En busca del PM perfecto

Sería difícil llegar a concebir la cantidad de debates relacionados con las diferencias de precios en cuanto a videojuegos tan inconcebibles que venimos sufriendo en España desde hace tiempo. Una diferencia de precio que, si ya por si misma resulta bastante escandalosa, se ve acentuada además por la diferencia de salarios y del nivel de vida en general entre nuestro país y otros, como pueda serlo Reino Unido.

Pero el problema de los abusos que venimos sufriendo y tragando respecto a los precios no es más que la puntita del iceberg. Un pequeño fragmento de todo un ecosistema que nos sitúa en una posición realmente vergonzosa respecto a esta industria que tanto interés despierta en nosotros.

Las opiniones que vienen a continuación y los comentarios son totalmente personales. No sé si alguien más estará de acuerdo con mi ironía, pero desde luego espero que nadie se sienta ofendido por mis palabras. Ojalá sirvan para hacer una pequeña reflexión, sobre todo para los que están más arriba y en vez de intentar mejorar las cosas, nos ahogan más y más, sin darse cuenta de que se están ahogando ellos mismos. Ojalá sirvan para plantearnos por lo menos cómo afrontar y solucionar problemas relacionados con las diferencias de precios.

pm1

La búsqueda del PM perfecto

Es posible que si estás esta entrada sea porque diriges una filiar de alguna compañía de videojuegos en España, y por ello dispongas de mucho tiempo libre para invertir leyendo un poco de todo. Si este es tu caso, entonces deberías tener en cuenta los siguientes consejos. Te aseguro que funcionan, y además te evitarán tener que perder tiempo en revisar docenas de currículums, permitiéndote ir a tiro echo, al tiempo que ahorras en la sociedad y te llevas, aparte del reconocimiento de “los mayores”, algún que otro plus.

Bien, lo primero es lo primero. Comencemos indagando en cuál sería el mejor campo de cultivo para encontrar a nuestro futuro PM. La mejor manera de obtener una buena relación de posibles candidatos pasaría por hacer un listado de personas que hayan tenido relación con la prensa escrita del videojuego. Pero ojo, no nos va a valer cualquiera. Una persona con una posición respetable dentro de un medio (independientemente de que siga o no), probablemente se percatará de nuestros intereses demasiado rápido. Es por ello que hay que centrar la búsqueda en colaboradores puntuales o becarios. Personas con tanta ilusión por tener un trabajo relacionado con el mundo de los videojuegos (y poder alardear de ello todos los días de la semana, por supuesto), que hayan sido capaces de aceptar colaboraciones realmente mal retribuidas o incluso sin cobrar nada (por hacer currículum).

pm2

Es fácil identificar a estas personas en las entrevistas, ya que cada dos frases aprovecharán para recordarnos sus supuestas funciones o aportaciones en revistas que, muy probablemente y por desgracia, ya ni siquiera existan.

Bien, una vez identificado nuestro posible colaborador y ya metidos en la entrevista, surgirá uno de los temas más delicados de la conversación: el salario. Y digo delicado porque el candidato suele ponerse nervioso o sentirse incómodo, al estar deseando gritarnos que aceptará cualquier sueldo míserable sin más, mientras que tiene que morderse los labios y la lengua para parecer alguien profesional y con opciones. La realidad es que en su fuego interno está dando saltos de alegría por el simple hecho de estar sentado en una de nuestras sillas y que le estemos hablando. Para solucionar este punto de manera rápida y poder pasar al siguiente, al preguntarle por sus expectativas, y después de que nos explique que para él lo más importante es trabajar en un buen ambiente y en un sector que le gusta, hay que hacer un hincapié importante en la situación económica general. Hay que explicarle que ahora mismo la cosa está muy mal, que todo depende realmente de la central, y que realmente no es que haga mucha falta meter más gente en la empresa… Cualquier excusa servirá para que “comprenda” la situación y arrime el hombro. Ya tendrá tiempo para saber que terminará haciendo de recepcionista, de chófer, de vendedor en un chiringuito y de muchas cosas más si finalmente tiene la suerte de ser contratado.

Pregúntale sin tapujos qué opina de la compañía. Sin miedo, porque se habrá empapado bien a base de Wikipedia de los primeros juegos que se lanzaron (juegos que probablemente nosotros ni conozcamos), y además resultarán haber sido los favoritos de su infancia. ¡Qué suerte! ¡Qué casualidad!

El nivel de estudios no es realmente importante. Si el candidato ha hecho algún cursillo de diseño web, mecanografía o cualquier cosa, se añade a la ficha para hacer bulto. Si además sabe idiomas, preferiblemente el inglés, estupendo. Así podremos hacer que se coma horas extras en más sitios, e incluso a veces en otros países. Comprobarás que aunque manifieste estar agotado, agradecerá que la empresa le pague el viaje y la estancia, presumiendo de ello ante sus amistades y en las redes sociales. Mejor publicidad para nosotros imposible.

Puesto que le vamos a pagar el mínimo posible y encima se va a comer más horas extras que un tonto (por supuesto sin rechistar, y para que una parte de él piense que está sacando la empresa a flote), no suele estar de más compaginar su sueldo mileurista (sólo si es un candidato muy válido y hace varias horas de más al día, por supuesto, en caso contrario nunca hay que llegar a nóminas tan elevadas) con tickets de comida. A nosotros nos supondrán ventajas fiscales importantes, mientras que él podrá alardear de los mismos siempre y cuando el nombre de la compañía principal aparezca impreso en ellos. Este detalle es bastante importante. Con el tiempo ya le iremos reduciendo dichos tickets, como con todo.

Pero pasemos a la parte importante. Hemos centrado nuestra búsqueda en el nicho de la prensa, precisamente para buscar a alguien con un mínimo de contactos. Por marginado que pudiese haber estado nuestro candidato en su anterior aventura, e independientemente de que viese un céntimo o no, lo más probable es que haya tomado al menos algunas cañas de compromiso con otros compañeros. Que conozca a quién hay que comerle la oreja o a quién hay que regalarle copias de prensa. Este punto es determinante, ya que de la relación que logre cultivar nuestro posible PM con otros medios, dependerán en buena parte las puntuaciones que otorguen a los juegos que distribuyamos. Un buen PM, aparte de dar charla e invitar de vez en cuando a quién sea necesario (por supuesto, siempre de su bolsillo, faltaría más), también deberá tener un mínimo de capacidad para determinar los intereses de los medios en cuanto a publicidad, y transmitírnoslos. De cómo costeemos estas campañas publicitarias también dependerá la otra parte relacionada con las notas de los juegos que queremos vender.

Si el candidato nos interesa y se convierte en nuestro nuevo PM, nunca hay que cometer el error de regalarle excesivo merchandising. Algunos mandamases como tú han cometido este error, más bien por pura humanidad. Han recibido un montón de morralla de la propia central y han tenido a bien distribuir parte de la misma entre algunos empleados, conscientes de que con suerte, alguno de ellos sería avispado y se sacaría unos pocos euros revendiéndolo todo por eBay. Este acto de misericordia, que sólo pretende que nuestro empleado pueda comprar un par de productos de Hacendado de más ese mes, no tiene lógica con un PM. Porque el PM que buscamos hará lo que no haría nadie: quedarse los productos o peor, regalarlos a otros. Siempre dándoselas de persona importante del sector. Descubrirás que en vez de intentar sacarse cuatro duros, él mismo será el que compre por Internet merchandising relacionado con nuestra empresa. Increíble pero cierto. ¿Cómo se lo podrán permitir con estos sueldos? Esa es una incógnita, pero tampoco debe quitarnos el sueño. Lo importante es que se desarrolle tal fidelidad y agradecimiento por haberle metido “en el sector”, que termine idolatrando a la empresa y a la marca, como lo haría cualquier fanboy irracional de Apple. Esos a los que nunca les ha fallado el ordenador ni el teléfono, por el simple hecho de tener una manzana como logotipo. Otra gran incógnita.

pm3

Bueno, creo que por el momento será mejor que me despida, prometiendo aportar nuevos consejos para la industria si alguien lo desea. Si diriges una filial en España de alguna compañía de videojuegos, estoy seguro de que encontrarás de utilidad mis consejos. Claro, que… si ese es tu caso, seguro que ya los conocías todos y los estás aplicando, ¿verdad?

Firmado: Alguien bastante quemado

Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *