Blanqueando vuestro material retro

Uno de los mayores problemas con el que nos encontramos aquellas personas que nos gusta recuperar aquellos objetos que teníamos de pequeños, es el estado de conservación de los mismos. Y es que no es raro ver una serie de artículos hechos polvo por el uso, o que han pedido parte de sus piezas.

Uno de estos problemas y que hasta hace unos años no tenía una solución demasiado satisfactoria era el color amarillento que adquirían los plásticos, sobre todo los de color claro, que dejaban entrever el paso del tiempo.

Hasta hace unos años las soluciones a este problema eran pocas y tenían más inconvenientes que ventajas. Por un lado podíamos pintar el plástico afectado. Con este proceso el problema es que perdías todo el aspecto “original” del artículo, además que la pintura tiende a desprenderse con el paso del tiempo y el uso. Otra opción, la cual he usado alguna vez, consistía en lijar con mucho cuidado las piezas para posteriormente darles con un pulimento que dejara todo suave y liso. La ventaja de este método es que seguramente podías mantener un aspecto muy similar al original, mientras que requería de mucho trabajo, y no es apto para piezas con muchas zonas de difícil acceso, además que necesitas disponer de un pulimento adecuado.

Por suerte, desde hace tiempo está disponible la opción de usar un producto que se ha dado a llamar Retr0Bright. Este producto se basa en la capacidad del peróxido de hidrógeno de limpiar las manchas generadas por el bromo en el plástico, producto que se usa como retardante en caso de exposición al fuego. Pese a que la formula del Retr0Bright en gel es sencilla de realizar tiene dos problemas principales. Uno de ellos es la manipulación del peróxido de hidrógeno, altamente corrosivo y peligroso. Otro es el hecho de que no es demasiado fácil encontrar algunos de los componentes necesarios para fabricar el gel.

Sabiendo estas cosas, e intrigado sobre cuan efectivo podía ser el blanqueamiento producido en los plásticos, me decidí a hacer una prueba. No disponía de ninguno de los componentes de la fórmula original del Retr0Bright, a excepción del componente principal, el peróxido de hidrógeno, aunque muy diluido en forma de agua oxigenada. Esto por un lado tenía sus ventajas, por un lado el agua oxigenada es barata y fácil de localizar, por otro lado la manipulación se hacía mas sencilla dada la baja peligrosidad de este producto.

 

Las pruebas las realicé de la siguiente manera: Localicé una serie de piezas de plástico claro que presentaban muestras evidentes de amarilleo. Como solamente disponía de una botella de un cuarto de litro de agua oxigenada, intenté que dichas piezas no fueran muy grandes Un par de mochilas de muñecos G.I. Joe de los años 90, un plástico protector de un cable LPT de PC, y una tapa de frontal de 3,5” de una torre de ordenador fueron las piezas seleccionadas. A su vez busqué un recipiente donde verter el líquido y sumergir las piezas. Puesto que la luz ultravioleta es fundamental y había que tener el recipiente al sol, me decanté por usar un bote de cristal como el que se usan en las habichuelas envasadas, cerrado con la tapa, para evitar el escape de gases y la menor evaporación posible del líquido. El tiempo de exposición ha sido sin embargo clave. Con una concentración mayor de peróxido de hidrógeno o usando un catalizador o una bombilla de luz UVA, este tiempo se reduce considerablemente, pero usando una solución tan diluida, este periodo se alarga considerablemente. Yo finalmente dejé las piezas sumergidas un periodo de entre 3 y 6 días, sin que esto afectara negativamente al plástico. He de decir que estaba preocupado por que tanto tiempo de inmersión deteriorara el plástico, pero al producirse la reacción de manera tan lenta, parece ser que no hay problemas.

 

 

Tras realizar el experimento solo puedo decir que estoy muy contento con los resultados. En las fotografías siguientes podéis ver el antes y el después del tratamiento. Pensaba que tal vez necesitaría una solución más fuerte y que seguramente no se notaría el cambio pero estaba equivocado.

 

 

 

Mas adelante intentaré repetir el experimento con artículos más grandes, como puede ser un teclado de ordenador, para ver que tal se comporta, el agua oxigenada normal con piezas de gran tamaño, aunque tal vez en ese caso lo más efectivo sea utilizar un poco de goma Santana para hacer un gel.

Para finalizar me gustaría daros unos consejos que creo os pueden ayudar si finalmente os decantáis por blanquear algún plástico:

 

• Tened mucho cuidado a la hora de manipular los productos, sobre todo si usáis agua oxigenada de 110 volúmenes, ya que es muy corrosiva y produce quemaduras en la piel.

• Acelerar la reacción con activadores de lavado y concentraciones altas de peróxido de hidrógeno puede servir si tenéis muchas prisas, si no es mejor utilizar una reacción lenta, para que no se produzcan deformaciones en el plástico ni erosiones.

• Intentad mantener el envase que uséis cerrado. Esto es útil para evitar la evaporación de líquido así como la ingesta accidental por parte de alguna mascota.

• En la reacción se liberan gases que son inflamables así que cuidado con ellos. Estos gases además parece que también producen un blanqueo así que mejor mantenerlos controlados.

• Vigilad de vez en cuando como se está llevando a cabo el proceso.

• La luz ultravioleta es fundamental en este proceso, por tanto si exponemos el contenedor al sol, obtendremos mejores resultados.

• Evitad el tratamiento a plásticos de colores oscuros. En estos casos puede ser peor el remedio que la enfermedad.

• Antes de proceder a tratar los plásticos, conviene limpiarlos para eliminar cualquier tipo de suciedad que pueda entorpecer el proceso de blanqueamiento.

• Como os he comentado, el peróxido de hidrógeno es altamente corrosivo, por ello además de tener cuidado con nosotros mismos, hay que tener mucho cuidado con las piezas metálicas, ya que estas se deteriorarán.

• Durante el proceso se producen burbujas dentro del envase.  No preocuparse ya que es normal.

• Realizar todo el trabajo en un lugar bien ventilado.

Esto es todo por hoy, si finalmente intentáis el experimento no olvidéis comentarnos vuestras impresiones. Estoy seguro que a muchos, como a mí, os terminará sorprendiendo el resultado final, pese a haber visto fotografías en Internet anteriormente.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Blanqueando vuestro material retro

  1. Tomo nota… Y gracias.

  2. Muy util y practico.
    Esto vendra de perlas a las dreamcast y a los teclados de amiga.
    Me gusta el articulo. Un saludo

  3. Me pasaron hace tiempo la receta y también estaba intrigado por saber si funcionaba, pero jamás me animé a realizarla. Veo que fuciona la mar de bien, aunque recordaba que era una pasta más que un líquido.
    Veo que existen interesantes variaciones. Gracias por la info.

  4. Un placer volver a tenerte por aquí. Yo también haré la prueba en cuanto me sea posible a ver qué tal x)

  5. Genial la info. Muy util y bien explicado 😉
    La pondré en practica y ya te contare como va.

  6. Pefecto!!! el otro día vi un articulo similar, pero como comentas hay que tener mucha precaución, y tu metodo es bastante más sencillo.
    A ver que le pasa al chasis del Amiga.

  7. Fenomenalmente explicado. Yo doy fe de la eficacia del método, hace tiempo blanquee las carcasas de unos cartuchos de Super Nintendo que estaban super amarilleadas y quedaron como nuevas.

  8. Muy buena información, en cuanto pueda pruebo el método!!

  9. Decir que ‘peróxido de hidrógeno’ no es mas que H2O2, o sea, agua oxigenada, así que no se que tendrá el gel para que sirva para algo mas que el agua oxigenada.

  10. Allove dijo:
    Decir que ‘peróxido de hidrógeno’ no es mas que H2O2, o sea, agua oxigenada, así que no se que tendrá el gel para que sirva para algo mas que el agua oxigenada.

    Simplemente el gel sirve para que se pueda aplicar a piezas grandes sin tener que gastar grandes cantidades de liquido. Esto por un lado supone un ahorro, pero por otro lado corres el riesgo de que si no repartes el gel de manera uniforme te puede quedar la pieza con un blanqueamiento no homogéneo. Considero que sumergir totalmente la pieza en el liquido es una buena opción que evita estos problemas, aunque ello conlleve un mayor consumo del líquido. Por cierto el líquido se puede reutilizar varias veces. Otra cosita, si alguien conoce donde comprar botellas de 1 litro a buen precio de agua oxigenada, que me avise por favor.

  11. Un articulo muy util, solo te ha faltado poner alguna foto de cuando tenias las piezas en remojo. 😀

  12. Interesante.

    Tengo una Super Nintendo bastante amarilla, tal vez le vendría bien un baño…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *