Protofrikies Vol.1 – Frank Thorne

Estimados lectores, les conmino a que alcancen su mejor tábaco de pipa, rellenen su copa con el más fastuoso de los caldos de su bodega y calcen su monóculo en ese ojo vago que tienen, para poder adentrarnos en el estudio de los primeros de los nuestros, los antiguos, los frikis primigenios.

Y es que, a día de hoy, el término friki se ha desvirtuado de tal forma que cualquiera puede serlo, cuando en tiempos pretéritos, la persona friki, era un ente social diferenciado y diferenciante del anodino contexto que le rodeaba, alguien capaz de llamar la atención por ciertas extravagancias que no acababan de encajar entre sus vecinos y allegados.

Es por eso que vamos a estudiar algunos de esos casos maravillosos de frikis adelantados a su tiempo, los que poco a poco fueron demoliendo las barreras para que las hordas de aficionados a cualquier hobby que no sea el fútbol o la “Fórmula 1” nos sintamos como gente casi normal.

Frank Thorne: Para comenzar esta serie de artículos, que contará con un número indeterminado de entregas, disponemos de un sujeto de estudio francamente admirable, se trata de Frank Thorne, un dibujante de cómics, de raza caucásica, estadounidense y nacido en 1930.

Con los rasgos que acabamos de enumerar pudiese ser que el lector no intuyese porqué hemos elegido a este dibujante, de entre el gran elenco de protofrikies disponibles en la historia de la humanidad, y no a cualquier otra persona individual o mente colmena…

Vamos a desgranar poco a poco la labor que desempeñó esta maravillosa persona durante la década de los 70 y los 80 del siglo pasado.

En 1976 comenzó a dibujar a un personaje muy significativo para su humilde servidor, éste que suscribe el artículo que está usted leyendo, se trata de un personaje femenino de la obra del gran Robert E. Howard “Conan el bárbaro”, y no es otra que “Red Sonja”, una astuta, felina y pelirroja guerrera.

Para quien no conozca los cómics de “Red Sonja”, ha de saber que dicho personaje cuenta con una mediocre adaptación al séptimo arte, interpretada por Brigitte Nielsen y con la presencia de Arnold Schwarzenegger (no como Conan, si no como Kalidor), que en nuestro país tuvieron a bien rebautizar como “El Guerrero Rojo”.

Frank Thorne no sería lo que es solamente por dar vida en los cómics a “Red Sonja”, también dibujaría las historias más variopintas de otros personajes femeninos, como “Guita de Alizaar” que vendría a ser una versión erótica de la propia “Red Sonja”, “Moonshine McJugs” una chica muy neumática que aparecía en las páginas de Playboy o la heroína intergaláctica “Lann”, que en nuestro país se pudo leer en la revista “Zona 84”.

El atento lector se estará preguntando sidibujar a chicas, la mayoría de las veces semi-desnudas, da acceso a la categoría de friki, pues no, eso solo es un pequeño aperitivo de lo que posteriormente categorizará a Frank Thorne como un auténtico adalid de nuestra causa, y es que lo que le hace merecedor de su rango y un puesto honorífico entre los frikis de todos los tiempos es que se caracterizaba como un mago, el mago Thenef, muy al estilo del bueno de Gandalf, y ejercía de presentador en un concurso de disfraces de chicas caracterizadas de Red Sonja ataviadas con un bikini de cota de mallas.

Dichas actuaciones tenían lugar en las diferentes convenciones de cómics de la época por EEUU y servían para que los adolescentes conocieran, de primera mano, el dolor en la entrepierna ante las encarnaciones con poca ropa de la fantástica heroína de sus tebeos.

Frank Thorne llegó a inmortalizarse en sesiones de fotos que servían para ilustrar las revistas de cómics de la época e incluso llegaron a ser portadas de magazines  como “1984”, de la editorial Toutain.

Algo de ese mutágeno Friki caló incluso en una de las chicas que se vestían como “Red

Sonja”, Wendi Pini, que alcanzaría la famacon la serie que realizaría más adelante con su marido Richard Pini, “Elfquest”.

Eso es todo por hoy, espero desde lo más profundo de mi ser que un poco de la esencia de Frank Thorne y de su obra se transmita a través de la lectura de este humilde artículo al lector y no se pierda el origen de lo que hoy día es una masificación, el germen primigenio de la cultura friki.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Artículos, Cómic y anime, Cosplay y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Protofrikies Vol.1 – Frank Thorne

  1. Ey Kal, buen articulillo. Yo, evidentemente, conocí a Frank Thorne por los cómics de 1984 de la editorial TOUTAIN como la mayoría, supongo. Yo lo flipaba cuando en las páginas de este Magazín de la viñeta aparecía este señor parecido a un Gandalf cachondo siempre rodeado de mujeres pechugonas. Mi personaje preferido siempre ha sido Ghita de Alizaar y su cuerpo lleno de curvas. Imborrable permanece en mis infantes recuerdos el episodio de Guita montándoselo con una sirvienta en una escena lésbica. Imagínate que efecto conseguía en mí leer eso con tan solo 8 o 9 años. Pues eso, que mientras leía estos cómics estaba siempre palote, Ja ja ja

  2. Interesante, si señor. Esta serie de artículos serán de obligada lectura 😉

  3. Frank Thorne y Wendy Pini. Una grabacion de 1975 subida a Yt por un santo…

    https://www.youtube.com/watch?v=mDj5wRbgf8A

    De nada

  4. ¿Dolor en la entrepierna? ¿Por ver mujeres jóvenes y pechugonas con muy poca ropa? No sé. Dolor, lo que se dice dolor…

  5. Es que decir “dolor de huevos” no iba acorde con el resto de la narración Vampirro.

    Gracias Deka, no lo desgastes el video que ya está muy mal la cinta, igual es BETA.

  6. de nada hombre, de nada, supuse que os gustaria 😉

  7. Friki, pero tonto no.

  8. Pues mas que Gandalf, parece Merlín o el mago de Fantasía.

  9. Amigo Pollofrito, lo que me comentas de que el bueno de Frank se parezca a Merlin o al maestro de Mickey Mouse en Fantasía da para un debate aparte: LA NORMALIZACIÓN.

    Hoy en día, tras el estreno de las películas de Peter Jackson acerca de las aventuras y desventuras de la Comunidad del Anillo en la Tierra Media, tenemos una imagen de Gandalf estandarizada con el aspecto de Ian McKellen, pero no hemos de olvidar que antes que las películas lo que teníamos eran los libros, tanto de El Señor de los Anillos como de las aventuras de El Rey Arturo y su consejero el Mago Merlín.

    Esto significa que cada persona que leía estos relatos imaginaba un Gandalf “diferente” en su mente, en palabras de Neo, no teníamos una imagen residual de Gandalf como Ian McKellen hasta la película de 2001, de hecho si observas las ilustraciones que existían antes de 2001, cada dibujante realizaba un Gandalf diferente, siendo en muchos casos la vestimenta dibujada por estos ilustradores de un color azul semejante al utilizado por Frank Thorne.

    Debate aparte, lo que más interesaba del artículo era que el bueno de Thorne ya practicaba lo que hoy día llamamos “Costume Play” o, más habitualmente “Cosplay” durante los años 70 y, mejor aún, ejercía de jurado en concursos de cosplay de Red Sonja, personaje que dibujada él mismo.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *