Atari 2600: Historia de una Leyenda (I)

(Partes: 1234567)

Prólogo

Hola amigos de Fase Bonus: He elaborado un artículo sobre la que es para mi la consola más influyente en los inicios de la historia de los videojuegos, aparte de ser la primera videoconsola que pude disfrutar y la que me enseñó a jugar. Es un artículo que será dividido en varias partes, y en el que se hará un breve pero interesante y documentado recorrido a lo largo de la historia de los videojuegos y de la creación de Atari, se verán las características de la consola, sus límites y sus virtudes, las diferentes revisiones, se repasarán los títulos y compañías más influyentes, los buenos y malos momentos y bastantes detalles interesantes, curiosidades y anécdotas hasta por fin llegar a la época actual de la emulación y la preservación del hard y del soft, donde esta consola sigue siendo recordada con cariño por mucha gente de todo el planeta. Sin duda, un trocito de historia que me gustará compartir con todos vosotros.

Espero que os guste,
Robe_Inie

Atari 2600: Historia de una leyenda

Hay sistemas que, a pesar de estar limitados técnicamente en mayor o menor medida, han sido más carismáticos y entrañables que otros contemporáneos más avanzados y con cualidades superiores, cosa que les ha hecho gozar de más éxito, alargando así su vida más de lo esperado y resistiéndose a morir a pesar de los avances cada vez más y más sofisticados, forjando así una historia escrita en letras de oro en el mundo del entretenimiento electrónico. Basten como claros ejemplos de esto el entrañable Spectrum o la archiconocida Game Boy. El primero de ellos fue el que marcó toda una época con su novedosa salida en 1982, y tuvo que competir aproximadamente durante una década con rivales posteriores tan directos e importantísimos en el momento que se vivía como Amstrad CPC, Commodore o MSX, que tenían muchos más colores en pantalla, chips de sonido independientes y en algunos casos posibilidad de unidades de disco; aún así el Spectrum logró aguantar y resistir codo a codo haciéndose mucho más que un simple hueco entre tanta máquina ligeramente superior, incluso cuando los 16 bit ya estaban haciendo acto de presencia. El segundo ejemplo también es digno de mención, pues la Game Boy, siendo una consola con una paleta de colores de tan sólo cuatro tonos de negro, se llevó el gato al agua frente a sus competidoras Game Gear y Lynx, que mostraban gráficos a todo color.

Esta introducción sirve para dar paso a todo un ejemplo de resistencia puramente dicha, a la consola de videojuegos que, aún siendo mucho más limitada que todas las que irían apareciendo posteriormente, fue la que resistió más años en un mercado que cada vez maravillaba más y sorprendía con hornadas de sistemas nuevos. Estamos hablando de…

La Atari VCS (Video Computer System), más tarde conocida como Atari 2600.

Y es que ésta fue la que empezó todo, la primera consola de éxito que funcionaba con cartuchos intercambiables, la que marcó el punto de partida a modo de big-bang en el video-entretenimiento doméstico y la que sentó las bases de todo lo que nos ha llevado hasta nuestros días. Nada más y nada menos que 14 años comercializándose, ostentando así el record de supervivencia visto nunca en una consola. Su nombre en clave hasta el momento de su lanzamiento fue ‘Stella’, una idea que comenzó a fraguarse en 1975 y que fue presentada finalmente en 1977, y detrás de la cual hay una larga historia previa llena de mitos y competitividad entre directivos, patentes y plataformas que por aquél entonces luchaban por hacerse un hueco en un mercado todavía naciente que no explotaría hasta el lanzamiento de la Atari VCS.

Breve Historia previa a su Lanzamiento

Hablar precisamente de esta historia previa, de cuales fueron los primeros videojuegos de la historia y analizar los primeros pasos de cómo los primeros programas empiezan a entrar en escena es algo que daría lugar por sí solo a todo un extenso artículo, así que haré una breve reseña de lo que precedió a la aparición de la Atari VCS, para comprender el avance que tuvo la industria “videojueguil” en aquellos momentos.

Después de varios primerizos experimentos realizados en tubos de rayos catódicos a finales de la década de los 40’, nacieron posteriormente inventos tan ingeniosos como:

– Tennis For Two, un experimento a finales de los 50’ que se basaba en una especie de tenis electrónico en un osciloscopio

– SpaceWar, programado por Steve Russell en 1962 y considerado el primer videojuego “real”

– Chase Game, dos puntos que se perseguían entre ellos en una pantalla de televisión, creado por Ralph Baer, el inventor del primer prototipo de consola doméstica.

Tennis for Two

Es entonces cuando apareció en escena Nolan Bushnell, quien, aprovechándose de la pequeña revolución que el arriba nombrado Spacewar de Steve Rusell estaba causando en unos sectores muy concretos y localizados (de hecho sólo algunos estudiantes y profesores podían acceder a él), decidió que era momento de dar a conocer el juego al resto del mundo.

Nolan Bushnell

Con la idea original de Steve Russell, el propio Bushnell creó una versión propia de Spacewar y en 1971 apareció Computer Space, la primera recreativa que funcionaba con monedas. Aunque parezca un dato interesante y algo que debió marcar un momento, no tuvo apenas repercusión debido a varios problemas con el manejo y un control más que complicado.

Computer Space

 

Quiero hacer un pequeño parón para comentar que todo esto lo he dicho a rasgos generales; hay un poco de controversia en el tema de la historia/pre-historia de los videojuegos. Algunos autores sitúan como primer videojuego un invento que no he mencionado, denominado OXO, que era una especie de tres en raya electrónico, mientras otros aún miran más atrás y otros en cambio sitúan la historia más hacia adelante a partir de Tennis for Two, tal y como he hecho yo, considerando todo lo anterior simples (pero válidos) experimentos. También se habla de una primera recreativa anterior a Computer Space, llamada Galaxy Game.

Aquí llegamos a otro momento clave y a un hecho clásico en el mundo de los videojuegos, de la informática y del software en general, y que se ha repetido varias veces: el famoso “ladrón de ideas”. Y es que Nolan Bushnell (al igual que hicieron años más tarde personajes como Bill Gates con sus estratagemas) supo ver el filón que podía traer un juego ya existente para la Magnavox Odyssey, la que fuera la primera videoconsola de la historia, aparecida a finales del 72’ desarrollada por Philips y basada en las ideas y prototipos originales del genial Ralph Baer. El juego en cuestión era el famoso tenis o ping-pong electrónico, creado originariamente por Ralph Baer, y que Bushnell, que ya había fundado Atari junto con su socio Ted Dabney, muy atento él, plagió y bautizó como Pong! el cual se convirtió rápidamente en todo un éxito y fue la recreativa que realmente se empezó a expandir de verdad por infinidad de bares en EEUU.

La idea fue encargarle a Allan Alcorn, un primerizo programador sin experiencia en el mundillo, y a modo de ejercicio práctico, una versión del ping-pong de Baer. Allan Acorn decidió que era un juego demasiado soso sin mucho aliciente y no sólo hizo su propia versión sino que también lo mejoró, añadiéndole un contador de puntos (hasta el momento la puntuación debía llevarse a puro papel y lápiz) y varios ángulos de rebote de la pelota en función de cómo golpeara la pala, la cual dividió en 8 secciones para lograr tal efecto. El resultado final apasionó a un Bushnell que decidió jugársela a una carta y correr todos los riesgos de abandonar el proyecto de una segunda versión con mejoras en el manejo de la nave de Computer Space y apostar por Pong!. En cuanto estuvo listo el primer prototipo, optaron por probar la respuesta de la gente ante tal invento y se dejó una máquina en pruebas en un bar, y cuenta la historia que a las dos semanas el dueño tuvo que llamar porque ésta había dejado de funcionar; dicha avería resultó ser debida a que era tal la saturación rebosante de monedas que se había producido un cortocircuito en los contactos. El dueño también relataba como la gente se apilaba y hacía cola con una pasión nunca vista hasta entonces, dejando de lado el tema de que el local realmente era un bar y un sitio para tomar algo. Únicamente venían para ver y jugar a ese espectáculo gráfico y sonoro con sus propios ojos.

Bushnell (segundo por la izquierda) y Acorn (primero por la derecha)
posando sonrientes ante tal éxito (yo creo que también se ríen del dineral que estaban ganando)

La jugada les salió realmente barata a los chicos de Atari, pues el millón de dólares que pagaron a Baer después de varios juicios y peleas por la patente del ping pong electrónico original quedaba muy lejos del increíble beneficio generado por el juego, e incluso mucha gente todavía hoy en día considera erróneamente a Bushnell padre de los videojuegos domésticos (por la versión casera del Pong que veremos más adelante) debido a la gran publicidad y fama que obtuvo, cuando realmente Ralph Baer es el verdadero creador.

Ante la gran demanda de Pong!’s, Nolan se ve forzado a contratar más y más empleados para agilizar la producción. Se dice que multitud de hippies y fumetas varios, así como presos en libertad condicional con sueldos bastante precarios, eran los responsables del montaje de las cabinas que irían directas a los bares, montaje que transcurría entre una gran sospechosa nube de humo que causaba multitud de risas y buen rollo entre los currantes, así como misteriosas desapariciones de varias piezas de la cadena de montaje.

A este notable éxito le siguieron otros títulos, quizás no de tanta repercusión pero que siguieron generando notables ingresos en Atari: Space Race, Pong Doubles (versión para 4 jugadores), y Gotcha.

La segunda recreativa de Atari: Space Race

En este momento concreto, Ted Dabney, socio de Bushnell en la fundación de la compañía, abandona el cargo, se supone que por cierto temor a la competencia que acechaba. En cualquier caso, se fue con una importante suma de dinero bajo el brazo, infinitamente mayor que los humildes 500 dólares iniciales que puso a medias con Bushnell como presupuesto inicial de Atari.

Por su parte, Bushnell crea una compañía de una manera un tanto silenciosa y secreta paralela a Atari, quedando él un poco al margen y nombrando presidente a un amigo suyo, Joe Keenan. El fin de fundar Kee Games, que así se llamaba la compañía, fue para intentar conseguir la exclusividad de la distribución de algunos productos que en Atari se hacía algo más compleja. Varios juegos lanzados por Kee Games van apareciendo en los bares, curiosamente con multitud de similitudes con los juegos que Atari también iba sacando y sólo cambiando unos pocos detalles. Esta compañía lanza entonces Tank, un juego de enorme éxito que genera grandes ingresos y que hace que Bushnell decida fusionar Kee Games con Atari con el fin de traspasar los fondos de una compañía a la otra y dejar de hacerse la competencia a él mismo, pues esto era contraproducente para Atari.

Máquina Original del Tank

Aquí entra en escena Steve Jobs, otro conocido “culpable” de la informática tal y como la conocemos hoy en día, supongo que no necesita presentación ya que entre otras cosas fue el fundador de Apple y un visionario en el mundo de la tecnología y el márketing. Allan Acorn le encargó a Jobs la tarea de reducir el elevado número de chips de la placa de juego de Breakout, el que sería otro inminente éxito en los salones, el famoso juego rompe-muros que todos conoceréis de sobras y en el que se basaron años más tarde programas de tanto renombre como Arkanoid. De los más de 70 integrados originales, Jobs consiguió eliminar más de 50, con la consecuente disminución del coste total de la placa. Esto fue gracias a la inestimable ayuda de su amigo Steve Wozniak, un experto en electrónica. Atari pagó 5000 dólares a Jobs, de los cuales se quedó casi todo y sólo pagó 350 a Wozniak, quien años más tarde se enteraría de la jugada a sus espaldas.

Sobre Breakout se podría hablar largo y tendido, pues le siguen una serie de historias polémicas entre Namco y Atari que se alargaron en el tiempo; Namco distribuyó el juego en Japón pero innumerables clones piratas empezaron a surgir como si de una fiebre se tratase, hasta que incluso la misma Namco decidió hacer también su propia versión.

Pero volvamos al Pong!; Al cabo de un tiempo de su lanzamiento en los bares, y ante tal rompedor éxito, Atari, en un gesto de querer llevar su videojuego a todos los hogares posibles, desarrolló la versión doméstica de este tenis electrónico, lo que propició que muchas compañías, al no estar registrado el hardware, y al hallarnos en una época donde el tema de los derechos de autor aún no estaban demasiado claros, fabricaran su propia versión: en poco tiempo cientos de clónicos de Pong! domésticos de diferentes compañías estaban a la orden del día. Por estos lares fueron bastante conocidas las Soundic.

Harold Lee fue el desarrollador del chip que albergaba la ROM de Pong! en la versión casera, y Atari, al no poder hacer frente a la primera tirada inicial de Pong!’s tuvo que apoyarse en un crédito de más de 10 millones de dólares que aportó un inversor financiero llamado Don Valentino, gracias al cual pudo financiarse el proyecto.

Modelo doméstico de Pong realizado por Atari

Fue aquí donde Atari quiso desmarcarse del ya poblado mercado de las repetitivas Pong! que ya no ofrecían nada nuevo al público, y paralelamente a la salida de otras de las primeras recreativas ya mencionadas como fueron Tank y Breakout, sorprendió a todos en 1977 con la Atari Video Computer System, una consola que mostraba gráficos a todo color la cual funcionaba con cartuchos intercambiables entre sí. ¡Algo increíble en aquel entonces! Juegos independientes que podíamos cambiar a placer… Hasta el momento, la única consola que funcionaba de esta manera era la Fairchild Channel F, que no tuvo mayor repercusión, pero que fue la pionera en este sistema e hizo un poco la competencia a Atari por tener un precio menor y por estar ya presente en el mercado antes de la aparición de la Atari VCS. Atari supo ver que el futuro de las videoconsolas pasaba por aquí y no se equivocó en absoluto y supo aprovechar la idea al máximo, preocupándose por competir únicamente (antes del boom de las 8bits famosas y de los microordenadores) con la Intellvision y la Colecovision años más tarde, siendo ésta última la que más sombra le hizo.

Hay que mencionar también que el proyecto salió adelante gracias a la Warner Communications, quien ante la falta de presupuesto de Atari para tirar adelante el tema de la VCS (la venta de Pong’s caía en picado), se interesó por tal atractivo proyecto y adquirió la compañía por la “módica” cantidad de 28 millones de dolares con el compromiso de tener finalizada la Atari VCS lo antes posible. Después de esta absorción de la compañía, Nolan Bushnell siguió al frente como presidente ejecutivo, quien años más tarde, a raíz de varios enfados y desacuerdos con las funciones y políticas de la empresa, fue “despedido” (y enormemente indemnizado) por la propia Atari.

En épocas posteriores y en multitud de entrevistas, Bushnell reconocería que lo peor que pudo hacer fue vender la compañía a la Warner ya que él hubiera gestionado todo mejor.

Como curiosidad hay que comentar que el nombre de esa compañía que tanto nombre estaba cobrando en tan poco tiempo y que ya era conocida en el mundo entero, Atari, proviene de una palabra que se usa para nombrar a una especie de jaque mate en un particular ajedrez chino del cual Nolan Bushnell era seguidor. El nombre original que se le quiso poner a la compañía era Syzygy (una palabra del mundillo astronómico que hace referencia a alineaciones estelares), pero ese peculiar nombre ya estaba registado por una empresa que fabricaba velas.

Por otra parte, el famoso logo de Atari, las archiconocidas tres barras, dos de ellas curvas representan el monte Fuji, aunque hay voces que dicen que intentan recrear, de manera muy abstracta, a dos jugadores y en medio una raqueta del Pong!

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Historia. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Atari 2600: Historia de una Leyenda (I)

  1. Más sangre nueva. Pedazo de repaso Robe. La Atari 2600 también fue mi primera consola así que estoy encantado 🙂

    ¡Bienvenido a la familia!

  2. Es bueno ver gente nueva y que la comunidad crece, un artículo muy completo del que ya tengo ganas de leer la continuación.

  3. Yo recuerdo ir de visita con mispadres a casa de un amigosuyo y este engancharnos a mi y mis hermanos a una Atari 2600 que tenia para que no dieramos la lata. Recordar algun juego en concreto, la verdad es que no . Solo que ami esos “muñequitos” me hacian gracia y me gustaban.

    Varios lustros más tarde, se dieron cuenta de que habian creado un monstruo, claro.

    Y en cuanto a importancia, aunque solo sea la histórica, quien la niegue es que no sabe nada. He dicho.

  4. Me ha gustado mucho tu artículo, esperando por leer el siguiente o siguientes compañero. Para muchos la Atari 2600 fue el origen de todo y merece artículos como estos.

  5. Buena entrada crack, la Atari 2600 a veces parece que no haya existido para mucha gente y que todo empezara con los ordenadores de 8 bits y la Nintendo.

  6. Muy interesante el articulo, la atari 2600 me encantaria tenerla, tiene una magia dificil de describir, historia pura de los videojuegos.

    Ansioso de ver la continuacion 😉

  7. Hace poco mi hermano y yo compramos una Atari 2600 junior (por 20 euros nadie se peude resistir) completa con su caja y demás ^^

  8. Bienvenido Robe_Inie!!!
    Menudo articulo te has currado!!!Muy bueno tio!
    Pa cuando el resto???
    Lo del nombre de las velas no lo conocia.Muy currado!

  9. ese Robe!

    Cada dia me alegro más de haberte informado sobre fasebonus tio, excelente artículo y no veo mejor estreno en este campo 😉

    Esperando la segunda parte…

    Un saludo
    Javi Ortiz

  10. Me he quedado con ganas de seguir leyendo más 😉

  11. distydiana dijo:
    Hace poco mi hermano y yo compramos una Atari 2600 junior (por 20 euros nadie se peude resistir) completa con su caja y demás ^^

    distydiana dijo:
    Hace poco mi hermano y yo compramos una Atari 2600 junior (por 20 euros nadie se peude resistir) completa con su caja y demás ^^

    Menuda ofertaca 20 euros por la consola completa, no tendrían más verdad? 😛

    Buen artículo 8)

  12. Grande la 2600, grande y culpable de como hemos terminado muchos de nosotros ahora aquí reunidos. Seguiré atento de estos artículos caballero.

  13. ¡ Muchas gracias a todos ! Con comentarios así dan ganas de tirarse el día escribiendo para vosotros 😉

    Ésta ha sido la primera parte de este monográfico, en la próxima entrega ya pasaremos a conocer a la máquina en sí más personalmente en este viaje por la historia de los inicios del entretenimiento electrónico.

    Distydiana, enhorabuena por conseguir la Jr. por 20 euros completa en caja 🙂 ahora a disfrutarla… y para los interesados en adquirir una, aún no es tarde; supongo que en un tiempo se revalorizarán cada vez más. Por suerte fue una superventas y eso hace que todavía se puedan encontrar con relativa facilidad, sobre todo el modelo Jr., que es el más asequible y facil de conseguir, y quedan incluso algunas remesas a estrenar a precios más o menos buenos.

    Salu2

  14. ¡¡¡Qué bueno y qué bueno!!! Riquísimo Robe_Inie. Estos artículos son los que hacen grande a Fase Bonus.

    Como para muchos de por aquí la 2600 fué mi primera consola.

    Espero ansioso las siguientes entregas.

    Un saludo,
    David Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *