Helados de nuestras vidas: El Frigodedo

Hace algunos días estuvimos hablando del Frigopie, uno de los helados más míticos de nuestra historia. Pero no podemos olvidarnos de otro de los grandes. Hoy toca recordar a su hermano, el Frigodedo.

frigodedo1

El Frigodedo fue un polo de hielo con forma de puño con el dedo índice extendido. Tenía un sabor a fresa intenso, de esos en los que se notaba que no escatimaban en polvitos ni en colorantes y se convirtió en uno de los helados más vendidos en cualquier kiosko.

Era más barato que el Frigopie. De hecho era más barato que la mayoría. Si querías un helado superior por cinco duros, esta era tu opción.

frigodedo2

Debido a su forma tan original nunca faltaban las bromas tontas cuando te comías alguno con los amigos en esas tardes veraniegas: “¡Que te saco un moco con el Frigodedo!” “¡A que te meto el dedo por el culo!”. Vamos, los mismos comentarios que haríamos a día de hoy en caso de poder disfrutar de uno…

Qué daría yo por un Frigodedo a día de hoy, y cuánto me arrepiento de no haber tomado más. Me siento realmente culpable por todas las veces que escogí el Frigopie, porque ahora sigo teniendo esta opción, mientras que el Frigodedo un buen día desapareció de las cartas de Frigo. Y con él se marchaba para siempre una parte de nuestra infancia.

Los hijos putativos del Frigodedo

Tras la dolorosa pero discreta desaparición del Frigodedo, un buen día nos encontramos tanto en el kiosko de la esquina como en anuncios de televisión los Frigodedos, los hijos bastardos del mismo.

Se trataba de helados con forma de dedos, mucho más pequeños y que se vendían en una bolsita con varias unidades. Tenían diferentes sabores: naranja, fresa, limón y cola. Estaban buenos, pero no eran como el auténtico. Además eran como el típico polo sin palo, pero revestidos de una capa de crema sospechosa y grasienta con el mismo sabor de cada polo, que se te acababa pringando por las manos a base de bien.

Los Frigodedos estuvieron aguantando mecha un tiempo, pero finalmente también desaparecieron de los bares, comercios y kioskos.

frigodedo3

Esto lo he encontrado en la web de un supermercado londinense

Tiempo después el Frigodedo regresó temporalmente para hacer un intento de reclamar lo que era suyo. Creo que el nuevo Frigodedo tenía más sabores, pero yo ni siquiera llegué a probarlo. Desgraciadamente las nuevas generaciones no supieron apreciarlo y se volvió a marchar por dónde vino.

Parece que el Frigodedo se llegó a vender en otros países, bajo el nombre de “Funny Finger”. Si viajáis por el mundo igual un día os lleváis una grata sorpresa y os lo encontráis. Si se da el caso, no olvidéis tomaros uno a mi salud.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Helados de nuestras vidas: El Frigodedo

  1. Yo hace mucho que no lo veo, pero en mis tiempos era totalmente de fresa. Lo del aumento de precio parece mentira, pero por desgracia no lo es.

  2. ¡Qué grande esta serie de artículos de helados! Algún frigodedo cayó , aunque fui más de frigopie yo también.

  3. Yo lo recuerdo rosa como el frigopie…

  4. Por cierto, el helado que decía el otro día que tiene sabor a Frigo Pie es de la marca Ignman Swedish Glace, sabor frambuesa. 100% vegano amigo Robe.

    Aunque como digo se dejaron de fabricar hace dos semanas 🙁

  5. ¿Soy el único al que le gustaba el Frigurón?
    Joder, que era un tiburón de color azul… la bomba. Y lo poco qué duró…

  6. Aquí otro fan total del frigurón. Si el siguiente en reseñar es el frigurón, me hacéis un hombre (o un niño).

  7. El “Frigodedo” era el apodo del conserje de cierta escuela interna en Santiago de Compostela. Al pobre tipo le faltaban los tres dedos que aparecen replegados en el helado. Cruel, pero true story.

  8. Se dice que las mujeres esquimales lo utilizan para masturbarse. Pero esta afirmación, o bien es mentira o por el contrario es totalmente falsa. A saber XD

  9. Sí que se encuentran. La empresa se llama HB.

    http://www.advertiser.ie/mayo/article/26138

  10. Pingback: Thumb Extender, el accesorio definitivo para phablets | Misiongeek

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *