Mi visión del 3D (I)

Buenas compañeros. Esta vez no quiero hablar de un juego en particular, sino de una idea. O más bien del sentimiento de una época, de las más importantes de la historia de los videojuegos.

 

A través de dos artículos quiero contaros cómo viví la época de la llegada del 3D en los videojuegos. Desde la imparcialidad, el recuerdo deforme de un niño, un paseo por la nostalgia y una época que muchos vivimos. Espero que os guste.

 

 

 

Insert CD, please

Es realmente curioso cómo pasa el tiempo y algo que no era actual pasa a ser retro. Estoy seguro que muchos que pasáis por esta web alguna vez os habéis parado a mirar atrás y recordar una época en particular de la historia de los videojuegos: la época que os tocó vivir. Para muchos fue la generación del Spectrum, con una industria española irrepetible, o tal vez la época de los 8 bits, en las trincheras del colegio ante la guerra entre Sega y Nintendo dando la vida por su consola. Son muchos los puntos de inflexión en esta nuestra afición. Quiero contaros la que yo viví en mi infancia desde el punto de vista que tenía.

Explosión en la mente

Por aquel entonces, no tendría más de 8 años. El videoclub era la fuente de información donde llegaban juegos para probar y crecer mis conocimientos. Ante mí tuve los “sonics”, Alex Kidd, “marios” y juegos de la época que alquilaba habitualmente cada fin de semana. Pero un día todo cambió.

 

Me acuerdo de entrar al videoclub y ver un corrillo de personas delante de una pantalla, como niño curioso, quise saber qué pasaba y vi por primera vez un juego en 3D. Era la PlayStation con el “Crash Bandicoot” (cosa que sabría más tarde). Me quedé hipnotizado ante algo tan nuevo y a la vez tan familiar. Ver pantallas en 3D, a tiempo real y con un diseño tan colorido y una jugabilidad tan familiar era como si un nuevo mundo se abriera ante nosotros. No sabría por aquel entonces que la consola de Sony no solo sería un éxito, sino que cambiaria las bases, era el antes y después en la industria de los videojuegos. Pero como todo gran evento, no sabíamos lo que pasaba y cómo afectaría hasta mucho después. Como el ojo de un huracán, estábamos dentro de él y ni siquiera lo sabíamos.

 

Para entonces ni siquiera sabíamos que era un bandicoot

 

Visión por terceros

Aun me acuerdo cuando un día llegué a casa de mis primos y ahí estaba esa nueva consola. Era como un aparato del futuro. No tenía cartuchos, sino unos CD negros (por aquel entonces, creía que los CD a partir de entonces serian todos negros y que los normales se habían quedado obsoletos) y tras ver detenidamente los mandos y esa “estación” futurista me enseñaron un CD, explicándome que contenía un montón de juegos, demos, algo que yo creía que solo tenían los juegos de ordenador. Ese CD se llamaba “Demo One”.

 

 

Lo pusieron, encendieron la consola y salió ese logo que tantas veces veríamos. Lo realmente impresionante, las pruebas técnicas… Poder ver un dinosaurio caminando, poder mover la cámara alrededor de él (por aquella época acababan de estrenar “El Mundo Perdido” lo que hacía que fuese perfecto) y la belleza hipnótica de una simple Manta por un mar eterno. Mi mente solo podía imaginar un juego donde enfrentarme a ese dinosaurio o qué leches, pensaba en todos los juegos que conocía, mis “marios” y “sonics”, y las posibilidades que esta tecnología ofrecía y el formato CD, con una música que hacía que todo pasara de normal a épico, una maravilla.

 

 

Pero lo mejor llegaría con las demos; “Hercules” era un juegazo de plataformas súper divertido. Tenías también “Overboard”  o el extraño y enigmático “Abe´s Odissey”. Horas y horas simplemente con una demo. Tenéis que entender que ahora las cosas no son como antes, antes uno podía pasarse tardes jugando simplemente con demos una detrás de otras y turnándose entre nosotros para probarla, eran tardes mágicas soñando cual sería la fase que vendría detrás de la que jugábamos y lo que nos gustaría tener ese juego. Pensándolo ahora parecía un punto de inflexión de la historia, algo que jamás se había visto, como el cine sonoro en los 20, y estaba pasando ahí y en ese momento: lo estábamos viviendo.

The time there are changing

El tiempo pasaba y mis conocimientos seguían creciendo. Pasaban ante nosotros como todo cambiaba, sin saberlo Sega dio una buena con esa consola llamada Sega Saturn que jamás vi que nadie tuviera. De repente empezaba a comprar revistas sobre videojuegos, quería saber más. Empecé con la Nintendo Acción (madre mía qué cambio a dado si la comparamos ahora), hablaba de una consola llamada Nintendo 64 y uno no podía pasarse horas mirando fotos del ese juego llamado “Mario 64”. En las navidades de 1998 la consola aterrizó en mi casa y fue una revolución. Tal y como había imaginado, las posibilidades eran infinitas. Era la primera vez que nos encontrábamos libertad total, no era como el Crash Bandicoot que tenían un camino prefijado, sino que era total libertad, horas y horas de exploración, algo que jamás había vivido. Podría hacer miles de artículos en Fase Bonus sobre ello y aun así no podría explicar lo que uno siente la primera vez que juega a este juego.

 

Auténtico vende consolas de la época y jamás se ha innovado tanto como con este juego

 

Un punto de inflexión se abría en mi vida. Me fui de vivir en una ciudad pequeña a una tan grande como era Valencia, y pasar de un videoclub a conocer centros comerciales con filas de estanterías llenas de videojuegos. Y lo más importante, una tienda que era como un paraíso para un niño; su nombre era “Centro Mail”. Había una al lado del colegio donde caí y más de una tarde íbamos a ver qué novedades aparecían, quedándonos fuera simplemente viendo en una pantalla de televisión imágenes o entrando y jugando hasta que el dependiente empezaba a mirarte como si fuera a sacar un fusible y acabar con todos y cada uno de los poros de tu cuerpo. Hay situaciones en las que las palabras sobran. Realmente los tiempos estaban cambiando.

 

Meca de los videojuegos en esa época

 

De evoluvión a revolución

El tiempo pasaba y esa fiebre llamada PlayStation se iba propagando por todos lados. En el año 1998 todo el mundo quería una PlayStation, y lo que era más impresionante, hasta entonces los videojuegos eran cosas de niños (visto generalmente), pero ahora no era raro ver a un universitario con una PlayStation. Todos queríamos una, y todo había cambiado. Nos gustara o no, la época de llamar a la consola “la Nintendo” pasó a “vamos a jugar a la Play”. Me acuerdo como en esas navidades ir al centro comercial era ir a esperar a jugar al nuevo “Crash Bandicoot 3” y oír lo bueno que era “Final Fantasy” y lo realista que era. Aun me acuerdo, no sé si muchos lo habréis hecho, de comprar una “PlayStation Magazine” por ver qué pasaba y lo que se cocía, y sobre todo por esa demo que te daban cada mes, observando el CD y pensando en todo lo que contendría.

 

En las navidades de 1998 se agotó prácticamente toda la remesa de esta consola. Madres y padres se agolpaban en “El Cortes Inglés”, “Centro Mail” y derivados buscando la última consola para sus hijos, como en la película “Un padre en apuros” pero sin un alemán que daba miedo ni un cartero negro que daba ganas de partirle el cuello. No había esperanzas de que ese año cayera una PlayStation, pero un día de febrero volviendo a casa, sin previo aviso me encontré una caja envuelta en mi cuarto, y nada volvió a ser lo mismo.

 

Cara de Arnold cuando se entero que su hijo quería una PlayStation

Share

Acerca de salariasa

Jugador de los 90, coleccionista sobretodo de juegos de Game Boy, conocedor del secreto detras de diferenciar que es la mantequilla y lo que parece mantequilla, profesión posproductor y compositor audiovisual. cinefilo, cinefalo y descontructor universal
Esta entrada fue publicada en Artículos, Historia, Opinión y análisis. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Mi visión del 3D (I)

  1. Yo en aquella época, no se porqué, asocié “CD” con “juego 3D” y “cartucho” con “juego 2D”. Mi mente infantil pensó que había alguna razón tecnológica para ello, que los CDs estaban hechos para 3D y los cartuchos para 2D.

    Recuerdo que cuando probé Abe’s Oddysee por primera vez se me hizo muy extraño porque era “un juego 2D en un CD”. Igual que cuando me enteré de la existencia de la N64 también porque eran juegos 3D en cartucho.

    No se, me resultó muy raro, los veía como si fueran CDs y cartuchos especiales xD.

  2. Como ha cambiado el 3D, cuando empezé a intentar hacer cosas, ni los visores tenian sombreado, solo veías rayas… y tenias que esperar a ver el resultado final… La verdad y aunque me dedico ha esto, prefiero los juegos de nuestraos maestros españoles… antes que la parafernalia en 3D y graficos que parece que de un momento a otro aparece tu colega por la esquina de lo reales que son… Lo próximo quizás sean las nubes de puntos…

  3. Como tú comentas Salariasa, la entrada en el mercado de la “Play” fue una auténtica revolución. Mucha gente que no se había interesado especialmente por los video juegos, empezó de golpe con la consola de SONY, y ya nada fue igual. Hasta entonces los video juegos era al más minoritario. De hecho, en mi barrio, yo era de los pocos que tenía Spectrum, y creo que el único que tenía Amiga 500. Con la llegada de la Play todo cambió. Casi todo el mundo la tenía, y el que no, se estaba planteando comprarla.

    En mi caso, lo que me motivó definitivamente el pillarme una Play Station, fue Resident Evil y Tomb Raider. Aquellos juegos fueron como un shock para mí. Lo decepcionante fue, que una vez que me los terminé ya nada me volvió a sorprender como esa primera vez, salvo quizá Final Fantasy VII y Tekken 2. Muchísimas compañías trataron de llevar la jugabilida a las 3D con escasos resultados y hubo que esperar a las secuelas de Resident E. , Tomb R. , Final F y Tekken para repetir la experiencia.

    Lo que sí que fue ya el despiporre fue la llegada de los chips multisistema y el pirateo a mansalva que hizo que el que dudara de pillarse una Play terminara definitivamente por adquirirla.

    Pero esto ya te lo dejo a ti Salariasa para tus próximos episodios 😉

    Hoz3

  4. Me ha encantado leer otra visión con un delay de 10 años de la mia. También descubrimos el 3D con Crash Bandicoot y la complejidad del control del salto 🙂 Yo ya había jugado a Alone in the Dark en PC, a juegos con FX de Nintendo o a las propias fases de bonus de Sonic CD, pero nada tan dinámico como aquello. ¿Y qué decir de esos CDs con Demos? Eran maravillosos y frustrantes a la vez si se trataban de videos en vez de demos 😛
    Si hay algo que me encanta de estos artículos es que se antepone el sentimiento al conocimiento. Muy buen artículo, espero ansioso el desenlace 😉

  5. Yo me pillé la Saturn pasando de la Play porque soy así de simpático y siempre compro la primera que se hunde. Además, la consolas la quería para juegos japos con estetica japo. Plataformas y marcianitos. A las plataformas en 3D no les ví sentido tras probar la demo de Bugs!. Recuerdo que un amigo se fue a Japón ese año y le dí 10.000 pesetas diciendo, “Trae de Saturn de Segunda mano lo que quieras, pero que no sea 3D” xD Me trajo cerca de 15 juegos que hizo que para mi la Play y esa cosa llamada 3D no existiera hasta pasado mucho tiempo.

  6. ¿Tuviste antes la Nintendo 64 que la PlayStation? En mi caso fue al revés. También tuve la Saturn, antes que la PlayStation, y encima me enorgullezco de ello xD

  7. Sip, la niNtendo fue mi primera consola 3D, es que el Mario 64 tiraba mucho a un niño xD,

  8. @salariasa2: No, si yo también aluciné con ese juego y por él pillé la consola. Te volvías loco al ver ese juego a su salida.

  9. Me acabas de recordar que la primera vez que lo probé fue en una tienda que te alquilaba la PSX por horas. Pagué 250 pesetas para jugar por primera vez al Crash Bandicoot y después me enamore del Micro Machines : D También me acuerdo que le pedía a mi padre que me llevará al Toy´s are us para jugar a la Nintendo 64. Pero mi vida cambio cuando un día de Reyes me trajerón una PSX con el maletín y el Micro Machines Platinium. Desde entonces mi vida cambio y me sumergí en un mundo de sueños del cual nunca me quiero despertar 🙂

    Luego mi hermano un día me trajo un juego de un amigo me acuerdo que lo jugué me encanto pero no me quede con el nombre luego lo vi en El Corte Inglés y era el FFVII!! : D

    Y por último una vez el portero de mi piso me pidió que le intentase arreglar el mando de su hija que no funcionaba. Subi volví a colocar el mando lo probamos con una demo de lucha y después me puso algo llamado MGS que siempre me matabán pero a ella no y eso que era más pequeña que yo. Finalmente un día iba paseando con mi madre, fuimos al corte y vi un MGS por 1200 pesetas cuando valía 7500 pesetas por aquel entonces. Le dije a mi madre. ¿Me lo compras, me lo compras? Cuando salí todo ilusionado la conte que en realidad valía 7 veces más y nos fuimos a tomar unos churros arriba de la catedral de Burgos mientras no paraba de ilusionarme fantaseando con el manual de instrucciones. Y después fue llegar a casa ponerme en la habitación de mi madre y estar jugando casi dos días sin parar encima de la cama!! : D

    Genial artículo, muchas gracias por haberme ayudado a recordar mi infancia 😉

  10. Espero que por lo menos conservaras tu N64 después de tener la PSX y siguieras jugando con ella :sensible:

  11. Por supuesto Fonsy, y disfrute y sigo disfrutando, es mas, la psx estuvo una buena temporada guardada pero la nintendo 64 jamas abandono mi televisión =)

  12. Rubiyooo dijo:

    Y por último una vez el portero de mi piso me pidió que le intentase arreglar el mando de su hija que no funcionaba. Subi volví a colocar el mando lo probamos con una demo de lucha y después me puso algo llamado MGS que siempre me matabán pero a ella no y eso que era más pequeña que yo. Finalmente un día iba paseando con mi madre, fuimos al corte y vi un MGS por 1200 pesetas cuando valía 7500 pesetas por aquel entonces. Le dije a mi madre. ¿Me lo compras, me lo compras? Cuando salí todo ilusionado la conte que en realidad valía 7 veces más y nos fuimos a tomar unos churros arriba de la catedral de Burgos mientras no paraba de ilusionarme fantaseando con el manual de instrucciones. Y después fue llegar a casa ponerme en la habitación de mi madre y estar jugando casi dos días sin parar encima de la cama!! : D

    Genial artículo, muchas gracias por haberme ayudado a recordar mi infancia 😉

    Rubiyoo yo me acuerdo de ir un dia a casa de un amigo de mi madre y enseñarme un juego que acababa de salir en Japón y me quede flipando jugandolo, y me parecia una revolución, y sí, su nombre era metal gear solid, magia pura

    Gracias por los comentarios, es genial oir anecdotas de todos, espero que os guste la continuación 😀

  13. A mi me ha molado mucho el articulo,esperando la segunda parte.

    A pesar de ver ya algo con “Alone in the Dark”el verdadero despunte 3D fue con la Saturn y Playstation.Cada vez que recuerdo como me quede cuando vi “Resident Evil”…ME PONGO PALOT !!!

    El tiempo de salida de estas consolas empieza a quedarse muy atras en el tiempo señores,que mayores somos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *