba por arriba el compañero Stranno, bajo mi punto de vista es relativo; pues yo entiendo calidad como sinónimo de la fusión perfecta de jugabilidad-adicción, algo que juegos de toda la vida han demostrado que puede perdurar hasta la actualidad y más allá y que pocos (pero ojo que alguno si que hay) de los recientes no lograrán conseguir ni ser recordados de esa manera.

    Respecto al catálogo de 2600, si que es cierto que había unas castañas muy grandes, pues los nulos controles de calidad a los que eran sometidos los juegos programados por compañías ajenas a Atari y el sacar juegos y juegos de la nada hizo que la media fuera tirando a mediocre. Un catálogo de juegos muy muy extenso pero no todos correctos. Pero también hay grandes títulos, auténticas joyas, y no sólo uno o dos sinó unas cuantas, y buenas conversiones domésticas supliendo con los factores jugabilidad-adicción las limitiaciones que tenía esta consola. A ella debemos muchas más cosas de las que creemos. Así que se podría considerar, para gusto de todos, clásica y retro al mismo tiempo 😉

  23. plas plas plasss.. un fortísimo aplauso por el articulo!

  24. Por cierto, el motion blur no es una rutina muy novedosa, de hecho es tan antigua como el primer videojuego que existió -supongo que alguno basado en osciloscopios-

    En sus orígenes no era una rutina intencionada sino una deficiencia de las pantallas de rayos catódicos (CRT). En esencia un acelerador de partículas lanza un electrón contra una pantalla de fósforo e ilumina un punto, esa luminosidad tarda un tiempo en borrarse -el llamado ghosting en las pantallas LCD- y por ello quedan una especie de “fantasmas” en la pantalla. Eso es el blur y esa es la idea que tomaron los primeros juegos en 3D que utilizaron el motion blur para mantener “fantasmas” en forma de modelos poligonales transparentes

    En tiempos de Atari VCS las deficiencias de las pantallas CRT lo eran todo a la hora de mostrar unos gráficos “complejos”. El blur del borrado de la pantalla de fósforo, la fusión de color producida por los destellos de los impactos, el ruido producido por las conexiones coaxiales, todo ello era “aprovechado” por los programadores para que no quedara todo tan plano

    De hecho ahora juegas a un juego de Atari VCS en un emulador y se ve como una mierda, sprites totalmente definidos, colores totalmente planos y cosas así. Muchos emuladores (Stella incluido) tienen el fantabuloso filtro CRT pero es obvio que las limitaciones de un filtrado por software jamás darán la misma impresión que la realidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *