Helados de nuestras vidas: El Frigo Pie

En esta ocasión no vamos a hablar de un helado cualquiera. Vamos a rendir un breve pero merecido homenaje al Frigo Pie, el que sin lugar a dudas es uno de los helados más carismáticos, sabrosos y que mejor ha sabido aguantar el paso de los años. Y ya no hablo solamente de España, dónde está científicamente demostrado que todo el país lo ha probado (si no lo creéis, preguntadle a cualquiera que pase por la calle a modo de encuesta), hablo de todo el planeta.

frigopie1

Con su cremoso e incomparable sabor a fresa, se deshace en la boca sin ni siquiera necesitada de morderlo. Aunque parte de la tradición del gourmet del Frigo Pie exige que el dedo gordo se lleve un buen bocado nada más abrir el helado, a modo de tanteo y para verificar si el kiosko de la esquina o la tienda de alimentación de los chinos de abajo nos han vendido un helado conservado a la temperatura idónea.

Alguna vez me ha pasado de comprar un Frigo Pie y encontrarme con un helado con algo de escarcha y de forma irreconocible, como si se hubiese descongelado y vuelto a congelar. Aún así estaba buenísimo, y en más de una ocasión he obtenido otro helado gratis en mi tienda habitual de la infancia debido a estos inconvenientes. Al final estabas deseando encontrarte con un Frigo Pie deforme para ver si había suerte.

El Frigo Pie llegó a ser votado en el año 2008 como el mejor helado que haya conocido nuestra civilización por la comunidad de usuarios de http://All-Rankings.com, casi nada.

frigopie2

Frigo, empresa que remonta sus orígenes nada menos que 86 años atrás en Barcelona, puede sentirse más que orgullosa de haber creado un helado totalmente atemporal y que gustaba a todo el mundo. A tu madre le parecía estupendo que lo consumieras, pues no eran los típicos polos “de polvos”, sino de auténtica leche y fruta, 100% natural (¡ja!) y con mucho alimento. A ti te encantaban porque era como tomarte un helado de leche merengada pero de fresa. A los fanáticos de las Tortugas Ninja les recordaba al emblema del Clan del Pie. Y ante los ojos de las niñas del colegio, cuando te tomabas un Frigo Pie en su presencia estabas demostrándoles que tenías buen gusto y que te preocupaban los detalles.

Este helado legendario todavía sigue comercializándose. El último que me compré en un kiosko me costó 0,90 céntimos. Eso sí, no sé si yo he crecido mucho o el Frigo Pie ha encogido, porque yo juraría que ahora es bastante más pequeño. Recuerdo cuando tenía que sacrificar la compra de algunas chucherías o cromos para disfrutar de uno de estos helados en esas tardes de verano.

Como siempre, para los que seáis unos cocinillas, os voy a dejar una receta para que podáis preparar vuestro propio helado de Frigo Pie a granel en casa. Si consumís cantidades industriales, aparte de estar bien alimentados, seguramente os compense bastante. Además estoy convencido de que os ayudaría a ligar. Porque, seamos serios, ¿qué mujer no se dejaría cautivar después de una cena romántica por un helado casero de Frigo Pie preparado con amor por vosotros mismos? Infalible. Mi caso debió ser la excepción que confirma la regla, o la regla que provoca la excepción.

La receta

Ingredientes:

  • – 6 Petit Suisse (o putos Danoninos como se llaman ahora, están acabando con todo)
  • – 200 ml. de leche
  • – 200 ml. de nata
  • – 75 gr. de azúcar

Primero añadimos el azúcar a la leche, si está a temperatura ambiente y no de la nevera mejor. Removemos un poco y añadimos los Petit Suisse. Lo vamos removiendo todo durante unos cinco minutos.

Acto seguido nos ponemos a montar la nata y cuando esté en su punto la añadimos a la mezcla. Lo removemos como unos cabrones y si no estamos usando ninguna heladera al congelador. Pero antes de meterla, si veis que se ha quedado muy clarito podéis enchufarle un poco de sirope de fresa, pero sin pasarse. Lo vamos removiendo un poco cada media hora y lo dejamos ahí mínimo dos horas.

frigopie3

Este helado es bastante fácil de preparar, aunque seas un inútil como yo te debería quedar cremoso y ser la triunfada.

¡A disfrutarlo! Y no me preguntéis por moldes con forma de pie para los helados porque yo tampoco he encontrado.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Curiosidades, Historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Helados de nuestras vidas: El Frigo Pie

  1. Que articulazo dios mio. Pues si, era delicioso y, aunque no llevaba zapato, a buen seguro a forjado ejércitos de fetichistas xD

  2. es que yo era mas de Colajet, me temo

  3. Que mierda es eso de Danonino, me cago todo ya!. se llaman “Petisui”.

    Otro helado mítico al menos en mi barrio era el Dracula, extraña mezcla de cocacola,vainilla y una crema como de frambuesa.

  4. Muy buena entrada. Existen unas tarrinas (que creo que acaban de dejar de fabricar pero todavía existen en distribución) que tienen saben a Frigopie y son lo máximo. Luego busco en el congelador y pongo la marca, os las recomiendo mucho.

  5. Joder, con la que ha estao cayendo hoy aquí en Murcia, esta entrada me ha dado una ganas tremendas de hincarme un Frio Pie. ¡Delicious!

  6. Mola, aunque a mi me gustaba más el frigodedo, el drácula, el colajet o el super choc. El frigo pie siempre se me acababa derritiendo y acababa con los brazos pringados.

    Y como habitualmente no tenía mucho dinero me resultaba más rentable un burmax flax . http://www.youtube.com/watch?v=HVE99xL_ZNg

  7. Respecto a mi primer helado comentarios varias cosas, una de ellas es el tema “azucar invertido”. Esos palabros que te encuentras cuando abres una nueva carpeta en tus archivos culinarios. Me decían que era mejor usarlo para que helado quedara mas pro. A los helados con frutas al tener un alto contenido en agua se cristalizan ligeramente, dejandolo unos minutos fuera del frigo antes de servir os quedará perfectos. Con unos cuantos trucos quedan perfectos. Cuando pruebe con el azucar invertido ya os contaré la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *