Los videojuegos me han hecho sentir…

Animado por el fabuloso artículo de Maese Threepwood, Sentido y jugabilidad me he decidido a compartir yo también (envidioso que es uno) aquellas emociones que los videojuegos me han proporcionado a lo largo de mi vida. Vamos al turrón, los videojuegos me ha hecho sentir:

…rabia:

Monkey Island, ¡Sí, amigos y vecinos! El mejor juego de la historia es, también, el responsable del mayor ataque de rabia que un servidor ha padecido nunca delante de la pantalla de un ordenador.

Imaginad la situación, las 5 de la mañana y el que suscribe con los ojos ensangrentados dispuesto a cometer la heroicidad de pasarse el juego en una noche.

Después de conseguir ser reconocido como un autentico pirata, de comprar un barco y de convencer a mi tripulación; me encuentro en la tesitura de ser lanzado , cual hombre bala, desde la cubierta de mi barco a la famosa “Isla de los monos”. Consigo mi casco, indispensable para tal maniobra, me introduzco en el cañón, enciendo la mecha y ¡Pum! ¡Si señor! Guybrush sale lanzado hacia cámara y, bajo su careto en primer plano, “Insert Disk Nº 5”.

¡MALDITO SEA POR SIEMPRE AMEN, EL HIJ***** QUE NO ME COPIO EL JUEGO COMPLETO!

monkey

¿Por queeeeeee? ¿Por que no me copiaste todos los discos?

…miedo:

Edward Carnby lleva poco tiempo en la mansión Derceto. Cuando llega el silencio es sobrecogedor. Tan solo interrumpido esporádicamente por el crujir de la vieja estructura al envite del viento que sopla fuera. Como buen detective, es meticuloso en su exploración, mejor empezar por el desván e ir descendiendo planta por planta a ver si encontrara alguna pista dejada por el malogrado Jeremy Hartwood tras su sospechoso suicidio. Repentinamente una súbita explosión, unos vidrios rotos y una extraña criatura que irrumpe en el desván. Comienza la pesadilla.

Pocos títulos como este han conseguido meterme en situación y hacerme pasar autentico miedo. Lo que resulta aun mas meritorio si tenemos en cuenta la tecnología disponible en la época.

alone

¿En que se parecerá esto a la película de Uwe Boll?

…asombro:

“The Legend of Zelda: Ocarina of Time” Por primera los campos de Hyrule se extendían ante mi hasta donde alcanzaba la vista. La música me hacia soñar y oír el galope de Epona que se acercaba a impulsos del sonido de mi Ocarina me hacia sentir una emoción difícil de describir.

Hoy ha sido ampliamente superado en gráficos, extensión, música y efectos, pero…No creo que lo haya sido aun, en Magia.

navilink

“He soñado con un jinete oscuro, Navy”

…impotencia:

Ryu Vs Chun Li, combate imposible y desigual. Llevo meses entrenando duramente, recibiendo palizas una tras otra a manos de Maese Threepwood, mi hermano. Si, ya se que a el no le puedo ganar. Es un autentico virtuoso del Street Fighter (¿Alguna vez os ha contado como me lleno de orgullo el día que apalizo al chulo de los recreativos después de años sin practicar). Pero hoy no lucho contra el, no. Hoy mi oponente es mi amigo Jose, que no tiene experiencia ninguna. Agarramos los mandos de la Super Nintendo y “Round One”…

Humillación, pena, amargura, vergüenza… La patada huracanada de Chun Li debería estar prohibida.

Ejem...

Ejem…

…alivio:

la tensión se masca en el ambiente, la carrera se encuentra en su ultima vuelta, este circuito es apto, tan solo, para virtuosos. Vencer aquí es cuestión de nervio templado y pulgares firmes. El recorrido es laaaaaargo y todos sabemos que en “Mario Kart 64” no hay nada decidido hasta que se pasa la linea de meta.

Por un capricho de la diosa fortuna voy el primero desde que comenzó la carrera, los ataques han sido constantes y terribles. He soportado el impacto de conchas perseguidoras, he pisado plátanos abandonados en las curvas mas chungas (algunos dejados ahí por mi mismo), me han encogido…

Ahora me dirijo hacia la cuesta de la muerte, tan solo un salto me separa de un par de curvas y de la victoria. Las ruletas de mis contrincantes giran sin parar y no se que en que Item se van a detener. Toad me pisa los talones y, como le toque una concha roja, estoy perdido. No es el único peligro. Si a cualquiera de ellos le sale un rayo seguro que me encoje al borde del precipicio privándome de la velocidad necesaria para salvar el abismo. Enfilo la cuesta. Las ruletas se detienen. Prefiero no mirar. Acelero y…¡Ufffff! Estoy al otro lado. La carrera continua.

¡YIPAKAIYEEEEEEE! HIJOS DE P***

¡YIPAKAIYEEEEEEE! HIJOS DE P***

Y a vosotros, ¿qué os han hecho sentir los videojuegos? ¿Qué os hacen sentir?

Acerca de logaran

Aficionado a todo menos al fútbol y a los toros. Friki convencido y a mucha honra. Estoy más que preparado para un apocalipsis zombi... Web | Twitter | Facebook | Google+
Esta entrada fue publicada en Artículos, Consolas, Ordenadores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Los videojuegos me han hecho sentir…

  1. jejejeje, muy bueno!

    pa rabia, rabia, rabia…llegar al final del monkey 2 y…ver que tienen el mismo guionista que Los Serrano o peor aún….LOST!!!!!!!

  2. “Virtuoso del Street Fighter…” Si me vieras jugar al cuatro llorabas de la pena :'(

    @DocMonro

    Pues a mi me encantó el final del Monkey Island 2, oyes.

  3. Sin duda alguna 100% de acuerdo con el comentario del Ocarina.
    No se podrá superar jamás la magia de ese juego.

  4. Me extraña mucho que no aparezca el LOTS OF MOTHER y que sensaciones produce… no se noto como que falta una emoción primaria..

  5. ¡DocMonro! ¡El final de Monkey Island 2 es uno de los mejores finales de la historia de los videojuegos!

  6. A mí los GTA o cualquiera de esos RPG que duran 100 horas o más, me hacen sentir TEDIO.

  7. Superioridad, cuando al final de Enchanter por fin logras darle lo suyo a krill…

  8. Knight, creo que el final no está ni mucho menos al nivel que el resto del juego, pero no quiere decir que esté mal…es sólo que se me quedó un poco…..faltito de originalidad 😉

  9. A mí no me disgustó el final del Monkey Island 2. Muy buena entrada Logaran, como siempre 😉

  10. En el CODE VERONICA, en el momento en que saboreamos una muerte casi segra y desde una ventana, haciendo añicos los cristales, aparece a tiros nuestro amigo Leonardo Di Caprio. Que sensación de victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *