Mi pequeño Spectrum 48K: La máquina más grande

La revista Microhobby publicaba su último número, el 217, y con él, prácticamente decíamos adiós oficialmente a la vida comercial de nuestro Spectrum.

MH217_01

En mi caso, aún tardé bastante en creerme que esta revista no iba a regresar a los quioscos por todo lo alto, porque en sus páginas no nos mandaba un “adiós”, sino un “hasta luego”. Y esta fue mi creencia durante algunos meses, ya que todavía quedaban juegos de los que hablar. Fuera de sus páginas se quedaron Cruzada Estelar o Street Fighter II, por ejemplo. Pero mi creencia en el regreso de la publicación no era tanto por no querer ver la realidad del asunto (que el Spectrum se moría), sino por no querer ver mi propia realidad: aún tardaría mucho en comprarme otro ordenador más potente y quería que Microhobby no abandonase las noticias sobre la máquina, las demos, los juegos completos…

Pcmania nº2_thumb[4]

Pero aún con todas mis esperanzas puestas en ella, Microhobby no regresó nunca. Tan solo la llegada de PCManía me hizo sentir que nuestra vieja amiga regresaba a los quioscos.

Mientras intentaba por todos los medios hacerme con un ordenador dentro de mis posibilidades, el Spectrum no me abandonó. Estuvo hasta que su membrana de 48k aguantó, dándolo todo, haciendo que aún recuerde esas noches y esas tardes en las que todo el mundo hablaba de su nueva consola o su nuevo ordenador de 16 bits.

wwf

Aunque impuesto por la precaria situación económica, disfruté de muchos juegos en aquella época de agonía de nuestro Spectrum. Las casas dedicadas a la venta de software se querían deshacer del stock que tenían para estas máquinas, de modo qeu vendían sus cintas a precios muy asequibles. El Corte Inglés, aún tenía una sección de juegos para las máquinas de 8 bits muy potentes, con títulos como WWF Wrestlemania, Double Dragon 3, Heroquest, Tortugas Ninja 2 o Terminator 2.

Spectrum+

A la escasez de nuevos lanzamientos para Spectrum, yo tenía que sumarle otro duro handicap: mi Spectrum era el 48+ y muchas compañías como Ocean ya habían dejado de fabricar juegos para esta plataforma, habiéndose centrado en su versión de 128K. Juegos de una calidad tan “casi de recreativa” como Navy Seals o Pang, nunca podrían ser ejecutados en mi pequeño ordenador. También vi pasar por el rabillo del ojo otras joyas que únicamente se podrían ejecutar en un 128K, como Saint Dragon o el genial Rodland.

Rod_Land_car

Yo seguía acompañado de grandes juegos y aún sin tener ese 128K, nunca me faltaron títulos nuevos a los que jugar, y sobre todo, poder hacerme con grandes joyas que sí entraban en los 48K de mi máquina, aunque fuera con multicargas y sin apenas sonido.

Lone Wolf

Recuerdo como si fuese ayer cuando mi último encargo al Centro Mail llegaba a casa. Dentro del paquete me esperaban juegos como Lone Wolf o el brutal Extreme. O cuando ese amigo de la infancia, llamado Nacho, me llamó corriendo para decirme que se había comprado la versión para Spectrum del Space Crusader y que ponía que funcionaba en 48K.

Extreme

Mientras tanto, pude intercambiar o comprar casi a precio de risa un buen montón de juegos para mi ordenador, haciendo que en mi casa no existiera tiempo para el aburrimiento, ya que tenía todos los géneros a mi alcance.

Tai-Pan(ErbeSoftwareS.A.)

Sim City funcionaba perfectamente en 48K, así como Laser Squad o Taipan. Con esto tenía mi buena ración de estrategia, sin olvidarme de Space Crusader, claro. Si venía algún amigo a casa, rompíamos caras y piernas con Golden Axe o Target Renegade. Si quería relajarme y darle al coco, con Puzznic, Pipemania o el genial Block que regaló Microhobby, podía hacerlo, para mí es el mejor Tetris que ha tenido esta plataforma, capaz de fundir mis pobres neuronas.

14bMH193

¿Qué quería un poco de deporte? Michel, Simulador Profesional de Tenis o Butragueño siempre estaban dispuestos para cargar en el cassette. Como cuando quería defender mi planeta de cualquier invasión, ahí estaban R-Type, Nemesis o Xenon haciendo su función.

MichelFutbolMaster_2Front

Tenía un buen montón de adaptaciones de pelis a los circuitos de mi Spectrum, como Robocop, Batman the Movie, Razas de Noche, Cazafantasmas II… Siempre me he sentido atraído por las conversiones de cine a videojuego. ¿Vivir aventuras inmersivas? ¡Claro que podía! Nosferatu, The Movie, Back to Skool o las aventuras conversacionales tipo Cozumel o Los pájaros de Bangkok se encargaban de eso.

NightBreed

¿Que no tenía dinero para recreativos? Tenía conversiones como Shinobi, Altered Beast, Gren Beret, Gauntlet , Shadow Dancer o Tortugas Ninja 2. Muchos diréis, “sí, serían más o menos buenas o malas conversiones, pero no eran la recreativa”. En mi caso, muchas veces, solo podía estar en los recreativos mirando como jugaban los demás. Si mi madre me daba algo de dinero, por poco que fuera, intentaba ahorrarlo para comprarme algún juego que ninguna persona de mi clase tenía, aunque siempre tenía cinco duros para jugar a Aliens o Robocop 2 en recreativa ¡Que no tenía tanta voluntad hombre!

pc-286x

Mi Spectrum moría comercialmente, eso era indiscutible, pero mi 48K luchó hasta el final. Hasta que su membrana empezó a fallar y dejaron de funcionar teclas. Pero el cabrón aguantó lo suficiente como para que me pudieran comprar un PC, parecía que lo olía el muy canalla y pensara “tranquilo Ignacio, yo aguanto todo lo que pueda, que algún día llegara mi sustituto y yo podré descansar”. Y así fue, llegó un 286, que para mí era medio mundo, siendo el otro medio, mis amigos, pero en unos meses y tras hacerme con ese emulador llamado Z80 o el emulador de Pedro Gimeno, los juegos de Spectrum volvían a visitar mi habitación, otra vez más, como aun hacen a día de hoy siempre que puedo.

hqdefault

Yo no pude disfrutar de un “128k” hasta que no me compré mi primer PC, un 286 a 16 MHz. de segunda mano, pero que era suficiente para ejecutar ese emulador llamado Z80 y que tenía soporte para ese modelo de Spectrum, descubriendo ante mí casi una nueva biblioteca de juegos, ya no solo los exclusivos de 128, sino los juegos que había jugado en el más absoluto silencio, ahora cobraban otra nueva vida para mí. Ya no sonaban solo pitidos, ni mucho menos, en mis propios oídos por fin sonaban las melodías de juegos como Batman the Movie, Robocop, Target Renegade o AMC, juegos que musicalmente hacía que flipara cuando los escuchaba en casa de este amigo llamado Nacho, ya que él tenía un espectacular +3 que espero que aun conserve y le meta caña alguna vez.

Así que aquí queda mi agradecimiento oficial a esa pequeña máquina, poco más grande que el cassette donde cargaba los juegos, con sus 48k de memoria estropeados y que lo dio todo hasta el final. Si en toda mi vida he aprovechado una máquina hasta la última gota, fue sin duda este pequeño ordenador y su relevo, ese maquinón que era para mí, el 286.

Así que tranquilo amigo, que ya puedes descansar, que cumpliste tu cometido a la perfección. Aguantaste hasta la llegada de tu relevo e hiciste de mi vida algo mucho más feliz.

Plotting

¡Esta misma noche, quedamos, aunque sea virtualmente, que te voy a enseñar cómo se me da a día de hoy jugar al Plotting!

Acerca de gatts

Presentador y co-creador de Fasebonus.
Esta entrada fue publicada en Artículos, Ordenadores y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Mi pequeño Spectrum 48K: La máquina más grande

  1. ¿Sabes una cosa, cabronazo? Me has emocionado… :´)
    Te podrás imaginar lo muy identificado que me he sentido con tu historia y mi hermano podrá atestiguar lo doloroso que fue para nosotros decir “hasta luego” a nuestro querido Spectrum.
    Lo cierto es que las sensaciones de esos años fueron agridulces, y oscilaban entre el deseo de una máquina infinitamente mas potente y la pena por renunciar a ese pequeño trasto que tantísimos buenos momento nos regalo en nuestra infancia.

    Lo dicho, de todo lo que has escrito lo que mas me ha emocionado. Gracias.

  2. Es algo que echo mucho de menos. Me refiero al exprimir tanto nuestras máquinas. Creo que las últimas que exprimí como un cabrón fueron la N.E.S. y la Mega Drive, y aún así todavía me queda algo de canela fina por probar. Me parece impensable fundir así una máquina a día de hoy.

    Incluso las nuevas generaciones no aprecian sus máquinas y nada más salir una nueva, la tienen en su punto de mira sin valorar todo lo que queda por machacar.

  3. Gran artículo, muy emotivo. Espero que conserves ese 48k a modo de recuerdo, o mejor aún, le hayas cambiado la membrana para que siga operativo.

    Nosotros también fuimos de los que engancharon la emulación con la llegada del PC (a los pocos días ya teníamos el emu de Pedro Gimeno en marcha), con lo cual nunca desconectamos de los 8 bits. Parece que es un patrón bastante seguido: muerte de los 8 bits = compra de PC = primeros emus

    ¡¡ Salu2 !!

  4. Ains, lo que me has hechio recordar, so perfido 😉

  5. Compañero, mucha nostalgia me has hecho sentir al recordar mi caso, similar al tuyo pero con la atari 2600 o la nes. No tenia pelas para comprar juegos pero todos los fines de semana me alquilaba un juego. A mi tambien me has emocionado al leerte en estas lineas.

    Gracias a ese recuerdo que compartes, le tengo cariño a este ordenador, que la vi de pasada en casa de mis vecinos y no pude exprimir en la época, siendo hoy en dia cuando descubro juegazos para esta modesta maquina.

    Con respeto a las conversiones arcade, vale que no era lo mismo, pero en esa epoca de escasez, te satisfacian temporalmente tus ansias de esos juegos tan superiores que veias en los recreativos. Es a dia de hoy, cuando puedes comparar versiones, ver las diferencias y carencias de unas y otras, y el salto es abismal. Pero en esa epoca, el poder controlar a dibujos animados (es lo que pensaba y me gustaba de jugar a los videojuegos) y poder tener lo mas parecido a una recreativa en casa, es lo que te hacia soñar con los ojos abiertos.

  6. Fernando Cabrera (nandius_c)

    Con los ordenadores y las consolas, hoy en día, sucede lo mismo que con tantas otras cosas: han perdido parte de su valor por lo sencillo que resulta actualmente para los chavales conseguir todo aquello que desean. Puede que me equivoque, pero no imagino yo a los niños que ahora tienen 8 o 10 años recordando su PS4 o XBox One con el cariño con el que nosotros recordamos nuestros Spectrum, Amstrad, NES o cualquiera que fuese el sistema que pudimos disfrutar cuando éramos niños.

    Internet y la banda ancha (que tantas ventajas tienen!) son en parte culpables de todo esto, pues ha puesto al alcance de la mano (o dicho de otra forma, a un click de distancia) el catálogo completo de casi cualquier plataforma. En los 80 si tenías 5 juegos de Spectrum en la estantería… tenías 5 juegos de Spectrum en la estantería! 😉 Y si querías otro pues te tenías que joder. Bueno, eso o acercarte al Galerías Preciados o videoclub más cercano a comprarlo… o ir a casa de un amigo a “mendigar”, jeje!

    En fin, aún siendo informático y un activo usuario de Internet, no puedo evitar echar de menos aquellos tiempos en que para conseguir un juego, por ejemplo, había que hacer cosas tan “poco habituales” hoy en día como caminar o hablar con otro ser humano cara a cara. Mira qué éramos raros, eh? 🙂

  7. El spectrum estuve muy cerca de tenerlo,sólo lo pude disfrutar en casa de unos primos pero era una máquina increíble,GATTS me ha gustado mucho este pequeño articulo yo tengo el número 125 de esta revista si no la tienes me gustaría regalartela,despues del trabajazo que os pegais todos y lo que disfruto con esta web creo que te lo mereces,dime algo por privado o se lo dices al Murciano,un saludo.

  8. Pues muchas gracias por los comentarios! No sabia que os justaria tanto!

    @Retroviciado, pues muchísimas gracias, habla con Murciano y os poneis de acuerdo, y muchísimas gracias, de verdad!

    @Robe Este ordenador me lo regalo un familiar cuando yo rompi el mio, este familiar tenia también el +3 y me dio ese 48k, al romperse la membrana se lo llevo para cambiársela, pero nunca mas supe de el.

    Ahora tengo un 48+ GRACIAS AL MOJON ANJUEL, que me lo trajo un dia.
    Le hice una operación a corazón abierto para arreglarle la membrana y ahora funciona perfectamente.

    Sabeis que el Spectrum es mi ordenador de corazón, pero es que seria la versión 48k, que es la que yo tuve, que tiene un merito increíble esa maquina.

    Lo dicho, muchas gracias a todos por los comentarios.

  9. Muy buen articulo, en verdad un placer leerlo.
    En mi caso tuve que reemplazar la palabra Spectrum por Commodore y en cierta medida Microhobby por Micromania.
    Eso si, tambien me siento identificado con la llegada de PCMania que compraba religiosamente, aunque creo que para esa epoca ya me habia pasado al Commodore Amiga (para mi hasta hoy en dia sigue siendo un verdadero “monstruo” entre los ordenadores)
    Saludos desde Argentina y felicitaciones por el articulo.

  10. Joder que articulazo Ignacio!!!

    Yo tras unos días en cama con gripe llego y me encuentro con esto.
    La verdad es que cuando uno lee esta serie de artículos o no viviste esa época ó eres un T1000, si no es imposible el no emocionarte al ver esta clase de artículos.

    Felicidades tío me ha encantado.

  11. Precioso el artículo, si señor. Yo de Spectrum guardo unos recuerdos muy vividos, y siempre me repito pero es que es verdad, recuerdo más cosas relacionadas con los videojuegos que de cualquier otro ámbito.

    Eso si, exprimir, exprimir hasta límites dantescos, sobre todo me quedo con DOS y con la Super Nintendo. Del primero no se cuantos cientos de juegos pude pasarme, cantidades industriales; y de la Super eran dos alquilados a 600 pelas (ambos) de viernes a lunes que tenían que caer si o si, llegaba a ponerme el despertador a las 8 de la mañana tras acostarme a las 2 o las 3, daba miedo xDD

    Joder, si es que es verdad que hoy en día no se valora una puta mierda las consolas nuevas. Giro la vista y tengo como 12 o 13 juegos sin pasarme entre 360 y Play 3, y varios de ellos sin tan siquiera empezar, muy triste… Y ahora me pongo a pensar y me doy cuenta de que el último que me he pasado ha sido el Final Fantasy VI en un emu para PSP, por eso de estar tumbado jugando tranquilo. En fin.

  12. Bueno ya te lo han dicho todo por aquí. Alucino de lo bien que ha mejorado tu escritura en los últimos tiempo Ignacio. A mi también me ha llegado a lo mas hondo. Gracias por el viaje al pasado 😉

  13. Muy emotivo el artículo. Todo un golpe al corazón de los que vivimos esa época gloriosa. Mi primer ordenador fue un Sinclair 1500 (16k de memoria, sin sonido y en blanco y negro) en 1983. De allí salté, en la navidad de 1985, al Commodore 64 (muy popular en Argentina por aquellos años), luego al Commodore 128 y a comienzos de los 90 tuve mi primer PC 286. Todo lo relacionado con aquellos años para mi es sinónimo de FELICIDAD. En esa época había una magia que hoy no existe. Mucho tiempo estuve intentando descifrar el origen de ésa magia. Y creo haber encontrado la respuesta no hace mucho. Aparte de la añoranza de los años de infancia (generalmente siempre felices ya que no teníamos los compromisos y problemas de la vida adulta) se encuentra el echo de que nosotros tuvimos la suerte de ser testigos en directo de una época de descubrimientos. Nosotros vivimos el comienzo de la aventura. Todo era nuevo. Todo era sorpresa. Todo era mágico. Eso hoy ya no se siente. Ya no hay sorpresas. Ahí radica el quid de la cuestión y la explicación del porque todos los que vivimos aquellos años los añoramos tanto y no podemos evitar una sonrisa al hacerlo.

  14. Emotivo y sentido artículo que más de uno podemos compartir. Mh 217 fue una estocada, el final real de nuestra máquina y sigo pensando que ellos lo sabían, sabian que jamás volvería la revista pero le quisieron dar un velo romántico y nostálgico.

    No tardo en aparecer, para pc, su sucesora espiritual PCmania con el emu de gimeno… casualidad? No creo.

    Afortunadamente mi spectrum de antaño sigue a tope como el primer dia y espero siga por más años, mi querido plus 2 gris…. AMSTRAD los hizo resistentes.

    Un saludo
    Javi ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *