Maravillosos recuerdos: El ritual del videoclub

¿Sabéis qué echo mucho de menos? Ciertos “rituales” que, con la llegada de Internet, han ido pasando a mejor vida. Y si existía un “ritual” que permanecía marcado a fuego en más de uno de nosotros, era sin duda la visita al videoclub con la llegada del fin de semana.

video

Con la llegada masiva de Internet, desde luego hemos ido mejorando en muchísimas cosas… Pero, ¿qué queréis que os diga? El simple hecho de bajar un viernes por la tarde al “Videoclub Torrero” y plantarte delante de todas esas cajas de cintas VHS puestas en batería, es algo que realmente extraño.

DSC00223

Meterte por las secciones de terror, de comedia o de acción y ver esas pegatinas con los precios. Desde 100 pesetas, hasta las recomendadas por el propio Joaquín Prats, a 500 pts. Imagino que el bueno de Joaquín se tragaba todas las películas que llegaban a los videoclubs y luego decía: “Esta mola, ponle la pegatina” o “¿Cyborg? ¿Estoh qué eh lo que eh? NADA DE PEGATINA”. Pero vamos, que no estoy seguro de si el mecanismo de recomendación funcionaba así.

joaquin-prat

Siendo un pequeño churumbel (como decían los gitanos de mi barrio), mi padre me dejaba acompañarle esos viernes para alquilar películas. Las cintas que a él le molaban, claro está. Pero tengo que decir que mi padre tenía muy buen gusto para seleccionar y “Operación Dragón” o películas estilo “La Grulla Borracha contra el Dragón Dormido” (nombre que me acabo de inventar y el cual ya he registrado convenientemente) fueron cintas que en mi casa se vieron más de una y más de dos veces.

1970-Le-llamaban-Trinidad

Continuando con el ritual, yo, como buen niño que era, siempre intentaba que mi padre me alquilara esas cintas de He-Man y Los Masters del Universo. Películas que igual terminábamos alquilando como cien veces, que a cien pesetas el alquiler, hacen un total de… ¡Un momento, que de Un, Dos, Tres hablaré en su momento!

HE-MAN-AND-THE-MASTERS-OF-THE-UNIVERSE-VOLUME-1

Recuerdo muy bien los dilemas derivados del precio de las cintas… “¿Qué hacemos ¿Alquilamos una de 500 pelas de la más rabiosa actualidad, como Depredador? ¿O un par de 200 y otra de 100?”. La de 100 pesetas estaba muy clara, una de los Masters del Universo, por supuesto… Y las de 200… Alguna de “mucha acción y de chinos”, “de karate del Bruce Lee” o alguna de terror. ¿Habéis visto esa de Critters? Las 200 pesetas mejor gastadas en un videoclub.

5418249054_d04bd52dc7_z

Así eran las visitas a estos establecimientos, donde te podías pegar horas mirando carátulas, las cuales muchas veces no hacían justicia a su contenido. Pero en otras, como El Regreso de los Muertos Vivientes o Noche de Miedo… Hostias… Entraban por los ojos rápidamente.

fright_night_1985

Gracias a esa cultura de alquilar pelis con mi padre, conocí a personajes como Chuck Norris o Michael Dudikoff, y también que cualquier película con el nombre de “ninja” en alguna parte de su título, hacen que ésta gane enteros: “Cyborg Ninja“, “Ninja Apocalypse“… Así que si existe una cinta llamada “Ninja Ninja”, tiene que ser la releche de acción y de chinos. El símil actual sería como cuando ponen “vintage” en el título de un Spectrum a la venta en eBay y te piden 300 pavos. Algunas cosas dan mucho caché…

ninja-guerrero-mortal-bolo-yeung-charlie-chan-vhs-4076-MLA118257763_2618-F

¿Os acordáis de los bonos? ¿Y las sabladas que te metían si devolvías tarde una película en cuestión? Lo de los bonos molaba un montón: ¡Alquílate 10 cintas por la mitad de precio! o ¡Rellena el bono y te regalamos un alquiler! Como molaban esos tiempos… ¡Joder!

Cristal_oscuro

También me acuerdo de lo que molaba ser colega del tío del videoclub: “¡Resérvame Los Goonies! ¡O Batman! ¡O Gremlins!”. Y eso estaba hecho, te apartaba la copia cuando la devolvían y al bajar tú, allí la tenías, esperándote, con esas portadas tan preciosas… Pero, ¿cómo la industria del cine ha podido descuidar tanto el arte de las portadas actualmente?

Los_Inmortales_por_alimpo_vhs_80

Por lo menos en el Videoclub Torrero te dejaban llevarte las portadas de las pelis más baratas, porque si eran de esas de 500 pesetas (sí, sí, de esas en las que Prats decía “¡Pon la pegatina!”), te plantaban la cinta dentro de una caja de plástico blanca que no molaba una mierda.

“Acuérdate de rebobinar la cinta”, te decían… ¿Era algo tan importante, joder? Porque a mí me daba hasta vergüenza. Si en medio de la calle me daba cuenta de que la cinta en cuestión estaba por el final, volvía a casa corriendo para rebobinarla, no fuera que el próximo que la alquilara se quejara y la liáramos.

39130064

Héroes de acción, cine de terror (del de verdad, no del de ahora), episodios de series de dibujos animados, El Festival del Humor de Mortadelo y Filemón, Bud Spencer y Terence Hill o Andrés Pajares y Fernando Esteso… En mi casa daba igual, yo me sentaba en el sofá tanto para ver El Sheriff y el Pequeño Extraterrestre, como Los Chulos o Depredador. Daba igual. ¿La clasificación por edades existía? Si existía, mi padre se la pasaba por el culo y yo le estaré eternamente agradecido por ello.

474_652673473

Y qué rabia daban dos cosas… La primera, las malditas etiquetas de “Alquilado” en las cajas de cintas como Robocop o Bitelchus, las que quería alquilar ese día, vamos. Nada me fastidiaba más que querer alguna cinta y encontrarme con el dichoso cartel, sin saber si estaba recién alquilada, la habían devuelto o la habían roto y nunca la podría ver.

La segunda cosa que me daba rabia era que decirle a mi padre que me alquilara alguna cinta y que al pobre se la metieran doblada con otra cinta del mismo nombre pero no del mismo contenido, como me pasó con Terminator 2 o Los Cazafantasmas. Estos hechos tan dramáticos ya los comenté en un podcast.

los-cazafantasmas-mi-querida-momia-dibujos-animados-vhs-13609-MLA3164897320_092012-F

Otra cosa que me molaba muchísimo era cuando, llegado el lunes y de vuelta al cole, comentabas las pelis que habías alquilado ese fin de semana con todos los compañeros. No existía la palabra “spoiler”, podías decir que al final Ripley se cargaba a la Reina Alien y que al androide lo partían por la mitad, que Harrison Ford al final era un replicante o que el nombre que elegía Bastián para la Emperatriz del País de Fantasía era “Hija de la Luna”.

historia fin

¿Pero en qué momento nos hemos vuelto tan llorones? “¡No me digas quién produce la última de las Tortugas Ninja…!” “¡¡¡OJO SPOILER!!!” Malditos llorones que sois…

Y desde luego no existía nada más molón que un videoclub bien decorado, con los posters de las pelis de estreno o aquellas que querías alquilar. Pósters como los de Desafío Total, Robocop 2 o Pesadilla en Elm Street… ¡Esos pósters eran auténtico objeto de deseo por el que escribe estas líneas!

¿Y los tráilers? ¡Qué tráilers! Cuando los tráilers que te ponían al principio formaban parte de la cinta, tanto como la propia película, o cuando ponían: “Al final de esta película, tiene usted tráilers de futuros estrenos”. ¿Se podría ser más feliz que con un buen puñado de tráilers de Los Inmortales, Cortocircuito o House cuando alquilabas alguna peli?

Otro arte que se ha perdido, el de no hacer un tráiler que te cuente más de media película o que te pongan todos los gags de la futura comedia de los hermanos Wayans… ¡Que vuelvan a aprender a hacer tráilers, hostias!

Más cosas que recuerdo… ¡Ah, sí! Por supuesto, luego llegaría “la renovación” de los videoclubs y el alquiler de juegos para las consolas más populares, hecho que hizo que yo le pudiera dar algo de uso a mi NASA, porque el precio de compra de los juegos era más caro de lo que me había costado la propia máquina.

imperdible-consola-nasa-en-caja-coleccionistas-1651-MLU21641810_7718-O

También conservo recuerdos más frescos de cuando, ya con una edad, me quería hacer socio de algún videoclub chungo, donde tenían VHS pasadísimos y que eran películas de más que de dudosa calidad, pero que oye, no las había visto y eso me jodía bastante.

Hacerse socio en estos sitios era todo un infierno: que si recibos de la luz, recibos de alquiler del piso, fotocopias del DNI, pruebas de ADN, que si muestras de orina… Claro, que al enterarme de cuanto valía una copia de estas cintas para su alquiler, entendía un poco más la situación, ya que les pedían un cojón de pasta por cinta.

Aunque si soy sincero, aún tengo pesadillas con que he alquilado alguna película, yo que sé… Contacto Sangriento, y que no la he devuelto y ha pasado… ¡un mes! Me despierto entre sudores fríos calculando cuánto va a ser la dichosa multa, para darme cuenta de que todo ha sido un sueño y de que nunca me llamaron para devolver esa cinta, me la quedé para mí y punto.

contacto sangriento poster

Aquí os he dejado algunos recuerdos de la época más dorada del cine, bajo mi punto de vista. La era que compartía cartelera con el videoclub, donde cientos de cintas te deslumbraban con sus portadas. Cuando cada alquiler era una sorpresa y no teníamos millones de páginas informando de todo y poniendo fotos hasta de cuando se ve al protagonista de la nueva de Crepúsculo tomando un helado en el set de rodaje.

2

Hasta luego cocodrilo, no llegaste a caimán… Hasta luego cocodrilo…

Internet nos ha dado muchas cosas, sin duda. Pero ha matado otras, como la sorpresa. Porque, seamos sinceros, podemos mirar las páginas o no, pero entre Twitter y cualquier otro medio, podemos ver la misma foto repetida mil veces o el anuncio de cualquier cosa al segundo, así que sí, para mí Internet ha matado la sorpresa, la cual disfrutábamos en nuestra infancia.

Venga tíos, no os cortéis, ¿cuál es esa peli que habéis visto alquilada como mil veces? ¿Cuáles eran vuestras películas favoritas de aquella época?

Acerca de gatts

Presentador y co-creador de Fasebonus.
Esta entrada fue publicada en Artículos, Cine y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Maravillosos recuerdos: El ritual del videoclub

  1. Qué grande y cuánta razón. Creo que una de las pelis que más he podido quemar fue Depredador.

    Precisamente ayer me pillé el bluray de Cristal Oscuro. Qué recuerdos macho. Pero nada que ver con esa sensación de tener en la mano las cintas en VHS. Y eso que las portadas de los bluray me suelen gustar bastante. ¿Y esas cintas que teníamos grabadas de la tele, y les poníamos una fundita de plástico duro y una carátula fotocopiada?

  2. mi padre alquiló un finde Terminator 2 nada más que salió en VHS en el videoclub Las Fuentes y debimos devolver la cinta más rayada y con ruido al verla de todo el videoclub.. Debió ponerla en modo bucle en nuestro recien estrenado video durante dos dias enteros, y cada vez que entrabamos en el comedor había alguna escena super espectacular y nos quedabamos los dos con cara de embobaos mirando la pantalla de televisión mientra oíamos a mi madre decir: “pero es que vais a estar todo el santo día pegaos a la televisión o qué??! xD Que recuerdos.. Magnifico articulo Ignacio. Seguíd así por favor 😉 Saludos a todos

  3. Aqui va otra de confsiones… A mi, ya lo he dicho otras veces, me controlaban mucho lo que veia… ¿resultado? Bien. NUNCA he visto conacto Sangriento, ni Cyborg, ni las mas famosas de Chuck Norris. No bromeo. Aun no se como logré ver Delta Force. Y er… A Dudikoff lo conozco de oidas. De He man si que vioi, pero ya sabeis “ponle una de dibujos a los crios”.

    Y tampoco Le llamaban Trinidad

    Si, yo tambien iba al videoclub, pero joder, salia enrabietado las mas de las veces. Mientras mis compañeros de clase veian a Chuck norris repartir ostias como panes, yo me tenia que tragar alguna que no me hacia maldita la gracia. Creo que debi de verme todas las de los Marx o casi.

  4. No se por qué, pero según he leído esto, las pelis de videoclub que me han venido a la mente son las de los Kung-fu Kids xD.

  5. Joder Ignacio, creo que hemos tenido la misma infancia 😀 😀
    Hoy en dia considero a la nes como el spectrum. Todo el mundo (bueno, casi) la tenia porque era la consola mas barata del mercado. Y ojo, todo el mundo (bueno, otra vez casi) nos hemos criado con una nes clonica porque era mas barata aun que la original.
    Casi todo el catalogo de nes que jugué en la época fue gracias al alquiler, costumbre que segui con mi flamante supernintendo. Juegos propios llegué a tener cuatro o cinco nada mas, pero que gracias a los videoclubs, jugue a la mitad del catalogo por lo menos 😀

    Lo de acerse amigo del dueño del videoclub tambien me paso a mi, y era lo mejor cuando esperabas un estreno, incluso me la dejaba mas barata si veia la peli y se la devolvia tras acabar de verla, o me la cambiaba por otra.

    Opino lo mismo que tu con que internet ha matado toda esa sorpresa que teniamos antes (aunque tambien nos salva de verdaderos bodrios) Lo bueno es no mirar demasiada informacion hoy en dia, o incluso ver una pelicula o jugar a un videojuego una vez pasada la vorágine del estreno, meses mas tarde sin ver nada sobre ellos (ni siquiera trailers). Eso me pasó con God of War 2, cuando ya estaba la play 3 en mercado. Habia oido hablar de ese juego pero no habia visto nada sobre él, y me sorprendio muchisimo. Por eso hoy en dia, conozco los estrenos de algun juego pero no quiero meterme en detalles y sobreinformacion, para cuando descubra el producto, lo acoja con mas ilusion.

  6. ¡ Grandes recuerdos de Videoclub ! Yo siempre pedía a mis padres que me alquilaran cintas de dibujos de Los Transformers y He-Man… vaya recuerdos.
    os
    En lo de internet toda la razón. Es una potente herramienta que nos brinda todo tipo de información, videos, fotosy todo al instante, y por eso mismo es interesantísima y brutal y al mismo tiempo un arma de doble filo, pues puede cargarse -como es el caso que te ha llevado a escribir el artículo- emociones, procesos , sorpresas, impaciencias que vivíamos intensamente, etc El exceso de información también tiene sus contras. Más de un caso conozco desbordado por tal efecto, Al final ni lee nada, ni mira nada, por el agobio que le ha supuesto o por la facilidad de acceso a esa info o video.

  7. Para mi,quizás este tema sea algo más que un gran recuerdo,durante un tiempo fue incluso una salvación espiritual,direis que soy un exagerado,pero siendo yo muy niño una enfermedad bastante chunga me retuvo en cama nueve meses…imaginaos,no teníamos video y en aquella época los dibujos y programas infantiles no eran como hoy día a todas horas y con muchos canales para elegir,mis padres entonces decidieron comprar uno el vhs aun no existía,creo recordar y compraron un beta que les costó buenas perricas 100.000 pts casi ná,el caso es que me ví toooooodas las que había en el videoclub estuvieron mis padres haciendo viajes una y otra vez jajajaja fue una gran medicina si señor,gracias por otro excelente articulo un saludo.

  8. Menudos recuerdos. La verdad es que si que se encuentra mucho a faltar esa época y el como el tener que escoger una película era todo un ritual mirando caratulas, fotos traseras, leyendo sinopsis…. que mas tarde tenias que convertir en negociación si tenias un hermano.

    Todo un ritual al que no faltabas cada viernes y con suerte también poder sacar algunos durillos de los ahorrados para comprar algún juego de Spectrum sin que te descuadrase demasiado las cuentas y comprar algunas chuches para acompañar la peli, eso era la pura esencia de un viernes de los 80.

    Buen articulo, pero como siempre nos vas a matar de nostalgia.

  9. Como se hecha de menos esos momentos en el Videoclub. Yo en su día era socio, o mis padres vaya, de varios de ellos. En el primero que nos apuntamos, cuando aún había la sección con vídeos Beta y 2000, durante una buena temporada, por cada película que alquilabas, me dejaban (bueno, supongo que a todos los críos, no solo a mí), una película de dibujos. Imaginad, poderse alquilar por “la patilla” una cinta de dibujos con cada peli. Pues no me vi capítulos de He-Man así.
    Luego estábamos apuntado a otro, sobretodo por que era más grande, y cuando sacaban alguna novedad, podían traer hasta 15 copias. Menudo subidón me llevé al alquilar el primer día la peli de Robocop 🙂
    Luego en otros 3 videoclubs, esto ya algunos años más tarde, aparte de pelis, tenían para alquilar muchísimos juegos de Nes, Snes, Megadrive, Master, Gameboy…menuda pasada. Cada finde caían un par de pelis y algún juego. Sobretodo era espectacular uno de ellos, que sobretodo en los juegos de Snes, hasta las novedades en Japón y USA, te los traían a los pocos días de salir. En otro incluso te alquilaban las consolas, de forma que podías alquilar la consola “rival”, y también te dejaban jugar como en un recreativo, pagabas 100 ptas, y jugabas un buen rato. Y hasta usaban el Wildcard y el Profighter en las Snes y Mega en plan piratilla.
    Luego ya vinieron los cajeros 24 horas, y ahí se empezó a perder un poco la magia de aquellos años.

  10. Fernando Cabrera (nandius_c)

    Qué recuerdos! No se me olvidará que las primeras pelis que alquilamos fueron ‘Asterix el galo’ y ‘007, panorama para matar’ (la clásica combinación de acción y algo de comedia, jeje). Ambas las vimos varias veces, supongo que movidos por la novedad y por el hecho de querer amortizar el alquiler :D.

    También recuerdo que mi padre tenía una especie de cheques de Galerías Preciados y alquilábamos pelis allí (sí, sí… había un videoclub dentro de Galerías Preciados). De esa época, no me preguntéis por qué, recuerdo pelis como ‘Firefox’ (con Clint Eastwood) o ‘Daryl’… lo sé, lo sé: los caminos de la memoria son inescrOtables xD.

    Otro temita del que seguro que muchos de nosotros podríamos estar hablando horas… y otro maravilloso ritual que se fue.

  11. Bueno, bueno. Cuando Ignacio me pasó el texto antes de publicarlo nos dimos cuenta de que habíamos pasado por muchos momentos similares, y en cierto modo, hasta me dió la sensación de que incoscientemente Ignacio y yo aún estando cada uno en una parte del país, hemos ido de pequeños al mismo videoclub 😉

  12. es curioso que coincidamos en lo de la visita al videoclub el viernes, al salir del cole. Yo intentaba visitar todos los videoclubs de la zona para anotar en una libreta los nombres de las pelis de terror, luego las pasaba a otra libreta donde las tenía ordenadas alfabéticamente y anotaba las que ya había visto. Vaya tela.
    Recuerdo que la primera peli que alquilamos en casa cuando compramos el VHS fue “Al Este del Oeste”, ahí es nada!

  13. ¡¡¡TODOS SOMOS IGNACIO ZARRANZ!!! XDDD

  14. Cuanta razón tienes, aun recuerdo cuando los videoclubs afloraban, había uno en cada esquina (literalmente) en algunas calles hasta 2 y 3, al menos en la zona donde yo vivía, Badalona y Sant Adriá, y discrepo un poco en lo que dices de los recibos de la luz y todo eso… al principio del boom no te los pedían, eso llegó un poco más tarde, al principio con el DNI bastaba, y lo digo porque era cuando me dediqué a coleccionar tarjetas de socio de videoclub xDDD, algunos de ellos eran como franquicias, como el Prim, Zahinos y algunos así.
    Que casualidad haber leído este genial artículo, por que ultimamente recuerdo mucho aquellos tiempos, cuando a veces tenías que esperar dentro de video club a que el anterior cliente devolviera la película y uno ya la tenía reservada, o cuando las alquilaba con el afán de copiarlas de Beta a VHS y cosillas así, la verdad que los video clubs me traen muy buenos recuerdos, y también recuerdo cuando empezaron a decaer y los iban cerrando uno a uno…. una pena:
    Lo que son las cosas, ahora estoy viviendo en Los Ángeles, y puedo decir que aquí aunque pocos aun quedan video clubs, y lo más curioso es que la gran mayoría de ellos tienen… cintas VHS!! sí! como lo leeis, películas y dibujos animados para alquilar, y no una ni dos si no varias estanterías repletitas de clásicos en VHS… incluso conozco un video club que tiene una estantería llenita de juegos de Nintendo 64 para alquilar…. increíble!

  15. Salir del cole un viernes lluvioso por la tarde, comprar chuches en el kiosko, entrar al videoclub y moverte entre estanterias mirando las portadas de las cintas y escuchando la lluvia golpear en el escaparate, llegar a casa y tirar la mochila en la cama, ponerte a merendar y ver la peli por primera de las 10 veces que la verás en todo el finde….puede haber algo que produzca mas nostalgia??¡¡¡

    Recuerdo un fín de semana que estaba enfermo y mis padres se fueron a una boda, me dejaron con mis abuelos y me alquilaron Loca Academia de policia 4 y 5, era terminar una y poner la otra y viceversa, la de veces que pude verlas en 2 días.

    Gran artículo Ignacio, saludos.

  16. Pingback: Maravillosos recuerdos: Los salones recreativos | FaseBonus.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *