Helados de nuestras vidas: El helado de pitufo

Que, ¿ya visteis la película esa en 3D que sacaron hace poco de Los Pitufos? Yo tampoco, aunque dicen que no está del todo mal. Pero hoy no vamos a hablar de pitufos, vamos a hablar de esos helados azules de nuestra infancia. Los llamados “helados de pitufo”, ¿los recordáis?

pitufo1

Estos helados destacaban principalmente por su llamativo color. En realidad uno no sabía determinar muy bien a qué sabían, lo cual acabaría desencadenando inevitablemente más de un debate a la hora del recreo. Debates que en ocasiones terminaban volviéndose un poco acalorados, ya que algunos aseguraban que tenían un cierto sabor a frutas del bosque, mientras que otras facciones opuestas garantizaban que nada más lejos.

En aquellos tiempos éramos incapaces de ver la dura realidad. Y la realidad era que estos helados de pitufo, que no estaban disponibles en cualquier establecimiento, tenían una receta que variaba de un sitio a otro. Eso sí, cualquier heladería que dispusiera de este sabor tan peculiar, aunque tuviese poca variedad de helados, te hablasen mal o la mierda se te comiera por los codos, se convertía automáticamente en un establecimiento selecto para nosotros. Yo solía tomarlo en una pastelería cerca de dónde vivía. Quizás no era el mejor helado de pitufo que probé, pero sí que era el más azul de los que se veían y todos sabemos que eso le daba mayor caché.

Entre los artesanos de mayor prestigio era común sembrarte las bolas de helado de pitufo con virutas de colorines sin ni siquiera preguntarte. Pedías este helado especial porque eras especial, y ellos lo sabían.

Los helados de pitufo recibían su nombre única y exclusivamente por su color azul. Se podían comprar en tarrinas o en conos, y en las heladerías más caras, incluso te añadían algunas bolitas de color blanco. Algunos de los chavales del colegio decían estar convencidos de que el sabor de pitufo era el definitivo, pues estaban seguros de que era una combinación de todos los helados disponibles. Esta teoría nunca llegó a cuadrar, pero había dos puntos importantes que le daban credibilidad. El primero era que esto explicaría las variaciones en cuanto a sabor, y el segundo que de vez en cuando te salía algún tropezón de helado de naranja o de frutas del bosque (seguramente por no limpiar bien).

pitufo2

Nada que ver…

Más adelante se llegarían a ver helados oficiales de Los Pitufos, supongo que en un intento por aprovechar el éxito y sacar tajada. Eran los típicos helados cremosos y con palo, y todo el mundo pasó de ellos como de comer mierda.

Hace escasos meses, por casualidad, todavía encontré en Alicante una pequeña heladería en la que aún sirven este helado azul.

También, buscando por Internet, he encontrado una receta más o menos casera para poder preparártelo en casa. La receta que comparten por algunos blogs viene a ser la siguiente:

pitufo3

Ingredientes

  • 200 gramos de nubes de pitufos (de la marca Haribo, pero si encuentras alguna guarrada azul en el Aldi eso que te ahorras)
  • 150 ml. de leche
  • 200 gramos de nata montada muy fría

Preparación

Vertemos la leche en un cazo y la vamos calentando. Esperamos un par de minutos a que vaya cogiendo temperatura y vertemos las nubes de pitufo (o en mi caso los sucedáneos del Aldi). Vamos removiendo todo y las golosinas se irán ablandando y diluyendo. Cuando se hayan disuelto por completo, lo dejamos reposar un cuarto de hora y añadimos la nata montada. Yo lo mezclé con un tarro de nata congelada por no tener que estar montándola.

Una vez lo hayamos mezclado todo removiendo pacientemente, debe quedar todo de un color uniforme. Lo metemos al congelador por lo menos una hora. Yo soy bastante inútil con la cocina, no sé si haría algo mal o serían las nubes de marca blanca, pero me quedó de un color azul clarito muy decepcionante. Estilo pitufo albino.

Lo suyo es que si compráis las nubes originales de Haribo, guardéis alguna para acompañar al propio helado a modo decorativo y con ello sentiros personas más exclusivas y civilizadas.

A la próxima lo tengo claro, como en la heladería nada. ¿Conocéis alguna dónde todavía sirvan esta delicatessen de otra época?

Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Helados de nuestras vidas: El helado de pitufo

  1. ¿Cómo no voy a recordarlo?, de hecho en Leganés se sigue haciendo jojojojo. El viernes me zampo uno a vuestra salud 😀

  2. Sabe Dios que este era el helado de los segueros. No sé qué llevaría el original, pero la receta da bastante asco xD

  3. Pues yo nunca lo probe… Era fiel al colajet. Que molaba mas. hala, que empiece a correr la sangre 😛

  4. ¡ La receta casera es anti-humana ! jaja Aunque la industrial tampoco creo que sea muy sana.

    Yo helados Pitufo alguno tomé, pero esporádico. Eso sí, luego más adelante me dio por beber a mi y a un amigo cada noche que salíamos Cubatas-Pitufo, uno tras otro, mezclando Licor 43 con Blue Tropic (que era como una bebida azul muy asquerosa). Nunca os emborrachéis de esa mierda indigesta que no pega ni con cola. Era muy divertido al principio, incluso mucha gente se acercaba a preguntar qué bebida mágica estábamos tomando y el azul con las luces de discoteca te daba un aire eléctrico, pero las consecuencias eran muy tristes al final xD

  5. Supongo que la composición o los colorantes debían ser los mismos que los helados Pitufo.

  6. Helado como tal no lo probe, pero donde vivo (Badalona), si vendian los polos de hielo (aqui los llamamos polines) de sabor Pitufo….luego con el tiempo me di cuenta que sabian igual que una bebida llamada BLue tropic.

  7. Para mi el helado de pitufo es parte de mi infancia, nos veremos en el pueblo de mis padres. En la calle peatonal del pueblo había una heladería artesanal y allí lo hacía, esta heladería hoy desaparecida. En Sevilla no he encontrado ninguna heladería que los haga igual. Alguien sabe donde lo hacen?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *