La trilogía de Shadow of the Beast

A finales de los ochenta existía una plataforma que estaba muy por encima de sus rivales en cuanto a capacidades multimedia y gráficos. Hablamos de Amiga. Y entre las compañías que mejor supieron explotar su potencia está Reflections (cuyos juegos eran distribuidos por Psygnosis).

Uno de los mayores éxitos de este tándem Reflections/Psygnosis fue sin duda Shadow of the Beast.

shadowtrilo02

El primer título apareció en 1989, y sorprendió por varios motivos: empezando por lo primero que se podía ver de él, su envoltorio, una caja ancha de cartón con una portada diseñada por nada menos que Roger Dean (autor de las preciosas portadas de Yes, Asia o Uriah Heep y habitual diseñador de las carátulas de Psygnosis e incluso su propio logotipo). Al abrir la caja en cuestión, continuaban las sorpresas, ya que además de los dos discos del juego y el manual, se incluía una camiseta de regalo.

Pero lo mejor venía una vez que metíamos el disco en la unidad. Tras unos acordes iniciales y leer una breve introducción, aparecíamos en un bosque manejando a una extraña criatura que corría, saltaba y se enfrentaba a diversos monstruos. Todo ello mientras delante de nuestros ojos transcurrían bellos y coloridos escenarios al tiempo que unas inolvidables melodías inundaban nuestros oídos.

Y es que, vayamos por partes, el juego hacía gala de un colorido y un apartado gráfico como no se había visto antes, tanto técnica como artísticamente, siendo muy destacable el diseño de los enemigos.

Reflections utilizó la técnica del scroll parallax haciendo aparecer en pantalla hasta 12 planos diferentes de scroll que aportaban una sensación de profundidad alucinante. Así era una gozada ver en primer plano un muro moviéndose a toda velocidad mientras nuestro personaje corría de izquierda a derecha y al fondo podíamos contemplar el cielo siendo surcado por zepelines o nubes que se movían a su propio ritmo.

Pero es que la música que compuso David Whittaker (Obliterator, Speedball…) era simplemente sensacional. Melodías con una elevadísima calidad de sonido y distintas para cada escenario, tal es así que todavía hoy muchos recuerdan los temas del bosque, de las cuevas… Y es que aquello no parecía “música de videojuego”, sino una banda sonora digna de una película. Hoy en día es posible encontrar todas estas melodías arregladas y regrabadas en CD gracias a una recopilación de música de Amiga llamada Immortal (1999).

El argumento nos cuenta la historia de Aarbron, un niño que fue raptado por el malvado brujo Maletoth, el cula le borró la memoria y le convirtió en una bestia a su servicio. Muchos años después, Aarbron ve como ejecutan a su padre, hecho que le hace recuperar la memoria, y decide vengarse de Maletoth.

shadowtrilo03

El sistema de juego consistía en ir de A a B para recoger una llave, poción o similar mientras que por el camino nos encontrábamos con todo tipo de criaturas a las que íbamos derrotando hasta llegar al jefe final de fase, que solía ser una criatura de gran tamaño con un punto débil.

El juego era muy difícil, diría que prácticamente imposible de

terminar sin hacer uso de trucos, y ese fue su principal problema. Por si fuera poco no se podía guardar y si te quitaban toda la vida tenías que empezar desde el principio, cosa que desanimó a muchos jugadores.

Este primer Shadow of the Beast apareció en numerosas plataformas: Spectrum, Amstrad, C64, Master System, Atari Lynx, Amiga (la versión original), Mega Drive (en la versión NTSC no se tuvo en cuenta que iba a 60 Hz. con lo que era más rápido y por lo tanto más difícil todavía, además había diferencias gráficas entre la versión japonesa y la americana), Super Nintendo (con unos efectos de sonido para olvidar), Atari ST (de las peores conversiones), PC-Engine, FM Towns…

shadowtrilo05

El juego dio lugar a una secuela que vio la luz tan sólo un año después: Shadow of the Beast II (1990).

De nuevo el diseño de la caja corría a cargo de Roger Dean, y se incluía otra camiseta. Gráficamente no era tan innovador como el anterior, pero se mejoraron los sprites y tanto los fondos como los personajes seguían siendo impresionantes.

shadowtrilo04

La introducción era digna de mención, con unas cinemáticas sublimes. En esta ocasión Tim Wright se encargó de la banda sonora y realizó un trabajo a la altura de su predecesor. Resulta especialmente notable la escena que aparecía cuando perdíamos la vida, en la que se veía al personaje arrodillado y alcanzado por un rayo mientras un lamento de guitarra desgarrador acompañaba la imagen. Desgraciadamente, y debido a la elevada dificultad del juego, nos encontrábamos con esta escena más de lo que sería deseable.

En este caso encarnábamos a Aarbron, ahora mitad humano y mitad bestia, mientras buscaba a su hermana pequeña que había sido secuestrada por Zelek, un antiguo sirviente de Maletoth. Debíamos recorrer varios parajes acabando con los monstruos que encontrábamos y pedir ayuda a distintos personajes (se incorporó un pequeño parser para escribir mensajes muy básicos) o resolver puzzles. Si el primer Shadow of the Beast era muy difícil, creo que este directamente era imposible de acabar sin trucos. Por suerte, bastaba con invitar al primer personaje que veíamos a “ten pints” (10 pintas) para tener inmunidad durante todo el juego.

shadowtrilo06

Esta segunda parte se portó, con unos gráficos diferentes a los de la versión de Amiga, únicamente a Mega Drive (con problemas de sonido), Mega CD (con cambios en el mapeado y escenas cinemáticas nuevas) y FM Towns (que incluía las nuevas cinemáticas).

Y la trilogía se cierra con Shadow of the Beast III (1992), el cual apenas pude probar y sólo apareció en Amiga. El (horrible) diseño de la caja se nota que no fue obra del señor Dean. En esta ocasión se incluía un pin de regalo.

shadowtrilo01

De la música se encargó de nuevo Tim Wright. El estilo de juego era más variado y un poco más “plataformero”, pudiendo elegir en qué orden visitar las diferentes fases. La dificultad también se rebajó con respecto a los anteriores.

En esta última entrega Aarbron gozaba de un aspecto casi humano, pero debía derrotar a Maletoth de una vez por todas para acabar con él y recuperar finalmente su verdadero aspecto.

Desgraciadamente la fórmula ya estaba agotada y aunque este Shadow of the Beast III tenía muchas cosas buenas, como su música o el retorno del scroll parallax que tan bien lucía en la primera parte, así como una dificultad mucho más ajustada, no consiguió llamar tanto la atención y no gozó de la popularidad de los anteriores títulos.

Por último, aquí os dejo un vídeo de las diferentes versiones del título original:

Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Opinión y análisis, Ordenadores y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La trilogía de Shadow of the Beast

  1. Solo probé el 1, de hecho ahora me entero del 2 y el 3, mis recuerdos del juego son compañeros de clase y revistas creando expectación por lo bueno que parecía ser, también creo recordar un altísimo precio, y también me vienen recuerdo de que me pareció muy bueno gráficamente, pero muy malo en cuanto a movimientos y jugabilidad, y por culpa de eso es que se hacia difícil, algún día lo tengo que volver a jugarlo a ver si lo recuerdo bien o he estado engañado por mi propia mente todos estos años. xD

  2. http://www.worldofspectrum.org/infoseekid.cgi?id=0004422 Esta version es la releche, pierdes vidas a mas velocidad que la dignidad los monos del circo

  3. El problema que tuve siempre con este juego, a riesgo de cometer herejía, es que me parecía una maravilla técnica, pero un aburrimiento de juego, con un desarrollo muy repetitivo.

    En serio, se me hacía insufrible.

  4. Yo tengo pendiente tirarle al original de Amiga, porque al que jugué fue al primero de Mega Drive. Probé tiempo después la segunda parte en Mega CD pero me dejó algo más frío.

  5. Opino prácticamente lo mismo que Jesu. Tenía unos gráficos brutales para la época pero insufrible a la hora de jugar, tanto por la jugabilidad como por lo repetitivo que se hacía. Cuando único veías algo diferente era cuando te introducías en alguna zona interior. Por otro lado, un juego tan difícil no merece mi atención. Una cosa es que te pique y otra muy diferente que te desquicie y enferme, que se aleja del concepto de diversión, que al fin y al cabo es para lo que se crea un juego.

    Nunca he entendido que este título haya tenido una trilogía. De nada valen unos gráficos y sonido brutales si falla en dos de los aspectos principales que ha de tener un juego; jugabilidad y diversión. Misterios del mundo videojueguil 😉

  6. Shadow of the Beast! Maravilloso, increible y espectacular. Un AAA en toda regla. Recuerdo de manera clara las grandisimas melodias y esos geniales y unicos graficos que poseia. El scroll parallax, con esos movimientos rapidos y precisos lo hacian superjugable, no estoy de acuerdo en que fuera imposible, si era dificil pero memorizando enemigos y caminos se podia acabar sin trucos y sin muchas dificultades, si bien te lo tenias que acabar de una sentada disponias de pociones recuperadoras por el camino hasta el enfrentamiento final. Mis amigos no daban credito por alla en 1989, no se explicaban como podia tener en casa un juego que a nivel tecnico ni en las recreativas lo encontrabas, yo les respondia que muy facil……tenia un Commodore Amiga 500!! 😉

  7. Yo aluciné con el 1 de hecho fue uno de los primeros juegos de Amiga que tuve. Como anecdota cuando lo pusimos por primera vez el ordenador todavía estaba en una pequeña tele en blanco y negro. Cuando salió la pantalla de presentación y los primeros acordes nos miramos mi hermano y yo y dijimos: esto hay que ponerlo en la tele grande. ASí que lo desmontamos todo y lo enchufamos en la televisión del comedor y disfrutamos como locos de esos planos de scroll y del movimiento más suave que recordaramos de un personaje.

    Eso sí, también tengo que decir que es un juego que sufre el sindrome “Abadia del crimen”, es decir,pepinazo técnico pero fallos jugables muy importantes.

    Un saludo

  8. El primer Shadow of the Beast fue el sueño húmedo de pre adolescencia, ya que por aquel entonces tenía un Amstrad CPC y un PC. El Amiga nunca llegó a mi casa, pero lo he probado en emulador y técnicamente es una virguería, aunque demasiado complicado. También jugué bastante a la versión de Master System que tenia mi primo, y aunque técnicamente era mucho peor, jugablemente mantenía la esencia e incluso me parecía algo más asequible.

    De la época me quedo con Wrath of the Demon, algo más variado y sobre todo, más sencillo.

    Saludos.

  9. Yo tambien jugue a los 3 y coincido con lo dicho. Es un pepino tecnico pero la jugabilidad…. mejoraba un poco con los posteriores.

    Desgraciadamente me deshice de mi Amiga en aquellos tiempos y ahora me tengo que conformar con la de Megadrive.

  10. El Shadow of the Beast para Amstrad era una pasada. Luego caté el de Megadrive y aquellos “scrolles” le daban una profundidad al título que hacía que te enamorases de él nada mas darle al ON. Gran artículo Altamair 😉

  11. Yo también lo caté en Amstrad , de lo último que me compré para el . Me iba a comprar un Atari , pero fui a casa de un conocido de un amigo para convencerme de que me comprase un AMIGA , me puso el Shadow of the Beast , al día siguiente ya estaba en casa y desde aquella , AMIGA FOREVER.

  12. de la saga el más jugable es el 3 , bastante sencillo de terminar , el 1 era MUY difícil pero yo conseguí terminármelo , pero el 2 lo recuerdo como totalmente imposible de avanzar minimamente

  13. Shadow of the beast 1 me da fallos de sonido al jugarlo en mi megadrive 2, se entre corta y hasta se queda mudo el juego. Ya me ha pasado con dos cartuchos diferentes del mismo juego los cuales los limpié con alcohol, es común este fallo???? gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *