Atari 2600: Historia de una Leyenda (VI)

(Partes: 1234567)

 

Joysticks, Periféricos y Accesorios

Joysticks y Controladores:

 

En lo referente a los Joysticks, hay que decir que Atari creó todo un estándar que se mantuvo hasta bien entrada la época de los 16bits: el conocido como normativa Atari o DB-9. Los mandos de muchísimas consolas y microordenadores posteriores usaron este tipo de conexión, siendo intercambiables entre sí. Es por ello que, en caso de querer, podemos conectar y jugar sin problemas con un pad de Mega Drive en la Atari 2600.

 

Seguro que muchos recuerdan, o al menos han visto en foto en alguna ocasión, al clásico modelo CX40, buque insignia de los controladores clásicos:

 

Este joystick, alabado por muchos, y criticado por otros tantos, fue el que acompañó a todas las versiones de la 2600 hasta la salida del modelo Junior, donde se sustituyeron por otros, en mi opinión, mucho más incómodos. Este popular mando fue también en parte un intento de imitar el modo de juego de los salones recreativos de la época.

Hay defensores de este control, como también hay detractores. A favor tenemos una emotiva estética, el intento de mantener una esencia arcade (Palanca+Botón) y que, cuando el mando está nuevo o en su defecto bien cuidado, responde bien a nuestras ordenes. En contra, una dudosa comodidad (si bien todo es acostumbrarse) y que no sobrevivía muy bien al desgaste, siendo muy habituales las pérdidas de movimiento, el tener que forzar mucho el mando hacia una dirección para lograr que nos movamos hacia donde queremos, etc.

Yo personalmente, cuando juego a la Atari 2600, prefiero jugar con estos controladores, pues si tienes uno en buen estado, no va tan mal; simplemente hay que cambiar el chip y tener en cuenta que no se trata de un control-pad. Se me hace raro jugar con un pad de Master System o Mega Drive a la 2600, aunque es totalmente factible dada la compatibilidad ya mencionada. Por otro lado, consiguen trasladar la esencia de juego real que tenía esta consola.

Debido a la gran cantidad de Atari 2600 vendidas a lo largo de su historia, es posible todavía encontrar unidades en buen estado de estos joysticks, e incluso quedan algunas remesas nuevas que se pueden comprar en USA a buen precio que si bien no son originales de Atari, son exactamente iguales en cuanto a diseño.

A parte de estos clásicos CX40 hay que dejar constancia de los que fueron los primeros joysticks inalámbricos comerciales: el modelo CX-42, que por lo visto se comían las pilas que da gusto y pesaban un huevo y parte del otro, pero que no deja de ser curioso para la época que corría.

 

 


Mandos CX42: “Yo juego al E.T. y aumento masa muscular al mismo tiempo, y pa reponer fuerzas meneo el cola-cao con la antena”

 

 

 

En otro plano tenemos a los controles propios para algunos juegos. Destacan los famosos Paddles que servían para jugar, entre otros, a clásicos como Breakout o Night Driver, dos conversiones directas de recreativas, Circus, un innovador clon de Breakout, o al Video-Olympics, un cartucho que ofrecía distintas variantes del Pong!.

 


Un juego muy famoso que hizo un buen uso de los paddles, otorgando una jugabilidad endiablada, fue el caso de Warlords.

También hubo algunos shooters que se manejaban con paddle; a mi entender, y después de probar varios de ellos, un poco dificultoso su modo de juego que podría haberse subsanado usando el joystick normal.

 


 

También existieron mandos especiales mono-juego. El juego Indy 500 utilizaba el Driving Controller, que era casi igual que un Paddle pero que no tenía tope y permitía 360 grados de giro. Por su parte, otro juego muy conocido, Star Raiders, hacía uso de un controlador conocido como Video Touchpad, que se enchufaba en el conector del segundo jugador y servía a modo del panel de mandos central de la nave que pilotábamos.



Driving Controller (Un paddle adaptado para el Indy 500)


 

 

Video Touch Pad Controller (curioso mando secundario para el juego Star Raiders)


 

 

Una buena idea fue un joystick especial y muy bien diseñado, que todavía no he tenido ocasión de probar pero del que se habla muy bien en cuanto a rendimiento ofrecido. Me refiero al mando propio para el archiconocido juego de pruebas olímpicas Track&Field, que se vendía conjuntamente con el juego y también por separado, ya que se podía utilizar sin problema en los ordenadores Atari y en el Commodore 64 para el mismo juego. Realmente, este mando podía funcionar con cualquier juego, aunque sólo ofrecía Izquierda, Derecha y Botón de Disparo, los controles clave de este tipo de juegos. Buena iniciativa, presentando algo muy estético y que alargaría, indudablemente, la vida de los sufridos joysticks convencionales, que con este juego olerían literalmente el infierno.


 

 



También hubo varios joysticks especiales para juegos infantiles de la gama CCW, llamados Kid Controller, al que se le podían insertar diferentes plantillas que venían con cada juego. Varios programas educativos para los más pequeños basados en los personajes de Barrio Sésamo usaban este tipo de controlador.



Este es el Kid’s Controller. Faltaría poner la plantilla que venía con cada juego, que se adaptaría a los números.


 

Dos juegos de mi colección particular de la serie CCW que funcionan con el Kid’s Controller


 

 

Por último, hay que hacer mención al Keyboard Controller, que usaron unos pocos juegos: Codebreaker, Brain Games, Game of Concentrarion, Hunt & Score y Memory Match. Básicamente eran, excepto el Codebreaker, juegos de cálculo y concentración.


 

Quizás el uso más, llamémosle curioso, de este Keyboard Controller pudo ser con el cartucho Basic Programming, que ofrecía un sencillo y limitadísimo entorno de programación en Basic con infinidad de restricciones (¡no se podían hacer programas de más de 63 caracteres!). Vamos, que a lo sumo lo máximo que se podía conseguir era mover unos pocos píxeles por pantalla y que apareciera una frase y ya está. Esto, unido a la imposibilidad de salvar programas en un medio externo y a la tediosa tarea de teclear utilizando el Keyboard Controller, hicieron que este cartucho se quedara en simplemente un intento de intentar enseñar la lógica del lenguaje Basic.

 


Existió otro entorno de programación vía cartucho un poco más avanzado, el MagiCard de Commavid, que también utiliza el Keyboard Controller como medio de escritura de órdenes. Se dice que roza lo imposible en la actualidad encontrar uno, ya que se vendieron muy pocos y estos pocos fueron vía correo expresamente a quien lo solicitara, pues no se vendió en los circuitos comerciales comunes.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Historia. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Atari 2600: Historia de una Leyenda (VI)

  1. joder. m´s accesorios que el brazo de riderman.

  2. Me has dejado muerto con ese ‘touchpad’ para Atari.

  3. Lo del touchpad es bastante curioso. Hace las funciones de panel de mandos en el Star Raiders. Para el que le interese este controlador, no suele costar mucho en Ebay.

    Por lo demás, he intentado unificar los joysticks más famosos que hubieron. Poca cosa se queda en el tintero. Tengo entendido que hubo un trackball para jugar al Missile Command, pero no he podido documentarme mucho sobre él ni sobre la supuesta versión adaptada que se hizo o si funcionaba con el original.

  4. Buen repaso Robe, para que luego digamos del Circle Pad de la 3DS (esta frase la vamos a utilizar en los próximos dos años bajo cualquier pretexto).

  5. Gracias Albert 🙂 Sí, esa frase veo que va a ser bastante utilizada xD

    Para la próxima entrega: Periféricos y Ampliaciones. Cosas curiosas, curiosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *