The Vault of Fase Bonus: San Valentín Sangriento (1981)

Muy buenas queridos compañeros de Fase Bonus. Qué maravillosa oportunidad la que se presenta hoy, porque como habréis notado, hoy, día de El Corte Ingles San Valentín, nos hemos reunido el amigo Logaran, Maese Threepwood y servidor para que disfrutéis de tres películas de ese género que tanto nos gusta a muchos de los que componemos esta gran familia que es Fase Bonus, el terror. Y aun más preciso, el Slasher.

Y es que estoy encantado de poder hablar de uno de los clásicos de este género que tanto me gusta, una película que no solo me encanta sino que le tengo un gran aprecio por ser carne de la infancia, de las antiguas carátulas de VHS de videoclubs y de las tardes oscuras de mi propia adolescencia. Sin más dilación, hablemos de San Valentín Sangriento (My Bloody Valentine).

final_salariasa

Retrocedamos a 1981, la época dorada del genero slasher. Tras el éxito de Viernes 13 y Halloween los productores vieron el filón y decidieron apostar por este género creando numerosas películas de desigual calidad. En esta época pudimos ver películas tan míticas para un amante del género como El tren del Terror (Terror Train, 1980), La Quema (The Burning, 1981), Noche de Graduación (Prom Night, 1980), El Asesino de Rosemary (The prowler, 1981) junto con otras de calidad más baja pero igualmente interesantes como Campamento Sangriento ( Sleepaway Camp, 1983), o El día de los Inocentes (Slaughter High, 1985). Del primer grupo podríamos clasificar la película que nos toca hablar.

3

Dios, vaya chapa que nos pega el amigo Salariasa

Con una producción modesta, San Valentín Sangriento se realizó sin el amparo de ninguna productora (sólo la Paramount le prometió que la verían una vez acabada) y con numerosos problemas en el rodaje. Simplemente por nombrar alguna anécdota, uno de los actores, por conseguir el papel mintió diciendo que sabía conducir y rodando una escena provocó un accidente que llevó a uno de los técnicos al hospital. Y no hablemos del peligro del rodaje en una mina con iluminación y material inflamable. Vamos, un caos de muy señor mío.

Pero lo peor llegaría una vez rodada cuando la vieron los de la Paramount. Quedaron sencillamente horrorizados por las escenas de asesinatos explícitos y gore que había rodado el compañero George Mihalka, metiéndole un tijeretazo y una censura al material que hizo que hasta la llegada del DVD no pudiéramos disfrutar como es debido de este clásico. Así que si os animáis a verla lo digo y repito, CONSEGUID  LA VERSION BLURAY O DVD UNRATED. Me lo agradeceréis. Pero dejemos de rollos. Pasemos a de que va la película.

My Bloody Valentine heart

Puro Romanticismo

En la América profunda, en un pueblecito minero llamado “Valentine Bluffs” (van pidiendo a gritos con ese nombre que ocurra algo malo), los mineros vuelven de un duro día de trabajo ansiosos de ir a la fiesta de San Valentin (a ver si este año tienen suerte y reciben un beso de la prima guapa) cuando, por culpa de un despiste, se derrumba parte de la mina quedando atrapadas cinco personas.

Tras seis semanas de rescate se encuentra al único minero vivo, Harry Warden, que se ha zampado durante esos días al resto de los compañeros (ojo, sin ketchup ni nada). Lógicamente lo llevan al psiquiátrico estatal, que supongo que será el misma del amigo Michael Mayers, porque al año se escapa y provoca una matanza por todo el pueblo, arrancando corazones y metiéndolos en cajas de bombones. Vamos, un cachondo el bueno de Harry. Así pues cada 14 de febrero, Harry vuelve al pueblo para cercionarse de que no celebren estúpidas fiestas, y de paso comprar queso, que ya se sabe que como el de casa no hay ninguno.

tu

Y si no te tomas los cereales también vendrá a por ti

20 años después, el sherrif del pueblo se da cuenta que a lo mejor no es sano que un pueblo no celebre un festivo por un loco que escapó hace tiempo del manicomio y decide que, por que no, este año es mejor que cualquier otro para volver ha celebrar San Valentín. Por supuesto, a los 10 minutos aparece un paquete con un corazón humano (ojo a la reacción del alcalde en el coche junto al policía, podría pasarme un día entero viéndola en loop, lo juro) y la consiguiente prohibición de celebrar las fiestas.

En todo el pueblo reina el silencio y la falta de corazones rosas en la calles, ¿en todo el pueblo? No, porque un grupo de jóvenes mineros (destaco a Keith Knight, cada vez que sale su bigote en pantalla me hace tener fe en la humanidad), después de tomarse unas cervezas en el bar del pueblo deciden hacer una fiesta de San Valentín en las minas. Total, ¿qué podría salir mal? ¿verdad? ¿¡VERDAD!? Y así empieza una orgía de sangre, venganza, muertes elaboradas y jóvenes con menos neuronas que un domingo de resaca. A todo esto hay que unirle un triángulo amoroso de por medio y salchichas (sí, hay salchichas).

Untitled-3

Como veis, la película es puro slasher de la época, que aun a día de hoy, sigue capturando la esencia de esas películas que ya no se hacen. Con altas cotas de violencia, y ¡hasta sale un pinball! (¿no echáis de menos los pinbal? yo sí). Aunque lo realmente interesante de la película es como explotan el espacio de la mina en la recta final, la atmósfera que consiguen y las gloriosas muertes (puro gore). Todo eso hace que destaque sobre otras películas de la época. Así que ya sabéis, sacaros unas buenas latas de cerveza y poneros este gran clásico esta noche. Y pensar que hay gente que se pasa el día de San Valentin de cena romántica, pringados…

Acerca de salariasa

Jugador de los 90, coleccionista sobretodo de juegos de Game Boy, conocedor del secreto detras de diferenciar que es la mantequilla y lo que parece mantequilla, profesión posproductor y compositor audiovisual. cinefilo, cinefalo y descontructor universal
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a The Vault of Fase Bonus: San Valentín Sangriento (1981)

  1. Así que te ha gustado ¿eh? 😛

    Pues siento decirte amigo mio que yo no puedo con ella. Vale que las muertes están muy bien y el ambiente de la mina en el último tercio es brutal, muy bien conseguido. Pero es que ahí acaban las virtudes. Desde la primera secuencia con ese montaje a lo Benny Hill hasta su soporífero segmento medio, pasando por esas interpretaciones de saldo, es que no puedo con ella.
    Claro que, dicho esto, la verdad es que tiene mucho en común con la que me ha tocado a mi 😉

    Por cierto, muy bien el artículo y genial las cabeceras que te has currado para este “Especial San Valentin”

  2. Es que le tengo un gran cariño a este slasher, recuerdos de la infancia, fue de los primeros slasher que vi… y ya sabes, nunca se olvida el primer amor. Aunque no es mi slasher favorito, de ese hablare otro día 😉

  3. Muy buena la iniciativa y la entrada. Salariasa, tú siempre sabes cómo conmemorar los días especiales como es debido 😉

  4. Yo he visto el remake, asi que por ahora me espero, pero esta tiene pinta de ser un slasher de libro.
    Lo que Logaran comenta como errores yo los veo la marca de este tipo de pelis, que tienen peor factura técnica pero te entretienen mucho.

    Feliz San Valentin…

  5. Por cierto, no sabía de todo el percal de incidentes que vivió la peli. Estoy viendo y da para otra entrada y todo, la puta madre. Gracias por la información.

  6. Pues yo no he visto ni esta ni el remake. Recuerdo que una vez en casa mi compañero de piso de aquella época estaba viendo el remake y la ponía a parir cosa fina. Pero mira, a lo mejor me animo y me trago las dos.

  7. Esta la vi, al igual que la que reseño, en Buzz o Dark, o como se llamara. Y la verdad es que no me atrajo lo más mínimo. No se por qué, pero se me quedó la imagen de uno de los protas tocando la armónica… ¿puede ser? Ahí se ve el impacto que causó en mí xDD

    La reseña genial, me ha encantado el chiste del final, lo coge Sam Raimi y te hace una trilogía xD (bueno, el Sam Raimi de antes, snifff…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *