Los Padres de SEGA (III)

sega

En 1965 la nueva compañía podía presumir de tener a su alcance los avances más punteros en cuanto a máquinas de juegos, tanto americanas como japonesas. Así pues se optó por darle un buen lavado de cara al último proyecto con el que habían comenzado a trabajar cuando todavía eran Nihon Goraku Bussan. Se trataba de una nueva máquina que daría pie al nacimiento de Rifleman, la primera creación de SEGA como tal. La nueva máquina estaba formada por una cabina con motivos del lejano oeste americano, que ofrecía la empuñadura de un rifle. El jugador agarraba el rifle, apoyaba su cabeza y miraba por la mirilla, para ir disparando a una suerte de botellas con una diana dibujada, las cuales iban apareciendo ante sus ojos a través de un rollo de papel, el cual era necesario ir cambiando a medida que se agotaba.

Tanto Rosen como Bromley se entendían y complementaban a la perfección. Ambos se mostraban encantados con el rumbo que estaba tomando la compañía y con los resultados obtenidos. Todavía faltaban unos meses para que Rifleman estuviese terminada y empezara a ser distribuida, y ya dieron luz verde al que sería el siguiente gran proyecto de SEGA, bautizado como Periscope. Desde que comenzaron su andadura profesional habían distribuido todo tipo de máquinas automáticas y fabricado otras tantas dedicadas a juegos, pero Periscope iba a ser la primera máquina de videojuegos que desarrollarían. Ni Marty ni Dave podían imaginar la repercusión que tendría en el futuro de la compañía, ni hasta qué punto iba a marcar el camino a seguir.

En 1967 se comenzaron a ubicar las primeras máquinas de Rifleman. Sin embargo todo el éxito que pudiera cosechar la máquina acabaría siendo eclipsado un año después, cuando en marzo de 1968 apareciese finalmente Periscope. Esta nueva máquina proponía al jugador ponerse a los mandos de un periscopio bastante realista para ir destruyendo naves enemigas. La propuesta fue muy inteligente y pocos cabos se dejaron al azar, pues en aquella época los soldados seguían siendo su principal foco de usuarios. Detalles como los efectos de sonido o la fibra de vidrio utilizada para simular el agua, catapultaron a la máquina hacia el éxito inmediato.

De hecho, su éxito fue tan arrollador que Rosen y Bromley tuvieron muy claro hacia dónde tenían que enfocar el negocio a partir de ese momento. Bajaron el ritmo de importación de las máquinas de pinball de Estados Unidos a favor de exportar su Periscope, y dejaron un plazo de año y medio para terminar los proyectos de juegos mecánicos en los que ya se había invertido capital y en los que se estaba trabajando. En 1970 vería la luz el último de estos juegos, el Jet Rocket.

Meses después de tomar esta decisión, el simulador de submarino Periscope ya se estaba distribuyendo en Estados Unidos y Europa. Desde finales de 1967 las máquinas instaladas fuera de Japón ya resultaban más rentables en conjunto que las del país que las vio nacer. Esto fue determinante en el crecimiento de SEGA, que comenzó a despertar el interés de compañías. Mientras que algunas ofrecían a SEGA asociaciones y acuerdos, otras comenzaron a desarrollar máquinas muy similares a su Periscope para competir con ellos, entre las que destacaron algunas como el Sea Raider de Midway.

Fue entonces cuando SEGA recibió una propuesta que destacó por encima de cualquier otra, fundamentalmente por la envergadura de su pretendiente. Se trataba de Gulf and Western’s, un conglomerado de diferentes empresas que acababa de comprar la Paramout Pictures y que tenía interés en hacer lo propio con SEGA. La propuesta que les dejaron sobre la mesa era clara, y fue en este punto cuando por vez primera la visión y los objetivos de Marty Bromley y Dave Rosen empezaron a tomar caminos diferentes.

Bromley consideraba que ya habían hecho grandes cosas con SEGA y que se trataba de un mercado muy volátil y cambiante, como ellos mismos habían experimentado, por lo que proponía aceptar la generosa oferta de Gulf and Western’s y vender la compañía. Por su parte, Dave quería seguir a la cabeza, pues estaba convencido de que la oferta confirmaba algo que él ya creía: que el éxito de Periscope no era más que la punta del iceberg de lo que SEGA podía llegar a hacer si se mantenía por el buen camino.

Rosen y Bromley estuvieron discutiendo acerca de este aspecto durante algunos meses, y cada uno intentaba convencer a su compañero de que su decisión era la más sensata. Mientras tanto Gulf and Western’s mantenía su oferta abierta.

Habiendo transcurrido casi dos años desde que Periscope hiciese su debut y mientras negociaban entre ellos, SEGA se encontraba preparando otras máquinas concebidas para hacer frente a la nueva competencia, que cada vez resultaba más voraz. Finalmente Dave Rosen dio su brazo a torcer ante su socio y se mostró dispuesto a vender la compañía a Gulf and Western’s Industries, pero con algunas condiciones. SEGA pasaría a ser una filial del grupo, manteniendo su propio nombre y al propio Rosen como CEO.

Gulf and Western’s no tuvo problema con estas condiciones, pero únicamente ponían una pequeña pega al respecto. Consideraban que SEGA había funcionado muy bien con Bromley y Rosen a la cabeza, y reconocían la visión para los negocios de Marty, por lo que querían tenerle en el mismo barco. Veían mucho potencia en la empresa, pero querían asegurarse de que ésta continuaba como hasta el momento. EN este punto fue Marty Bromley quién tuvo que ceder, firmando un acuerdo de permanencia en el que se comprometía a permanecer en la empresa un mínimo de dos años. Pasado este tiempo, abandonó la compañía tal y como tenía previsto hacer.

Por aquel entonces SEGA había experimentado un fuerte crecimiento y se había asentado, encontrándose ultimando los preparativos para su salida a la bolsa de Nueva York. Gulf and Western’s se convertiría en su principal accionista e insistiría en que SEGA debería centrarse de manera exclusiva en el mercado de los videojuegos, dónde era fuerte.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Curiosidades y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los Padres de SEGA (III)

  1. Muy bueno de verdae. Gran trabajo

  2. Interesantísimo!! No había ledio las dos primeras entradas así que toca bajar la ruletita del ratón para leerlos!! 😀

  3. Entradas indispensables todas estas acerca de los orígenes de esta icónica compañía.

    ¡Esperando la siguiente!

  4. Tanto esta como las dos entradas anteriores son buenísimas e interesantísimas. Siempre me he considerado seguero y me estás dando un montón de información y detallitos que desconocía, enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *