Cauldron 2: La Calabaza Contraataca (Spectrum)

1986 – Palace Software

Y así fue que la vieja hechicera se apoderó de la vieja escoba dorada e hizo que todas las calabazas desaparecieran de la faz de la tierra. Todas… menos una.

 

Así reza la contraportada del estuche del juego Cauldrón 2 cuyo subtítulo es el de “La Calabaza Contraataca”, en clara referencia a la saga galáctica que todos conocemos de sobra. Si en la primera parte la protagonista era una bruja que tenía que exterminar a las malignas calabazas, en esta segunda parte se cambian las tornas, y es una de las calabazas la que quiere exterminar a la bruja en venganza por lo que hizo a sus hermanas. Tarea nada fácil por cierto.

 

Comenzamos el juego en alguna parte aleatoria del castillo de la bruja, un castillo por supuesto encantado, plagado de todo tipo de seres fantasmales. Nuestro cometido será el de conseguir un mechón del cabello de la bruja para echarlo en el caldero mágico y así matarla con un conjuro mortal. Para recorrer todas las estancias del castillo manejaremos a nuestra calabaza dando saltos, tarea ésta harto complicada, ya que la esférica protagonista tiene tendencia a rebotar en todos los sitios y estrellarse contra los enemigos que encuentre restándole magia, que es la energía de la que se nutre la calabaza. Se puede saltar hasta a tres alturas diferentes dependiendo del tiempo que dejemos pulsado el botón de disparo.

 

 

Para defendernos de los enemigos, encontraremos esparcidos en algunos rincones, unos chisporroteantes polvos mágicos que nos rellenarán la energía, y nos permitirán disparar hechizos para acabar con ellos. Algunos de estos enemigos son inmunes a estos hechizos, y además su contacto es mortal para nuestra protagonista, como por ejemplo, los esqueletos y las arañas gigantes.

Para llevar a cabo la misión con éxito deberemos también encontrar 6 objetos clave, que además nos servirán para defendernos de algunos enemigos o abrirnos puertas que antes se encontraban cerradas. Estos son:

–    La copa que te protegerá de la maldición momentánea que contraerás si chocas contra la mano púrpura. Esta maldición consiste en que los controles se invierten, dificultando aún más el manejo de la calabaza.

–    El hacha que te servirá para abrir algunas puertas que hasta entonces permanecían cerradas, permitiéndote alcanzar nuevas zonas.

–    La corona te protegerá del hechizo mortal que la bruja lanzará contra ti en la parte final del juego.

–    El escudo te guardará de morir al contacto de los esqueletos y de los pinchos que tienen en la espalda las gárgolas.

–    Las tijeras te servirán para cortarle el ansiado mechón a la bruja, para así acabar con ella.

–    Y finalmente el libro lo usarás al final del juego para realizar el conjuro que completará la misión de terminar con la bruja malvada.

 

 

Cauldron 2 fue realizado por Palace Software, prestigiosa desarrolladora de videojuegos de la época que tuvo en su haber títulos de la talla como Antiriad, el irrepetible Barbarian o el original Stifflip & Co, y fue diseñado y programado por Steven Brown y Richard Leinfellner respectivamente.

Una de las características más originales que tuvo el programa, aparte de la estética de Halloween que impregna todo el juego, es el movimiento de la protagonista. El hecho de que se moviera a botes como un balón, y que rebotara al contacto con paredes y suelo, dio más de un quebradero de cabeza a sus diseñadores. Pero es esta cualidad la que hizo único a este juego. Si bien esto hace que sea harto complicado de completar, por no decir que imposible, resulta de lo más divertido explorar salto a salto todas las pantallas que componen el mapa. Mapa que por cierto, si se juntan todas las estancias forman un auténtico castillo, que no es ni más ni menos que el castillo del logo de la compañía.

Los gráficos eran y para mi siguen siendo una delicia. Tienen un tratamiento del color muy bueno, y todos los sprites están muy cuidados, resaltando sobre todo el de la calabaza que se ve cómo se comprime al botar contra el suelo, dando esa sensación de pelota que le caracteriza. Los gráficos de las pantallas, como venía siendo habitual en los juegos de la época, tenían esos deliciosos colores planos para las plataformas, y el omnipresente color negro para el fondo, estética que todos los spectrumeros adoramos.

 

 

El sonido simplemente cumple con su función, con escasos sonidos para el bote de la calabaza y el de impacto con los enemigos. Destacar que al morir, la cara de la bruja que está arriba en el marcador, comenzará a reírse. Algo que hará cabrear a más de uno. La música del menú del juego no es que destaque especialmente, pero tiene un gran valor para los nostálgicos como yo.

Y vamos con la jugabilidad, que es al fin y al cabo lo que interesa en un juego. Si bien como he dicho antes es muy divertido manejar a la calabaza, el tratar de acabar el juego se hace una tarea titánica, incluso con pokes. Recuerdo cuando lo tuve original en su época, las instrucciones eran de lo más escasas, dificultando mucho la tarea de saber qué es lo que hay que hacer. Ni que decir tiene que el rebote de la oronda protagonista a veces te hará caer algunas pantallas, resultando de lo más frustrante tener que intentar ascender de nuevo. Los enemigos se regeneran continuamente cada 3 o 4 segundos, así que olvidaos de limpiar la pantalla para centraros en saltar de plataforma en plataforma. Para colmo algunos enemigos nos invierten el control del movimiento al tocarlos. Los objetos importantes están esparcidos por el mapeado cada uno en una punta, así que a armarse de paciencia. Contamos con 6 vidas, pero aún así son escasas.

En definitiva, Cauldron 2 fue un juego principalmente carismático, original, entretenido a veces y frustrante otras. Pero no se le puede negar la calidad artística que tuvo y que sigue teniendo a nivel de diseño y de programación.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis, Ordenadores. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Cauldron 2: La Calabaza Contraataca (Spectrum)

  1. Difícilmente podrías haberte estrenado mejor Hoz3. Es un placer tenerte escribiendo con nosotros 🙂

  2. Este juego podría definirse como “Impossible is nothing… but this”. Típico producto de su época, bien realizado técnicamente (aunque sin alardes), que ha envejecido muy mal a causa de su absurda dificultad, y que además carece de la simpatía y el halo macabro del primer Cauldron. En resumidas cuentas un producto menor de Palace, cuya repercusión quedó bastante mermada ante la salida de Antiriad muy poco después.

  3. Hace siglos mi tio me dejo jugar a la primera parte, no se si seria porque yo hera muy pequeño o muy torpe, pero me parecia bastante dificil, aunque todo parece dificil hoy en dia si no tienes 42 checkpoints en un pasillo.

  4. Venia en un pack de juegos de ERBE, lo deje por extremadamente difícil, puede acabar con la paciencia de cualquiera ! esta el final el youtube? tendre que buscar.

  5. Hace mucho tiempo en el foro, alguien una vez me discutio sobre este juego, diciendo que CAULDRON 2 era el de la bruja, y yo le respondia que no, que es este el de la calabaza… yo tenia razon.

  6. Yo tuve el primero y ya era jodido el control, no sé si esta segunda parte (si se le puede llamar así) mejoraría en ese sentido, pero por lo que decís no mucho.

  7. Cooñooo
    Anda que no pase yo horas en el 464 jugando con la jodida calabaza bota que te bota 😀

  8. Es una lástima la dificultad que tiene, porque gráficamente es resultón y está bien ambientado. En general me sorprende muchas veces cómo con tan pocos medios podían hacer tan buenas ambientaciones (aunque haya juegos mejores en este sentido, como La Abadía Del Crimen).

  9. Buen estreno, buen estreno…pero tiene fana de ser MUY dificil, me temo

  10. La fama de ser extremadamente difícil (y desquiciante por momentos) no es ninguna trola, aunque no es imposible. Yo me lo conseguí hacer sin pokes ni nada, en un arranque de orgullo jugonero, haciéndome un mapa y echándole horas y horas hasta controlar a la perfección (más o menos) los saltos de la dichosa calabaza. Lo peor era, si mal no recuerdo, que para colmo tenías que recoger los objetos clave en el orden correcto, con lo que tenías que cruzarte el castillo de cabo a rabo unas cuantas veces en la partida.
    En fin, yo recuerdo el juego con gran cariño (a pesar de las rabietas que pillé por su culpa), y me sigue pareciendo hoy dia un gran juego de Spectrum.

  11. Felicitarte por ofrecernos este suculento análisis, Hoz3.

    Nunca jugué este juego y todavía no lo he hecho (y eso que en emus he tocado muchísimas cosas que en su día no pude jugarlas). A la espera en breve estoy de obtener el ZXDivide para jugarlo en mi Spectrum 😉 eso sí, intentaré serenarme y no exaltarme con la alta dosis de dificultad que contáis acerca de él

  12. Todos los juegos de esta época tienen en común su endemoniada dificultad. Yo aún juego de vez en cuando con algunos juegos de mi querido amstrad cpc, y la verdad es que a veces termino por tirarme de los pelos. Así que una de dos, o con el tiempo me he vuelto muy malo o antes tenía mas paciencia.

  13. Francisco J. .. eso eran juegos que te ponían a prueba y lo demás tonterías… o sino dime si no te tirabas de los pelos con el Abu Simbel 😉

  14. Yo opino como Leo Rojo (solemos coincidir) más que nada porque el control, pese a que era buena idea y original, hace que sea injugable por su dificultad. En lo que disiento es en que no es un producto menor de Palace: fue muy cuidado y se le dedicaron muchos recursos, pero sencillamente se equivocaron. Si llegan a diseñar un control más racional hubiera sido un gran juego.

  15. Lo primero gracias a todos por comentar 😉

    Yo le he echado unas horas antes de hacer el análisis y efectivamente el juego peca de endemoniadamente difícil por varios factores:

    El primero, el movimiento de la calabaza. Creo que es un alarde de programación para la época, por que está realmente bien conseguida la física del rebote, pero cuando la calabaza está en el aire perdemos totalmente el control. Hubiese mejorado mucho la jugabilidad si pudiéramos controlar la dirección de la calabaza cuando bota, pero perdería su gracia.

    Segundo, los enemigos se regeneran contínuamente. Osea, estás tratando de ajustar al pixel un salto y mientras los enemigos te ponen a caldo, por que aunque los mates lanzandoles magia, se vuelven a regenerar. Y todo ya se vuelve caótico cuando encima colisionas con la garra púrpura que te invierte los controles.

    Tercero, en las instrucciones no te dicen que tengas que recoger 6 objetos para matar a la bruja, y cuando los encuentras no sabes ni para qué sirven. Hasta que no llego la correspondiente Microhobby o Micromanía estuvimos en ascuas.

    La verdad es que el juego está hecho con mala baba. Por ejemplo, las gárgolas sostienen en sus manos una plataforma donde suelen tener objetos de interés. Si botas hasta allí, las jodías inclinan la plataforma para que caigas al vacío y desciendas un montón de pantallas.

    Pero como digo en el artículo, es un juego muy carismático. Y el diseño del mapeado y de los sprites me parecen una pasada. Para mí es un clásico. Yo también lo adquirí en el pack Super 10 de Erbe.

    Saludos

    Hoz3

    (Enhorabuena al que dice que se lo acabo “a pelo” 8) )

  16. A ver cuantos de nosotros tendríamos cojones de terminarlo a día de hoy, que antes de pequeño uno tenía más paciencia (y menos juegos) xD

  17. Hoz3 dijo:
    Lo primero gracias a todos por comentar 😉
    (Enhorabuena al que dice que se lo acabo “a pelo” 8) )

    ¡Gracias! Y de verdad que no es coña. En mis tiempos logré terminarme “a pelo” un buen puñado de esos “imposibles”, y nunca me consideré un jugador fuera de serie, ni mucho menos. Constante sí, qué remedio. 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *