El Tonto del Grupo #2: Screech Powers

Hay veces en que un personaje adquiere tanta fuerza, tanta personalidad, que trasciende incluso al actor que lo interpreta. No es raro, todos conocemos los típicos casos de “encasillamiento” profesional, esos actores y actrices cuyas carreras murieron de éxito.

Sería muy fácil englobar a Dustin Diamon en ese grupo, en un acercamiento superficial pudiera parecer uno más de esos cuya vida profesional quedo para siempre atada al primer papel que le dio la fama. Pero no os engañéis, Dustin ya era tonto cuando empezó a interpretar a Screech Powers, lo fue durante los cuatro años que duro la serie y, fiel a sus principios y con una capacidad de superación envidiable, se sigue esforzando día a día en ser, cada vez, más tonto. Si os cae bien este muchacho (parafilias más raras he visto), haríais mejor en dejar de leer porque hoy vamos a hablar, y nada bien, por cierto, de Dustin Diamon / Screech Powers.

¡Que cara de tolai, Dios!

¡Que cara de tolai, Dios!

“Salvados Por La Campana” tiene tenía algo, no me preguntéis el que porque no tengo ni idea, pero algo había. Si no ¿A santo de qué íbamos a estar hablando hoy día, veinticinco años después, de una serie tan, objetivamente, mediocre? ¡Y no me saltéis otra vez con el rollo de la nostalgia que todo lo enmascara que me vuelvo loco y me cago en Porky’s, ¿eh?!

Vamos a dejar esto claro de una vez antes de seguir adelante. Que los recuerdos de la niñez embellecen cualquier producto asociado a ella está claro, eso no lo voy a discutir, pero también está claro que, ese recuerdo, por si solo, no basta para mitificarlos. En los años 80 y primeros 90 hubieron cientos de series de televisión de temática similar a esta, algunas pergeñadas por los mismos artífices y siguiendo el mismo esquema. Y, hoy en día, no las recuerda ni el tato. Vamos, que yo no conozco a nadie, a excepción de mi hermano Maese Threepwood, y eso no es significativo porque, este tío, no está bien de la cabeza, que recuerde, ni siquiera de oídas, la serie “California Dreams” y era exactamente, y cuando “exactamente” quiero decir “EXACTAMENTE” igual a la de Zack, Kelly, Screech y toda la panda.

¡Igualita! Ya os lo digo yo.

¡Igualita! Ya os lo digo yo.

Las aventuras y desventuras de esta pandilla de pijoadolescentes arquetípicos en el instituto “Bayside” dieron para varias temporadas oficiales, una extensión, un par de películas y un reboot tardío. ¿Sabéis quien es el único del reparto que ha participado en todos y cada uno de los capítulos o películas? ¡Exacto! Screech-cansino hasta la nausea-Powers. Pero es que la cosa empezó incluso antes.

En 1988 comenzó la emisión de “Buenos Días Señorita Bliss”, una serie sobre una adorable profesora de instituto, interpretada por Haley Mills (la de “Tu a Boston y Yo a California”) y su clase de revoltosos estudiantes. No tuvo mucho éxito y se cancelo al finalizar la primera temporada. Sin embargo, alguien de la productora, debió ver cierto potencial en las subtramas que se centraban en el grupo de estudiantes, así que dejaron de lado a la tal Mrs. Bliss, y se decidieron a lanzar un nuevo producto cambiando la ubicación del instituto (de Indiana a California) y recuperando a algunos alumnos de la serie original, estos fueros Zack, que pasó a ser el protagonista principal, Lisa, la niña pija adicta a las compras y Screech, el mayor grano de pus sangrante que nunca haya padecido ninguna serie de televisión en su culo catódico.

¡Ay, de lo que te libraste Miss Bliss!

¡Ay, de lo que te libraste Miss Bliss!

¡Y es que no puedo con él! ¡No lo aguanto! Esas caras, esa voz, esa adoración homoerótica que profesa a Zack Norris, ese amor pasteloso, baboso, lánguido, cansino y pordiosero que siente por la pobre Lisa… ¡ESE TODO!

Es que, vamos a ver, hay dos maneras de construir un “tonto del grupo”.

La primera es la del personaje plano y extremo. No más que un chiste recurrente que adquiere su gracia merced a la complicidad con el espectador, que ya sabe que sucederá en su presencia y lo acepta y espera como parte de la broma. El grandísimo Waldo Faldo de “Cosas de Casa” es el primer ejemplo que se me viene a la mente.

¡Tu si que vales!

¡Tu si que vales!

La segunda es la del personaje recurrente, sale en todos los capítulos y puede ser coprotagonista o, incluso, protagonista principal. Este tipo de personajes TIENE que evolucionar. Sus tramas han de ir ganando en complejidad y, sobre todo, tiene que tener un carisma arrollador.

¿Qué pasa cuando cogemos a un personaje absolutamente plano, cuándo lo convertimos en coprotagonista principal, cuándo lo interpreta un actor con el carisma de una ameba y, por si fuera poco, no le añadimos ni una linea de dialogo nueva ni ninguna situación original en el porrón de años que se pasa interpretando al personaje? Lo que pasa, amigos y vecinos, es Screech Powers. Un tipo que se paso repitiendo los mismos chistes sin gracia desde que era aquel alumno feo e insoportable en “Buenos Días Señorita Bliss”, hasta que se convirtió en aquel jefe de estudios, feo e insoportable, en “Salvados Por la Campana: La nueva Clase” ¡once años después!

¡Claro que actores encasillados y sin gracia los hay a patadas! Pero es que este tío se ha convertido en un artista de lo suyo. Es que a fuerza de insistir en hacerse odioso está consiguiendo disgustar a los fans que alguna vez hubiera podido tener (¡que sí, que alguno habrá! Mi abuela decía que siempre hay algún tiesto para una maceta). Por que, hablando claro, cuando uno recuerda esas series y películas de la niñez ¿Qué busca? Pues busca que lo engañen ¡joder! Uno quiere reencontrarse con un recuerdo lo más blanco e inocente de aquellos años. A uno le gusta ver en esos interpretes, al menos, parte de los roles y la camaradería de antaño.

Lo último que uno quiere ver es a Screech Powers, ese niñato tontorrón que bebía los vientos por Lisa y solía sacar a Zack las castañas del fuego con sus inventos, haciéndose odiar en un reality digno de telecinco. Lo que uno no quiere es leer todos los trapos sucios de aquellos personajes que nos acompañaron en nuestras tardes de bocatas de Nocilla. Lo último que uno necesita, cuando busca un poquito de nostalgia reconfortante para estos oscuros tiempos que corren, es ver a Screech culeando en una película porno, cutre y casposa, como si no hubiera un mañana.

¡No señor! Se ha pasado. Hace ya mucho que trascendió la etiqueta de “Tonto del Grupo” que aquí, cariñosamente, reivindicamos. Este tío es, simple y llanamente, gilipollas.

Yo ya doné ¿Y vosotros?

Yo ya doné ¿Y vosotros?

P.D. Espero que no lea este artículo, eso sí. Porque es cinturón negro de karate.

Acerca de logaran

Aficionado a todo menos al fútbol y a los toros. Friki convencido y a mucha honra. Estoy más que preparado para un apocalipsis zombi... Web | Twitter | Facebook | Google+
Esta entrada fue publicada en Artículos, Curiosidades, Sin categoría, Televisión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El Tonto del Grupo #2: Screech Powers

  1. Yo tambien veia California Dreams pero supongo que mi opinion tampoco cuenta, no?? 😀

  2. Aquí otra que recuerda California dreams.. era como salvados por la campana pero en la playa y con musikilla casposa en cada episodio xD

  3. ME he descojonado con el artículo… Siempre dije que no es que se hiciera el gilipollas, sino que es que lo era realmente.

    Por lo visto el tipo no hace relativamente mucho escribió un libro, donde por lo visto suelta mierda a punta pala de sus compañeros, y de que el actor que daba vida a Zack Morris (creo que era Jean Paul Gooselar o algo así) follaba como un condenado con todas las del reparto y cualquier tia ocasional que por allí se acercara. Pero que él no era menos; que también se puso las botas de chingar con muchas gracias a su fama y a salir por TV XD

  4. Cierto Robe, un gilipollas integral y vocacional XD
    Ese libro que dices se llamo “Behind the Bell” y es fácil de encontrar, en el artículo enlazo a un resumen de las barbaridades mas grandes que contó de sus compañeros de la serie, extraídas precisamente del libro.
    Es este: http://www.11points.com/TV/11_Most_Scandalous_Saved_by_the_Bell_Revelations_in_Screech's_Autobiography

  5. Hooombre, California Dreams… que recuerdos

  6. Lo estaba viendo ahora Logaran , me había dejado los enlaces para esta noche. Lo dicho, tonto de remate… jajaja Se nota que tenía complejo de inferioridad hasta en la vida real e intenta limpiar su imagen como puede, contando las jugarretas de los demás (que puede que sean ciertas) y anteponiendo el tamaño de su pene o el número de mujeres con las que se ha acostado (¿2000? no se lo cree ni él) a las cosas realmente importantes xD

  7. Me encantan estas entradas y Screech merecía estar en la segunda. Confío en tu criterio para escoger en un futuro al propio Waldo (¡Faldo!) o al hermano pequeño de Blossom.

  8. Pingback: Jodidos por la Campana: Anécdotas sucias de Salvados por la Campana | FaseBonus.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *