Dragon Ball Z: Shin Butoden

Si PlayStation contó con Dragon Ball Z: Ultimate Battle 22 en su catálogo, Saturn pudo presumir de este Dragon Ball Z: Shin Butoden. Un juego que al tiempo que suplía alguna de las carencias del de la consola de Sony, era algo más respetuoso y seguía el estilo de los estupendos Super Butoden de Super Nintendo.

shin1

Y es que si en los 16 y en los 128 bits hemos estado bien servidos con juegos de Dragon Ball, en la etapa intermedia de los 32 bits tuvimos algunos sinsabores como Legends, Final Bout o el propio Ultimate Battle 22.

Tener tan pocos puntos de comparación hizo que este Shin Butoden brillara todavía con más fuerza. Desgraciadamente el juego no llegó a ser distribuido por nuestras tierras, quedándose en Japón. Si lo buscas por tiendas de importación, perfectamente te pueden pedir 50 o 60 nardos.

shin3

Lo primero que nos puede medio sorprender del juego es que al comenzar la partida comprobaremos que el menú de selección de personaje difiere un poco no sólo respecto a otros juegos de la franquicia, sino de lucha en general. Los luchadores se nos presentarán en tres grupos, y al seleccionar cualquiera de ellos aparecerá un listado en el que podremos seleccionar nuestro personaje favorito. Los luchadores disponibles son:

Grupo #1: Freezer, Célula, Zarbon, Dabra, Ginyu, Majin Bu, Super Bu y Recoom.

Grupo #2: Son Goku, Vegeta, Piccolo, Trunks, Gohan pequeño, Trunks pequeño y Goten.

Grupo #3: Krillin, Gotrenks, Kaio Shin, Ten Shin Han, el Gran Saiyaman y los androides A-18 y A-16.

En total sumaban la cifra de 22 personajes seleccionables, al igual que en el juego de PlayStation. Además también existían otros 5 luchadores ocultos, como en Ultimate Battle 22: Goku niño, Goku en supersaiyajin de nivel 3, el maestor Mutenroshi, Mr. Satán y Gogeta.

shin4

Una vez seleccionado nuestro personaje y asignado el que será nuestro adversario, podremos ver el perfil de sus rostros perfectamente dibujados, ocupando casi toda la pantalla. Un detalle que se agradecía y quedaba muy bien. Mientras carga el combate, aparecerá una graciosa animación en la que podremos ver a Chi-Chi intentando meterle una colleja a Son Goten o a Mister Satán preparando un explosivo.

La primera vez que te ponías a jugar y observabas con más detalle a los personajes ya podías apreciar su buen acabado y la mano de Toei Animation de por medio. Y rápidamente se perciben unos movimientos que resultan bastante más fluidos que en Dragon Ball Z: Ultimate Battle 22, punto bastante criticado del mismo.

shin5

Una de las principales diferencias que podemos encontrar entre un juego y otro, es que en el de PlayStation se intentaron combinar los gráficos en 2D con fondos tridimensionales, mientras que en el de Saturn se siguió por la línea de limitarse a utilizar fondos más tradicionales. El resultado es estupendo, llevando el nivel gráfico a un estado envidiable y ayudándole a envejecer con total dignidad a día de hoy. Y es que si la Saturn tenía sus problemas para mover entornos en 3D, solía destacar con la soltura con la que se desenvolvía con gráficos 2D. Este juego es una de tantas pruebas de ello.

Continuando con los escenarios del juego, hay que decir que son bastante ricos y coloridos. En Shin Butoden se continúa haciendo uso de la pantalla partida de toda la vida para poder ver a ambos personajes aunque estén alejados o en diferentes alturas, como sucedía en los juegos de Super Nintendo y Mega Drive. Se olvida del zoom y uno no lo echa en falta. Y un punto que en su día me pareció innovador era la posibilidad de golpear a tu rival y lanzarlo hacia el interior del escenario, dando un efecto de profundidad. Si lo hacemos, o si nos lo hacen, el indicador situado en el centro de las barras de energía rotará, continuando con la partida supuestamente desde otro ángulo.

shin6

Otro detalle destacable es que cuando lanzamos un ataque especial, aparecerá reflejado el rostro de nuestro adversario. Dependiendo de su expresión puedes hacerte una idea del resultado de “nuestra magia”.

En cuanto al sonido y siguiendo con las inevitables comparaciones, las voces quedan algo mejor que en el Ultimate Battle 22. La banda sonora del juego, como siempre dependerá de gustos. El tema del menú principal a mí me dejó un poco frío (acostumbrado a los temazos de los de SNES), aunque a grandes rasgos los temas que suenan durante los combates acaban resultando bastante entrañables. Como siempre cada personaje con su propia melodía.

Los controles resultan acertados y es fácil hacerse con ellos. En cualquier caso, aunque el juego en si mismo resulte más fluido que el de PlayStation, tampoco es que vaya muy rápido, lo cual a algunos nos puede suponer una traba a la hora de manejarlo, especialmente para personas acostumbradas a otros títulos de lucha más tradicionales.

Y ya puestos a comentar algunos de sus puntos flacos, un detalle en el que sale perdiendo con respecto al de PlayStation era en los vídeos. Me quedo de cabeza con los de Ultimate Battle 22, que eran geniales.

Aparte de los modos de juego que ya hemos visto decenas de veces en todos estos juegos (versus, torneo…) otra s novedades presentes en Shin Butoden fueron un modo de juego en el que podíamos hacer apuestas con Mr. Satán y así ganarnos algunos zenis, dependiendo de los resultados de los combates, o el modo Team Battle, que nos da la posibilidad de seleccionar un máximo de cinco personajes para ir enfrentándonos en equipo contra la CPU.

En resumen, como en la mayoría de juegos de Dragon Ball (por no decir todos), el cariño y los recuerdos que guardemos del anime influirán directamente en nuestro criterio y en cómo disfrutemos del juego. Lo que tengo claro es que si tuviese que quedarme con un juego de Dragon Ball Z de 32 bits, creo que escogería este sin pensármelo mucho.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Opinión y análisis y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Dragon Ball Z: Shin Butoden

  1. Enorme artículo 🙂

    En lo personal, jamás me han gustado los juegos de lucha de Dragon Ball, el control me parece ortopédico y poco satisfactorio, y en las nuevas generaciones de consola ya ni te digo, tres botones a machacar, con poca técnica y poco manejo real del personaje.

    ¿Tan difícil sería programar un juego a lo King of Fighters o Street Fighter II con estos personajes?

  2. Estoy de acuerdo con Jesu, en todos los juegos de la saga el control es horrible, nada nada satisfactorio, a mi me ha lastrado mucho esa sensación con esta serie de juegos.

  3. Yo fui de los de la fiebre Dragon ball, compre el de megadrive (bastante tarde por cierto en 1997), cuando me regalaron la PSX en enero del 1998, con el dinero de reyes compre 2 juego, Final Fantasy VII y Dragon ball final bout, uno lo compre por la publicidad en tele el otro por ser dragon ball; menosmal que ahora tengo un poco más de criterio a la hora de comprar.

  4. @Jesu: Hombre, más que difícil yo creo que también estaban limitados por el tema de volar y demás (imagínate un juego de estos sin poder voltar en los combates). Aparte de eso también se dejarían buena parte del presupuesto en la franquicia, claro está.

  5. A mi este titulo me gusto muchisimo y graficamente me parece espectacular.
    Un 2D muy bonito y un juego con mucho vicio.
    Las recreativas si que eran mas del tipo KOF y SF2 JESU,pero muy descafeinados..
    Aunqure recuerdo otra que se veia como en primera persona que tambien estaba bastante bien.

  6. La verdad es que este es el primer juego de la saga Botouden que juegue y la verdad es que no me arrepiento. Jugué los anteriores de la saga y no me gustaron demasiado por el hecho de que hacer los ataques especiales eran difíciles de aprender (ahora que los sé, ya los veo distinto).Por otra parte el Legends me gusta bastante ya que mantiene cierta esencia del anime en general (batallas en un aspecto tridimensional). El que si me parece una porquería (por no decir otras palabras) es el Ultimate Battle 22. Tal y como dices, lo que mas me gusta es la introducción de este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *