Mole Mania

En pleno año 1995 y para sorpresa de muchos, Nintendo puso a la venta para su famosa portátil un cartucho de puzles ideado por el mismísimo Shigeru Miyamoto.

molemania

Y digo que fue una sorpresa porque de entre todos los bombazos que había anunciados por aquel entonces (Killer Instinct, Donkey Kong Land, Street Fighter II, Toy Story…), el desconocido Mole Mania se coló en la lista de lanzamientos de forma discreta. Han tenido que pasar varios años para que yo me hiciera con este clasicazo y, la verdad, la experiencia no ha podido ser más positiva.

Nada más crear partida, nos meten en la historia con una simpática intro en el que veremos como el granjero Jinbe (con bigote de cierto airecillo a Super Mario) le mete un martillazo en la cabeza a nuestra señora topo y se lleva nuestros hijos. Al llegar a casa, nos encontraremos con la siguiente nota:

Tu mujer y tus hijos son míos! Si los quieres de vuelta, ven a verme a Jinbe Land! Te estaré esperando!
–Jinbe

Esta magnífica y excelente trama no es que sirva de mucho para introducirnos en el juego, la verdad, pero no es que sea precisamente su mejor baza.

Mole Mania_01

Pues eso, vamos a salvar a nuestra señora y los niños, ¿no? Tendremos que recorrer cada uno de los 7 mundos que nos propone el juego. Cada mundo nos recompensará con la liberación de uno de los hijos o la topotamadre al terminarlos, pero antes nos enfrentaremos a diversos desafíos, tanto mentales como de habilidad y por si fuera poco… ¡también un jefe final!

Básicamente el juego consiste en llegar al final de cada fase. Cada mundo está compuesto de varias fases (el primero serán solo 16, pero los últimos llegan a tener unas 50).
El primer mundo nos servirá como introducción y tutorial y es prácticamente imposible perderse porque es casi lineal. En los posteriores mundos, sin embargo, habrá momentos en que podremos escoger varios caminos algunos más cortos pero más complicados, otros más largos pero más sencillos, algunos caminos ocultos, etc. Además en cada mundo podremos encontrar una fase de bonus secreta. El que quiera conseguir el 100% deberá pasar por todo el mapeado y completar TODAS las fases de todos los mundos y todos los bonus. Un reto bastante considerable cuando llegamos a los últimos mundos, pero que por suerte se agiliza bastante al poder guardar partida en cualquier momento.

Mole Mania_03 Mole Mania_04

¿Y como se completa una fase? Es muy sencillo, tenemos una meta que nos bloquea el paso y tenemos que destruirla con una bola de hierro antes de poder pasar a la siguiente.
Nosotros nos movemos por un mapeado de “tiles” sin scroll en el que no podemos movernos en diagonal. Con el botón A podemos meternos bajo el suelo, y con el botón B podemos empujar y/o lanzar objetos. Así, tendremos que llevar la bola de hierro empujándola o lanzándola hacia atrás hasta empujarla hacia la meta para destruirla y continuar a la siguiente fase.
En cada fase puede haber enemigos que nos quitarán energía al tocarlos, cuando se nos acabe la energía tenemos que reempezar la fase en la que estábamos, nada más. Hay vidas infinitas, y podemos curar energía cogiendo algunos corazones que encontraremos.
Algunos enemigos podremos esquivarlos metiéndonos en el subsuelo, lugar donde estaremos a salvo. Pero la navegación por el subsuelo puede ser difícil, ya que muchos caminos estarán bloqueados por rocas, por lo que nos obligará a salir a la superficie y sortearlos allí. Además, algunos enemigos también son capaces de meterse en el subsuelo y seguir el rastro que hemos dejado nosotros. Cada vez que vamos al subsuelo o salimos a la superficie dejamos un agujero que no será obstáculo para nosotros, pero la bola de hierro podrá caer por ahí y tendremos que reintentar la fase de nuevo, eso nos obligará a pensar muy bien por donde nos vamos a meter y por donde vamos a salir.
Más adelante en el juego nos encontraremos con los barriles, que son unos objetos que podemos mover como la bola, pero que además si los metemos por un agujero quedan atascados y crean un camino para que la bola pueda pasar por encima. ¡Pero ojo! Porque dicho barril podría taponar el camino en el subsuelo, bloquearnos y obligarnos a tener que reintentar (que se puede hacer en cualquier momento en el menú de pausa, por cierto).
Otro “tile” a destacar son los pinchos, lugar por donde no podemos pasar pero que en cambio si que podemos hacer rodar la bola por ahí.
Si sumamos todo esto, nos sale como resultado un puzle que a priori parece sencillo y limitado. Pero que a partir del tercer o cuarto mundo nos obligará a poner a prueba el coco y llevarlo al límite, porque la primera vez que entremos a una fase con 3 o 4 barriles y un porrón de agujeros en el suelo diremos… ¡pero qué… es esto! A partir de entonces será algo bastante habitual, no os preocupéis.
Al llegar a la última fase del mundo, como ya he dicho, tendremos que derrotar al jefe. En la batalla contra los jefes se deja a un lado la inteligencia, para dar paso por completo a la habilidad con el D-Pad y los botones, como por ejemplo el primer jefe que será un canguro que salta de tile en tile en el que tendremos que colocar una chincheta enorme en el próximo tile en el que vaya a caer.

Mole Mania_05 Mole Mania_06

Todo el juego se presenta con unos gráficos muy nítidos y grandes. Nos acompañarán, también, diversas chiptunes muy pegadizas y de gran calidad por toda la aventura; aunque cuando llevemos varias horas en un mismo mundo es posible que acabemos aborreciéndolas.

La línea de dificultad es muy asequible para todos, aunque los que no sean amantes de los puzles pueden abstenerse porque no es apto para ellos. El juego ofrece un mínimo de 10 horas para completarlo si somos muy hábiles, cifra que puede llegar a doblarse sin problema para el jugador medio.

Yo personalmente, aunque lo he jugado tarde, puedo decir que me ha parecido un concepto muy novedoso. Va más allá de repetir la misma idea de los típicos juegos de puzles de la época una y otra vez. Mole Mania es una pequeña joya que pasó desapercibida de forma injusta, eclipsada por los supuestos bombazos que la portátil de Nintendo iba a recibir ese año. Si hubiera conocido este juego en su época, lo habría coronado como el juego de Game Boy del año, ¡sin duda!

Como casi todos los juegos de Game Boy de entonces, Mole Mania tiene ciertas mejoras si es jugado con Super Game Boy. Y obviamente es compatible con Color, Advance y Player. La versión USA se puede encontrar fácilmente (la PAL es un pelín más rara), y a un precio relativamente barato dentro de lo que el coleccionismo de Game Boy se refiere. También está disponible en la eShop de Nintendo 3DS.
Facilidades para jugarlo, por lo tanto, son muchas, ¡así que no hay excusa para hacerse con esta pequeña joya y empezar a resolver puzles como unos condenados topos!

Acerca de Marc Max

Crecí básicamente con una Game Boy siempre en mano. Luego me volví superconsolero gracias al Cerebro de la bestia. Mientras tanto, también le daba a las aventuras gráficas en PC y soñaba con hacerme vendedor de chaquetas de cuero... digo... en convertirme en un gran pirata. Más adelante, la espiral azul/naranja/rojo (según región) de Sega y su espíritu arcade me cautivaron. Varios años después... Sigo en ese maldito bucle en el espacio tiempo que no me permite salir, rodeado de cartuchos, soplándoles los contactos... ¡Ayuda, por favor! @marc_robledo
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Opinión y análisis y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Mole Mania

  1. Increibble. un juego de Miyamoto que no es un Mario

  2. vaya vaya..a lo mejor lo meto en el emu de gbc de la DS y lo pruebo ,porque pinta bastante curioso

  3. Yo habia escuchado hablar de el,pero nunca vi nada,no tiene mala pinta del todo..

  4. Yo lo disfruté de peque y comentar que es una pasada de juego. Me gustó mucho.
    Recomendable 100%

  5. Creo que hablasteis de este juego hace algunos podcasts y alguien lo recomendó, así que lo probé, y os puedo decir que engancha mucho! Además el juego llega a unos niveles de dificultad que dan ganas de tirar la gameboy a la basura jajaja, pero cuando pasas un nivel la satisfacción es indescriptible. Os animo a jugarlo!

  6. Recuerdo que lo comentó Marc en uno de los últimos podcast y desde entonces lo tengo en la lista para probarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *