Atari 2600: Historia de una Leyenda (III)

(Partes: 1234567)

 

Un amplio catálogo de juegos

Si ya existían bastantes títulos en el mercado, a raíz del boom de Space Invaders, la Atari VCS (pronto rebautizada como Atari 2600) empezó a contar con una cada vez más extensa lista de títulos, debido sobre todo a la popularidad ganada como sistema doméstico de juegos.

En 1982 ya se habían vendido más de 8 millones de Atari, todo un hito en aquellos tiempos.

Juegos y juegos y más juegos apareciendo constantemente. Tiene los honores de ser la consola que cuenta con uno de los catálogos de juegos más extenso y amplio, y también se le atribuye el ser una de las consolas más puñeteras en el momento de crear un juego para ella.

Los programadores debían ingeniárselas y demostrar toda su habilidad al desarrollar un juego para este sistema; siempre he dicho que hacer un videojuego es equiparable a crear una obra de arte en cualquiera de sus vertientes. Pero la plataforma que estamos tratando, requería de todo el arte posible y un poquito más para que el programa en cuestión llegara a ser eso, un buen juego, pues como ya hemos visto e iremos viendo, las limitaciones de la máquina eran muchas, el tamaño máximo que podía ocupar un juego era limitadísimo y los programadores debían poner toda su pericia y esmero en crear una obra que atrapara por completo al jugador esquivando todas las contras con las que esta entrañable consola les retaba. Auténticas obras de arte y también, como no podía ser de otra manera, algunas pifias fueron el resultado de todo esto.

Hubo algunos títulos que podríamos catalogar como pésimos en los cuales reinaba una dudosa jugabilidad. Por suerte hubo muchos que, a pesar de la simpleza gráfica y sonora que puedan tener a día de hoy, siguen siendo altamente adictivos y jugables, manteniendo gracias a estos dos factores determinantes sus capacidades de enganche intactas.

Normalmente los juegos eran cíclicos, pasar pantallas sin más y vuelta a empezar con un nivel de dificultad ascendente, basándose en sumar puntos e intentar superarnos en cada partida, característica común de los primeros arcades puros y de una gran mayoría de juegos de la época, aunque hubo alguna excepción con desarrollo por pantallas y final, los primeros plataformas como Pitfall!, del que hablaremos más adelante, y la primera video-aventura/RPG de la historia: el magnífico Adventure y sus tres niveles de dificultad que transcurrían en un colorista mundo entre llaves, castillos, dragones y laberintos. Un juego sencillo en cuanto a diseño pero muy, muy matón e iniciador de un género, que recomiendo encarecidamente probar a todo el mundo que aún no lo haya hecho.

Adventure: La primera videoaventura. No lo juzguéis por su apariencia, sino por su esencia.

Cada juego solía tener sus propias variantes, a los que se accedía mediante las palancas de dificultad de la consola y la palanca de selección de juego, pudiendo cambiar número de jugadores, estructura de escenarios, niveles de dificultad, número de vidas, cantidad de enemigos, etc. En los manuales de cada juego teníamos la sección correspondiente donde indicaba qué hacía cada variante. Era una manera de estirar un poco más los juegos y/o de echarse alguna partida más curiosa y alternativa de vez en cuando. También existía, en algunos juegos desarrollados por Atari, un modo de juego infantil, en el cual, como ya os podéis imaginar, todo era más fácil, los enemigos eran más lentos o no disparaban, habían más vidas, etc.

Conversiones de recreativas

Los andares de esta mítica consola fueron muy ligados a lo que iba aconteciendo en los salones recreativos, pudiéndose disfrutar de conversiones de las máquinas de los bares. A pesar de las ya mencionadas limitaciones de nuestra Atari, la gran mayoría resultaron muy buenas ya que conservaban gran parte de la jugabilidad y de la esencia del original consiguiendo trasladar si bien no toda la calidad gráfica y sonora, sí la diversión proporcionada. Otras eran simplemente llanamente correctas y unas pocas bastante malas llegando a extremos que rozaban la barrera de la mediocridad, pero por lo general las conversiones arcade salieron bastante bien paradas, abundando en número y siendo uno de los géneros que más solían verse.

En el lado positivo tenemos un gran número de ejemplos como un exitoso Asteroids a todo color (la maquina original era vectorial), Frogger, Dig Dug, Berzerk, Phoenix, Battle Zone (para muchos mejor que la recreativa original), Missille Command, Galaxian, Q-Bert, Popeye, Mouse Trap, una grandísima versión de Carnival, el genial Wizard of Wor o el ya mencionado Space Invaders.

Frogger o como una alocada rana se la juega cruzando ríos y carreteras.

Missile Command: Protege tus bases antes de que éstas sean destruídas.  Buena conversión del arcade original. Contó con una versión especial que usaba un ‘track-ball’ a modo de control del cursor.

 

Pero la lista es larga, y hubieron otros que no corrieron tanta suerte entre los cuales podemos destacar una forzada versión de Double Dragon, un extraño Zaxxon (con buena intención, pero extraño y sin ser fiel, pues le faltaba la perspectiva isométrica), las conversiones de Donkey Kong y su secuela Donkey Kong Jr., las cuales no estaban mal pero resultaron demasiado simples con un recorte del número pantallas en comparación con las magistrales versiones para la consola Colecovision (la competencia de Atari en el año 1982), y el popular pero fallido Pac-Man.

Y este último… ¡¡ merece un capítulo aparte !!

Pac-Man, una mala conversión

He de reconocer que lo jugué bastante; yo era pequeño, mi padre aficionado a los videojuegos y yo pues no tenía otra manera de jugar al comecocos en una consola hasta el momento (hasta que llegó mi clónica NES), pero está considerado como una de las peores conversiones de la historia. No porque el sprite de Pac Man sea extraño e incapaz de mirar arriba o abajo, no porque coma lineas en vez de puntos, no porque los fantasmas sean todos del mismo color, no porque el escenario sea diferente y en una tonalidad marrón/azul que nada tiene que ver con el negro/azul del original… Estos factores ya aventuran una conversión que difiere un tanto del original, pero aún queda algo. Me remito pues, nuevamente al fallo del hardware del chip TIA que se comentó más arriba y que casi arruina la aparición del Space Invaders. Debido a los parpadeos de los fantasmas (fantasmas totales!) se apreciaba una lluvia de parpadeos intermitentes que pasaba de uno en uno por todos los fantasmas una y otra vez. Bien, esta característica es común en muchos juegos de Atari, pero a decir verdad este juego lo mostraba de una manera mucho más acusada, pudiendo llevar a la confusión dado que de golpe veías como de un fantasma brotaban dos o tres más parpadeantes, porque a veces iban todos juntos en la misma dirección unidos pareciendo un único fantasma con sus continuas intermitencias.

Atari argumentó que la consola estaba demasiado limitada para conseguir una conversión decente, incluso en el manual del juego se comentaba que los fantasmas podían unirse todos en uno y formar un super-fantasma, pero fue una excusa para no decir que el juego estaba hecho deprisa y corriendo para aprovechar el tirón comercial del momento, usando un prototipo y no el que tenía que ser el juego final que estaba desarrollando Tod Frye. Muestra de ello y de que la Atari 2600 podía conseguir algo mucho más fiel al original son versiones posteriores, como Ms-Pacman y Jr. PacMan.

Unas cinco millones de unidades sobrantes tuvieron que ser destruidas por mala previsión, y eso que llegaron a venderse siete millones de copias la cual cosa no está nada pero que nada mal.

Pero aún así, quiero romper una pequeña lanza a favor de este juego, como ya han hecho muchos otros aficionados, porque… ¿Tan malo es?

Yo, que lo jugué, coincido con ellos en muchos aspectos, porque como adaptación del original deja mucho que desear, pero como juego de comer cocos tiene un pase. Estoy de acuerdo con que fue una conversión rara y abstracta, diferente, sin respetar el laberinto original y rotado en horizontal (en parte lógico también suponiendo que se iba a jugar en una TV), con un Pac-Man distinto y con el añadido de los malditos parpadeos, pero yo recuerdo haberlo jugado bastante y entretenerme en cierta medida.

El juego es muy distinto al de los salones, pero es totalmente jugable (característica obligada en todo arcade que se precie) y el movimiento del protagonista es bueno, no es igual de rápido y fluido que el Pac Man de los bares pero responde bien a nuestras indicaciones vía joystick, y el tema de los parpadeos, era acostumbrarse un poco, sí, y tomarse como un añadido el hecho de que puedan juntarse los fantasmas y salir de golpe para un lado cada uno.

Lo de los parpadeos pasa en muchísimos más juegos de esta consola, en muchísimos y no sólo en éste (recordemos el problema para mapear gráficos en una misma horizontal). De hecho, en sus secuelas más mejoradas, como Ms. PacMan y Jr. Pac Man también sucede, aunque de una manera muchísimo menos notable y más paliada, eso sí, donde los fantasmas además ya tienen distintos colores.

Antes de escribir estas líneas me he estado echando unas partidas tanto en la máquina real como en un emulador para cerciorar que la memoria no me falla, y que lo que digo es cierto y que se puede jugar perfectamente. No es el Pac-Man original, está claro, y tiene sus cosillas, y podría haberse mejorado mucho más, pero tampoco es para considerarlo como uno de los peores de la historia como popularmente se dice (y muchas veces sin haberlo probado; no lo digo concretamente por nadie pero hay muchos autores que dudo que lo hayan jugado y sólo reportan lo que suelen oir). Hay juegos infinitamente peores, os lo puedo asegurar y seguro que vosotros conocéis más de uno (sin ir más lejos, muchos otros para esta consola). Lo chocante aquí es el nombre de Pac-Man, el revuelo generado con la masiva publicidad y el juego final resultante, que no recuerda demasiado que digamos a lo que uno espera encontrarse. Lo que si está claro es que Atari la pifió con las prisas y las grandísimas previsiones; el juego pudo quedar mejor con menos presión al desafortunado desarrollador, y el tema de las “pocas” ventas no fue sino una mala planificación, pues realmente el cartucho se vendió muy bien, pero influidos por el coste que suponía adquirir una licencia como la que pretendían, sacaron una partida extremadamente larga que empezó a significar el prematuro hundimiento a la compañía. Lo que es indudable y de lógica pura es que si sacan más unidades del juego que consolas hay en el mercado, algo va a fallar; pero en Atari pensaron que millones de personas comprarían una consola nueva sólo para jugar a su versión de Pac-Man.

Se dice también que es uno de los peores juegos que se han hecho porque llevó a Atari a la crisis del año 1983, cosa que es cierta; nadie puede negar que existió dicha crisis y que Pac-Man de Atari tuviera una parte de la culpa, pero realmente se llegó a dicha crisis precisamente por sus malas planificaciones, por este tipo de jugadas tan mal calculadas (estamos ante el primer caso de ‘hype’) y por algún que otro gran error como veremos posteriormente.

En conclusión, una de las peores conversiones y menos fieles a pesar de seguir el concepto principal del juego, y una de las peores previsiones de ventas y un fracaso de Atari en ese sentido, pero tampoco uno de los peores videojuegos de la historia, es simplemente un comecocos pasable, sencillo y particular.

Ya en pleno siglo XXI, apareció una versión homebrew del primer Pac-Man mejorada tal y como debió realizarse en su día, y también multitud de hackeos de la primera versión para esta consola intentando otorgarle un aire un poco más fiel al sprite, escenarios y elección de colores.

Pac-Man de Atari, te estoy salvando un poco el pescuezo, espero que algún día me lo agradezcas xD

Spot publicitario en español, con una canción de lo más variada mientras vemos a un abuelo feliz disfrutando sospechosamente de la compañía de un considerable número de niños a los que invita a su casa a “jugar al Pac-Man”. Mención especial a la pajilla subliminal de Pac-Man en el segundo 0:35 para que se les quedara grabada a los niños en su subconsciente y lo proyectaran años después vaya usté a saber como.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Historia. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Atari 2600: Historia de una Leyenda (III)

  1. Lo del Pac-man fue muy fuerte xD Yo lo jugaba de pequeño y veía pirulas raras, pero no me enteraba muy bien. Hay que joderse cómo nos la metieron.

  2. Como nos la metían antes con ports apresurados y culpando al hardware de la mala optimización… espera un momento, igual que ahora!!

  3. “Mención especial a la pajilla subliminal de Pac-Man en el segundo 0:35 para que se les quedara grabada a los niños en su subconsciente y lo proyectaran años después vaya usté a saber como.” me parto 😆

  4. Me gustan estas entradas sobre la Atari 2600, el tema de Pacman tiene miga. Ganitas de que llegues a la historia de ET.

  5. Es una lástima que las prisas y las malas gestiones empañen un poco los grandes recuerdos. En aquellos tiempos podrían haberse tomado un poco más de tiempo en hacer las cosas bien, desde luego no había tanta competencia como la hay ahora.

  6. Sí que es verdad que la 2600 tuvo uno de los catálogos más extensos de juegos, quizás incluso la consola con mayor catálogo de todos los tiempos. No sé si alguna la superaría porque no conozco cifras 8)

  7. Juajuajua,el spot en castellano te jode la cabeza!
    ComecocoscomecocoscomecocosdeATARI!!!

    Cosas mu interesantes pones,pero la version de Double Dragon ojito,que para ser una atari 2600 no esta nada mal.Si la tengo yo en mis dias…madre mia que vicios!!!

    Mu rico,si señor!

  8. Habrá capítulo para el E.T, no lo dudes .. jejeje Respecto al Pac-Man, se podría haber hecho un juego muy fiel al original sin demasidaos problemas, sólo dejando respirar al pobre programador. Pero claro, las fechas mandaban y las ansias de capital (maldito capitalismo…) le pudieron a la compañía, para qué esperar…

    Respecto al Double Dragon, el hardware de la Atari lógicamente no daba para una conversión medio decente y efectiva del juego original, por eso he dicho que estaba algo forzada. Pero la intención fue muy buena; yo lo tengo original y cuando lo pones hay que reconocer que se atrevieron e intentaron algo que no parecía viable, y en parte consiguieron recrear la esencia beat’em’up en una 2600, que ya es. A destacar el modo 1 vs 1 para 2players jeje

  9. El Double Dragon era una mierda importante, imposible sacar un juego en condiciones así en Atari 2600. Pero al mismo tiempo también tenía su mérito intentarlo.

  10. El comecocos de Atari, arg.¡Mis pesadillas! ¡Mis pesadillas!

  11. Sí , muchas veces hay que intentar ver el esfuerzo y el mérito de atreverse con retos tan grandes, a sabiendas de que es imposible hacer un Double Dragon efectivo en este sistema y el resultado deje un poco que desear, aunque da un poco el pego. Hay que admirar el empeño que le puso Activision, para mi una compañía con integrantes notables en cuestión de desarrollo de juegos (en su primera y dorada época).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *