Mile High Pinball: La mesa de pinball más alta del mundo

Si eres de los locos por el pinball y tienes la suerte de poseer todavía una Nokia N-Gage estás de enhorabuena. La empresa finlandesa nos trajo ya hace unos años “Mile High Pinball”, un juego totalmente adictivo donde se combinan todos los elementos de las mesas de petacos con el más puro arcade.

 

 

“Mile High Pinball” no es uno más de los simuladores de pinball al uso, sino que presenta una verdadera revolución dentro del género “petaquil”. Olvidaros de todo lo que hayáis probado con anterioridad, porque la desarrolladora norteamericana Bonus.com, especializada en juegos basados en entornos web y java, fue la encargada de dar una nueva vuelta de tuerca al sistema de juego. Sólo mediante los reflejos y la paciencia tendréis la oportunidad de conquistar la cima más alta del mundo.

La mayoría de los pinball, tanto de salas recreativas como aquellos aparecidos en los distintos formatos dentro de la industria del ocio, suelen estar basados en una sola mesa con múltiples posibilidades: pasillos, flippers, crazyballs y un largo etcétera. Esta vez no nos encontramos con una, sino con más de 80 mesas diferentes, pero que en vez de poder seleccionarlas de forma individual, tendremos que superar una tras otra, para acceder a todas ellas. Hasta aquí incluso el planteamiento podría ser lógico y habitual. La diferencia radica en que las posiciones de las mesas se encuentran una encima de la otra, creando de esa forma, una gran escalera de mesas de pinball enlazadas entre si.

 

El método de ir escalando posiciones es muy sencillo. Cada pantalla tendrá su propio objetivo, si lo superamos, se nos desbloqueará el camino a la siguiente, a la cual, accederemos normalmente por la parte superior de la misma. Así hasta superar las más de 80 mesas de las que se compone este divertido juego de N-Gage. Al comenzar la partida podremos elegir el tipo de bola que queramos. Se diferenciará de las demás gracias a la variedad de pieles que se han implementado en el juego. Al principio sólo habrá una docena de esferas para elegir. Eso sí, el número de skins irán aumentando según vayamos avanzando en la partida.

Como bien hemos comentado anteriormente, las mesas tienen sus propios objetivos que deberemos superar para que se nos de acceso a los siguientes niveles. Golpear varios activadores, escribir ciertas palabras, conseguir un número predeterminado de puntos, destruir enemigos,… todo ello será el pan de cada día. Las primeras pantallas no nos supondrán mucho esfuerzo, pero el nivel de dificultad irá aumentado de forma progresiva, e incluso nos encontraremos con varios objetivos a cumplir al mismo tiempo, frenándonos en nuestro viaje hacia la última pantalla.

 

 

Una de las cosas que tenemos que tener claras es que ante “Mile High Pinball” sólo se necesitan dos atributos: paciencia y habilidad. Cada vez que accedamos a una nueva mesa, se nos explicará qué es lo que debemos hacer para continuar con nuestra escalada. Es entonces cuando tendremos que armarnos de paciencia y demostrar nuestra habilidad con los flippers, puesto que en muchas ocasiones, serán nuestra única ayuda para poder superar los niveles con soltura.

Para hacernos más fácil el viaje, podremos utilizar multitud de elementos que iremos recopilando durante la partida. Estos ítems nos permitirán modificar el comportamiento de nuestra bola, posibilitándonos ciertas habilidades especiales, como multiplicadores de puntos o daño, inmunidad, mayor rebote, congelación o destrucción de nuestros enemigos. Las habilidades las iremos consiguiendo según vayamos golpeando los elementos de pantalla. Aún así, no todos los objetos que podremos conseguir nos beneficiarán en el trascurso de nuestra partida, sino que también se convertirán en impedimentos a la hora de afrontar las distintas mesas.

Asimismo, además de conseguir estos elementos, tendremos la oportunidad de ir comprándolos o vendiéndolos. Para ello, existen ciertos puntos de venta a los cuales accederemos al golpearlos con nuestra esfera. No es muy complicado saber con certeza las funciones de cada elemento, ya que cuando lo seleccionamos mediante el botón 9 de nuestra N-Gage, nos aparecerá una pequeña descripción del mismo. Sinceramente, nos encontraremos con algunos que ni siquiera los utilizaremos, puesto que si somos habilidosos, no necesitaremos de ningún tipo de ayuda para llegar hasta el final.

 

 

Junto a las más de 80 pantallas de las que se compone “Mile High Pinball”, se incluyen muchas más ocultas. Normalmente se encontrarán bajo algún elemento de la mesa, que al golpearlo y destruirlo, dejará entrever un acceso en forma de remolino. Si introducimos la bola, llegaremos a esas mesas secretas y tendremos la oportunidad de recoger los medallones ocultos que se encuentran desperdigados por todo el juego. Si recuperamos los ocho que existen, podremos descubrir el verdadero final de “Mile High Pinball”. De todos modos, no todas las áreas ocultas nos encaminarán hacia el lugar donde se encuentren escondidos los medallones, sino que también descubriremos bonus stages donde conseguiremos más dinero para gastárnoslo en la adquisición de nuevas características para nuestra bola. Alguna de las mesas ocultas nos recordarán a otros juegos del catalogo de Nokia N-Gage como “Ashen” o “Pathway to Glory”.

Uno de los elementos originales del juego desarrollado por la empresa norteamericana Bonus.com es la inclusión de monstruos o jefes finales al más puro estilo maquina recreativa, a los que deberemos destruir a golpe de petaco. A esto hay que unirle la imposibilidad de perder la partida, puesto que aunque caigamos irremediablemente mesa tras mesa, nuestra bola jamás se perderá por la parte inferior de la primera. Pero lo más espectacular de “Mile High Pinball” es su sistema de salvado de partida, que nos permitirá abandonar el juego en cualquier momento, manteniendo la bola en el punto exacto de la mesa. De este modo, no tendremos ningún problema en continuar el juego si llegamos antes de tiempo a nuestro destino.

Partimos de la base de que la desarrolladora americana no sólo quiso ofrecer un juego adictivo de pinball que llega casi a las diez horas de juego de media (dependiendo de la habilidad del jugador), sino que ha intentado alargar la vida útil del producto con varios extras interesantes. El más destacado es el llamado “Torre Extrema”, que se desbloqueará al finalizar la partida si conseguimos los ocho medallones ocultos. Si somos un poco manitas, también podremos crear nuestra propia mesa de petacos. Mediante un gestor de pantallas dispondremos de diez mesas vacías. Quedará en nuestra mano incluir todos los elementos necesarios: rebotadores, cajas, multiplicadores, potenciadores, enemigos, … tanto la cantidad (nunca superior a 25) así como su posición. Si nos apetece, el juego nos permite salvar hasta ocho tipos de mesas diferentes para poder jugar en solitario o contra un amigo vía Bluetooth.

Cómo no, a un juego de N-Gage nunca le podrían faltar las aplicaciones específicas para N-Gage Arena. El modo online nos ofrecía la posibilidad de colgar las mesas que fueramos construyendo con el gestor de pinballs, para que otros usuarios se las pudieran descargar, e incluso continuasen la partida en el punto que nosotros la dejamos. A esto hay que sumarle el intercambio de bolas vía Bluetooth y la capacidad de jugar en modo versus con otro amigo que también disponga de la portátil de Nokia. Asimismo, nuestras mejores puntuaciones iban a parar al ranking mundial, así como nuestros comentarios en el foro específico creado para el juego.

 

 

“Mile High Pinball” no se caracteriza por ser un producto visualmente espectacular, sino por su grado de adicción a la hora de ponerse delante de la portátil finlandesa. De todos modos, todo el aspecto gráfico cumple sobradamente su cometido. Lo más destacado es la calidad de las ilustraciones que acompañan a las mesas de pinball. Más de 80 imágenes totalmente originales que nos evocan los diferentes lugares que atravesamos hasta llegar a la cumbre. Unos dibujos detalladísimos, animados con lujo, diluyendo el aspecto estático que pudiera ofrecer un juego de estas características. De todos modos, es una pena que lo elementos más dinámicos del juego, como los rebotadores, petacos, cajas e incluso los enemigos, no lleguen a la calidad de los fondos de las mesas. Aunque cumplen perfectamente con su cometido, resta puntos en el acabado final del aspecto visual.

Uno de los detalles gráficos que los juegos de pinball cuidan en extremo, suele ser la física de todo el producto. Existen en el mercado innumerables arcades de este tipo, y desgraciadamente “Mile High Pinball” no se encuentra entre los mejores de su género. La bola no fluye de forma realista por las mesas, siendo su movimiento demasiado suave. Lo mismo podríamos decir de los petacos o flippers, puesto que la capacidad de golpeo es tosca y poco precisa. Aun así, no es necesaria mucha precisión durante la partida, ya que nos dedicaremos específicamente a golpear nuestra bola hacia la zona superior de la pantalla.

Como venía siendo habitual en el catálogo de juegos de Nokia, uno de los elementos mejor cuidados es el audio, gracias a la potencia del chip de sonido de la consola, que permite calidades bastante decentes. Básicamente podremos darnos cuenta del aspecto sonoro gracias a la decena de canciones que acompañan las distintas mesas del juego: animadas melodías muy suaves con toques rítmicos en un bucle sin fin que en ningún momento llegará a cansar al jugador. Para cuando esto ocurra, tendremos la suerte de haber superado alguna de las zonas del juego y la canción variará. Destacar la primera pista del juego: un verdadero guiño a la banda sonora del antiguo juego de PC “Inca” (1993, Coktel Vision).

Si analizamos los efectos de sonido de “Mile High Pinball” podemos decir que son bastante variados, aunque no de una calidad suprema: disparos, flashes, giros, golpeos,… inundarán nuestro aparato auditivo cumpliendo su función perfectamente y sin irritarlo.

 

Nokia volvía a demostrarnos que no son necesarios gráficos espectaculares para mantener enganchados a los jugadores. Sólo había que ofrecerles un producto adictivo y de calidad, y todo lo demás llegaría solo. “Mile High Pinball” cumple estas premisas de forma excelente, convirtiéndose en uno de los productos más acordes con la estrategia marcada para los juegos portátiles de Nokia.

Adictivo, original, con una dificultad progresiva y con la posibilidad de guardado en cualquier momento, es como se presenta este pinball que dio una vuelta de tuerca al género, aportando ideas frescas y recuperando un tipo de arcade que desgraciadamente había caído al pozo del olvido.

(Artículo publicado originalmente por Julen Zaballa ‘Asadapi’ en la extinta OJGames.com el 23 febrero 2006 y adaptado para Fasebonus.net)

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Opinión y análisis. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Mile High Pinball: La mesa de pinball más alta del mundo

  1. Bienvenido Asadapi, es un placer poder contar con tus aportaciones. Además haber empezado con un título de N-Gage es toda una declaración de intenciones que hace ganar puntos 🙂

    Lo malo es que me has hecho ganas de darle al juego y no lo tengo, a ver si me lo agencio y rescato la N-Gage.

  2. ¡Mola! ¿Alguna posibilidad de que reseñes el RIFTS: Promise of Power?

  3. La familia sigue creciendo, bienvenido seas Asadapi 😉

    Me encanta que se repasen estos juegos tan olvidados, además creo que por aquí hay varios usuarios de Ngage, si no me equivoco Albert, Ignacio, Kancyero…

  4. La idea es buena. Pero la historia dice que todo pinball que innove acabará en el fondo del pozo, siempre ha sido así desde el mítico Score 3020 de Toposoft.
    Este tiene pinta de ser la excepción, aunque si ya dices que el golpeo es tosco y poco preciso…

  5. Este juego lo vi con su caja y todo en un cash converters por unos 4 euroshace nada, pero al no tener la consola-teléfono ni haberlo escuchado nunca pasé de él. Igual hice mal 🙁

  6. daball dijo:
    Este juego lo vi con su caja y todo en un cash converters por unos 4 euroshace nada, pero al no tener la consola-teléfono ni haberlo escuchado nunca pasé de él. Igual hice mal 🙁

    ¿Podrías indicarme en privado dónde lo viste? Es solo por curiosidad, estoy haciendo una encuesta… :trollface:

  7. La N-Gage tuvo algunos juegos grandes, el problema es que por la incomodidad y el planteamiento que tuvo casi todos nos los perdimos. Buen análisis y espero seguir leyendote por aquí.

  8. Nunca hay que hacerle ascos a un buen pinball, pero como no tengo la N-gage… ¿Como está el tema de emuladores para este sistema?

  9. Como decía en la entrada de Robe_Inie es genial ver que algunos foreros ilustres se animen a compartir articulazos como estos. Espero que sigas compartiendo rarezas con nosotros (otro que no conocía el juego).

  10. Gracias a todos con acogerme con los brazos abiertos.

    Si, habrá más análisis sobre juegos de N-gage y sobre otras plataformas como Master System II. Algo que le encantará al sr. Altamair 😀

    Espero que no nos pisemos los temas 😀

  11. @Asadapi por fin una persona que valora la NGAGE como se merece.Siempre he pensado que la gente que la ponia a caldo no tenia muy claro lo enorme que era,tanto en juegos como en emuladores como en todo (ese increible port de DOOM)!
    Hasta que no salio la PSP,ninguna maquina portatil me parecia tan completa como esta!
    Parece un buen juego!Tendre que probarlo (que yo aun tengo aqui mi maquinita)!!!

  12. @Men_drugo esta semana me acercaré en cuatno pueda y si está lo compro y ya vemos quien lo quiere más xD

  13. Curiosamente es otro de esos juegos que tuve y que vendí precintado junto con el resto de mi colección de ngage. Tal vez me precipité pero lo cierto es que nunca me gustó eso de andar cambiando tarjetas para meter juegos en el teléfono, prefiero tener un buen puñado de roms metidas en la mmc 😀

  14. ¡Hombre Adasapi! Genial que te hayas animado a sumarte al grupo de colaboradores. Ya sabes que ya no puedes parar 😉

    Sobre el artículo cojonudo. La N-gage es una espinita que tengo clavada y que tuve en su momento y no supe aprovechar. Sólo la utilicé para emulación y poco más. Y el final de la historia pues el de siempre. Se la dejé a un colega como teléfono y murió hace un tiempo. Tengo que pillar otra para probar varios títulos.

    Lo dicho. Sigue así y no pares xD

    Un abrazo,
    David Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *