¡Con lo que han sido estos dedos! #1: Double Dragon 3

Y no, no es ningún comentario pornográfico. Se trata de la frase que muchos adictos a los emuladores soltamos al perder la decimoséptima vida consecutiva en la primera pantalla. Siempre me ha quedado la duda de si es que los juegos modernos son tan rematadamente fáciles que embrutecen las articulaciones o los antiguos eran tan asquerosamente difíciles que ni siquiera en aquella época éramos capaces de pasárnoslos.

 

“¡No hay cojones!”

Discutiendo (o intercambiando opiniones, que queda más fino) con los amigos de mi edad, siempre me han dicho que tengo mucho cuento, que nosotros somos de la generación PlayStation y no vivimos la época de estos juegos “tan rancios” (sí, manda huevos) así que hablo por hablar. Quizá es que yo nací en un entorno demasiado friki, pero juro que recuerdo perfectamente a mi querido Spectrum, con su Army Moves, su Phantomas, su Aventura Original y su Jet Pack. Pero vamos, que no es necesario retroceder tanto. La época más machacadedos que he sufrido fue con mi entrañable N.E.S., a raíz del Sistema de Entretenimiento de Nintendo se me produjo una malformación en los pulgares que no he llegado a superar.

 

La antítesis de lo ergonómico


La primera y más dolorosa vez que pronuncié la terrible frase: “¡Con lo que han sido estos dedos!”, fue jugando al Double Dragon: Rosetta Stone en el emulador de la N.E.S. para PC. Aquí el compañero Logaran, a la sazón mi hermano, y yo, jugábamos con gran estilo a dicho videojuego. Formábamos parejas siempre definidas, él manejaba a Billy y Ranzou, y yo hacía lo propio con Jimmy y Chin (siempre me quedaba con el gordo inútil). ¡Vive dios que era un espectáculo vernos! Patadas giratorias en el aire, nos apoyábamos en salto, rebotábamos en las paredes. ¡¡Llegábamos a la pantalla final!!… ¡¡¡¡¡En el jodido Double Dragon: Rosetta Stone!!!!! Era tal la sincronización que teníamos que en una ocasión yo tenía la vida al completo y a mi hermano sólo le quedaba un golpe, en una pantalla específica el suelo iba cediendo a nuestros pies y yo calculé mal un salto. Iba a despeñarme sin remedio hacia un suelo repleto de pinchos y mi hermano, en un sacrificio digno de Gandalf saltó hacia el terrible foso, ejecutó una patada giratoria justo debajo mía y me mandó volando al lado seguro de la habitación: “¡Acaba con esos hijos de puta!” me dijo antes de que su cuerpo atravesara los pinchos… Vale, luego me mataron a la pantalla siguiente, pero coño, es que te pone los pelos de punta.

¡Los canis karatekas!

 

Bueno, toda esta diatriba/anécdota, justifica por sí sola la nota que voy a poner al juego, ¡era divertidísimo y emocionante! Y difícil, muy difícil, ¿una prueba?

Estaba yo descargándome emuladores tan ricamente y probando los juegos de mi adorada infancia cuando me topé con el Double Dragon: Rosetta Stone, “¡coño!” – exclamé. “¡Co (piiiiiip)!” – me censuraron los de la FOX. “¡Pero si es Dobledragón treh!”, continué con mi rico andaluz característico. Así que inicié el emulador, saqué mi portentoso mando de los chinos, lo metí en mi puerto USB, configuré A, B, Start y Select y le di a arrancar…

 

… y no pasé del puto gimnasio. De la primera pantalla. De los dos primeros enemigos. No tuve huevos de hacerlo. ¡Por Charlie Pace que lo intenté! Cuatro o cinco ocasiones consecutivas, creí que se me habían olvidado cómo se ejecutaban los golpes, creí que le habían subido la dificultad misteriosamente, pero que va. Es que nos hacemos viejos. No habría cojones de saltar a una plataforma repletita de lanzas para salvar la vida a otro jugador en medio segundo de decisión. Los Silent Hill y los Counter Strike nos están atrofiando el cerebro y las manos, muy bonitos, muy bien hechos, pero Billy y Jimmy eran mucho más divertidos, ¡dónde va a parar! Quizá el movimiento de los personajes era demasiado ortopédico para la época, la música era repetitiva y bastante monocorde y la dificultad, es cierto, hacía de un entretenimiento electrónico una tortura sistemática, pero, ¡qué coño! Yo lo recuerdo con mucho cariño.

PD: Buscando un video o foto como colofón, he encontrado en Youtube el análisis de, nada menos que el Angry Videogame Nerd explicando por qué odia el Double Dragon 3. Con mi english of the mountains, he entendido que no soportaba la odiosa dificultad del juego: una vida, a dos players podías hacerle daño a tu compañero, tu energía bajaba a un ritmo frenético, etc. Lo mejor viene cuando afirma sin lugar a dudas que no había modo posible de matar a “ese ninja”. Ese ninja es RANZOU, y mi hermano me despertó un día a las 6 de la mañana diciendo: “¡Tenemos que matar a ese cabrón!” Y lo matamos… y luego se podría controlar… y molaba un huevo.

 

 

PPD: El A.V.G.N. es un pringaillo, yo llegué al final.

Share

Acerca de Maese_Threepwood

Cuentan las leyendas que mis primeras palabras fueron "Tatsumaki Senpūkyaku" y de ahí a peor...
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a ¡Con lo que han sido estos dedos! #1: Double Dragon 3

  1. En primer lugar quiero darte la bienvenida. La verdad es que Logaran está trayendo personal con unas colaboraciones cojonudas.

    En segundo lugar me ha hecho mucha gracia tu entrada, creo que a todos nos ha pasado echar mano de un juego al que le hemos dado horas y horas y no dar la talla. Lo peor es cuando te pasa con la consola original, ahí no hay excusas.

    Yo creo que antes los juegos nos resultaban tan impresionantes incluso a nivel técnico, que entre eso y que seguramente teníamos pocos, les sacábamos el pringue lo que no está escrito. Ahora cuando te cansas de un juego cambias rápido, porque siempre tienes otro en la recámara.

  2. Y yo creo que antes ademas estaba el “con lo que tardan en cargar… Voy a darle otro tiento,que si no se me va medio dia solo en cambiar de un juego a otro”

  3. Buena entrada. Yo me he sentido así también más de una vez, con algún que otro juego. Si es que la edad no perdona XD

  4. Me niego a pensar que es la edad. Que no!!

    El ritmo de juego que llevamos ahora es muy inferior, nos falta fondo. Y además con cada juego le dedicamos menos horas seguidas.

    Lo que nos hacía Dioses, era la práctica.

  5. Algo así me ha pasado con los shotters de la Turbo. Antes en modo dificil y sin continues podía llegar a terminarlos (no todos claro, el Barumba es un p. infierno) Ahora ni de coña, pero no es de mis dedos, es que el muñeco se mueve a cámara lenta, antes sabía si me daba tiempo o no ha pasar entre dos balas, ahora no. No son nuestros dedos, es que los personajes de antaño han engordado y se han vuelto perezosos. ¿TE has fijado si Billy o Jimmy tienen panza? Apuesto a que si. 😀

  6. No es que nos hagamos viejos ¡que va! Es que nos hacemos torpes ¡Pero torpes de cojones!
    Como ya te he dicho muchas veces, hermanito, “No somos ni sombra de lo que fuimos y, lo cierto, es que nunca fuimos gran cosa 😉 “
    Ahora, que un día nos ponemos y nos lo pasamos otra vez…¡¿Que no hay huevos!?

  7. A mi lo que me pasa es que no tengo paciencia para repetir los niveles cuando te matan. Que daño nos han echo los puntos de control!!!! Los juegos antiguos siendo.mas simples necesitaban mas dedicacion.

  8. A mí me pasa justo eso, que me matan unas cuantas veces y ya paso de seguir intentándolo, no es como antes. Pero me pasa con los juegos nuevos y con los clásicos, lo único que con los nuevos parece ser todo más fácil, con tutoriales y pollas.

    Buen estreno maese.

  9. Bienvenido Maese Threepwood!

    Pues yo recuerdo que este juego me lo termine en el emulador de amstrad con savestate.La jugada cojonuda es que en el juego original que teniamos nosotros en amstrad cinta,cuando mataban al fucking ninja,el juego tenia un bug y no pasaba al proximo nivel,te quedabas dando vueltas como un mamon.

    Yo ahora soy incapaz de terminar un juego en emulador sin usar savestates!No se si por la edad o por que soy un aburguesado!A partir de ahora todos los que usen
    savestates para mi son aburguesados!!!JAJAJA

    Muy buen arranque Maese Threepwood

  10. Yo he de admitir que ni en la epoca logré pasar la primera pantalla del Abu Simbel xDD

  11. Hola Maese Threepwood.

    Bueno pues yo pienso que que nos falta algo y nos sobra algo:

    1: a estas edades y circunstancias los que nos[b] falta[/b] es regularidad. Y es que en nuestros tiempos jugábamos todos los días, y la práctica hace al maestro.

    2: Y lo que ahora nos [b]sobran[/b] son juegos. En nuestros tiempos teníamos muy pocos. Así que no quedaba más remedio que darle caña a esos poquitos porque no había otra cosa. Ah, sí, bajarse a la calle a jugar con los otros niños al futbol, que era lo normal (pero es que de pequeños ya eramos “mu frikis”)

    Un saludo chicos!!!!

    Hoz3

  12. Bienvenido Maese Threepwood. Te estrenas con una entrada que me ha gustado mucho y es que llevas toda la razón del mundo. Pero vamos, como se comenta más arriba, yo también pienso que nos falta fondo. Ahora hay mucho título y no podemos dedicarle a todos los juegos el tiempo que nos gustaría.

    Un saludo y a seguir dándolo todo 😉
    David Sánchez.

  13. Bienvenido, estoy de acuerdo y me he sentido identificado en todo salvo en que digas que el mando de NES no es ergonómico! ¡pero si es perfecto! Fíjate en el mando de la Wii como se ha inspirado en este concepto de simplicidad y funcionalidad. Si es que muchas veces no hace falta más para echarse unas buenas partidas.

  14. Nos hacemos viejos pero también muy vagos. Gran estreno Maese Threepwood.

  15. Muy bueno, yo también tengo esa sensación muchas veces al rejugar algún clásico que dominaba en mi tierna infancia XD

  16. Ahora por lo menos tenemos la excusa de las pantallas táctiles con los remakes y reciclados 😉

  17. Muchos dias después ¡ya me vale! te doy la bienvenida como bien mereceres ¡crack maese!

    Personalmente creo que NO hemos perdido con el tiempo para nada, lo que pasa es que en muchos casos (el mio por ejemplo) el tiempo libre es muuuuuuucho menor, la posibilidad de pasar horas delante de un juego igual y, por tanto, es más dificil terminar los juegos.

    En su época podía tirarme mas de 5 horas con un juego de Spectrum que para cualquier jugón de ahora, acostumbrando a que le guien en todo y le explique mucho, etc… sería dificil con ganas. En aquel tiempo teniamos, visto ahora, una mezcla de tesón, masoquismo, etc… hoy poco vista 😀

    En fin, gran entrada y que sea la primera de muchas

    Un Saludo
    Javi Ortiz

  18. hola,yo soñaba con ese juego cuando con 11 años lo veia todos los dias en el escaparate del videoclub de mi pueblo,pero claro valia la friolera de 7000 pesetazas de la epoca.gracias a dios que no las reuní por que vaya telita con el juego.yo que me habia pasado el puto y dificil megaman 1 no podia con el double dragon 3 que siii un tontico del barrio lo compro y me lo presto.claro cuando no duraba ni 10 minutos jajaja y lo mejor es que lo quiso cambiar por el shadow warrior jajajajajaja. antes eramos mejores juegones.ahora le pones a un chaval un juego donde haya que repetir fase al morir y apaga la consola.un saludo fasebonuseros

  19. ¡Muy bueno el artículo! Yo en su día tuve este juego, e incluso me lo llegé a terminar solito. Incluso no lo recordaba como un juego especialmente dificil hasta que hace poco lo volví a jugar en un emulador de la NES… ¡no fui capaz ni de pasar la primera fase!
    Por tanto coincido con lo dicho; los juegos actuales nos han reblandecido una barbaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *