The Adventures of Batman & Robin (Mega Drive)

En los últimos años de vida comercial de un sistema, aparecen una cantidad ingente de desarrollos, que bien por llevar demasiado tiempo gestándose o bien para aprovechar los últimos coletazos del sistema en cuestión, inundan la oferta disponible, cuando quizás la mayoría de los usuarios ya tiene puestas sus miradas en las supuestas bondades que la siguiente generación de sistemas nos promete ofrecer. Es por tanto buen momento para que las compañías puedan amortizar el trabajo llevado a cabo con títulos que a priori aprovechan al máximo el potencial del sistema ya que se conoce más a fondo las entrañas del hardware de la máquina objeto del desarrollo.

El título que hoy nos ocupa y que apareció por el año 1.995, es de los que para un servidor, sería considerado un “tapado” y uno de los títulos que visualmente más impacto puede causar en el usuario del sistema de SEGA. Aunque claro, esto siempre es a juicio y gusto del consumidor.

The Adventures of Batman & Robin fue desarrollado por Clockwork Tortoise, Inc. Estudio, que por más información que se quiera obtener del mismo no aparece nada. Otro desarrollo a nombre de SEGA realizado por un estudio que demostró que Mega Drive todavía podía ofrecer visualmente mucho más de lo que había mostrado. Como era habitual en las entregas de juegos de Batman no tenía nada que ver con la versión aparecida en Super Nes, que corrió a cargo de la gran Konami.

Pero ¿qué hace que un título tenga ese “algo” que lo hace destacar sobre el resto? Pues si queréis que os diga la verdad, con este juego, no lo sé. Sólo os puedo decir que desde que inserté el cartucho en mi 16 bits, no puede cerrar la boca en ningún momento.

El ver ese logo de SEGA que no tenía nada que ver con el típico al que estábamos acostumbrados y empezar a sonar una música industrial “machacatímpanos” seguida de una presentación con imágenes a lo dibujo animado, presagiaban que estábamos ante algo grande. Una intro de las que te marcan. Un diseño muy oscuro, aprovechando la escasa paleta de colores del sistema al máximo en la que se nos daba a conocer la trama del juego.

Nada del otro mundo, la verdad. Mr. Freeze había conseguido escapar de la prisión de máxima seguridad en la que se hallaba retenido y para conseguir su objetivo de congelar la ciudad de Gotham, no estaba solo. Consiguió liberar a tres caras bien conocidas dentro del universo del murciélago: Joker, Dos Caras y al Sombrerero Loco.

Y para meternos ya en la “chicha” del juego, hay que decir que nos encontramos ante un run and gun para uno o dos jugadores donde podremos elegir aunque sea en el modo para un solo jugador entre Batman o Robin y en el modo de dos jugadores cualquiera puede seleccionar a uno u otro héroe. Eso sí, no hay ninguna diferencia entre los dos personajes a nivel jugable.

El estilo de juego es el típico de este tipo de programas. Avanzar por los distintos niveles eliminando todo lo que aparezca en nuestro camino a base de disparos y como ocurría en títulos como Gunstar Heroes, también podemos hacer uso de nuestros puños y patadas para acabar con los enemigos. Aquí el combate cuerpo a cuerpo cobra un gran protagonismo y es decisivo en ciertos momentos.

Otro elemento a destacar en The Adventures of Batman & Robin son las tres armas disponibles representadas por items circulares con el logo del murciélago diferenciados por el color: rojo, verde y azul son los distintos tipos. Cada color corresponde a un tipo de arma como son los shurikens de hielo o los batarangs (color rojo). Además no sólo nos bastará con escoger el arma que más se adecue a nuestras exigencias sino que si vamos recogiendo siempre items del mismo color, nuestro disparo se verá potenciado, ganando en poder y en una mayor zona de impacto. Otro factor a tener en cuenta a la hora de acabar con los enemigos, es una barra de la que disponemos y que continuamente se va llenando. Si estamos disparando sin soltar el botón de disparo no se llenará y nuestro poder de ataque será el más bajo. Pero si estamos unos instantes sin atacar, esta barra se llenará por completo y al disparar, ese primer disparo tendrá el máximo de poder.

Sobre los items a recoger, pues ya os podéis imaginar: desde una calavera que acaba con todos los enemigos en pantalla, corazones para aumentar nuestra vitalidad, hasta un objeto que hará durante un tiempo que nuestra barra de potencia del arma, vaya siempre al límite.

Una vez comentado un poco el aspecto jugable, hay que comentar el desarrollo que nos vamos a encontrar cuando nos pongamos delante de este cartucho de 16 megas.

El juego está dividido en cuatro niveles, divididos a su vez en varios subniveles con una duración que no sigue un mismo patrón o el mismo número de divisiones para cada nivel. Cada uno de estos cuatro niveles está capitaneado por uno de los enemigos citados anteriormente. Al principio de cada nivel seremos obsequiados con una imagen del Batmovil en movimiento y el rostro de nuestro enemigo con el nombre de cada nivel.

El primer nivel denominado “Happy Birthday to Me” (Feliz Cumpleaños para Mí) es obra del amigo Joker. Y desde estos primeros compases es cuando notificamos que gráficamente The Adventures of Batman & Robin es harina de otro costal. Tenemos unos sprites de un tamaño un poco reducido pero por contra muy bien animado. Todo se mueve con una soltura envidiable y es en este primer escenario donde apreciamos los primeros detalles que juegan con los efectos de rasters del chip gráfico para mostrar unos edificios con un scroll que simula un efecto 3D muy bien conseguido.

Mención especial para el último subnivel de esta fase, en la que nuestros héroes caminarán sobre varios vehículos que están unidos, con un fondo que se mueve muy rápidamente y al final  nos las veremos con Joker, montando sobre un globo gigante.

El segundo nivel es el llamado “A Two-Sided Story” (Una Historia de Dos Caras). Con ese título ya os podéis imaginar quien es el artífice de esta locura de nivel. Dos Caras nos ha preparado un nivel en que ascendemos sobre una especie de ascensor de una obra sobre el fondo de la ciudad. Otro espectáculo visual cuando aparece dicho enemigo al final del primer subnivel lanzando dinamita desde una especie de dirigible, provocando unas deformaciones sobre todo el escenario de esas que te impresionan al verlas generadas en una Mega Drive. Una vez acabado este primer encuentro el juego cambiará de estilo, mostrando una fase al más puro estilo shoot’em up con unos efectos en la nubes más que destacables.

El tercer nivel y que tiene por nombre “Tea Tme” (La Hora del Té) es quizás para mi el más elaborado de todos y en el que la batalla final contra El Sombrerero Loco es de las más emocionantes que he podido disfrutar en un juego de 16 bits.

Por último, el cuarto nivel llamado “Snow in July?” (¿Nieve en Julio?) nos llevará hasta Mr. Freeze. Un nivel donde el frío nos acompañará en todo momento. Una fase larga y muy dura, con algunas rutinas gráficas más que interesantes y con cambios a modo de juego tipo mata-mata.

Aunque a priori pueda parecer que cuatro niveles sean escasos, entre todos suman una duración bastante aceptable, a lo que hay que añadir una dificultad en algunos momentos demasiado elevada. El juego no deja al jugador ni un solo respiro en ningún momento, pero es muy agradecido a la hora de ofrecer al usuario un reto que para nada es imposible y muy frenético.

Pero no puedo hablar de The Adventures of Batman & Robin sin dejar de elogiar el magnífico trabajo realizado por el danés Jesper Jakobson Kyd. Y os preguntaréis ¿quién demonios es este hombre? Pues no es nada más ni nada menos que el compositor de bandas sonoras de títulos tan recientes como Assasin’s Creed o la saga Hitman. Es el autor también del apartado sonoro de otros juegos de Mega Drive de la talla de Red Zone o Sub-terrania.

Cuando este título apareció allá por el año 1.995 no fueron pocas las críticas sobre su apartado sonoro. Que si era demasiado repetitivo, machacón, etc. Algo que es incomprensible desde mi punto de vista. La banda sonora no es sólo magnífica, sino que consigue hacer sonar a Mega Drive como pocas veces se la ha escuchado. Vale que los temas de corte industrial, electrónico, techno y con una personalidad muy oscura no sean del agrado de todo los oídos, pero os puedo asegurar que acompañan perfectamente a la acción del juego, le dan ese toque oscuro y personal que el diseño gráfico del título posee y hay cortes que verdaderamente te hacen pensar si eso es una Mega Drive o es un sonido que está saliendo de un puro sintetizador.

Y poco más que añadir al respecto. The Adventure of Batman & Robin es uno de esos juegos que mereció la pena jugarlo en su momento. Con una SEGA que ya tenía a Saturn debajo del brazo y que consiguió con este título que su mejor sistema pudiera demostrar que aún siendo inferior al sistema de la competencia, todavía le quedaban fuerzas para ofrecer desarrollos de gran calidad.

Un título que cualquier amante de los run and gun debería probar. Por su dificultad (aunque una vez hecho a los controles el juego se deja jugar muy bien) por poseer un apartado técnico que deja en mantillas a muchos títulos punteros dentro del mismo sistema. Por poseer una banda sonora, que a día de hoy me sigue gustando igual o más de como lo hizo en su momento… y por que sí. Arkham Asylum no ha sido el primer buen juego de Batman. Batman The Movie, Batman Returns en sus diferentes versiones para Super Nes y Mega CD y este The Adventures of Batman & Robin son un claro ejemplo de ello. Programas que en serio merece la pena probar.

Acerca de David Murcia

https://soundcloud.com/david-alt-sanchez
Esta entrada fue publicada en Consolas, Opinión y análisis y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a The Adventures of Batman & Robin (Mega Drive)

  1. Gran artículo David!

    Yo la verdad es que estaba más enganchado al de SNES que ,de entrada, me pareció mejor pero le daré nueva oportunidad a este.
    Y juegos buenos de Batman antes de los que citas ya hubo los tres de 8 bits, todos ellos JUEGAZOS, Los que dicen lo contario no tienen ni idea 😛

  2. Las dos versiones tenían (y por supuesto tienen) su aquel. La de Mega Drive me parece más detallista en algunos sentidos, mientras que lo que me gustaba de la de Super Nintendo era la música, que rescataba algunos temas de la peli del 89 (no sé si la serie de dibujos animados también lo hacía).

    Qué tiempos en los que no todo eran conversiones o ports, y un mismo juego era desarrollado de manera totalmente independiente por diferentes estudios para consolas que compartían generación. Si ya había disputas en el recreo por qué juego era mejor en una consola u otra, estos casos ya daban para buenos debates. ¿Os imaginais esto en las consolas actuales? Que un “mismo título” se llevara a cabo por dos compañías diferentes para Xbox 360 o PlayStation 3, por ejemplo. Yo no, una pena.

    Muy buen repaso David.

  3. Y yo que creia que las dos versiones eran similares, tendre que probar esta a ver que tal.

  4. Excelente análisis.

    Me consta que es un imprescindible. Tengo que hacerme con él.

    Saludos!

  5. A mí en un principio me llamaba más también el de SNES por lo menos por los gráficos, así que otro que pide turno para darle una nueva oportunidad al de Mega.

  6. Es una de mis series de dibujos favoritas… tanto por el dibujo en sí, muy adulto, oscuro… como las historias.

    Recuerdo alquilarlo en Game Gear, equivocarme al meter el password del nivel 2… y salir en el último xD No recuerdo haber conseguido terminar los niveles intermedios 0:)

  7. El juego era precioso y los movimientos de los sprites eran chulísimos, pero también recuerdo que era más difícil que quitarle la pelota a Oliver y Benji. No creo que haya pasado nunca de la fase uno.

    Gran artículo, como siempre.

    Pd: ¿No ibais a colgar esta noche el último podcast de la temporada? :-*

  8. La verdad es que me diste ganas de jugarlo…y conseguirme de una buena vez una Sega Megadrive!! 😆

    Recuerdo la serie animada a mando del capo de Bruce Timm y aparte de escaparse una linda sonrisa, alguna que otra lágrima…en fin, la nostalgia che!! 😥

    Buenisimo el articulo, el podcast, todo, abrazo y espero con ansias la tercera temporada!!! 😉

  9. Mollido dijo:
    El juego era precioso y los movimientos de los sprites eran chulísimos, pero también recuerdo que era más difícil que quitarle la pelota a Oliver y Benji. No creo que haya pasado nunca de la fase uno.

    Gran artículo, como siempre.

    Pd: ¿No ibais a colgar esta noche el último podcast de la temporada? :-*

    Justito, pero cumplimos xD

  10. Buen articulo. Le echaremos un vistazo porque seguro que no defrauda.
    Un saludo.

  11. a mi me encantan batman son muy bkn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *