Amor al Spectrum

He de comenzar aclarando que no soy uno de esos usuarios como Ignacio por ejemplo, que aman el ZX Spectrum desde hace mucho tiempo. De pequeño no era un ordenador que me llamase especialmente la atención (ya que era poseedor de un MSX y de un Amiga). No he tenido ninguno. De hecho en el sentido estricto de la palabra, aún no poseo ninguno, así que imagino que posiblemente pueda parecer que no sea el más indicado para hablar de él.

spectrum1

De hecho seguro que no. Mi primera partida al Spectrum, a un Spectrum real, fue en una reunión retro en 2014. A decir verdad ya había jugando con él en más de una ocasión, pero sólo en emulador. He de decir que no pudo ser de una forma más satisfactoria. Un amigo estaba arreglando un 48K que tenía mal parte de la memoria. Para poder comprobarla, puso un juego que no diré que ha cambiado mi vida, pero sí mi forma de ver los Spectrum: Jet Pac.

spectrum2

Sí amigos, no fue el Target Renegade, ni ninguna maravilla de 128K. Fue un juego programado sólo en 16K. Pero qué juego… Gráficamente no era sorprendente. Sonoramente tampoco. De hecho ni las teclas están colocadas de la manera más habitual en un Spectrum, o sea, que lo de “O, P, Q, A, Space” lo olvidamos. Aunque es sólo una anécdota, hasta ese momento yo pensaba que todos los juegos de Spectrum estaban programados para utilizar esas teclas… Pero continuemos, que empiezo a divagar. El caso es que lo probamos en un televisor LCD. Pensaba que me arderían las retinas o que los píxeles e golpearían con fuerza, pero no. La verdad es que se veía genial el jodío. Pero no sólo eso, el juego me enganchó como hacía hacía mucho que no lo hacía ningún otro. Cada vez que encendía cualquiera de mis ordenadores, al menos una partida caía.

Eso me animó a intentar comprarme un Spectrum real. Decidido como estaba, comencé a mirar anuncios en una conocida página web de venta de artículos de segunda mano, y descubrí que la retroespeculación no sólo ha hecho daño a los juegos clásicos, sino también a los ordenadores. Ninguno que funcionara bajaba de los 50 euros y no era raro que superasen los 100 euros. Tenía dos problemas. El primero, cómo meter más cacharros en casa sin que mi mujer me echara a mí de ella, y en segundo lugar, cómo explicaría que me quería gastar más de 50 euros en un ordenador de 8 bits. Pero de la necesidad nace el ingenio.

Aprovechando que ella es rusa, tiré de SU posible nostalgia y además, cómo he oído que más de uno hizo algo parecido para que le compraran un Spectrum, puse la excusa de aprender a programar (bueno, más que excusa, es una verdad, ya que tengo un 8 bits me gustaría comenzar a aprender).

spectrum3

El caso es que le comenté que por España los clones rusos se venden bien (y es verdad, ver un BK-8 por menos de 100 euros en Segundamano, ya sea funcionando o roto, es tan real como que los cerdos vuelan por encima del Bernabeu… para el que no lo sepa el BK-8 es el más común de los clones rusos del Spectrum) y que si conseguía un par por un precio razonable, podría vender uno, quedarme con el otro y no perder dinero en el proceso, o en el peor de los casos, cambiar los dos ordenadores por un Spectrum español.

Ahí acabó la historia… O eso pensé en aquel momento, ya que no sacó más el tema hasta su siguiente viaje a Moscú. En una de las ocasiones en las que me llamó, me comentó que había hablado con un compañero de la sede rusa de su empresa y que lo mismo me podía conseguir un Spectrum, aunque no le daría tiempo a traerlo seguramente y que no sabía si funcionaría. Por fin sabía que tendría un Spectrum, un clon, pero un Spectrum real en el que jugar a Jet Pac. A las malas un Spectrum de Sinclair, si conseguía cambiárselo a algún coleccionista.

Llegó el día en que mi mujer vino de Moscú. Voy a buscarla al aeropuerto, su avión llega con seis horas de retraso. Todo parecía indicar que no sería el día para poder tocar mi propio gomas. No me dice nada al llegar, así que descarto que venga con mi regalo… Le digo de desenvolver la maleta al día siguiente y me responde que no, que ahora… Son las cuatro de la mañana, no me huelo aún qué será eso que no puede esperar. Comienzo a desembalar la maleta… Un bulto que parece una caja de cartón vieja… ¡Ostias es un Mactep! (Decir que antes de ese momento no conocía ningún modelo de Spectrum ruso). Está completo: caja, manuales, cables… ¡TODO en perfecto estado! Un perfecto clon de 48K (en realidad no es así, como veremos en el próximo artículo, si es que le interesa a alguien).

Ya tenía mi primer Spectrum. Estaba que no me lo creía, pero recordemos que había dos bultos sospechosos… ¿Qué será…? Creo que es mejor dejarlo aquí, como en las series, intentaré dar un poco de suspense…

spectrum4

En el próximo capítulo, si queréis, descubriremos mi Mactep juntos, aunque supongo que alguno ya se echó una partida en él el pasado sábado, al Jet Pac o al Renegade. He de comentar que no será ni el primero ni el último que descubriremos… Es más, lo mismo incluso descubriremos Spectrums muy raros, tan raros como un ordenador clónico de Spectrum con una tirada inferior a las 1.000 unidades y que según propios foros rusos de clones, es muy raro de encontrar. La única referencia que pudieron hacer es a una unidad expuesta en un museo de Leningrado numerada como la número 340.

Como curiosidad, la unidad 840 de ese modelo fue expuesta este sábado en la RetroMadrid Days. Una unidad que hacía que la gente parase para exclamar un “¡ostias, qué guapo!” y pararse a preguntar por ella, y que hacía que los expertos españoles de Spectrum especulasen sobre sus posibles bahías de expansión. Un ordenador que los que no asistieron es probable que no tengan otra oportunidad de ver, y mucho menos de tocar (al menos ne España, y no me refiero a un Mactep).

Esta entrada fue publicada en Artículos, Ordenadores y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Amor al Spectrum

  1. ¡No nos dejes así! Pásanos más información y fotos, que molaría mucho. Qué faena no haber podido ir a verlo el sábado, tuve que estar todo el tiempo en el stand incluso cuando grababan 🙁

    Últimamente como hablamos me está picando bastante la curiosidad con el tema de los clones rusos.

  2. Pues que sepas que estoy preparando ya el segundo, pienso poner fotos, al final creo que el mactep quedara para el tercer articulo, por que creo que no esta de mas empezar por el zx spectrum que ya que me han regalado uno pues empezemos por el principio, eso si me ha llegado en un estado un poco chungo, pero me ha echo igual ilusión que si viniera en su caja.

  3. Con toda la ansiedad esperando el siguiente artículo.

  4. Recuerdo hace como 17 años o así que abrieron cerca de la casa de mis padres (en Móstoles, Madrid) una tienda de segunda mano y había un Spectrum +3 por… ¿cuánto era? ¿1.000 pesetas? (6 € al cambio) Y para cuando cerraron la tienda un par de años después seguía ahí. Yo estuve a puntito de comprarlo en varias ocasiones, pero entonces iba siempre tan mal de pasta que esas 1.000 pesetas implicaba quitarme de otras cosas, y ya tenía un +2 y un +3 en casa de mis abuelos…

  5. Tu mujer es una santa 😉

  6. Esperando esa segunda parte!
    Si tio, lo del Spectrum conmigo fue amor al primer byte!!
    Impresionante la odisea de los clónicos rusos y genial el gusto que has sacado por este sistema!

  7. Deberias titular el articulo “Desde Rusia con Amor (al spectrum)” 😉

  8. Esperando las siguientes partes Pacob, muy interesante.

  9. Gosssada total de lestura, ¡¡gracias!!

    Nota: No es MACTEP, es MASTER 😉

  10. Yo soy uno de los que jugó muy poquito al Spectrum en su día (iba a fundirlo a la casa de un primo, pero ya sabemos que si no tenías la máquina en casa no le pegabas fuego de la misma manera xD).

    Desde que estoy con los Mojon haciendo juegos para esta máquina cada vez me sorprende más (dentro de sus limitaciones) y estoy disfrutando mucho con ella.

    PD: El tinglao ruso me parece la hostia 😀

  11. Bubu, se lee master, pero se escribe mactep, de en la caja del ordenador y en el propio ordenador viene escrito así y en el manual ocurre lo mismo.

  12. Qué bueno leerlo sabiendo que ya tenemos la continuación del reportaje. Paso a leer el otro trozo porque pinta muy interesante…

  13. Genial! Ni sabía de su existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *