Rainbow Islands: La Historia de Bubble Bobble II

a

Me empieza a faltar el aliento. No puedo parar de subir… Todos se han vuelto locos, pero si no dejo de hacerlo me ahogaré.

Voy a volverme loco, no dejo de oír como el agua va subiendo cada vez que escucho esa maldita voz que dice “Hurry up!”, mientras trato de seguir hacia arriba para poder continuar con vida.

He logrado recuperar mi forma humana, pero los problemas continúan. ¿Hata cuándo? ¿Por qué yo?

Mi nombre es Bobby. Quizás cuando leas esta nota ya sea demasiado tarde, pero quiero dejar constancia de que aquí, en las Rainbow Islands, mi hermano Bubby y yo plantemos cara al dragón burbuja gigante, conocido como el Jefe de la Sombra Oscura.

Puede que ya sea demasiado tarde, o quizás la suerte nos ha acompañado y mientras lees estas líneas hemos conseguido salvar las Rainbow Islands. En cualquiera de los dos casos, solo espero que algún día nuestra hazaña sea recordada y contada de generación en generación.

Así que gracias a esta nota que encontraron en Taito tenemos este juego hijo, y ya se terminó de tanto “¿y por qué tal papá?”, “¿y por qué cuál papá?”, ¿de acuerdo?

a6

Con esta pequeña presentación quiero dedicar unas líneas a Rainbow Islands: The Story of Bubble Bobble II, la secuela de Bubble Bobble, un título del que hablaré otro día ya que se merece una entrada propia. Este Rainbow Islands es más bien un spin-off, ya que tras el juego original irían el genial Bubble Symphony y el Bubble Memories, mientras que para la N.E.S. y la Game Boy clásica veríamos el Bubble Bobble Part 2. Pero para liar aún más la cosa, el juego que hoy nos ocupa también cuenta con una secuela propia: Parasol Stars.

a3

En fin, dejando las curiosidades a un lado, vamos a centrarnos en el Rainbow Islands, un plataformas de scroll vertical que nos trajo Taito en 1987. A nivel técnico, nos encontramos con un salto de calidad importante respecto al Bubble Bobble. También podemos apreciar una paleta de colores más extensa dando un resultado más amigable. Por otro lado, se nota un mayor esfuerzo a la hora de diseñar los niveles y los fondos, proponiendo diversos temas dependiendo de la fase en la que nos encontremos. Estas mejoras también se pueden apreciar en las escenas de introducción y en los menús.

El juego consta de siete islas (más otras tres secretas si se tienen todos los diamantes) totalmente distintas entre sí. Cada una de estas islas tiene su propia ambientación particular (juguetes, militares, un cementerio…), aunque sí comparten la misma distribución: cuatro niveles cada una con un final boss. Cada escenario cuenta además con la dificultad añadida del factor tiempo, ya que se éste se iba hundiendo en el agua poco a poco, obligándonos a ser raudos en alcanzar la cima. Los enemigos eran también característicos de cada zona y aumentaban su velocidad al avanzar en nuestro periplo, complicándose la cosa a medida que avanzábamos de fase.

a2

El juego se ambienta justo después de lo ocurrido en la primera entrega, con Bob y Bub recuperando su forma humana y siendo nombrados por sus verdaderos nombres: Bobby y Bubby. Un dragón burbuja gigante, conocido como “el Jefe de la Sombra Oscura”, ha convertido a todos los habitantes del archipiélago de las Rainbow Islands en dragones burbuja. De esta manera, nos meteremos en la piel de uno de los protagonistas, que tendrá que ir por todas las islas para acabar con los secuaces del dragón gigante, hasta llegar al enfrentamiento final.

Comentar también que existe la posibilidad de jugar a 2 players manejando un jugador a Bobby y el otro a Bubby. Eso sí, esta opción de dos jugadores básicamente se trataba de que cuando uno moría, pasaba el mando al segundo jugador. Este es quizás uno de los mayores lastres del juego. Otra de las curiosidades de este juego la tenemos en su música, que muchos al escucharla. Al escucharla muchos os daréis cuenta de que se trata de “Over the Rainbow“, popularizada por El Mago de Oz, película de culto de 1933. Desgraciadamente las entregas de Master System, N.E.S., Saturn, PlayStation y los recopilatorios de Taito Legends prescindieron de éstos temas para no infringir copyrights.

a5

Pero volviendo otra vez a la mecánica del juego, hay que decir que para tan ardua tarea contaremos con el poder de crear pequeños arcoiris, por los que podremos ir subiendo para alcanzar los lugares más altos. Por otro lado, dichos arcoiris también nos servirán para atacar a los enemigos e incluso para recoger power-ups, que nos ayudarán en nuestra simpática misión. Aparte de flores y comida que nos darán puntos (no hay nada para obtener energía, aquí un toque de un enemigo equivale a la muerte), podíamos encontrar los ya nombrados diamantes mágicos para desbloquear las islas misteriosas, zapatillas y pócimas. Lógicamente, las primeras aumentaban la velocidad de nuestro personaje, mientras que las segundas potenciaban la velocidad y el alcance de nuestra arma, aumentando la cantidad de arcoiris que podíamos lanzar juntos.

a4

Para finalizar, comentar que Rainbow Islands fue portado prácticamente a todos los sistemas de la época, como las versiones de Commodore 64, ZX Spectrum, Amstrad CPC, Amiga y Atari ST, que son obra de Graftgold y fueron distribuidas por Ocean, o las versiones de Sega Mega Drive, Sega Master System y Famicom para Norteamérica y Japón, creadas por Taito (las europeas por Ocean). Por otra parte tambiénc ontamos con las de PC Engine / TurboGrafx-16, PC, Sega Saturn y PlayStation, lanzadas por Acclaim bajo el nombre de Bubble Bobble also featuring Rainwob Islands. En Wonderswan se encargó Bandai (Rainbow Islands: Putty’s Party), mientras que en Game Boy Color, PC, PlayStation 2 y Xbox podemos encontrarlo en el recopilatorio de Taito Legends.

Acerca de Sr. Presley

Tengo todos los vicios, videjuegos,apasionado del cine juegos de rol, de mesa, manga, anime y no sigo por que no terminaría nunca.
Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Rainbow Islands: La Historia de Bubble Bobble II

  1. Y yo, que, no se por que, recordaba que Rainbow Island era la segunda parte de The New Zealand Story. Quizas porque jugue un monton a estos 2 juegos en la misma epoca.

  2. Ay, ¡pero cuanto hamor desprende este Rainbow Islands!

    Nosotros le metimos muchísima caña a la versión remake de PC (salía en un Bubble Bobble Collection o algo así, ¿puede ser?) antes de que llegaran las versiones emuladas al fin.

  3. La verdad es que nunca me gustó este juego. Lo jugué dos o tres veces en el arcade y me resultaba imposible controlar la subida por los arcoiris, matandome mas veces el agua del escenario que los propios enemigos. No creo que le de alguna oportunidad al juego, teniendo tantos en mi lista de espera, pero he de reconocer que es un juego muy bonito y colorista. Son de los juegos a los que prefiero ver jugar a alguien que jugarlo yo mismo.

    Genial articulo sr presley, sigue asi

  4. Lo probe em Spectrum pero la verad… no me acabó de enganchar. no se, Falta algo que lo haga para mi

  5. A mi me gustaba mucho la recreativa,aunque nunca lo pude jugar en ninguna versión doméstica.Ahora con la recreativa que tengo en casa será uno de los que por fin pueda pasarme sin dejarme la pasta gansa.

  6. Buen artículo. Siempre se me atravesó un poco el sistema de juego, pero tampoco me esforcé demasiado, puesto que ya sabia que no salian tetas al acabar el juego.

    Me ha molado que en la versión Spectrum, en vez de arco iris disparemos deliciosos churros… ¡ñam, ñam!

  7. Me alegro que guste el articulo 😉
    Marc, si que salió un remake con el Bubble Bobble para PC ya hace algunos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *