Urban Runner, ¿película de serie B o videojuego?

La irrupción del disco compacto en el mundo de los videojuegos trajo con si algunas cosas buenas pero también muchas malas. Mientras algunos juegos sí justificaban el uso de estos discos capaces de almacenar millones de bits en sus tripas, otros se limitaron a ocupar el máximo espacio posible. Dicho sea de paso, este hecho, sirvió como publicidad a muchos títulos de la época tales como “Phantasmagoria” y sus 7 cds o “The ripper” con su sexteto de discos. “Urban Runner” contaba con la nada despreciable cifra de 4 cds, que más o menos podían dar al usuario una idea de cuan larga era la aventura.

“Urban Runner” es quiza uno de los últimos trabajos con cierta repercusión de la diseñadora francesa Muriel Tramis.  Esta mujer fue diseñadora de algunos títulos muy conocidos en los años 90 como los de la serie “Goblins”, “Fascination” o “Lost in time”. De hecho, este “Urban Runner” iba a llamarse “Lost in Town”, precisamente como referencia a su anterior título.

En “Urban Runner” el jugador se mete en la piel de Max Gardner, un periodista de investigación. En esta ocasión, la pista principal del caso en el que se encuentra trabajando le lleva hasta París. Allí se encontrará con Tony Marcos, un conocido empresario del sector farmaceutico. Al parecer Max posee unas fotos que dejarían en muy mala posición a Marcos y a un político llamado Paul Lagrange puesto que el laboratorio que dirige Marcos utiliza sustancias radioactivas para la elaboración de los medicamentos.

Max se citará con Marcos en una sauna para realizar el intercambio de las fotos por una cuantiosia suma de dinero, pero la mala suerte se cebará con nuestro protagonista. Cuando Max entra en la sauna, verá que a Marco se lo han cargado. Con las prisas, Max dejará las llaves de su taquilla junto al cadaver. En su lugar, lleva las del muerto. No le queda otra. Si quiere salir de allí, tendrá que salir vestido con la ropa de Marcos. Gran error. El guardaspaldas del mafioso le ve huir con la ropa del difunto, ya de por si estaba muy desfasada en la época. Es entonces cuando empieza nuestra huida. Nos hemos convertido en “Urban runner”.

A partir de aquí, el juego, como buen thriller, mantiene al jugador en tensión a lo largo de gran parte del desarrollo. Un buen ejemplo de esto es que ya nada más empezar, tendremos al guardaespaldas de Marcos armado y con ganas meternos un par de tiros en la sesera.

El interfaz del juego nos recordará al típico “Scumm” de Lucafilm. Nosotros nos limitaremos a rastrear la pantalla con nuestro cursor para buscar los objetos o zonas con las que Max podrá interactuar. Además, si llevamos el cursor a la parte superior de la pantalla, nos apacerá un menú desde donde gestionaremos las partidas, el inventario, o los comodines. El juego, para evitar que el jugador se vea atascado, permite el uso de tres comodines a lo largo de la aventura. Además, se presenta un indicador del tanto por cierto completado de la aventura, que si bien no tiene una utilidad real, es algo que no deja de ser curioso.

Jugablemente, “Urban Runner” exige al jugador que dé lo mejor de si mismo a lo largo de las múltiples situaciones de tensión que se dan a lo largo de la aventura. Pero desafortunadamente está algo alejado de lo que podría ser una aventura para enmarcar. El juego aun contando con un nivel de puzzles medio-alto, peca de ciertos fallos en su desarrollo. La primera es que es totalmente lineal, esto es, el jugador irá resolviendo los inconvenientes que vaya surgiendo punto por punto, sin posibilidad de cambiar el orden de ellos. No se puede volver hacia atrás en la aventura en ningún momento, por lo que si nos quedamos atascados, no nos quedará otra que seguir pensando una posible solución a la situación. El final es siempre el mismo. Hagamos lo que hagamos, en el tiempo que sea o incluso pasandonos el juego sin haber muerto, el juego siempre termina igual para nuestro protagonista, aunque hay un matíz en la historia que no os voy a desvelar.

Para compensar estos inconvenientes se introducirá en la historia una protagonista femenina llamada Adda Weiss. Ésta es una joven estudiante de economía que se lió con Marcos para poder obtener la información necesaria para acabar su tesis sobre el blanqueo de dinero. Así, en algunas ocasiones el jugador controlará a Max, y en otros momentos controlaremos a Adda.  Incluso hay un momento en el que el jugador puede cambiar en tiempo real entre uno y otro para llevar a cabo cierto allanamiento. Para los más torpes lo bueno es que, al contrario de otras aventuras, en “Urban Runner” si morimos, empezamos desde la última escena donde nos encontrabamos.

Técnicamente, el paso del tiempo ha pasado factura a “Urban Runner”. Si bien cuando salió en el año 96, era un juego que requería un PC bastante potente si se quería jugar a 640×480 y color de 32 bits, a día de hoy y comparandolo con la calidad de video que han alcanzado los contenidos en internet, sería como comparar la calidad de un bluray con la calidad de un VHS. Aún así, para los fans de lo retro, el juego cumple con creces en este apartado. El engine utilizado se llama VDM y es propiedad de la compañia francesa Coktel Vision. Este motor combina video, audio y gráficos de forma que el jugador puede sumerjirse en esta película interactiva como hasta entonces pocas veces había podido hacerse. El jugador no sólo tiene la oportunidad de apreciar secuencias de video más o menos largas, algo habitual en este tipo de juegos, sino que en momentos puntuales puede interactuar dentro de las mismas. “Urban Runner” en su versión española fue traducido y doblado al castellano, no de forma brillante, pero se agradece tratandose de un juego lanzado en 1996. A nivel interpretativo simplemente cumple. La verdad es que algunos personajes son dignos del mejor cine de wario como mismamente el guardaespaldas de Marcos, pero eso los vuelve más entrañables para los fans de lo retro y del buen cine de serie B.

Como conclusión, decir que el juego hoy día puede ser disfrutado de forma completa con Scummvm, y que si teneís la oportunidad deciros que lo probeís. Estos juegos ya no se hacen, es un hecho. Si os gusta el cine de serie B, los malos malosos que son de todo menos malos y el mal gusto, haceros con él. No os arrepentireís.

Share
Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis, Ordenadores y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Urban Runner, ¿película de serie B o videojuego?

  1. Buen repaso Sergio. Yo al que le tiré sus horas fue al Lost in Time. Creo que además lo terminaron regalando en CD en alguna revista, no recuerdo si la PCManía…

  2. Un completo desconocido para mi. Aunque es algo que voy a remediar pronto 😀
    Buena reseña.

  3. Yo este si que lo caté, pero no en su momento, sino hará unos 4 años.
    He de decir que tenía ganas de una aventura en FMV (Full Motion Video) de aquellas tipo Phantasmagoria, y el juego cumplió con creces. Tiene momentos de humor muy buenos y en general como thriller de después de comer aguanta bien. A mi me parece muy recomendable, sin que llegue jamás a ser un juegazo o un clásico.

  4. Joder, pues me lo apunto porque tiene pinta de ser un juego interesante con aspecto algo casposo mezcla entre telenovela y curso de inglés jajajaja debe de ser por el aspecto VHS 😛 Muy bien analizado 😉

  5. La caspa me pone. Así que tomo nota para darle un tiento a ver que tal. Buena y “diferente” recomendación Sergio 😀

  6. Recuerdo sobre todo,que el doblaje me parecia malo de cojones,pero eso si,se lo perdono,por que raramente se doblaban esos juegos al castellano.
    Phantasmagoria,7 Guest o 11 hour,me parecian injugables por el idioma.
    Eso si juegos como Toonstruck tenian un doblaje IMPRESIONANTE.
    De todas formas,comentas que funciona en Vscumm,asi que no tengo nada mas que hablar,lo probare ahora mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *