Fase Bonus #135: Secret Wars

La semana pasada la sección de El Retrovisor se quedó a medias, ya que la Hobby Consolas venía bastante cargada y consumió el tiempo que debía compartir con la Micromanía. Hoy retomamos el número 46 de esta revista.

135

También tendremos una nueva sección, que estrenaremos con uno de los cómics más entrañables de nuestra infancia: las Secret Wars. Esperamos que sea de vuestro agrado.

Esta entrada fue publicada en Podcast y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Fase Bonus #135: Secret Wars

  1. No he podido evitar el comenzar a releerlo después de escuchar el podcast. Uno de mis comics favoritos de niño, recuerdo que fue una de las pocas colecciones que no vendí cuando en plena fiebre adolescente vendí la mayor parte de mis comics para tener dinero para gastos. Pero esta no, la conservo aún.

    Volviendo a la relectura, qué inocentes eran estos superhéroes, y qué manía con llenar las viñetas de diálogos sobre los poderes de cada uno: ” “Rayos de energía, duelen como el martillo de Thor!, dejarían inconsciente a cualquiera, excepto a mí” “soy superior a todos, excepto a Thor” “Ultron tiene el poder de una bomba H”…todo ello claramente enfocado a que los niños tuvieran claro el ranking de poder de los superheroes y villanos.

    Y como dice Ignacio, que mucha tensión por estar en un planeta del que no saben si van a poder salir, que si hay guerra y que si tal, pero “a ver si termina la batalla para intentar cepillarme a esta que tengo al lado…” jejeje

  2. Para mi resumidamente, las Secret Wars es la serie de Dr. Muerte, Lobezno actua como un psicópata, todos tienen ganas de follar y a la Patrulla X le da hostias hasta la Avispa. Eso si, el Profesor X demuestra varias veces, que de luchar junto en vez de contra Magneto, los mutantes se harian con el poder (algo asi como el What If sobre si el Profesor Xavier se convirtiera en Juggernaut) por que el tio no se corta un pelo en amenazar hasta a Tormenta.

    Por lo demás, me encanto volver a releerla, me gusta muchísimo a pesar de sus fallos, pero es que se tiene que tener en cuenta que el comic esta hecho para que los chavales de entonces compraran los muñecos.

    ¿Qué demonios hablarían Reed Richard y Galactus? Siempre he pensado algo como…”tio o luchas o te juro que me como el planeta entero a sabiendas de que no voy a poder hacer una mierda contra el Todopoderos”

  3. Es un gran hermano de SuperHeroes, un experimento superheroicológico. ¿ Y que se hace en el gran hermano? Pelearse y Follar.

    Bromas aparte es un comic que cumple, no se le puede pedir peras al olmo. La idea es potente pero demasiado simple y el hecho de que sean personajes que provienen de otras series limitaba al guionista (aunque era el mismisimo Jim “Tirano” Shooter) no podia hacer lo que quisiera con ellos.

  4. En resumen y a mi parecer, las Secret Wars fueron bastante flojas tanto en dibujo como en argumento, pero… ¿Y lo que flipábamos en aquellos tiempos de ver a todos estos personajes juntos? Eso no tenía precio.

  5. Pues al final es HOY cuando puedo escucharlo, manda huevos. ya os dire

  6. Una.gran idea comentar revistas como micromania, honbyconsolas o microhobby.Por.cierto me acabo de acordar que aun.conservo el Heart.of.china ,lo compre gracias al análisis de Micromania..

  7. Que grande el heart of china… yo también lo compré ” por culpa ” de la Micromania en aquel entonces.

  8. Este finde, mientras pensaba a qué partido votar en las europeas, aproveché para escuchar los últimos podcast que habéis emitido: Como usuario de amstrad y spectrum que fui en mi infancia, no me pierdo ninguna de vuestras emisiones. Y al ver el título y la imagen de ese capítulo 135… Me emocioné a tope: ¡Las Secret Wars! Aquellos tebeos que guardo como oro en paño y que releo todos los veranos, junto con los 60 primeros números de los 4F de Forum… Si siempre escucho y anoto todo lo que decís con mucha atención (y me parto con vuestra sección “de Warrio”), esta vez lo hice por partida doble. De todo lo que comentasteis (me hicisteis recordar ese 1985 con la misma intensidad que lo ha hecho recientemente el libro “Los chicos que coleccionaban tebeos” de la editorial Panini), hubo dos aspectos que quedaron un poco en el aire y que me gustaría responder:

    El primero tenía que ver con la elección de los villanos y el segundo el tema de la transformación en humano a voluntad de la Cosa.

    Respecto al primero, decir que todo esto tiene que ver con temas comerciales y monetarios. Los personajes que os parecían villanos “de segunda” en realidad eran viejos conocidos de Thor. Coincido con vosotros en que se podía haber escogido mejores adversarios, pero como he dicho un poco antes, la razón de fondo era de tipo económico: En aquella época Marvel Comics Group era una división de otra empresa mayor llamada Cadence Industries Corporation. Durante más de un año, Mario Gabelli (un inversor privado) había comprado acciones de Cadence, movimiento que causó mucha alarma en el ánimo de sus directivos. A resultas de ello, en Agosto del año anterior a las Secret, varios de estos directivos (incluido el presidente de Marvel, Jim Galton) sacaron a la empresa a bolsa para evitar su adquisición. Con esto adquirieron una sustanciosa deuda a corto plazo que necesitaba de un dramático aumento en los beneficios del grupo empresarial para recuperar un buen número de las acciones vendidas.
    Una de las posibilidades para recuperar activos económicos era explotar el merchandaising de los personajes de Marvel… y da la casualidad que en aquellos momentos Kenner (fabricante de la línea de muñecos articulados de La guerra de las galaxias) había alcanzado un acuerdo con DC para producir muñecos articulados de Superman, Batman, Wonder Woman y otros, lo cual provocó el pánico en su competidora Mattel, que había pujado por estos mismos personajes y no los había conseguido: De ahí que cerraran un acuerdo similar con Marvel, impidiendo que Kenner tuviera el monopolio de los superhéroes.
    Lo único que Mattel requería de Marvel era que lanzase un cómic que fuera un gran acontecimiento para coincidir con la línea de juguetes y que el cómic tuviera el título de Secret Wars que eran dos palabras que, según un estudio de mercado que realizaron (como muy bien señalabais en el podcast), volvían locos a los niños.
    Jim Shooter recibió el encargo de pensar ideas para una serie que incluyera el puñado de héroes que Mattel había licenciado: Spiderman, Hulk, 4F, X-Men, Vengadores y (aquí viene el meollo de la cuestión) una docena de villanos (los que aparecen en la historia): era una oportunidad para que Shooter probara a hacer algunos cambios en estos personajes (de hecho, el verano pasado había pagado 220 dólares por una idea no solicitada de un aficionado de Chicago… el traje nuevo de Spiderman).
    Las necesidades económicas provocaron un apresuramiento de la producción de las Secret: Según tengo entendido, el equipo creativo estuvo bajo mucha presión, teniendo que dibujar y rehacer muchas veces diálogos, ilustraciones y líneas argumentales, algo que se nota mucho en el resultado final: poca consistencia en las subtramas, cambios bruscos del ritmo en la historia, distinta calidad en las viñetas…
    El hecho de que el equipo creativo de esta nueva “línea” marvel no fuera una equipo de superestrellas tenía su origen en la crisis que había surgido en la década anterior: Mientras que los cómics de los 60 se leían tanto por los personajes como por sus autores, en los 70 la ecuación se inclinó hacia el lado de los autores. También influyó el hecho de que Marvel se estaba quedando sin guionistas y dibujantes “potentes”: tanto Byrne como Miller estaban absorbidos por sus proyectos (en el caso del canadiense, los 4F y Alpha Flight -series que dibujaba y guionizaba- y The Thing -serie que sólo escribía-; Miller estaba en esa época a punto de abandonar Marvel para ofrecernos con DC su fabulosa obra Ronin).

    Bueno. Creo que me he enrollado demasiado en la explicación de este primer apartado. Voy a procurar ser más breve en el segundo: Respecto a las razones que se comentaban de los cambios de aspecto de La Cosa, en la propia serie que protagonizó este personajes en el mundo creado por el todopoderoso se explicaban las razones de estas transformaciones, algo que también se explicó en varios números que pudimos disfrutar los fans de los 4F (entre los cuales me incluyo: soy un fiel seguidor de esta serie desde el primer número publicado por ediciones Forum): Todo era debido a un “bloqueo mental” que tenía Ben fijado en lo más profundo de su conciencia ante el miedo que tenía de que su novia de toda la vida, Alicia, amaba sólo su forma pétrea y no la persona que había por debajo (el final del capítulo en que Franklin se hace adulto de repente, pierde sus recuerdos, se transforma en un “super” impresionante, se enfrenta a los 4F y hace que Ben vuelva a tener la imagen pétrea de sus inicios -de la etapa Byrne- recoge esto mismo en las últimas viñetas de forma soberbia).

    Espero que estas aclaraciones os hayan ayudado a responder esas dudas que dejasteis en el podcast “en el aire”. Como gran aficionado que soy a los comics de superhéroes (ya desde la época de Vértice, algo que en su momento no me podía permitir por temas económicos, pero que disfrutaba intensamente en los veranos gracias a las lecturas que en los campamentos a los que asistí pude hacer -entre tanto libro que teníamos a nuestra disposición en las sobremesas, siempre había un montón de tebeos para el disfrute personal de aquellos que éramos un poco patosos en los deportes físicos-) y dueño de una estupenda colección “digital” de comics que he ido adquiriendo poco a poco en la última década a través de intercambios de distintos materiales (todo DC y Marvel desde su fundación hasta Junio de 2008), espero que os pueda ser de ayuda en otras dudas que surjan en próximos podcast dedicados a estos tebeos a cinco duros.

    Un abrazo.
    Esteban

  9. Muchísimas gracias, Esteban 😀
    La verdad es que, a mi personalmente, me has aclarado unas cuantas dudas que tenia sobre esta serie. Y lo has explicado perfectamente.
    Por otra parte la figura de Shooter me resulta interesantisima y ya te adelanto que me encantaría que pudiéramos dedicar algún programa a su etapa de Valiant Comics y su relación con el mundo del videojuego, especialmente con mi adorada N64.
    Espero que Ignacio le mole la idea 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *