Segundas oportunidades: Double Dragon III

Acabo de darme cuenta de que varias de mis opiniones sobre algunos juegos están cambiando poco a poco. Normalmente a mejor, eso sí. Juegos que antes no tenía en buena consideración se están empezando a abrir un hueco en mi duro corazón.

Goodies

Uno de esos juegos es Double Dragon III en su versión Spectrum, juego mencionado mil veces en el programa y un título que aunque nunca me ha parecido malo, sí algo regular.

Lo primero, decir que mi primer acercamiento a este juego fue en una Microhobby que venía acompañada con una demo que no pude probar en mi casa, ya que la conversión de The Sales Curve es exclusiva para 128K (hijos de puta).

Publicidad

Lo que sí pude hacer fue jugar a su versión de Amstrad cinta, en casa de un colega que he mencionado muchas veces y que tenía un Spectrum +3. Versión con un bug tremendo que no me dejaba terminar el tercer nivel…

Pasando de historia, la cual consiste en que los hermanos Lee tienen que encontrar la Piedra Roseta, empezamos el juego con una melodía bastante interesante, pero que será la única que escucharemos, ya que durante la acción únicamente podremos escuchar el sonid de nuestros golpes.

Después de definir los controles, con un tanto muy positivo, pues se puede jugar a dobles, comenzaremos la acción. Acción que nos sitúa en un mundo en blanco y negro, pero en mi opinión con bastantes detalles, ya no en los diferentes luchadores sino también en los escenarios, los cuales tampoco son muy grandes.

Tienda

He contado que el juego es capaz de mostrar simultáneamente cinco luchadores en pantalla, dos de ellos nuestros héroes, pero que con ese número se le da vida al escenario, entre el fondo y los malotes corriéndote a hostias, el juego luce muy bien a nivel gráfico.

Personajes a la vez

Los maleantes varían según el escenario, aunque como mucho suelen ser de dos tipos por nivel, aunque sólo en algunos. En otros nos pegaremos contra tres clones idénticos unos de otros.

Por otra parte, tenemos créditos para gastar en tiendas y comprar mejoras, vidas, armas, energía y trucos, los cuales consisten en golpes especiales. Yo sólo recomendaría comprar vidas y trucos, teniendo cuidado con los créditos, ya que si bien al principio el juego es sencillote, llegamos a un punto en el que los enemigos llevan armas y tienen una trayectoria de golpe bastante amplia que nos acabarán dando para el pelo.

China

El juego no cuenta con un gran número de golpes: puñetazo, patada, patada en salto y poder rebotar en las paredes, poco más. En total cinco países nos separarán del objetivo final. La cosa se pone complicada a partir del tercer nivel en Japón, donde nos hincharán a palos unos enemigos armados con katanas.

Me acabo de meter una buena partida antes de escribir estas líneas y tengo que admitir que me lo he pasado muy bien jugando en solitario. Imagino que a dobles el juego ganará bastante.

Japon

¿Se trata de una buena conversión? Pues no sabría deciros, la verdad. Se deja cosas en el tintero pero tiene sus pros. Sencillamente me ha divertido bastante y a partir de ahora lo veré con otros ojos.

Lo que sí os puedo asegurar, es que me he propuesto dejar atrás todos los prejuicios y ponerme a jugar a títulos que igual en un principio no me gustaron demasiado. ¿Quién sabe? Tal vez encuentre alguno que haya dejado pasar por no haber sabido “catarlo” en su momento.

Probad un ratín este Double Dragon III y me comentáis qué os ha parecido.

Acerca de gatts

Presentador y co-creador de Fasebonus.
Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y análisis, Ordenadores y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Segundas oportunidades: Double Dragon III

  1. El de NES era un infierno, y con una sóla vida si mal no recuerdo.

  2. Yo pude probar esa demo.Y no me gustó nadade nada 🙁

  3. @Jesu: El de NES en su momento me molaba pero era jodidísimo. Demasiado.

  4. Ufff, a mí el de NES me parecía la putísima hostia.

    Estoy con Ignacio en que muchas veces nos dejamos llevar por los recuerdos o las “etiquetas” que en su momento pusimos a ciertos títulos, y no hay nada mejor que rejugarlos para ver si nuestra percepción o punto de vista han cambiado con los años.

  5. Siempre era una pequeña decepción ese modo gráfico. Aunque tenia mayor detalle, parecía que no tenia el saborcillo del Amstrad. El tema de los pixelotes nunca me pareció tan grave en comparación con la vistosidad que se lograba.

    Yo este no lo caté, pero si tuve el 2, una de las dos versiones que se hicieron y diría que “la mala”. Aunque se podía jugar a dobles, era un sin sentido: todos los enemigos morian de un golpe, incluso el final, al que maté por error. Y encima era multicarga. Total, que te tirabas una horita codo con codo con tu colega cargando cinta y recorriendo escenarios con vándalos de huesos de cristal. No había juego ahí, pero me consuelo pensando que el del kiosko pudo rellenar el hueco que dejé con un juego mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *