Bianca Trump: Sexo, drogas y armas sin licencia

No hace mucho recordábamos las clásicas películas porno que nos ofrecía Canal Plus. Hoy vamos a recordar a una de sus semidiosas, protagonista de éxitos de la talla de Los Vigilantes de la Playa X (y sus chorrocientas secuelas), Determinator 2, Eduardo Manospenes 3 y muchos, muchos más. Hoy vamos a recordar la rocambolesca historia de Bianca Trump, una actriz neoyorquina de origen italiano nacida bajo el nombre de Wendy, siendo la única mujer y la menor de siete hermanos.

biancatrump1

Bianca Trump emergió en el cine porno alcanzando la fama allá por el 91. Algunas de sus escenas, su arte con la boca, sus mamellas, el no tener reparos en darle a pelo y a lana y el conceder un buen número de entrevistas en los medios apropiados la catapultaron entre lo más alto. Pero Bianca nunca se limitó a ser una mera actriz, también compaginaba su profesión con otras actividades como la prostitución.

Fue a mitad de su carrera cuando ya demostró que apuntaba maneras, al protagonizar un sonado robo a mano armada contra algunos de sus anteriores clientes, acompañada por un par de ex-convictos. Fue detenida, pero la vida le dio una segunda oportunidad. Oportunidad que aprovechó para meterse en más follones. Estuvo dedicándose a esto de las películas guarras durante ocho años, en los que llegó a grabar más de 130 cintas, nada menos. En 1999 sus tetas reventaron. Los implantes explotaron y la silicona le causó graves problemas de salud, lo cual tomó como una señal para jubilarse.

biancatriump5

Pero ya se sabe que la fama y el dinero rápidos suelen pasar factura, y tras abandonar la industria de los vídeos para adultos las cosas se empezaron a torcer un poco. Poco después de su retirada, se hizo famosa por dar la nota en su vecindario. Parece ser que se volvió una racista de tres pares de narices, especialmente con los negros, a los que hacía la vida imposible. Si algún afroamericano pasaba cerca de su casa, no dudaba en insultarle, escupirle o llamar directamente a la policía. Tanto fue así, que al final tanto sus vecinos de color como las propias autoridades se cansaron de ella. En 2001 un grupo de quince vecinos se organizaron para arrinconarla y forrarla a hostias. La policía, después de tantos avisos absurdos, ni siquiera acudió a socorrerla. No dudó en demandar a las autoridades, aunque el caso no llegó a más y se comió un colín.

Unos meses más tarde, fueron sus propios vecinos los que alertaron a las policía al escuchar disparos provenientes del interior de su domicilio. Una patrulla de SWAT llegó rápidamente a su casa. Bianca les abrió la puerta y le quitó hierro al asunto, explicándoles que se había descuidado un poco con la escopeta, pero que todo iba bien. Por algún motivo esta explicación no les convenció, pues se la llevaron y la internaron en un centro psiquiátrico.

biancatrump3

Pero la vida le dio otra oportunidad y después de sus vacaciones en aquel hospital psiquiátrico, al salir se dio cuenta de que algo importante se estaba cociendo: Internet. Se hizo con un ordenador, se conectó a la red y comenzó a frecuentar foros con gente afín a su ideología, llegando a hacer buenas migas con grupos como Nación Aria, racistas empedernidos y fervientes defensores de la supremacía aria. Para ser aceptada y encajar, Bianca se inició en el arte de los tatuajes y se hizo varios. También aprovechó Internet para recuperar su nombre artístico y volver a probar suerte con el porno, que es lo único que le había dado dinero de verdad.

Abrió su propia página web en la que se colgaban sus vídeos a disposición de los suscriptores, pero ni por asomo contaba con la fama y el éxito de antaño. Al final, abandonó el proyecto y terminó arrimándose a Richard Girnt Butler, reverendo de la Iglesia de Jesucristo y líder de Naciones Arias. El problema es que Bianca, tras su negocio fallido había estado tirando de cheques falsos y tarjetas de crédito robadas para llegar a fin de mes. A finales de 2003, fue detenida mientras intentaba coger un vuelo en compañía de Butler. Éste ignoraba su pasado como actriz porno, y cuando todo se destapó fue rechazada del grupo. Una cosa era chupar por dinero, pero otra chupar a negros. Eso sí que no.

biancatrump6

Las cosas se pusieron verdaderamente feas para Bianca Trump, sobre todo cuando se llevó a cabo un registro de su casa, encontrando multitud de tarjetas de la Seguridad Social robadas, armas sin licencia y pruebas de un buen número de delitos. Lo cierto es que las cosas se le pusieron muy feas, pues ya no solo se trataba de los juicios por estafa, hasta el punto de que terminó liándose con su propio abogado, a fin de probar si así tenía más suerte. Lo curioso del caso es que su abogado era negro.

Poco después, y antes de que finalizara el juicio, fue detenida por posesión de anfetaminas. Cuando los agentes consultaron su ficha y vieron que tenía antecedentes con armas, tomaron precauciones. Bianca quiso demostrar que no llevaba encima ninguna arma, por lo que con toda su buena voluntad vació su bolso en el capó del coche… Armas no había, pero en el bolso llevaba un montón de drogas que hacían que el asunto de las anfetas fuese cosa de chiste. Esto no ayudó precisamente a que el juicio le resultara favorable.

biancatrump2

Un año después se declaró culpable de delitos como el asalto, secuestro y la falsificación, siendo condenada a tres años y medio de cárcel.

Bianca, también conocida con el nombre de Christine Smith o Wendy Christine Iwanow (su verdadero nombre), contrajo matrimonio allá por 2005. Pero parece ser que la cosa no llegó a cuajar. Actualmente poco se sabe de ella, pero ahí queda el recuerdo de toda su filmografía, para la posteridad y las solitarias noches de los fines de semana.

Y ya sabéis niños/as, a veces el dinero rápido y la industria del porno no son precisamente las mejores compañías. Salir puede ser bastante más complicado que entrar.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Cine y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Bianca Trump: Sexo, drogas y armas sin licencia

  1. Menuda vida, en el fondo da pena y todo la mujer.

  2. Madremía… qué historial :O

  3. A mi lo de que le reventaran las tetas me ha hecho partirme el ojal 😀

  4. Uffff, imagino que todas/todos las actrices/actores porno, no acabaran tan mal de la cabeza como esta mujer, porque menuda tela.

    Por cierto Eduardo Manos de Pene, puede ser la película porno que mas veces he dicho el titulo pero que jamas he visto…

  5. El esperma contiene mucho mercurio que se acaba alojando en el cerebro provocando muchos cuelgues en mujeres de 8 bits.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *